divisor 10x70 blanco

vetia 480x90 marzo19divisor 10x70 blancosyva 480x90 junio19divisor 10x70 blanco

foro19 ovigen 480x90 2018divisor 10x70 blancoforo19 msd 480x90 2

Mostrando publicaciones por etiqueta: Ataques al ganado

El Gobierno aragonés ha confirmado el ataque del oso Goiat a un rebaño en el valle de Castanesa, en la comarca pirenaica de la Ribagorza (Huesca), con el resultado de una oveja muerta.
Según informa el Ejecutivo regional, el sistema de localización de la Generalitat de Cataluña ha situado a Goiat en Castanesa en las últimas horas en esta zona del Pirineo, por lo que se estima que podría ser este ejemplar el causante del ataque.
Goiat fue reintroducido por el Gobierno catalán en 2016 en el Parque Natural del Alt Pirineu en Isil (Lérida), de forma simultánea a la reintroducción de ejemplares llevadas a cabo por el Ejecutivo francés en su vertiente de la cordillera.
El Gobierno de Aragón mantiene que la gestión de los riesgos derivados de la presencia de osos en nuestra región no puede depender de un sistema de geolocalización con el que no se tiene información en tiempo real de la situación de los animales.
Según las fuentes citadas, la falta de cobertura provoca, además, que en ocasiones se pierda la señal de transmisión, imposibilitando la localización del ejemplar en el entorno en el que se mueve.
La respuesta del Ejecutivo aragonés frente a esta situación derivada de la reintroducción de la especie en el Pirineo es el refuerzo de las labores de vigilancia de las patrullas oso y el incremento de las cámaras de fototrampeo, que han pasado de 15 a 30 dispositivos.
Asimismo, se ha ofrecido apoyo técnico y asesoramiento a los ganaderos que ocupan pastos en zonas de presencia de oso, a los que se ayuda al reagrupamiento de rebaños en casos de ataque y a la elaboración de los informes de peritaje, ente otras funciones.
La principal medida habilitada desde Aragón ha sido la puesta en marcha de un sistema de ayudas nuevo, que no se limita a pagar por ejemplar muerto sino que pretende compensar económicamente a los ganaderos los costes adicionales derivados de la simple presencia del oso o del lobo.
Se trata de subvenciones que se aplican con independencia de los ataques y que incluyen, además, la implantación de medidas de autoprotección en las explotaciones ganaderas.
El pronunciamiento del Gobierno regional se produce después de la denuncia hecha desde Asaja Aragón para informar del ataque del oso Goiat a un rebaño en la Ribagorza. 

La osa francesa Sarousse ha protagonizado un ataque en la zona de la Ribagorza, al norte de la localidad oscense de Campo, que ha provocado la muerte de una oveja del ganadero que ha activado el aviso.
Tras el aviso del ganadero, la patrulla oso ha confirmado los hechos este miércoles y, según el sistema de plantillas que utilizan para identificar las huellas de los plantígrados, todo parece indicar que el ataque ha sido obra de esta osa reintroducida por Francia en 2006, informa el Ejecutivo aragonés en una nota de prensa.
El Gobierno de Aragón recuerda que la patrulla oso está en constante contacto con los ganaderos y apela a la necesidad de extremar la precaución en la zonas donde está confirmada la presencia de este animal.
En este sentido, cabe recordar que para hacer frente al programa de reintroducción "unilateral" de los plantígrados por parte de Francia, el Gobierno de Aragón se ha visto obligado a tomar medidas para mitigar los daños derivados de la presencia del oso y el lobo en la Comunidad Autónoma.
La más importante es un sistema de ayudas pionero que supone la compensación económica a los ganaderos de los costes adicionales derivados de la presencia de este tipo de fauna silvestre.
Las subvenciones se aplican con independencia de los ataques e incluyen, además, la implantación de medidas de autoprotección en sus explotaciones ganaderas.
La convocatoria del año pasado estuvo dotada con 500.000 euros y 80 ganaderos se beneficiaron de ella y actualmente, el Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad trabaja en una segunda convocatoria que hará publica próximamente.
Además, la gestión en el ámbito de actuación aragonés se apoya en el refuerzo de las patrullas de vigilancia en la zona osera, en el apoyo a los ganaderos que ocupan pastos en zonas de presencia de oso, ayuda al reagrupamiento de rebaños en casos de ataque, elaboración de informes previos de peritaje.
De igual forma, se ha duplicado el esfuerzo en las cámaras de fototrampeo pasando de 15 a 30 dispositivos operativos. 

El lobo ha matado en los dos últimos años 150 ejemplares de Cabra Montés en la Sierra de Gredos, ha informado este martes a los periodistas Manuel Díez, director técnico de la Reserva Regional de Caza de este espacio natural situado en la provincia de Ávila.
Díez ha realizado estas declaraciones con motivo de la celebración de la sesión ordinaria de la Junta Consultiva de la Reserva de Caza, que ha publicado el balance de ejecución del Plan de Mejoras 2018-2019 y de los resultados de la temporada cinegética.
En este contexto, el delegado territorial de la Junta, José Francisco Hernández, ha lamentado la declaración del lobo como especie "de interés general" por parte del Ministerio de Transición Ecológica (MITECO), para dar cumplimiento a lo dispuesto en la Directiva Hábitat de la Unión Europea.
Hernández ha indicado que la presencia del lobo en Gredos "también está causando estragos en los ejemplares de Cabra Montés", lo que ha hecho que se haya reducido el número de machos cazados.
Preguntado al respecto, Manuel Díez ha apuntado que esos "estragos" se han traducido entre enero de 2017 y mayo de 2019 en "150 ejemplares contabilizados muertos por el lobo".
Se trata de ejemplares "de todas las edades y tamaños", aunque ha precisado que la acción de estos cánidos está afectando de manera especial a "los más viejos y con peores condiciones para sobrevivir", que son los que cada año son "objeto de caza" en la Reserva de Gredos.
Los animales que se matan cada año son "los que van a morir de muerte natural", de ahí que sean los seleccionados para ser abatidos durante las monterías organizadas.
No obstante, Díez ha explicado que "pese a la amenaza" existente, sobre todo sobre los ejemplares "de mayor tamaño y edad", se ha conseguido este años mantener unas cifras de capturas y de ingresos.
Estos últimos se encuentran "en máximos históricos", por encima de 1.150.000 euros, debido a una mayor demanda y a una mejor venta que ha provocado que los precios se mantengan, pese a haberse reducido ligeramente los ejemplares y en una cifra significativa los tamaños, ha precisado.
De esos ingresos, 450.000 euros se destinan a inversiones en la reserva, de los cuales este martes se ha dado cuenta de los cerca de 350.000 euros destinados al plan de mejoras de la Reserva de Caza de la Sierra de Gredos.
De esa cantidad, 237.989,06 euros se han destinado a material y repuestos de vigilancia y otros 110.172,19 para actuaciones de mejora.

El sistema de geolocalización del Gobierno francés ha situado la madrugada de hoy a la osa Claverina, una de las últimas reintroducidas por las autoridades galas, en la cabecera del Valle de Hecho, en el Pirineo de Huesca.
Tras los ataques a ganados protagonizados por la osa en Navarra y las medidas llevadas a cabo en la Comunidad Foral para ahuyentarla, el sistema GPS ubicado en el collar que porta el animal lo ha situado en el área de Zuriza y Linza, en la zona más al oeste del Pirineo aragonés.
Por esta razón, los agentes forestales que integran la patrulla de vigilancia y control de los osos han informado a los ganaderos de la zona de Hecho para que tomen medidas y encierren el ganado durante la noche para evitar ataques, informa el Gobierno aragonés.
Además, al ganadero más vulnerable a estos posibles ataques se le ha facilitado la instalación de un vallado adicional ya que el suyo propio era demasiado pequeño para albergar el número de cabezas de su rebaño.
No obstante, el Gobierno de Aragón considera que la gestión de los riesgos derivados de la presencia de osos en la comunidad no puede depender de un sistema de geolocalización respecto del que no se tiene información en tiempo real de la situación de los animales.
Este sistema, añaden las fuentes, no sólo avisa a posteriori de las zonas por las que han pasado los osos, sino que en ocasiones se pierde la señal por falta de cobertura, imposibilitando la localización de los animales.
Además, se advierte del Gobierno aragonés, no todos los ejemplares de oso que deambulan entre las dos vertientes del Pirineo cuentan con este dispositivo.
Por esta razón, la labor del Ejecutivo regional se centra en reforzar las patrullas de vigilancia en la zona osera, en el apoyo a los ganaderos que ocupan pastos en zonas de presencia de oso, en ayudar al reagrupamiento de rebaños en casos de ataque y en la elaboración de informes previos de peritaje.
De igual forma, se ha duplicado la instalación de cámaras de fototrampeo, desde 15 a 30 dispositivos operativos.
La principal medida que ha puesto en marcha el Gobierno aragonés frente a posibles ataques es un sistema de ayudas pionero que prevé compensar a los ganaderos por los costes adicionales derivados de la presencia de este tipo de fauna silvestre.
Unas compensaciones, añaden, establecidas mediante subvenciones que se aplican con independencia de los ataques y que incluyen, además, la implantación de medidas de autoprotección en las explotaciones ganaderas. 

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León, que ordenó la suspensión cautelar de la caza en esta comunidad, trasladará la recién aprobada Ley de Caza al Tribunal Constitucional, ha informado el Partido Animalista PACMA en su página de Internet.
"El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha vuelto a dar la razón a PACMA", al considerar que "vulnera la Constitución" la Ley 9/2019, de 28 de marzo, que modificó una Ley de Caza anterior, la 4/1996 de 12 de julio.
"El TSJ considera procedente la tramitación desde dicho Tribunal de una cuestión de inconstitucionalidad y dará traslado de la misma" al Constitucional, ha precisado PACMA.
Ha recordado que, el pasado febrero, el TSJ admitió las medidas cautelares planteadas por PACMA y suspendió la actividad cinegética en toda la comunidad, al considerar que la fauna silvestre, "el interés más sensible, más frágil y, por ello, más necesitado de protección" estaba en peligro por la práctica de le caza, ha subrayado,.
Posteriormente, las Cortes de Castilla y León aprobaron una modificación de la Ley, una actuación que PACMA ha calificado de "artimaña" y de "burla al sistema judicial".
Esta nueva norma, a juicio del Partido Animalista, también incumplía las directivas europeas que vulneraban el reglamento y la orden de caza suspendidos.
"Ahora el TSJ da la razón de nuevo al Partido Animalista y pedirá al Tribunal Constitucional que se pronuncie por la posible inconstitucionalidad de la ley de caza de Castilla León", ha resumido.
El Parlamento autonómico aprobó el pasado 27 de marzo la modificación de la Ley autonómica de caza para evitar la suspensión cautelar de esta actividad dictada semanas anteriores por el Tribunal Superior de Justicia, tras las demandas del PACMA. 

Los ataques de animales silvestres (principalmente lobos y perros asilvestrados) al ganado han generado indemnizaciones de 313.186 euros en lo que va de año, con 1.614 cabezas de ganado siniestradas, según los datos de la Agrupación de Entidades Aseguradoras de Seguros Agrarios Combinados (Agroseguro).
Los datos facilitados por la entidad reflejan que el sector ovino y el caprino es el más afectado en número de cabezas (1.162 agresiones) y con una indemnización valorada en algo más de 83.000 euros).
Sin embargo, es el ganado vacuno, con 430 ataques, el que genera el mayor valor de las indemnizaciones (221.564 euros en total).
El equino figura en tercera posición, con 22 ataques y 8.550 euros a lo largo de este año.
En 2018, según la misma fuente, se produjeron 4.643 ataques con derecho a una indemnización global cercana al millón de euros (985.809 euros).
El patrón es similar al de 2019, con una mayoría de ataques en ovino/caprino (3.199 en total) y 234.734 euros por estos siniestros.
Los ataques a terneros y vacas superaron el millar (1.404) y se tradujeron en 734.065 euros de indemnización, mientras que en el caso de los equinos se registraron el año pasado 40 ataques y 17.000 euros compensatorios.
Las agresiones al ganado han vuelto a la actualidad tras los ataques de una osa liberada por Francia en los Pirineos a ovejas en Navarra; asunto que incluso fue tratado la semana pasada en una reunión bilateral entre ambos países.
A pesar de la notoriedad de este caso, no es el oso sino el lobo la especie que más ataques realiza en la península ibérica, debida a una población creciente derivada de los programas de reintroducción.
En un informe de 2017, la organización agraria UPA estimaba que los ataques del lobo al ganado provocaban unas pérdidas anuales de cuatro millones de euros al sector.
En 2016, último año del que hay datos oficiales, se notificaron 5.328 ataques de lobos en España (más de 14 diarios de media), que se saldaron con 10.479 animales muertos.

El Gobierno de Navarra va a intensificar las medidas disuasorias que están aplicando para alejar a la osa "Claverina" de las zonas de pasto del Valle de Roncal, tras haberse confirmado dos nuevos ataques.
Los hechos se habrían producido el pasado fin de semana, los días 18 sábado y 19 domingo, en el término de Uztárroz / Uztarrotze, con resultado de dos ovejas muertas, informa este martes el Ejecutivo.
Las medidas disuasorias se aplicarán siguiendo las pautas definidas en el "Protocolo de intervención con oso en el Pirineo", elaborado por el grupo de trabajo del oso pardo y aprobado por la Comisión Estatal para el Patrimonio Natural y la Biodiversidad.
Con estas intervenciones se persigue alejar a la osa de la zona de pastoreo y cambiar sus hábitos de alimentación.
El Gobierno Foral, tal y como defendió la directora general de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra el pasado viernes en la reunión que tuvo lugar en Madrid, aboga por "una gestión integral del oso pardo en el Pirineo para garantizar la pervivencia de la ganadería extensiva, así como la calidad de vida de los pastores que gestionan los rebaños".
"Claverina" nació en Eslovenia y fue liberada el pasado otoño a la vertiente norte de los Pirineos occidentales como parte del programa francés para reforzar la población de esta especie. En los últimos meses, este ejemplar ha sido detectado en varias ocasiones en Navarra, donde ha provocado la muerte de nueve ovejas.
Según indica el Gobierno Foral, esta semana continúa la instalación de geolocalizadores en los rebaños que pastan en el Pirineo para detectar movimientos extraños que indiquen que algo las ha alterado. Hasta el momento ya se han colocado una veintena y está previsto llegar a los 34.
Para reforzar el equipo Guarderío de Medio Ambiente de la de la demarcación esta semana se han contratado dos nuevos guardas.
Por otro lado, y siguiendo con las medidas de apoyo a la ganadería extensiva, en junio se incorporará el primer pastor que dará apoyo a ganaderos y ganaderas de la zona en el cuidado de las ovejas.
Ante la sospecha de un ataque de oso, se recuerda a los ganaderos y ganaderas afectadas se deben poner en contacto con el teléfono 699 30 76 98 de Guarderío de Medio Ambiente.

España y Francia han acordado este viernes intensificar la colaboración e intercambio de información para garantizar la reintroducción del oso pardo en los Pirineos y su convivencia con la actividad ganadera, en un encuentro técnico en el Ministerio para la Transición Ecológica, en Madrid.
Diche gestión es "un asunto importante para España", sobre todo después de que una de las dos hembras eslovenas reintroducidas por Francia en la cordillera haya causado algunos ataques en Navarra, según una nota del Ministerio para la Transición Ecológica.
Los representantes de las distintas administraciones se han comprometido a aumentar la coordinación técnica y, en particular, el flujo de información para consolidar la presencia del oso pardo en las distintas vertientes del Pirineo, especialmente en la parte occidental, donde la población -reducida a dos ejemplares macho-, se ha reforzado con la introducción de estas dos hembras.
De igual modo, han acordado intensificar las medidas de prevención y disuasión para evitar ataques de los plantígrados a las cabañas ganaderas que pastan en los valles pirenaicos, en la línea del trabajo desarrollado en la cordillera cantábrica, habitada en estos momentos por una población cercana a los 300 ejemplares de oso pardo.
En este sentido, se ha apostado por agilizar el intercambio de información sobre el seguimiento de los ejemplares que transitan por las vertientes española y francesa del Pirineo, y fomentar la colaboración y el intercambio de experiencias para la gestión de la especie.
Por otro lado, se ha invitado a los representantes del gobierno francés a participar en el grupo de trabajo de la especie -punto de encuentro entre el Ministerio para la Transición Ecológica y las regiones con poblaciones de oso pardo en su territorio- para el seguimiento del proyecto de reintroducción y el desarrollo de medidas que garanticen la convivencia con la actividad ganadera en la zona, dentro de la necesaria colaboración entre España y Francia.
También se han analizado los proyectos conjuntos de reintroducción de la cabra montés, el esturión y el grévol, todas ellas especies amenazadas.
Desde antiguo, la colaboración entre las distintas administraciones de ambos países "ha sido fluida", según la nota del ministerio para la Transición Ecológica.
Prueba de ello es la gestión de especies amenazadas como el quebrantahuesos o el águila perdicera, o la reintroducción con éxito de especies extinguidas en Francia, como el buitre negro, gracias a ejemplares cedidos por España.
De hecho, en el ámbito más concreto del Pirineo, los tres Estados pirenaicos, Francia, Andorra y España, firmaron en 2014 una declaración de intenciones para la reintroducción de especies amenazadas y extinguidas de los Pirineos.
En la reunión se ha avanzado en las medidas contempladas dentro del memorándum de entendimiento sobre el esturión, una especie también declarada extinta en España y sobre la que ya se están iniciando las labores para su reintroducción en la desembocadura del Ebro, empleando ejemplares galos.
Asimismo, se han tratado las acciones conjuntas que Francia y España podrían desarrollar de cara al Congreso Mundial de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN), que se celebrará en Marsella en junio de 2020.
Se espera que esta cita contribuya significativamente al proceso de fijación de objetivos de la Cumbre de Diversidad Biológica (COP 15) que se celebrará en octubre de 2020 en China.

OSA CLAVELINA WEB

 

Los ataques de la osa eslovena "Claverina" a ovejas en Navarra han devuelto a la actualidad una amenaza recurrente para los ganaderos, que soportan pérdidas millonarias por un problema que va mucho más allá de este caso concreto y que tiene al lobo como gran protagonista.
El temor a "Claverina" se ha colado incluso en las conversaciones al más alto nivel que mantienen hoy en el Ministerio de Transición Energética autoridades francesas y españolas, reunidas para abordar este asunto, entre otros temas.
La osa fue liberada junto a otra, de nombre "Sorita", a principios de octubre en una zona francesa límitrofe con Navarra, dentro de un programa de reintroducción del Gobierno francés.
El plantígrado no ha dudado en cruzar la frontera y ya en España ha protagonizado ataques a ganado ovino.
La mayor parte de los 41 osos censados en los Pirineos se encuentran en zona francesa, pero eso no quita que el ganado de Cataluña y Aragón, principalmente, sufra ataques: se calcula que se registraron más de medio centenar en 2017.
Los ganaderos y las organizaciones de productores colocan el foco en los planes de reintroducción de algunas especies y citan sobre todo el caso del lobo, cuya población ha crecido gracias a estas iniciativas en diversas zonas de la Península Ibérica.
Castilla y León es una de las más perjudicadas por este depredador, y hay zonas donde se registran hasta dos ataques diarios al ganado, según el sector.
El secretario general de COAG en Castilla y León, Aurelio Pérez, ha indicado a Efeagro que esta comunidad autónoma tiene un "problema" de "superpoblación" de fauna silvestre, entre ellas el lobo, que "sigue colonizando terreno": calcula que hay 200 manadas y algunas de ellas a 15 kilómetros de Salamanca capital o a las puertas de Ávila.
El oso, aunque menos presente, se deja ver por el norte de la región y no sólo causa ataques a ovino y vacuno, sino también a las colmenas de abejas.
Las indemnizaciones a los productores no llegan a cubrir los daños causados, ha lamentado Pérez, quien pone el foco también en los ataques crecientes de buitres a vacas recién paridas o terneros a los que causan la muerte.
En un informe de 2017, la organización agraria UPA estimaba que los ataques del lobo al ganado generan unas pérdidas anuales de cuatro millones de euros al sector.
En 2016, último año del que hay datos oficiales, se notificaron 5.328 ataques de lobos en España (más de 14 diarios de media), que se saldaron con 10.479 animales muertos.
Desde esa organización agraria, su secretario de Ganadería, Román Santalla, dice que la situación "sigue siendo crítica", fundamentalmente en Castilla y León, Galicia y Asturias.
Por este motivo pide un mayor control de la fauna salvaje, especialmente la del lobo, ya que actualmente sólo se puede cazar en casos excepcionales y en determinadas regiones.
Por el contrario, las organizaciones ecologistas insisten en la necesidad de reintroducir estas especies y buscar una convivencia con el ganado.
Desde WWF, su responsable del programa de Especies Amenazadas, Luis Suárez, aseguró recientemente que los ataques del lobo "pueden suponer un gran problema para los ganaderos" que lo sufren, pero consideró que por lo general "su impacto sobre la ganadería es muy bajo".
En su opinión, ya existen medidas de protección al ganado "más que suficientes" para resolver este problema sin la necesidad de recurrir a la caza.
A nivel institucional la situación es compleja, y la muestra más evidente está en Andalucía, donde el anterior Gobierno autonómico liderado por Susana Díaz (PSOE) impulsó el programa LIFE "El lobo en Andalucía: Cambiando actitudes", mientras que el Gobierno actual dirigido por Juanma Moreno (PP) está estudiando si lo paraliza. 

 

Juan Javier Ríos- EFE

El Tribunal Superior de Justicia de Cantabria avala las actuaciones de control de la población de lobo ibérico mediante su caza autorizadas por el Gobierno regional tras rechazar un recurso de Ecologistas en Acción, al entender que esta asociación no tiene legitimación activa en el proceso.
La sentencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC), y contra la que cabe recurso, cuenta, no obstante, con un voto particular que se opone al criterio de la mayoría de magistrados.
Se trata del voto particular del presidente de esta Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJC, Rafael Losada.
Ecologistas en Acción presentó un recurso contra la actividad de control poblacional del lobo del Gobierno de Cantabria, en el que aducía que no se estaba cumpliendo la regulación para especies protegidas.
Este colectivo denunciaba la concesión de 484 autorizaciones administrativas dictadas en 36 meses, de enero de 2015 a junio de 2017, para el control letal del lobo ibérico en Cantabria, y señalaba que carecían de la debida motivación y que no había referencias a los daños causados, como exige la normativa.
La mayoría del tribunal entiende en la sentencia que el lobo ibérico puede ser objeto de medidas control de población porque, según el Convenio de Berna de 1979, se trata de una especie protegida pero en la que se pueden adoptar medidas de explotación reguladas de modo que se mantengan las poblaciones fuera de peligro.
La sentencia alude a informes del Gobierno de Cantabria, que concluyen que la población de lobo ibérico en la región está "en expansión", de manera que "se triplica" el censo existente en 1997.
"De forma que no se puede desvirtuar el hecho de que el lobo puede ser objeto de explotación porque la Administración garantiza el mantenimiento de las poblaciones", reza la sentencia.
Alude también a la directiva de Conservación de los Hábitats Naturales y Floras Silvestres, que recoge consideraciones similares, en el sentido de considerar al lobo en el norte del Duero como una especie que puede ser objeto de medidas de gestión cuando las poblaciones estén en estado favorable.
Y también se apunta a informes ministeriales que dicen que el aprovechamiento cinegético en esta especie "puede ayudar a controlar poblacionalmente" al lobo, pero "siempre de forma ordenada y sostenible".
Se recuerda que la Ley de Caza de Cantabria de 2006 incluye al lobo como una especie cinegética (una circunstancia que no cambia con la reforma legal impulsada recientemente).
A juicio de la mayoría del TSJC, además, Ecologistas en Acción no tiene legitimación porque no se ha constatado un problema del mantenimiento de la población del lobo.
"De los datos consignados se observa cómo, efectivamente, no hay riesgo en la población del lobo si no, a lo mejor, todo lo contrario, ya que en doce años la población se ha triplicado", subraya la sentencia.
Añade que "se ha de entender que no hay riesgo ambiental alguno" y que la asociación ecologista no está legitimada porque es una especie "fuera de protección ambiental".
Esta sentencia tiene el voto particular del presidente de la Sala de lo Contencioso Administrativo, Rafael Losada, que discrepa del criterio mayoritario de las otras dos magistradas.
Losada no cree que en este caso se dé la causa para no admitir el recurso, de falta de legitimación de Ecologistas en Acción, que a su entender cumple "todas las previsiones y los requisitos" de la Ley de la Jurisdicción Contencioso Administrativa, como asociación habilitada para la defensa de los intereses colectivos medioambientales.
Al margen de la legitimación, Losada hace un análisis del fondo de la cuestión, ya que la sentencia también entra a valorar el tema.
El presidente de la Sala de lo Contencioso alude a diversa normativa que apunta la importancia del lobo y de mantener un estado de conservación favorable, y subraya que la modificación de la Ley de Caza de Cantabria incluye los planes de gestión para especies cinegéticas que estén clasificadas como de interés comunitario, como ocurre con el lobo, y obliga a mantener su población en un estado de conservación favorable, pues no se trata de algo permanente "sino que requiere de una atención continuada".
Losada incide en que en la normativa cántabra a partir de la temporada 2014-2015 la caza del lobo pasó a tener condición extraordinaria y para abatir un ejemplar en las batidas de jabalí es precisa autorización expresa de la Consejería, previa solicitud motivada en los cotos de caza.
También debe ir avalada por una relación detallada de los daños ocasionados por la especie.
En los terrenos cinegéticos cuyo titular es la Administración la autorización de caza de lobo en batidas de jabalí también es extraordinaria en función de los daños causados.
En su voto particular Losada entiende que el contenido de las resoluciones del expediente administrativo del Gobierno revela que no tienen un informe técnico adecuado ni motivado, y tampoco una especificación suficiente de los daños. Por eso entiende este magistrado que debería haberse estimado el recurso. 

Página 1 de 52

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder