Mostrando publicaciones por etiqueta: Ataques al ganado

Colmenar Viejo reclamará a la Comunidad de Madrid que instale comederos en el entorno del vertedero local, donde puedan alimentarse los buitres que de forma habitual consumen desperdicios del basurero y que, ante la falta eventual de esos restos, atacan las explotaciones ganaderas.
La medida ha sido aprobada en el pleno municipal (con el apoyo de todos los vecinos excepto Ganemos, que votó en contra), a raíz de una moción del PSOE que advierte del "grave problema" que supone a los ganaderos los numerosos buitres que han fijado su lugar de alimentación en el vertedero situado en Colmenar.
Fuentes del PSOE han explicado a Efe que los ganaderos de la zona llevan años denunciando que, cuando las bandadas de buitres no encuentran alimento suficiente en el vertedero, producen daños a crías de animales de la cabaña ovina y vacuna.
También subrayan que durante los últimos 20 años la población de buitres en la zona se ha multiplicado por 2,5.
En concreto, el texto de la moción propone que la Comunidad instale comederos que satisfagan la demanda de alimento de las aves, de forma que se evite el ataque a las explotaciones ganaderas de las proximidades.
También insta a realizar un estudio para la reubicación de parte de la población de buitres en otras zonas de la sierra, apremia a la Comunidad de Madrid para "agilizar los pagos" de las indemnizaciones a los ganaderos víctimas de ataques, y que la indemnización "sea justa y suficiente para que cubrir el coste del ejemplar perdido".
La portavoz del PSOE, Paloma Maroñas, apunta en un comunicado que con estas medidas "ganan los ganaderos", a quienes esta situación les provoca "indefensión y sufrimiento" y "ahoga sus economías", porque las indemnizaciones que perciben actualmente "son insuficientes y llegan de forma tardía".
Maroñas matiza que la propuesta también "es beneficiosa para los propios buitres", porque dejarán de alimentarse de las basuras del vertedero, lo que "implica riesgos para su supervivencia"; y para los vecinos de Colmenar, que dejarán de correr "riesgos de propagación de enfermedades procedentes de estos asentamientos de buitres". 

La Unión de Pequeños Agricultores (UPA) ha denunciado que "varias lobadas" han causado en diferentes puntos de la provincia de Ávila "decenas de animales muertos y malheridos", a lo que se suma los "numerosos abortos" que se produce en el seno de la cabaña ganadera que sufre este tipo de ataques.
Según ha denunciado esta organización agraria en una nota de prensa, los últimos ataques han tenido lugar en explotaciones de la zona de Pinares y del puerto de Navalmoral, lo que ha sido calificado como un "drama" para los ganaderos de extensivo de la provincia.
Al respecto, considera "un desastre para la actividad ganadera extensiva" de la provincia de Ávila que el censo de lobos "se siga incrementando", al mismo tiempo que las manadas han aumentado "sustancialmente, dado el altísimo número de ataques que se producen".
Para UPA, se trata de una situación "escandalosa" para una provincia que es puesta "como ejemplo en el resto de la región y como caso extraordinario, por el excesivo número de lobos y de ataques a las ganaderías extensivas".
"El enorme incremento de la población de lobos en los últimos años al sur del Duero, pero especialmente y de forma tan excepcional en Ávila, debe hacer recapacitar a los responsables políticos de esta provincia", ha argumentado esta organización agraria, teniendo en cuenta que "lejos de una gestión adecuada, la especie se está multiplicando a ritmo vertiginoso".
Desde su punto de vista, la proliferación de esos cánidos y de sus ataques está haciendo "imposible la viabilidad económica de decenas de explotaciones ganaderas en zonas de montaña y sierra de la provincia".
Por ello, UPA ha hecho un "llamamiento" a la Junta de Castilla y León para que "asuma la responsabilidad en este asunto a nivel de gestión, control y compensación justa por los daños que ocasionan los lobos, no solo en muertes, sino también por animales heridos, por costes veterinarios y por daños ocasionados en forma de abortos.
En este contexto, ha apelado a la administración autonómica para que emprenda "actuaciones contundentes, además de sentido común", ya que de lo contrario las ganaderías extensivas abulenses y las producciones de calidad vinculadas a esta actividad profesional "acabarán desapareciendo en muy poco tiempo, con un medio rural plagado de fauna salvaje, sin ganaderos y totalmente despoblado". 

El presidente de la Fundación Oso Pardo, Guillermo Palomero, impartirá una charla en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza sobre cómo la institución que dirige ha creado un marco adecuado de cohabitación entre el oso y la ganadería en Asturias que se enmarca dentro del ciclo "Sostenibilidad y consumo responsable" del Museo de Ciencias Naturales.
El oso pardo forma parte de los ecosistemas pirenaicos y su recuperación es un potente motor económico para el turismo, sin embargo, los ataques a los rebaños han provocado protestas de los ganaderos, informa la Universidad de Zaragoza.
Guillermo Palomero es un naturista especializado en conservación y en trabajos de ecología aplicada a la gestión y conservación de grandes vertebrados en el ámbito de la Cordillera Cantábrica y Pirineos y es coautor de varias publicaciones científicas y divulgativas sobre aspectos de la ecología y comportamientos de los osos. Además de ser el presidente de la Fundación Oso Pardo desde su creación en 1992 e impulsor y coordinador de varios proyectos LIFE vinculados a la conservación del oso pardo y su hábitat.
En los últimos años, la acción conservacionista de Palomero está centrada en abordar los retos de convivencia que supone el crecimiento de las dos poblaciones ibéricas de oso pardo con las actividades humanas.
El naturista ha participado en la elaboración y el desarrollo de las Estrategias nacionales de conservación del oso pardo en la Cordillera Cantábrica y los Pirineos y en este sentido, la Fundación Oso Pardo ha creado un marco adecuado, que lleva años en funcionamiento, para establecer la relación entre ganadería y el oso pardo en Asturias.
La conferencia tendrá lugar en la Sala Pilar Sinués del edificio Paraninfo este lunes, 18 de noviembre a las 19.00 horas. E

Los ganaderos de los concejos de Villayón, Illano, Boal y del puerto de La Garganta muestran su "desesperación ante los continuos ataques de los lobos a su ganadería", según ha denunciado este miércoles la secretaria general de COAG-Asturias, Mercedes Cruzado.
En un comunicado, Cruzado muestra su apoyo y solidaridad a los ganaderos de estos concejos cuyo ganado es "objeto de constantes ataques, con el agravante de que las citados agresiones se producen prácticamente a las puertas de sus casas y de la nave donde guardan el ganado".
COAG-Asturias presentará hoy un escrito ante la Dirección General de Medio Natural de la Consejería de Desarrollo Rural y Agroganadería y Pesca para reclamar la adopción de medidas inmediatas y urgentes por parte de este Organismo, para poner fin a esta situación que es "insostenible".
"Esto ya no se puede tolerar más, en cinco minutos no se puede describir la gravísima situación de los ganaderos asturianos", subraya Cruzado, que apunta que otra de las demandas del escrito consiste en pedir que se intervenga de manera inmediata en estas zonas para evitar una catástrofe económica a los ganaderos y medioambiental a la sociedad en su conjunto. 

La Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente ha convocado por primera vez ayudas por valor de 200.000 euros para prevenir los daños del lobo ibérico y el oso pardo.
El Boletín Oficial de Cantabria publica este lunes la orden de esas ayudas para actuaciones dirigidas a la prevención de daños producidos por esas especies en 2020 en el ganado y, en el caso del oso pardo, también en los colmenares.
Se trata de la primera vez que el Gobierno regional, a través de la Consejería, de pone en marcha en este tipo de ayudas en el marco del Plan de Gestión del Lobo.
En un comunicado, el Ejecutivo cántabro explica que esta orden de ayudas busca favorecer la conservación de la naturaleza al tiempo que posibilitar el adecuado desarrollo socioeconómico de la población que vive en el medio rural, además de compatibilizar la ganadería de montaña y la apicultura tradicional con la conservación de las poblaciones cántabras de lobo y oso.
Con una dotación de 200.000 euros, las subvenciones están dirigidas a financiar cerramientos o mallas electrificadas para proteger colmenares de las incursiones del oso pardo, el mantenimiento de perros mastines y la construcción de cercados para la defensa del ganado ante los ataques de lobo.
En el caso de los colmenares, la cuantía de la subvención por solicitante no podrá superar el límite de 1.000 euros, mientras que, para la construcción de cercados en la defensa de ganado el límite se fija en 3.000 euros.
Para el mantenimiento de los mastines, los límites se fijan en 300 euros por mastín hasta un máximo de 5 animales, dependiendo su número del tipo de explotación ganadera.
Se podrán beneficiar de estas ayudas los titulares de explotaciones apícolas, de ganadería extensiva, así como las entidades locales propietarias de montes de utilidad pública en los que exista ganadería extensiva que se encuentren dentro del área de distribución de lobo ibérico y el oso pardo en Cantabria, integrado por 36 municipios, además de la Mancomunidad Campoo-Cabuérniga.
En el caso del lobo, serán todos aquellos municipios incluidos en la zona 1 del Plan de Gestión del Lobo, y en el caso del oso pardo, los municipios de Cabezón de Liébana, Camaleño, Campoo de Enmedio, Cillorigo de Liébana, Hermandad de Campoo de Suso, Pesaguero, Polaciones, Valdeolea, Valdeprado del Río, Valderredible y Vega de Liébana.
El plazo de presentación de solicitudes, que habrá de realizarse en el registro de la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente o en cualquier de los lugares establecidos por la ley, será de 30 días hábiles a contar desde mañana

Las comunidades autónomas "desaprovechan" la financiación europea destinada a prevenir los daños del lobo y el oso sobre la ganadería, ya que las medidas solicitadas a la Comisión Europea en los borradores de los Marcos de Acción Prioritaria (MAP) son insuficientes o, incluso, inexistentes.
Así lo denuncia la organización conservacionista WWF en un estudio que ha analizado estos borradores, en los que las comunidades autónomas (CCAA) especifican sus necesidades susceptibles de ser costeadas con fondos europeos para el próximo periodo de financiación.
Según WWF, "la dotación no solicitada en este formulario no podrá ser financiada posteriormente, desaprovechando así la oportunidad de costear medidas como la adquisición y mantenimiento de mastines, vallados y pastores eléctricos, imprescindibles para la protección de la ganadería extensiva".
Por ello, exige a las comunidades autónomas que modifiquen los borradores de forma urgente e incluyan la medida principal que permite financiar acciones para la coexistencia, de prevención, mitigación o compensación de los daños ocasionados por las especies protegidas.
WWF otorga a Galicia, Castilla-La Mancha, Extremadura y Asturias la mejor calificación, al incluir en sus borradores la adquisición de sistemas de prevención de daños, aunque la versión definitiva del MAP debería incluir también en su opinión los costes de mantenimiento de las mismas y la manutención y gastos veterinarios de los mastines.
En el otro extremo se encuentran, según WWF, comunidades como Aragón, Cantabria y Cataluña, que, o bien no contemplan en absoluto la medida, o no asignan presupuesto.
WWF recuerda que la Comisión Europea hizo pública recientemente su voluntad de sufragar a los ganaderos la totalidad de los costes directos e indirectos asociados a la coexistencia con lobo y oso, previa solicitud por parte de las CCAA en los correspondientes MAP.
Yolanda Cortés, del programa de Biodiversidad de WWF España, ha recordado que "los grandes carnívoros, como el lobo y el oso, son especies protegidas por la normativa europea y las administraciones tienen la obligación de garantizar su conservación efectiva impulsando la coexistencia con las actividades presentes en el territorio, como la ganadería".

Los ataques de lobos han matado en los últimos días medio centenar de ovejas y han causado heridas a los perros mastines que protegían el rebaño en una explotación de la localidad sanabresa de San Juan de la Cuesta, en la provincia de Zamora.
El caso lo ha denunciado este miércoles en un comunicado la organización agraria COAG, que ha asegurado que estos ataques avalan la necesidad de realizar más controles poblacionales de lobos en la comarca de Sanabria, donde el plan de aprovechamiento ha utilizado la caza de seis lobos en los cotos de la zona.
A juicio de COAG, ese plan aprobado este mes mediante resolución de la Junta de Castilla y León es insuficiente en una comarca en la que se ha constatado la presencia de al menos ocho manadas estables con 59 lobos.
La organización agraria ha reclamado además a Agroseguro una "justa y objetiva peritación de los daños" que tenga en cuenta tanto las mordeduras constatadas del lobo como los perjuicios para la ganadería por agotamiento o asfixia a consecuencia de los ataques.
En el caso de la explotación de San Juan de la Cuesta afectada, COAG ha subrayado que los doce mastines que tiene el ganadero para el cuidado del rebaño no han evitado los ataques e incluso cuatro de ellos han sufrido mordeduras mientras que en otros ataques de lobos de este año llegaron a morir otros cuatro perros de la explotación.
COAG ha reclamado un "control efectivo" de la población de lobos, bien sea mediante aprovechamientos cinegéticos o mediante actuaciones propias de la Administración, ya que si no se perjudica a la actividad ganadera en extensivo.

El consejero de Desarrollo Rural, Agroganadería y Pesca, Alejandro Calvo, ha reclamado hoy medidas de apoyo para las zonas cuyos ganaderos se ven afectados por los daños causados por la fauna salvaje, especialmente los lobos, mediante ayudas directas procedentes de la Política Agraria Común (PAC).
Calvo se ha pronunciado así tras asistir, junto a la viceconsejera de Turismo, Graciela Blanco, y a la delegada del Gobierno en Asturias, Delia Losa, a la XL edición del certamen del queso Gamonéu.
Según el consejero, es necesario ayudar a los pastores y a los elaboradores de esta variedad quesera para que tengan garantías para trabajar con tranquilidad "intentando que las amenazas que tienen alrededor como los daños de la fauna salvaje sean las menos posibles" y dispongan de infraestructuras adecuadas para elaborar sus dos variedades, el del valle y el del puerto.
Ambas, ha subrayado, están consolidadas como productos con calidades diferenciadas y con unos buenos precios pero es necesario seguir trabajando por aumentarlos e incrementar progresivamente las cantidades elaboradas y consolidarse en los mercados locales para luego "salir fuera y poder competir con garantías".

El Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM) publicará este viernes la convocatoria de ayudas para ganaderos en extensivo destinadas a paliar los daños producidos por buitres al ganado doméstico en 2019.
Se trata de una resolución de la Dirección General de Políticas Agroambientales de la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural que supondrá importes en ayudas de hasta 1.500 euros para ganado caprino y ovino.
En una nota de prensa, la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, ha indicado que el titular del departamento, Francisco Martínez Arroyo, ha destacado que "son ayudas muy importantes desde el punto de vista medioambiental, para que puedan seguir desarrollando su labor, que en el medio rural es indispensable, al mismo tiempo que se compatibiliza con la presencia de estas aves necrófagas".
Asimismo, Martínez Arroyo ha informado de que el plazo para solicitar las ayudas será de dos meses a partir de la fecha del ataque registrada en el acta de visita de los agentes medioambientales, o bien de dos meses desde la fecha de publicación en el DOCM del extracto de la Base de Datos Nacional de Subvenciones de la presente Resolución, para aquellos ataques producidos en 2019, con anterioridad a la publicación de la misma.
La finalidad de estas ayudas es propiciar la conciliación de la presencia de los buitres con los usos ganaderos de la comunidad autónoma, en especial con la ganadería extensiva.
En Castilla-La Mancha las ayudas específicas por el ataque de estas aves al ganado se iniciaron a través de la orden 128/2017 de la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, en la que se establecían las bases reguladoras de ayudas en régimen de mínimos para paliar los daños en estos casos que son muy puntuales en la región.
Esta orden de ayudas ha sido consensuada con las organizaciones agrarias regionales, ha añadido la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural.

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha aprobado los cupos de caza en las 28 comarcas loberas en las que ha dividido el territorio de la Comunidad situado al Norte del río Duero, que estará vigente durante las temporadas 2019/2020, 2020/2021 y 2021/2022.
En total ha autorizado 113 cupos de caza cada una de las tres temporadas, cupos que podrán ser revisados en función de los cambios que puedan producirse en las poblaciones de lobo. El Boletín Oficial de Castilla y León publica este miércoles los detalles de este Plan de aprovechamientos comarcales en los terrenos cinegéticos situados al norte del Duero.
Este instrumento supone la determinación de los cupos de caza de lobo en cada una de las 28 comarcas loberas -unidades de gestión homogéneas desde un punto de vista ambiental y administrativo- en las que el documento ha dividido la parte de la Comunidad situada al Norte del río Duero.
Para la determinación del cupo de caza en cada una de estas comarcas el Plan ha utilizado los datos más recientes del inventario de manadas referente a los años 2017, 2018 y parte del año 2019, datos que ofrecen el diagnóstico más actualizado de las poblaciones de lobo en Castilla y León, y que confirman un total de 128 manadas al norte del río Duero.
El documento presupone que la población de lobos al norte del río Duero está formada por más grupos de las 128 manadas confirmadas, ya que el esfuerzo de seguimiento y prospección de campo empleado en la búsqueda de manadas durante 2017, 2018 y 2019 es menor que el que se llevará a cabo cuando se realice el censo regional de lobo en los años 2022-2023.
El Plan de Aprovechamientos Comarcales determina el cupo de caza de lobos en cada una de las 28 comarcas loberas analizando previamente, para cada comarca lobera, factores tales como la densidad de manadas por comarca o la mortalidad conocida no natural por causas diferentes a la caza.
El documento aplica mecanismos de precaución y prudencia, excluyendo de aprovechamiento cinegético a aquellas comarcas donde se evidencia la ausencia o la débil presencia de la especie (provincia de Soria; zona Este de Burgos; Páramo, Esla-Campos y Sahagún de León; Cerrato y Campos de Palencia; Campos-Pan de Zamora.
Además, y en función del análisis de la incidencia que tiene la mortalidad conocida por causas diferentes a la caza, las comarcas loberas se clasifican en tres categorías, estableciéndose en función de esta mortalidad no vinculada con la caza un mayor o menor porcentaje de extracción cinegética, que van desde un mínimo del 6% hasta un máximo del 17 % de los lobos de cada comarca.
Estos porcentajes son extremadamente prudentes y conservadores a la baja, puesto que están muy alejados de los valores que la comunidad científica considera como valores límites que ocasionarían la regresión o merma de las poblaciones de lobo.
Aprobados estos cupos, los titulares de los cotos de caza que tengan reconocido el aprovechamiento del lobo en sus planes cinegéticos recibirán una carta informativa donde se les explica que, para poder cazar el lobo, deberán solicitarlo a través de un modelo disponible en la Sede Electrónica de Castilla y León y, por tanto, no podrán hacer uso del precinto (sistema que sirve para garantizar la trazabilidad de todo animal cazado) hasta que no reciban resolución expresa de autorización del Servicio Territorial de Medio Ambiente.
En Castilla y León las modalidades de caza que se pueden solicitar son el aguardo o espera -que también habilitaría la modalidad de rececho- y la montería y gancho/batida.
La Dirección General de Patrimonio Natural y Política Forestal ha establecido un sistema de autorización de cacerías simultáneas en diferentes cotos de caza de la misma comarca lobera que aplica mecanismos de seguridad que garantizan no capturar más ejemplares de los planificados, pudiendo incluso anular cacerías ya autorizadas cuando se superen los umbrales de capturas preestablecidos.

Página 1 de 55

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder