Mostrando publicaciones por etiqueta: Exportaciones

La exportación de leche de cabra es uno de los mecanismos que tiene en su mano el sector del caprino lechero para provocar una reducción de la oferta en el mercado y, por lo tanto, favorecer un incremento de los precios. Las ventas de leche al exterior, fundamentalmente a países europeos para la elaboración de quesos de cabra y con destino a Asia en forma de leche en polvo, han sido grandes protagonistas en el mercado nacional por las consecuencias directas que ha tenido en los precios.

Sin embargo, la crisis desatada por el coronavirus Covid-19 puede suponer un serio problema para la continuidad de esas exportaciones. La mayor parte de los países del mundo están comenzando a limitar los movimientos de personas, aunque por ahora el movimiento comercial está saliendo mejor parado de todas estas circunstancias. Además, en China, que es uno de los grandes receptores de leche de cabra en polvo desde diferentes partes del mundo, se ha producido un parón en la actividad de una gran parte del sector industrial.

Los representantes de los productores confían en que estas restricciones no afecten al comercio de materias primas, y que además no tengan demasiada continuidad en el tiempo, para eliminar la incertidumbre que pueda generarse en este mercado exterior.

 

Bajo el afán de promoción y desarrollo de la raza Murciano Granadina, conscientes de la necesidad de mejorar y expandir la base genética de la raza, la asociación Caprigran inició hace cuatro años un Plan de Internacionalización basado en la calidad genética y sanitaria, así como en el acompañamiento de la misma con la implementación de su modelo de gestión y programa de cría.

En este tiempo, Caprigran ha sido pionera en la exportación de material genético a países como Chile, Estados Unidos, Rusia y ahora Brasil con la exportación de 1.300 dosis seminales.

Caprigran agradece en este nuevo hito la inestimable colaboración de la Associação Brasileira dos Criadores de Caprinos, a su presidente Arlindo Ivo y a todo su equipo técnico. Además, agradecen el esfuerzo y compromiso a todo el equipo técnico de Caprigran, al Centro de Sementales de Cortijo Peinado en Fuente Vaqueros (Granada), a la Oficina Comarcal Agraria de Santa Fe (Granada), al Servicio de Sanidad Animal y Producción Ganadera de la Junta de Andalucía y al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

 

Las exportaciones españolas de carne de ovino han finalizado el ejercicio 2019 con datos récord, según se desprende del análisis de los datos oficiales de Datacomex, de la Secretaría de Estado de Comercio del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. En la suma de los códigos aduaneros Taric que se corresponden a la carne de ovino en sus diversas presentaciones, se ha pasado de 43.307 toneladas vendidas en el año 2018 a 45.810 toneladas en el pasado ejercicio 2019. Además de ser cifras récord en la serie histórica de la comercialización de estos productos, se trata de un incremento interanual del 5,8%.

Respecto a los destinos de esa carne exportada, Francia e Italia suman el 51,6% del total de las ventas. El país galo adquirió 17.594 toneladas en el pasado año, mientras que Italia sumó 6.044 toneladas. El resto de países que superaron el millar de toneladas procedentes de España son los siguientes: Portugal (1.845), Reino Unido (1.823), Grecia (1.786), Dinamarca (1.784), Qatar (1.415), Países Bajos (1.414), Kuwait (1.348), Arabia Saudí (1.282), Omán (1.168) y Alemania (1.046).

Por su parte, las importaciones de carne de ovino disminuyeron un 8,6% en el último año, al pasar de las 8.498 toneladas de 2018 a las 7.771 toneladas del pasado ejercicio. Tres países mediterráneos agrupan casi la mitad de los envíos de carne a España. Se trata de Italia (1.454 toneladas), Francia (1.292) y Grecia (1.062). El resto de países con datos significativos son los siguientes: Nueva Zelanda (764), Islandia (514), Argentina (440), Portugal (438), Reino Unido (434) y Países Bajos (373).

 

La exportación de ovinos en vivo ha vivido en el pasado año 2019 un ejercicio con cifras de récord, ya que la venta de animales al exterior ha experimentado los mejores datos de la serie histórica, desde que se miden a través de la base de datos Datacomex, de la Secretaría de Estado de Comercio del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Por su parte, la importación se ha recuperado después de varios años de descensos consecutivos, aunque apenas representa una quinta parte de las exportaciones.

 

Exportación

Los operadores españoles de ovino en vivo vendieron durante el pasado año 2019 un total de 1.416.198 ejemplares, lo que supone un incremento frente a los 1.010.636 animales del anterior ejercicio 2018. De esta forma, se produce un fuerte aumento porcentual del 40,1%. Además, 2019 se confirma como el año récord en este tipo de operaciones.

El principal destino de los ovinos españoles sigue siendo Libia, que ha cerrado el año con 696.210 ejemplares, es decir, con el 49,2% del total. Otros destinos con un notable interés para el sector español son Portugal (181.419), Alemania (163.618), Rumanía (138.477), Francia (96.296), Italia (60.567), Líbano (57.386) y Hungría (19.143). Otros destinos con menor importancia son Rusia (960), Bulgaria (782), Andorra (554), Chipre (516) y Moldavia (270).

 

Importación

España importó en el pasado año un total de 288.218 ovinos en vivo, lo que significa un incremento del 7,9% frente a los 267.063 ejemplares de 2018. Sin embargo, para poner los datos en perspectiva, no se debe olvidar que las estadísticas de 2018 y 2019 son las más bajas de la década.

Francia es el principal suministrador de esos ovinos que llegan a España, con 219.201 animales, que representan el 76,1% del total. El resto de orígenes son Portugal (55.175), Italia (13.412) y Andorra (430). Los principales movimientos de animales en las importaciones se generan en la parte final del año, con motivo del incremento del consumo por las fiestas navideñas.

 

Las exportaciones del sector ovino y caprino español han subido un 45 % en la última década, pasando de 31.000 a cerca de 45.000 toneladas en ese período, lo que demuestra su "vocación exportadora" y el prestigio de estos productos.

Lo ha asegurado hoy el presidente de la interprofesional del ovino y el caprino (Interovic), Raúl Muñiz, durante su participación en un seminario organizado por dicha organización en el que ha recordado que siguen trabajando por la apertura de nuevos mercados.

De hecho, Japón ha homologado recientemente a 12 empresas del sector para exportar, y esperan abrir mercado este año en China y Singapur. 

Por su parte, el director de Interovic, Tomás Rodríguez, ha destacado la importancia del plan estratégico que la interprofesional está desarrollando, tanto a nivel nacional, para incrementar el consumo de esta carne, como internacional, para la búsqueda de nuevos consumidores. 

Además, ha señalado que el sector ha pasado de facturar 1.500 millones de euros en 2010 a estar por encima de los 2.000 millones actualmente. 

Otra de las principales cuestiones tratadas fue la próxima renovación de la extensión de norma, que se enfrenta a retos como la sostenibilidad del sector y la puesta en valor de las más de 150.000 familias que trabajan en él.

Por otro lado, el responsable de la plataforma Carne y Salud, José Manuel Álvarez, y el especialista en nutrición y medicina deportiva Antonio Escribano analizaron la información y los "continuos" ataques contra el consumo de carne que se están sucediendo. 

En la "mayoría de los casos", se trata de información "sesgada" y está siendo utilizada por grupos con "claros intereses" en contra de la carne, han apuntado. 

 

El sector de la alfalfa deshidratada prevé una producción similar a la de la campaña anterior (que fue de 1,35 millones de toneladas), en un buen momento de precios y con el foco en la exportación, que desde 2007 ha subido del 20 % del total al actual 80 %, y que tiene ahora a China como destino preferente.

En total, España exportó 1,1 millones de toneladas de alfalfa deshidratada en la campaña 2018-2019, una cifra que también esperan igualar en la campaña 2019-2020 (que acabará en marzo) con China como el mercado que más ha crecido, según ha apuntado el director de la Asociación Española de Fabricantes de Alfalfa Deshidratada (AEFA), Luis Machín.

En la campaña de 2018-2019, China fue el segundo destino internacional, con cerca de 150.000 toneladas de alfalfa deshidratada más que en la campaña anterior, hasta las 234.000 toneladas, solo por detrás de Emiratos Árabes.

Machín ha explicado que este aumento de los envíos a China se debe, por una parte, a la guerra arancelaria que hubo entre el país asiático y Estados Unidos entre 2018 y 2019 (lo que perjudicó a las competitivas exportaciones norteamericanas) y por otra a la campaña que la asociación realiza desde 2017 junto al ICEX España Exportación e Inversiones para promocionar el producto.

Los primeros contratos de exportación de alfalfa deshidratada a China se produjeron en 2014.

Desde abril a octubre de 2019 (los primeros siete meses de la campaña 2019-2020), España ha exportado 780.000 toneladas de alfalfa deshidratada (con mejor conservación en el transporte): de ellas, 373.000 t se enviaron a los Emiratos Árabes Unidos; 206.000 t, a China; 30.000, a Francia; 29.000, a Jordania; y 21.000, a Arabia Saudí.

En términos generales, los envíos en esos siete meses es un 5 % menor que la registrada en el mismo periodo anterior, cuando las exportaciones superaron las 825.000 toneladas.

Sin embargo, Machín ha recordado que todavía quedan meses de campaña en los que los números pueden estabilizarse y registrar un nivel de envíos similar al año anterior.

En cuanto a la campaña actual, además de rondar las mismas cifras de la anterior, vive una mejora de los precios en origen, lo que les anima a prever un aumento de la producción para el próximo ejercicio.

"Ahora la rentabilidad del cultivo es mayor", según Machín, quien defiende que "el producto tiene mucha salida y la apuesta por la alfalfa es muy interesante", ya que puede crear oportunidades de trabajo en el campo y tener beneficios medioambientales.

Precisamente, el incremento de la superficie de cultivo es uno de los objetivos de cara al futuro, sumado a la diversificación de mercados internacionales, con Japón, Corea y Arabia Saudí en el punto de interés.

Entre los factores que les pueden afectar este año, se encuentra la caída en el número de cabezas de vacuno de leche (que este enero presenta una bajada del 0,7 % respecto del primer mes de 2019, según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación) y la conformación final de la futura Política Agraria Común (PAC).

Esa negociación está pendiente de la aprobación de la nueva ficha financiera de la Unión Europea para el periodo 2021-2027, tras la salida del Reino Unido el próximo 31 de enero; aunque desde la AEFA esperan que las medidas que se apliquen sean beneficiosas para el sector. 

 

El ejercicio 2019 ha sido un buen año para las exportaciones españolas de carne de ovino y de caprino. A falta de los datos de los dos últimos meses del año, ya que la plataforma Datacomex del Ministerio de Industria únicamente cuenta con datos actualizados hasta el mes de octubre, los datos interanuales indican que ha aumentado notablemente la exportación en ambos sectores, mientras que las balanzas comerciales también han mejorado notablemente.

 Carne de ovino

En los diez primeros meses del pasado año, España exportó un total de 39.686.158 kilogramos de carne ovina, lo que significa un importante incremento del 7,6% respeto a los 36.891.699 kilos del mismo periodo del ejercicio anterior. El conjunto de Francia e Italia representa más de la mitad de las exportaciones, con más de 15 y 5 millones de kilos, respectivamente, mientras que otros grandes clientes del sector cárnico ovino en España son Dinamarca, Grecia y Reino Unido. Las exportaciones a terceros países únicamente corresponden al 21,2% del total, aunque están creciendo algunos destinos como Qatar, Bahrein, Arabia Saudí o Kuwait.

Respecto a las importaciones, han descendido un 10,3% en el periodo analizado, al pasar de los 6.101.808 kilogramos de los diez primeros meses de 2018 a 5.473.333 kilos en el mismo periodo de 2019, aunque habrá que esperar a los datos de noviembre y diciembre para sacar conclusiones definitivas, ya que suelen ser los de mayor importación de carne debido a la campaña navideña. Los principales proveedores de España son Italia, Francia, Nueva Zelanda, Grecia y Argentina. El 69,3% de la carne ovina que llega a España procede del territorio de la Unión Europea.

Con estos datos, la balanza comercial española en carne de ovina es positiva en 34.212.825 kilogramos de enero a octubre de 2019, unos tres millones y medio más que en el mismo periodo de 2018.

 Carne de caprino

Los datos de carne de caprino son bastante más modestos que en ovino, aunque también se presentan tendencias interesantes. Así, la exportación de carne caprina en el periodo de enero a octubre de 2019 ha sido de 2.894.230 kilogramos, lo que supone un incremento del 18% frente a los 2.452.995 kilos de 2018. Si se realiza la comparación con 2017, el aumento es del 45%. Francia, Reino Unido y Portugal son los tres principales destinos, aunque aparecen dos destinos exóticos como Sri Lanka y Somalia en cuarta y quinta posición. De todos modos, el 72,8% de las exportaciones va a países de la Unión Europea.

En el caso de las importaciones, han subido de forma similar, en concreto un 18,5%, al pasar de los 333.001 kilogramos de 2018 a los 394.633 kilos de 2019. Alemania y Francia son los dos principales proveedores, mientras que Grecia ha pasado de ser el primero en 2018 a ocupar el tercer puesto en la actualidad.

Únicamente el 5,2% de importaciones procede de países fuera del ámbito comunitario, con especial importancia de Nueva Zelanda.

Respecto a la balanza comercial, también es positiva en carne de caprino con 2.499.597 kilogramos.

 

Este lunes 13 de enero la autoridad sanitaria del Reino de Arabia Saudita SFDA (Saudi Food y Drug Authority) comunicó la habilitación de Arabia Saudita para la carne y menudencias ovina. La apertura de este mercado abre nuevas posibilidades de negocios para la exportación de carne uruguaya al exterior.

Dicho logro se da en el marco del trabajo en materia de inserción internacional de los productos uruguayos que vienen realizando el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca y el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Se trata de un proceso que culminó con éxito después de varias etapas incluidas las auditorías para la obtención de la certificación Halal, auditorías a plantas frigoríficas y a todo el sistema de la autoridad sanitaria del país.

El año 2019 va a ser récord en la exportación de ovinos vivos en España. A pesar de que aún no se conocen los datos relativos a los meses de noviembre y diciembre, lo cierto es que ya se han superado los datos históricos, sobre todo por el aumento de la demanda en países que tradicionalmente no habían acudido al mercado español para comprar ovinos vivos. Así lo muestran los datos de Datacomex, de la Secretaría de Estado de Comercio del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

Por lo que respecta al ganado caprino, las cifras son bastante más modestas.

 

Ganado ovino

En el periodo de enero a octubre de 2019, se exportaron desde España un total de 1.244.438 ovinos vivos, lo que significa un incremento del 33,7% respecto a los 916.147 ejemplares que se exportaron en el mismo periodo del año anterior.

Libia sigue siendo el principal destino, con casi la mitad de los envíos españoles y 585.512 animales. El país norteafricano ha recibido unos 4,5 millones de cabezas españolas en los últimos ocho años. Sin embargo, destaca el caso de clientes como Alemania o Rumanía, que han multiplicado sus demandas en los últimos años. Así, el país germano escala al segundo puesto con 162.308 ejemplares, mientras que Portugal ocupa la tercera posición con 140.216 animales. Rumanía es cuarta (121.977) y Francia baja al quinto puesto (89.500). Por último, el 52,4% de las ventas se realizan a terceros países y el 47,6% dentro del ámbito de la Unión Europea.

Por lo que respecta a las importaciones, también se ha producido un incremento. En el periodo de enero a octubre de 2019, se importaron 163.776 ovinos en España, con un aumento del 18,8% frente a los 137.866 animales del mismo periodo del ejercicio 2018. Sin embargo, lo cierto es que habrá que esperar a los datos de noviembre y diciembre para hacer un balance final en el caso de las importaciones, ya que es una época habitual de entrada de animales ovinos desde el exterior. Por ahora, en los primeros diez meses del año, todos los ejemplares han llegado procedentes de cuatro países del entorno: Francia (108.370), Portugal (42.818), Italia (12.158) y Andorra (430).

 

Ganado caprino

España ha exportado un total de 2.201 caprinos en los diez primeros meses de 2019, una cifra parecida a los 2.235 ejemplares del año anterior. Los principales destinos son países fuera del ámbito de la Unión Europea y principalmente en Asia: Irán (1.166), Uzbekistán (600), Rusia (272) y Líbano (107).

Por su parte, con los últimos datos únicamente se han realizado 43 importaciones, frente a las 3.595 del año 2018. Todos los animales caprinos que han llegado a España en 2019 proceden de Francia.

Desde la aparición del virus de la lengua azul en el centro y el norte de Europa en 2006, el programa de vigilancia de los diferentes países ha ido evolucionando para incluir el uso de evaluaciones de riesgo y modelos de simulación para monitorear el riesgo de incursión de la lengua azul.

Un ejemplo es el caso de Irlanda del Norte, en el que la producción ganadera es de gran importancia económica, ya que exporta aproximadamente el 75% de sus productos agrícolas. Su programa de vigilancia está diseñado para permitir que se identifiquen medidas efectivas de mitigación para minimizar el riesgo de enfermedades, y para proporcionar garantías adicionales para proteger los mercados de exportación en la Unión Europea (UE) y terceros países.

La vigilancia activa emplea un modelo de dispersión atmosférica para evaluar la probabilidad de transferencia de mosquitos por el viento desde Gran Bretaña a Irlanda del Norte e identificar áreas de alto riesgo. En estas áreas, la cantidad de ganado analizado para detectar la lengua azul aumenta proporcionalmente. La vigilancia dirigida se dirige a los rumiantes importados de países restringidos y regiones en riesgo de lengua azul. Además, la vigilancia dirigida a las importaciones de alto riesgo ayuda a la detección temprana de enfermedades, ya que, a pesar de todos los controles y medidas preventivas, los animales importados legalmente aún pueden portar el virus.

Un artículo publicado en la revista científica Frontiers in Veterinary Science describe el programa de vigilancia de Irlanda del Norte, con la importancia de la vigilancia efectiva en la detección temprana de amenazas y la utilidad de las evaluaciones de riesgos. El artículo está firmado por los siguientes autores: Anastasia Georgaki, Archie Murchie, Ignatius McKeown, David Mercer, Sarah Millington, William Thurston, Karen Burns, Ben Cunningham, Valerie Harkin y Fraser Menzies.

Página 1 de 59

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder