Mostrando publicaciones por etiqueta: Ganadería extensiva

El Ayuntamiento de Madrigalejo ha aprobado eliminar el alquiler de tierras de la denominada Dehesa del Monte durante el estado de alarma para ayudar a los ganaderos debido a las pérdidas que están sufriendo sin ventas en el sector cárnico, especialmente en el ovino

“Esta situación tan complicada para el sector ganadero productor de carne es consecuencia del cierre de establecimientos, como los restaurantes, los mayores consumidores de estos productos, cayendo de forma considerable el precio de la carne”, ha manifestado el alcalde de Madrigalejo, Sergio Rey.

“El sector primario no para de ver afectados sus precios, a pesar de seguir trabajando con el mismo esfuerzo en sus explotaciones durante esta crisis sanitaria”, ha argumentado el regidor madrigalejeño, quien ha anunciado que van a descontarles de la renta el tiempo que dure el estado de alarma, para ayudarles a sufragar el incremento de gastos.

Además, el Ayuntamiento ha comenzado esta semana a desinfectar el interior de los talleres y la cooperativa, como medida preventiva y de ayuda para los  agricultores.

Por último, el Consistorio ha comenzado a repartir en sobres guantes y mascarillas a todos los vecinos de Madrigalejo, que se depositan en buzones, puertas o ventanas para el uso de los ciudadanos que tengan que salir de sus domicilios a realizar compras. 

 

 

Los seguros ganaderos son una herramienta para los productores que les permite minimizar el impacto económico de amenazas como ataques de fauna salvaje o reveses sanitarios, pero su uso es desigual en función del área ganadera y el sector defiende una revisión para mejorarlos.

En los últimos años, ha bajado el número de pólizas, aunque sube el capital asegurado, lo que según las fuentes consultadas por Efeagro puede ser un síntoma del proceso de reestructuración y de creciente integración en la ganadería española.

Un ejemplo claro de ello es el vacuno de leche, en el que cierran dos granjas al día, de media, pero la producción sigue subiendo.

Según los datos de la Agrupación Española de Entidades Aseguradoras de los Seguros Agrarios Combinados (Agroseguro), en 2016 se suscribieron 187.552 pólizas por un capital de 2.992 millones de euros, mientras que en 2019 se firmaron 171.032 con un capital de 3.484 millones.

El mayor número de pólizas es para la retirada y destrucción de animales muertos, dado que en la práctica es obligatorio suscribirlo; pero es en los seguros ganaderos específicos en los que más capital se suscribe.

Los expertos en este área de las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA, y la Cooperativas Agroalimentarias, explican a Efeagro las cuestiones fundamentales de esta importante herramienta.

-. ¿Qué cubren los seguros ganaderos?

Los ganaderos pueden optar por firmar un módulo básico (centrado principalmente en el saneamiento  de la explotación) a un precio asequible y añadir otras garantías adicionales que, en algunos casos, pueden encarecer mucho la póliza, por lo que desde el sector piden que se abaraten mediante más subvenciones públicas.

Dentro del sector los llaman seguros "cebolla" porque tienen varias capas: partiendo de la más básica -que cubre eventos como vaciado sanitario de una granja- hasta las otras "capas" sucesivas que permiten contratar garantías superiores.

-. ¿Qué habría que mejorar?

El sector considera, en general, que habría que abaratar el coste, al menos, para cierto tipo de productores como los profesionales o los jóvenes y las mujeres.

Existen ciertas coberturas que preocupan, como la retirada y destrucción de animales, que a su juicio debería estar subvencionada al 100 % al ser un problema de salud pública y un requisito al que se obligó desde la irrupción de la encefalopatía espongiforme bovina (conocido como "mal de las vacas locas").

  -.¿Qué sectores ganaderos optan más por ellos?

Aunque se pueda pensar que el extensivo está expuesto a más peligros al vivir al aire libre (ataques de fauna salvaje, por ejemplo), no necesariamente tiene que ser así, según los técnicos; en el intensivo, de hecho, pueden surgir problemas relevantes como lesiones en los animales estabulados o mamitis.

-. ¿Hay una línea específica para cubrir los ataques de fauna silvestre al ganado?

Es un riesgo que está incluido en todas las líneas ganaderas, aunque se dé obviamente en las extensivas.

En algunas comunidades autónomas se cuenta con ayuda adicional y es una petición tradicional del sector que, en aquellas zonas donde la presencia (de fauna) es importante, el coste de esta cobertura sea cubierto completamente por la administración, como responsable de la gestión de la fauna silvestre.

Juan Javier Ríos-EFE

 

Las tierras en donde predominan pastos o forraje herbáceo no incluidos en rotación de cultivos durante 5 años o más se consideran pastos permanentes y se presentan en un amplio rango de formas a lo largo y ancho de la Unión Europea. Es por eso por lo que la diversidad de los pastos permanentes europeos es una de sus características principales.

Esa diversidad plantea también un reto a la hora de encontrar nexos de unión ¿cómo caracterizarlos? ¿Qué indicadores incluir? ¿Cómo medir? La búsqueda de un punto de vista común e integrador para obtener una visión general de los pastos permanentes en la UE y, a partir de ahí, conocer qué aportan a la sociedad y cómo implementar estrategias de gestión sostenible es la línea a seguir por el proyecto Super-G: Developing SUstainable PERmanent Grassland systems and policies.

La Universidad de Córdoba participa en este proyecto a través de un grupo multidisciplinar de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y de Montes liderado por el Profesor del Área de Ingeniería Hidráulica Tom Vanwalleghem y se centran en los pastos permanentes que caracterizan el área de acción más cercana: la dehesa.

Este equipo caracteriza la dehesa para sacar a la luz los diferentes servicios ecosistémicos ocultos en ella y que mejoran diferentes aspectos de la vida de la sociedad. 

Actualmente, la gran problemática de estos ecosistemas es la rentabilidad económica para el productor. En Andalucía, los productores tienen beneficios muy marginales y esta situación provoca que el relevo generacional sea cada vez más difícil, poniendo en riesgo un paisaje que ha sido vertebrador de muchas comarcas de la comunidad y a quienes tradicionalmente han vivido de él. 

La protección de la dehesa pasa, por tanto, por valorar lo que ofrece. Mantenimiento de la biodiversidad, fuentes de agua limpia, protección del suelo frente a la erosión, control de incendios, aporte de valor recreativo en actividades como el turismo rural y anclaje de población debido a su cariz de sector primario son algunos de los servicios ecosistémicos que encierra la dehesa y  que este grupo de investigación ha comenzado a valorar. Así, la sociedad en general y quienes toman las decisiones políticas en particular podrán saber cuánto ofrece realmente un pasto permanente y qué se perdería si desaparece.

Un eje indispensable que atraviesa el proyecto es el cambio climático y el poder de los pastos para hacer frente al mismo. La sequía en los pastos es una de las cosas que más preocupan a sus gestores, sobre todo en Córdoba. Tras trabajar codo con codo con quienes viven de los pastos para conocer sus principales preocupaciones, casi todos llegan a un punto común: la sequía.

Una vez caracterizada la dehesa y detectados sus puntos, el equipo de la UCO diseña una de las primeras estrategias para solventar estos problemas: la evaluación de nuevas especies forrajeras y su resistencia al cambio climático, principalmente a la sequía. Medir estas características sumadas a las de producción, creación de biomasa o retención de la erosión sería la primera estrategia para aumentar la sostenibilidad de la dehesa.

La creación del mapa europeo de los pastos permanentes pasa por el establecimiento de indicadores comunes entre los 20 socios de los 14 países europeos que conforman Super – G y de la mano de una red de agricultores muy activa cuyas fincas se toman como casos de estudio donde muestrear y comprobar la evolución de las estrategias propuestas.

A pesar de las diversidad de necesidades que presentan los agricultores en cada país (en Reino Unido, por ejemplo, están más interesados en el diseño de apps para predecir producción), el cambio climático es la angustia de quienes buscan un horizonte estable en sus territorios. 

El análisis técnico, económico y social que puede realizar un equipo multidisciplinar como el de la ETSIAM de la UCO es una de las principales ventajas para asegurar la sostenibilidad de la dehesa y para ofrecer a quienes toman las decisiones políticas a nivel europeo una herramienta determinante.

Un proyecto que promueve el pastoreo de mil ovejas en convivencia con los lobos ha sido el ganador de la primera edición del Programa TalentA, una iniciativa pionera de capacitación y financiación para mujeres emprendedoras del entorno rural y cuyos premios se han entregado este miércoles en Sevilla.

El programa, puesto en marcha por la Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales en España (Fademur) y la empresa Corteva Agriscience, ha reconocido a una iniciativa desarrollada en Sanabria (Zamora) denominada "Pastando con lobos", cuyos promotores defienden que la coexistencia entre sus animales y los lobos "es posible".

Los organizadores han explicado en un comunicado que el programa ha finalizado este miércoles con la entrega de premios a los tres proyectos de emprendimiento rural en un acto enmarcado en el Día internacional de la Mujer, el primero de los cuales ha recibido Rosa González Chimeneo por el proyecto de pastoreo con lobos.

Los ganadores afirman que "la filosofía de nuestra granja mantiene unos principios que creemos imprescindibles: la tolerancia y el respeto a nuestro entorno y la coexistencia con lobo. En nuestro caso, la presencia de lobos limita la presencia de ciervos o jabalís que merman nuestros pastos y que pueden transmitir enfermedades a nuestro ganado".

Esta familia de ganaderos explica que manejan el ganado en "pastoreo tradicional", un sistema que ya está en declive y que implica el acompañamiento de los animales en el monte, para lo que disponen de doce mastines españoles, a los que definen como "fieles cuidadores e imprescindibles compañeros de trabajo".

Los perros "son una parte más de nuestra familia que mantienen a salvo a nuestras ovejas. Aunque convivimos abiertamente con los lobos, no estamos exentos de sus ataques y es aquí donde se hace fundamental su labor", subrayan.

"Este método de cría y alimentación favorece la excelencia en nuestras carnes y un sabor inconfundible. Los paladares más exigentes se rinden ante la suavidad y riqueza de matices de nuestras carnes", destaca el proyecto ganador.

Los otros proyectos finalistas han sido uno liderado por Alicia Benade, denominado "Trigo y limpio", que pretende volver a los orígenes y a la tradición en la fabricación del pan mediante la utilización de variedades autóctonas de trigo; y "Flor galana", de Ana María Acevedo, centrado en el cultivo, proceso y comercialización de auténticas habas asturianas. 

 

LIFE UCO GANADERÍA EXTENSIVA

La ganadería extensiva ofrece una serie de ventajas inigualables para la sociedad. Se trata de un sistema de explotación en el que se intenta compatibilizar la producción con la sostenibilidad del territorio y se realiza en terrenos de gran extensión en el que los animales se alimentan de los propios recursos del medio. Debido a su naturaleza, favorece la biodiversidad y el equilibrio del medio natural, fija la población en el medio rural y ofrece productos de alto valor añadido.

A pesar de su importancia, actualmente atraviesa una grave crisis de rentabilidad, acentuada, aún más, por los efectos del cambio climático. El aumento de la temperatura global y la ausencia de precipitaciones produceuna disminución notable de los pastos, uno de los ejes fundamentales de la ganadería extensiva y de toda la cadena trófica. Además, la erosión empeora más este escenario que conlleva sobrecostes y disminución de la productividad. 

El proyecto europeo Life Live-Adapt (“Adaptation to Climate Change of Extensive Livestock Production Models in Europe”) está financiado por el programa LIFE de la U.E. y tiene el objetivo de intentar adaptar la ganadería extensiva al cambio climático, innovando y utilizando nuevas tecnologías a través de un equipo de investigación multidisciplinar. Su duración es de septiembre de 2018 a septiembre de 2022y en él participa la Universidad de Córdoba como coordinadora.

“Tradicionalmente se ha asociado la modernización a la ganadería intensiva” explica Vicente Rodríguez Estévez, el responsable del proyecto en la UCO, “pero se puede tener una moderna ganadería extensiva y ecológica en la que los animales estén en libertad, no dependan de alimentación externa y sin embargo se usen elementos tecnológicos”. Con esta filosofía, el proyecto, que ha arrancado hace tan solo unos meses y en el que participan ocho socios europeos, tratará de dar un empujón a estos sistemas de producción ganadera adaptándolos a los tiempos de cambio actuales.

En primer lugar, tratarán de mejorar tecnológicamente la captación y el aprovechamiento del agua, uno de los puntos débiles de estos sistemas ganaderos debido, entre otros factores, a la escasez de precipitaciones. Para ello, se diseñarán aljibes inteligentes, se desarrollarán sistemas para limitar la evaporación de agua en charcas ganaderas y se utilizarán mecanismos para impedir el acceso de fauna silvestre a los abrevaderos de los animales mediante identificación electrónica de los animales que pueden acceder al recinto donde se sitúa el agua. De esta forma, se podrá evitar que determinadas especies no sometidas a controles sanitarios contagien al ganado doméstico sus enfermedades, como la tuberculosis, un problema que actualmente está poniendo en graves aprietos a la ganadería extensiva. 

Otro de los objetivos del proyecto es diseñar herramientas de gestión de las explotaciones a partir de bases de datos de acceso libre con distintas informaciones que podrían ayudar a orientar a los productores en la toma de decisiones. La clave está en que las medidas de manejo estén orientadas por datos en tiempo real como, por ejemplo, nivel de precipitaciones, temperatura, lotes de cubriciones, epidemiología, ciclos de vida de los parásitos, etc. para determinar los requerimientos de alimentación suplementaria y los momentos óptimos para realizar tratamientos sanitarios. De esta forma, se podría optimizar el manejo del ganado y los pastos y mejorar la rentabilidad en este tipo de explotaciones.

El proyecto también abarca ensayos de mejora de pastos con leguminosas pratenses de ciclo corto, tratamientos parasitarios alternativos y refuerzo de las poblaciones de coleópteros coprófagos con el objetivo de mejorar el equilibrio de los pastizales. 

Se espera que parte de los resultados sirva para incidir en las políticas agrarias en favor de las medidas que promuevan la mitigación y adaptación al cambio climático. Todas estas mejoras se transferirán posteriormente a la sociedad. Para ello, se realizarán fichas y cursos de asesoramiento on line con el objetivo de hacer llegar la innovación al mayor número de técnicos y ganaderos posible. Según destaca el profesor Vicente Rodríguez, “promover cambios en la ganadería extensiva no es fácil”; se trata de un sector envejecido con edades medias superiores a los 50 años en los que no es sencillo introducir cambios tecnológicos. En cualquier caso, el proyecto, que concluye dentro de tres años, tiene ante sí el reto de hacer frente a una situación que pone en jaque la propia sostenibilidad de la ganadería extensiva, un sistema tradicional "que beneficia al medioambiente y a toda la sociedad, sea o no sea consumidora de sus productos", y que ahora tendrá que aliarse con la tecnología y modernizarse para sobrevivir. 

El plan cinegético de la temporada 2020-2021 en la reserva de la Sierra de la Culebra, en la provincia de Zamora, autoriza abatir doce ejemplares de lobo la próxima campaña, once de ellos en la modalidad de aguardo o espera y uno en la de rececho.

El plan técnico de la próxima temporada incluye además la caza de 42 ciervos macho de distintas categorías, así como doce corzos y otros ochenta ejemplares de cérvidos como control poblacional para prevenir daños, según ha informado este jueves la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Zamora.

De los ciervos que se permitirá la caza, doce serán de tipo A-1, diez de tipo A2, y veinte de tipo C, a los que se sumarán veinte ciervos macho selectivos y sesenta hembras con el fin de prevenir los daños en cultivos y la siniestralidad en las carreteras por atropello de fauna cinegética que causa la especie.

El plan se ha presentado este jueves en la reunión mantenida en Villardeciervos por la junta consultiva de esa reserva de caza ubicada entre las comarcas de Aliste y Sanabria, al noroeste de la provincia de Zamora.

En el encuentro también se ha analizado la ejecución del plan técnico de caza de las dos últimas temporadas, en las que se ha mantenido una excelente puntuación fiscal media del trofeo de ciervo categoría A1.

También se han fijado las condiciones para concurrir a los permisos de caza mayor a rececho o aguardo para cazadores que sean vecinos de la zona, para lo que será obligatorio estar empadronado en alguno de los municipios de la zona.

La junta consultiva también ha conocido las inversiones de mejora del hábitat cinegético de esta reserva que, según la delegada territorial de la Junta en Zamora, Clara San Damián, es "uno de los mejores terrenos cinegéticos abiertos de toda España para la caza del ciervo". 

 

La portavoz de Unidas Podemos en Extremadura, Irene de Miguel, realizó hace unos días unas declaraciones en las redes sociales sobre el sistema sanitario ganadero español y las estrategias de erradicación de tuberculosis en animales. En este sentido, de Miguel defendía a un ganadero de caprino que había tenido que sacrificar todo su rebaño de cabras por segunda vez en tres años, siguiendo el actual protocolo contra la tuberculosis, según publica Animal’s Health.

“Esto es un sinsentido, una injusticia”, apuntó la portavoz, calificando los saneamientos ganaderos de ser “completamente injustos” y de condenar la ganadería extensiva a “desaparecer”.

En esta misma línea señaló que la tuberculosis (enfermedad zoonótica) “no es un problema de salud pública”. Sin embargo, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, especifica claramente que, la transmisión de tuberculosis al ser humano “constituye un problema de salud pública”.

En algunos países en desarrollo, a pesar los intentos de las organizaciones veterinarias oficiales para aumentar tanto la vacunación de los rebaños en extensivo como el uso de medidas de precaución para evitar brotes de enfermedades, continúan produciéndose con frecuencia brotes de enfermedades transfronterizas e infecciosas.

La falta de conocimiento de los agricultores, combinada con una apreciación limitada de la importancia del control de la enfermedad y la mala práctica, pueden ser factores de riesgo importantes para la propagación de la enfermedad. Por lo tanto, es esencial comprender el conocimiento, la actitud y la práctica de los agricultores hacia las enfermedades infecciosas para limitar el impacto y la propagación de tales enfermedades.

De esta forma, se realizó un cuestionario con ganaderos nómanas y seminómadas de pequeños rumiantes en el norte de Irán. Realizado con la ayuda de expertos internacionales, el objetivo era proporcionar información sobre la comprensión de los ganaderos.

Como uno de los resultados principales, el conocimiento de los productores se asoció significativamente con el nivel de alfabetización y experiencia, mientras que factores como el número total de animales que poseía cada ganadero, su sistema de cría y la involucración sindical se asociaron con su comprensión de las diferentes enfermedades.

Estos resultados se utilizarán para orientar la capacitación de los productores a fin de mejorar su comprensión de las enfermedades infecciosas, con el objetivo de reducir su impacto.

El artículo se ha publicado en la prestigiosa revista científica internacional Small Ruminant Research, con la firma de los siguientes expertos: A. Jafari-Gh, R.A. Laven, N. Eila, J. Yadi, Z. Hatami, P. Soleimani, S. Jafari-Gh, M. Moazez Lesko, M. Sinafar y E. Heidari. Se trata de investigadores de la Universidad Islámica Azad de Karaj (Irán), con el apoyo de la Universidad Massey de Palmerston North (Nueva Zelanda).

La Feria de Febrero de Valencia de Don Juan (León), que se desarrollará entre los días 20 y 23, recuperará el concurso-exposición de burros zamorano-leoneses en la celebración de su centenario.

Así lo han asegurado desde el Ayuntamiento coyantino en el marco de la presentación en la Diputación provincial de un evento que ha resistido al paso del tiempo.

Esta actividad, que supone una vuelta a los orígenes de la feria, reunirá el sábado 22 a las 12.00 horas a una treintena de ejemplares -machos, hembras y buches- con el objetivo de rescatar una raza autóctona criada en el Valle del Esla que, en palabras del concejal de Cultura, Javier Revilla, "está en peligro de extinción desde 1980". No en vano, en la actualidad quedan menos de 1.500 ejemplares.

"El 85 por ciento de estos burros están en la provincia de Zamora", ha precisado. En este sentido, ha celebrado que Aszal, que organiza la Feria de San Vitero, apueste por este concurso en Valencia de Don Juan un siglo después.

La diputada de Desarrollo Rural, Avelina Vidal, ha destacado la "buena genética" de un animal que durante muchos años fue campesino, minero, obrero, taxista, bombero o pastor.

El alcalde de Valencia de Don Juan, Juan Pablo Regadera, ha confirmado la presencia de un representante del Gobierno de España en la inauguración de una Feria de Febrero que "ha sido testigo de una guerra entre hermanos, de una república y de dos dictaduras".

"También de la llegada del hombre a la luna, de la rebelión de una comarca entera contra una central nuclear, del regreso a España de la democracia, de crisis económicas, de épocas de bonanza, de 24 alcaldes y miles de asturianos venidos a secar, de la evolución desde el arado romano hasta los tractores guiados por satélite...", ha destacado.

Regadera ha desgranado un programa en el que no faltarán conferencias técnicas sobre la Política Agrícola Común (PAC) o el alquiler de tierras para huertos solares, una jornada sobre 'Oportunidades para valorizar los subproductos agrícolas' o una concentración de tractores antiguos con el castillo de Valencia de Don Juan como escenario.

La Feria de Febrero, que alcanzará su cifra récord con cerca de 200 expositores, se extenderá a lo largo y ancho de cinco espacios.

De este modo, el complejo La Isla acogerá la zona agrícola y ganadera, Las Huertas se convertirá en una zona multisectorial, la Plaza Mayor estará destinado a los productos agroalimentarios, El Castillo será escenario de tractores con historia y burros garañones y Expo-Coyanza mostrará la exposición de aperos 'Labrando el pasado' con el objetivo de que "los más pequeños puedan conocer cómo se trabajaba el campo".

"No es habitual que una feria agrícola cumpla cien años de existencia", ha recordado el presidente de la Diputación de León, Eduardo Morán, en un reconocimiento al trabajo de Valencia de Don Juan para "dinamizar el medio rural" y "generar riqueza".

Y es que, según ha confesado Revilla, el Consistorio coyantino ha realizado un "esfuerzo económico" con la inversión de 50.000 euros en este evento que, además del concurso-exposición de burros zamorano-leoneses, recuperará en su centenario el festival de pelota mano el sábado 22, a las 18.00 horas, en el frontón municipal.

 

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha dejado en 843.000 euros la indemnización que debe pagar el Gobierno regional por los lobos abatidos en la temporada 2016-17, tras anular los planes anuales cinegéticos de esa especie, y ha rechazado ampliar el pago por el daño causado en la temporada 2017-18.

En concreto, según ha informado el TSJCyL a través de un comunicado, la Sala de lo Contencioso Administrativo ha rechazado la petición de la Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico (ASCEL) de aumentar la indemnización por entender que esa petición no se incluyó en el pleito principal.

El TSJ estimó en diciembre el recurso interpuesto por el colectivo conservacionista, anuló el plan que regula la caza del lobo aprobado por la Dirección General del Medio Natural de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta y la condenó al pago de una indemnización de 843.000 euros por los daños medioambientales causados, como consecuencia del plan anulado, en la temporada 2026/17 en la que fueron cazados 91 ejemplares protegidos.

El Alto Tribunal ha precisado que esa indemnización es para "reparar el daño causado" y no para retribuir el importe de cada lobo abatido.

Y ha recordado que para dar cumplimiento a la sentencia, la Junta debe "presentar un programa que, como mínimo, deberá comprender las actuaciones necesarias para la recuperación del lobo ibérico, su conservación y para la divulgación de la importancia de la especie".

Ese programa "deberá especificar de manera individualizada las concretas actuaciones que se llevaran a cabo, su duración, coste (dentro de la cantidad de 842.751 euros en que se estiman los daños) así como su financiación, motivándose adecuadamente tanto los objetivos concretos, como la idoneidad de los medios para alcanzarlos, teniendo siempre presente que la finalidad es reparar el daño causado al medio ambiente por la caza de lobos".

Página 1 de 43

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder