interovic 1000x120 junio19

Mostrando publicaciones por etiqueta: Ganadería extensiva

Estos días se ha publicado en el Boletín Oficial de la Provincia de Zamora la ordenanza dictada por el ayuntamiento de Tábara para aplicar una tasa extraordinaria a las instalaciones anejas a las naves ganaderas instaladas o que puedan instalarse en el futuro en su término municipal. Tasa ganadera totalmente desorbitada, pero que además supone una usurpación de las competencias en la regulación de este tipo de explotaciones, cuyas características y funcionamiento está ampliamente definido en la normativa sectorial nacional y autonómica, que ya son especialmente restrictivas con la ganadería intensiva.

ASAJA de Castilla y León se ha dirigido al presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, para advertir a la administración sobre esta suplantación competencial, que pretende en la práctica expulsar a la ganadería de determinados municipios, en lugar de regularla de una forma sostenible. Según las tablas que se marcan en estas ordenanzas municipales, una explotación ganadera familiar, en la que trabajaran dos personas, tendría que abonar más de 30.000 euros al año en concepto de tasas, una cifra que haría inviable el proyecto y que en la práctica impide la puesta en marcha de la empresa.

Las explotaciones ganaderas tienen que cumplir unas exigentes normas legales en múltiples ámbitos para que se autorice su instalación, adoptar las medidas necesarias para prevenir cualquier tipo de impacto en el medio ambiente (suelo, agua, aire…) y contar con el preceptivo informe favorable de impacto ambiental de la correspondiente comisión territorial de medio ambiente cuando el tamaño o tipo de producción ganadera así lo requiere. El almacenamiento, transporte y vertido de purines, estiércoles y otros residuos de las explotaciones ganaderas, es en sí misma una de las partes que más exigencias debe cumplir.

Para ASAJA, en este caso el ayuntamiento se arroga competencias que no le pertenecen, ampliando los requisitos que son iguales para todos, y utilizando justificaciones que no se sostienen, con los datos de densidad ganadera del término. Estas ordenanzas del municipio zamorano “crean un peligroso precedente, primero porque están despreciando la normativa de las administraciones competentes, a las que debería supeditarse. Pero también porque permitir estas normas municipales arbitrarias supondría dejar al albur de los intereses puntuales de cada corporación municipal, o de prejuicios personales, la regulación de la instalación de empresas agropecuarias”.

ASAJA, en defensa de los intereses ganaderos de Castilla y León, ha pedido al Gobierno de la Junta que impugne por las vías administrativa o judicial, según corresponda, la ordenanza reguladora del “vertido de purines, estiércol y otros residuos procedentes de fuentes de origen ganadero en el municipio de Tábara”, por ser desproporcionada y excederse en las competencias locales, así como cuantas otras pudieran surgir, en otros municipios, de características similares.

La Asociación de Propietarios de El Berrocal ha convocado para este miércoles una tractorada para denunciar "la inoperancia" de la Administración a la hora de dar respuesta a los daños causados por las cabras en sus explotaciones agrícolas.
Esta asociación, que agrupa a 124 propietarios de fincas, ha denunciado en varias ocasiones los daños provocados por los animales, que no solo afectan a la cosecha anual, sino también a la vida o al retraso de la formación de la planta, sobre todo cuando se trata de olivos o viñas jóvenes.
La tractorada partirá desde Calamonte y finalizará en la rotonda de la Consejería de Agricultura, en Mérida, han informado fuentes de la organización agraria UPA-UCE.
La Asociación de Propietarios comunicó hace unos meses esta "problemática situación" a la Delegación del Gobierno en Extremadura, pero ahora denuncian su "inoperancia" ya que no han obtenido respuesta a su petición de visitar la zona para comprobar los daños causados y establecer medidas de seguridad para resolver este problema.
"Hemos llevado a cabo patrullas disuasorias y hemos contratado vigilancia pero las cabras siguen dañando nuestras cosechas y aquí nadie hace nada. Por eso creemos que ha llegado la hora de salir a la calle", lamentan los agricultores.

El Ministerio de Transición Ecológica y las autonomías afectadas por la reintroducción del oso revisarán el protocolo de actuación de osos problemáticos para reaccionar con más rapidez y diligencia cuando se produzca una situación de conflicto.
Esta es una de las conclusiones de la reunión celebrada este martes en Madrid entre representantes del Gobierno central, de Cataluña, Aragón y afectados del Valle de Arán y de cuyo contenido ha dato cuenta este jueves el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona, a los alcaldes de los municipios afectados en la Comarca del Sobrarbe.
Aunque en el encuentro no se descartó la retirada del oso pardo esloveno Goiat, introducido por la Generalitat dentro del programa europeo Piroslife, Olona ha reconocido que es un problema complejo.
Los primeros pasos ahora son la revisión del protocolo y la convocatoria de grupos de trabajo, ya que cualquier actuación con esta especie en peligro de extinción, incluida su partida, requiere el visto bueno científico.
En este sentido, Olona ha defendido que hay que tener en cuenta este punto de vista científico, pero que ante este "problema social" hay que tomar decisiones políticas, como la que él mismo planteó en la reunión con la retirada del oso.
En cuanto a compensaciones económicas, el titular de Medio Ambiente ha relatado que en el encuentro se reconoció que el Gobierno de Aragón cuenta con el sistema más avanzado de ayudas para los ganaderos, una compensación que al consejero le gustaría que adoptaran el resto de comunidades afectadas.
"Lo que no puede ser es que el coste de la protección de la biodiversidad en general y muy en particular cuando es consecuencia de la reintroducción de osos, en este caso, sea a expensas de los bolsillos de los ganaderos", ha puntualizado.
En este sentido, ha defendido que el Ejecutivo aragonés no solo está hablando, sino que también defiende "una postura coherente con dotación presupuestaria con fondos propios".
Una ayuda que asciende este año a 400.000 euros y que va destinada a mitigar los sobrecostes de los ganaderos en las zonas en las que existe la presencia de lobos y de osos.
Eso sí, ha insistido en que la ayuda que perciben los ganaderos de ovino no depende de que tengan o no ataques, sino que se otorga por la simple presencia de estas especies en sus montes.
"Toda la política pública, incluida la de la biodiversidad, tiene beneficios, pero también tiene algún coste, y se trata de reconocer con naturalidad que tenemos que ayudar a quienes los soportan", ha insistido.
Finalmente, ha señalado que Cataluña tiene "todo el derecho a tener su política de reintroducción de osos", pero ha pedido que considere que a la comunidad vecina de Aragón le afecta, por lo que "no cabe actuar con unilateralidad".
Por su parte, el presidente de la Comarca del Sobrarbe, José Manuel Bielsa, ha manifestado que los vecinos entienden que la convivencia con el oso y el lobo con el modelo actual de ganadería extensiva es difícil.
Por ello, ha valorado positivamente que Aragón no apoye este tipo de políticas de reintroducción, a la par que ha exigido a las comunidades que sí que lo hacen que "asuman la problemática" que genera en el territorio. 

La enfermedad de la lengua azul de los rumiantes es una enfermedad típica transmitida por insectos causada por el virus de la lengua azul del género Orbivirus (familia Reoviridae) y transmitida por algunas especies de ‘Culicoides’. Recientemente, la detección del virus en yaks en prados de alta montaña en China provocó una investigación para conocer las especies de mosquitos ‘Culicoides’ implicadas en su transmisión en estas zonas de altitud entre los 1.800 y los 3.300 metros sobre el nivel del mar, lo que puede tener implicación en otras zonas del mundo de parecidas características, debido a que los efectos del calentamiento global provocan que el vector de la enfermedad de la lengua azul esté en zonas que anteriormente no ocupaba.

Cuatro especies de Culicoides dominaron esas capturas y se reveló que al menos dos de ellas parecen pertenecer a especies nuevas para la ciencia. ‘Culicoides tainanus’ y una especie críptica morfológicamente similar a ‘C. tainanus’ dominaron las colecciones de los valles de baja altitud, mientras que ‘C. nielamensis’ fue la especie más abundante en el prado de gran altitud. Una especie relacionada con ‘C. obsoletus’ ocurrió en todas las altitudes pero no dominó ninguna de las colecciones. El análisis de PCR de lengua azul detectó ARN del virus de la lengua azul en dos muestras de ‘C. tainanus’, en una muestra estrechamente relacionada con ‘C. tainanus’ y en una muestra estrechamente relacionada con ‘C. obsoletus’ por secuenciación de códigos de barras.

Por lo tanto, este estudio sugiere que el virus de la lengua azul está siendo transmitido por varias especies de ‘Culicoides’ en áreas de gran altitud. Esta investigación puede ser útil para mejorar la comprensión de los efectos del calentamiento global en la epidemiología de las enfermedades arbovirales y el estudio adicional es importante en la investigación sobre el control y la prevención de enfermedades.

Esta investigación se ha publicado en forma de artículo en la revista científica BMC Parasites & Vectors, con la firma de los siguientes autores: Ying Liang Duan, Glenn Bellis, Le Li, Hua Chun Li, Hai Sheng Miao, Mei Ling Kou, De Fang Liao, Zheng Wang, Lin Gao y Ji Zhong Li.

Jueves, 03 Octubre 2019 12:58

CARNE: MÁS CALIDAD, MENOS CANTIDAD

La recomendación de los científicos del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) que asesoran a Naciones Unidas sobre la necesidad de disminuir el consumo de carne ha levantado inquietud en la población que ya reduce su ingesta. Entre otros motivos y modas, las más importantes serían la salud y la sostenibilidad.

Por motivos de salud está claro que cualquier exceso es malo y tras las graves declaraciones desde la OMS hace 4 años, finalmente solo las carnes procesadas quedaron en el grupo 1 de productos cancerígenos, quedando exentas las carnes rojas en el informe posterior.

La recomendación de la Organización Mundial de la salud es un consumo por persona en torno a 25 kg. al año, la mitad de lo que se consume en Europa y la cuarta parte de los EEUU, pero muy por encima de los países en vías de desarrollo que necesitan la proteína animal para combatir la desnutrición.

La carne es necesaria para la inmensa mayoría de nutriólogos y médicos ya que aporta nutrientes, vitaminas y minerales, la b12 y el hierro por ejemplo, que los vegetales no tienen en cantidad necesaria ayudando a absorber los de los propios vegetales.

Es cierto que hacen falta varias unidades de proteína vegetal para producir una de origen animal, lo que no quiere decir que su complementariedad no sea necesaria.

Para abastecer al mundo de las proteínas de origen animal no queda otra que ir a modelos de eficiencia productiva, lo que se está consiguiendo desde la mejora genética, la alimentación, la sanidad, etc. Además, con estas mejoras las emisiones de CO2 son menores por kg. de carne.

La ganadería extensiva, de no dedicar gran parte de la superficie agrícola difícilmente podría producir esos 25 kg. de carne que necesita el mundo para su salud. Al lado de la intensiva es artesanal en todas sus facetas, es menos productiva pero mejor para el medioambiente y la sostenibilidad, por el aprovechamiento de recursos no utilizables, la limpieza de bosques evitando incendios y el efecto sumidero de carbono debido al pastoreo y la materia orgánica que aporta.

La intensiva y especialmente el porcino en España, tiene que resolver problemas ambientales como las emisiones de amoniaco con los purines, que requieren soluciones urgentes de un sector con importantes beneficios y en su defecto medidas coercitivas que les obliguen a mejorar.

Respecto a la solución de cómo disminuir el consumo de carne en países desarrollados, no es subir el IVA que perjudicará a las clases medias y bajas, llevándolos al consumo de carnes baratas, muchas de ellas incluidas en el grupo 1 de cancerígenas según la IARC de la OMS.

La solución pasaría por unas buenas campañas de información, etiquetado legible con distintivos de origen y modo de producción. Convertir las escuelas y sus comedores en lugares de formación nutricional, forjar un consumidor responsable, sin influencias publicitarias de un lado, ni posiciones extremas contra la carne de otro.

Más calidad y menos cantidad sin aumentar el presupuesto familiar, para estar sanos, felices y poner nuestro grano de arena en evitar la destrucción de nuestro planeta en emergencia climática.

 

Francisco Marcén Bosque

Ex Presidente de Interovic (Interprofesional del Ovino y Caprino de España)

Ex Director General de Pastores Grupo Cooperativo

La Junta de Extremadura ha convocado ayudas a la mejora en bioseguridad de las explotaciones ganaderas extensivas de las especies bovina y caprina para el año 2019, por un importe de 4 millones de euros.
La sanidad animal es un pilar básico sobre el que se asienta la competitividad de las explotaciones ganaderas de Extremadura, algo que resulta fundamental para el desarrollo económico de las mismas y con un impacto positivo y directo en el crecimiento y consolidación del medio rural, señala la orden de convocatoria publicada este miércoles el Diario Oficial de Extremadura (DOE).
Serán objeto de ayudas aquellas inversiones que contribuyan a adaptar el manejo de la explotación ganadera con el fin de posibilitar la coexistencia entre las explotaciones ganaderas extensivas con la fauna silvestre, especialmente las especies cinegéticas de caza mayor en el ecosistema de la dehesa.
Podrán acceder a estas ayudas, cofinanciadas en un 75 % por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader), las personas titulares de explotaciones ganaderas que se comprometan a ejercer la actividad durante un periodo mínimo de cinco años desde la certificación de realización de inversiones, así como al cumplimiento de diversos compromisos y obligaciones contemplados en la convocatoria.
La ayuda tendrá la forma de subvención de capital y será equivalente al 50 por ciento de la inversión, con un límite de 30.000 euros por explotación.
Entre los requisitos que deberán formalizar quienes soliciten estas ayudas se encuentra el cumplimiento de los programas nacionales de erradicación de enfermedades de los animales o presentar un programa de bioseguridad de la explotación ganadera, suscrito por el veterinario de la explotación, con un compromiso expreso de ejecución.
Se considerará subvencionable la adquisición de bienes de equipo, entre los que se mencionan los comederos específicos para ganado y los bebederos específicos fijos o portátiles, incluidos los dosificadores para higienizar el agua, así como la adquisición de maquinaria de limpieza y desinfección con agua caliente o fría y depósito para desinfectante.
También los gastos en instalaciones como los cerramientos que delimiten áreas para la alimentación suplementaria y/o manejo de los animales; mejora de infraestructuras en comederos, bebederos y charcas; instalaciones de adaptación y construcción de nuevas charcas ganaderas; conducciones de agua, y pozos de sondeo.
En este apartado se incluyen también las inversiones en preparación y adaptación del terreno para cultivos preventivos de mejora de hábitat.
El plazo máximo para la ejecución de las inversiones será de 8 meses para todo tipo de inversiones, a contar desde el día siguiente al de la notificación de la resolución de la concesión.
Se ha establecido un periodo de treinta días hábiles como plazo de presentación de las solicitudes, contados a partir de mañana, 3 de octubre. 

El nuevo programa de gestión del lobo del Principado incluye controles de población para evitar que los ataques comprometan las explotaciones ganaderas de la comunidad.
El consejero de Desarrollo Rural, Agroganadería y Pesca, Alejandro Calvo, ha presentado este jueves el plan para el periodo 2019-2020, que prevé controles de población donde la presencia de estos cánidos comprometa la viabilidad económica de las explotaciones agropecuarias, con el fin de reducir los daños en la mayor medida posible.
El nuevo texto, que se ha dado a conocer en el comité consultivo del Plan de Gestión del Lobo, da cumplimiento al plan vigente, que obliga a elaborar programas anuales y define los cupos de extracción estimados para cada zona de presencia habitual y para el conjunto de la esporádica.
Estos límites se fijan en función de los datos poblacionales recogidos, la evolución del número de daños y el grado de conflictividad social, así como de la disponibilidad de posibles presas silvestres y los métodos a emplear en cada caso.
El documento aspira a conservar la especie en el contexto geográfico de la población noroccidental ibérica y llevar a cabo una gestión favorable a los intereses de los habitantes de territorios que puedan verse afectados, tanto mediante la reducción de daños como a través de la compensación económica.
Actualmente, la población estimada de lobos en los ciclos naturales de 2017 y 2018 es, respectivamente, de 41 y 40 manadas o grupos familiares, cifras que se mantienen estables desde hace un lustro.
En cuanto a los daños, han disminuido paulatinamente desde 2014, año en el que se alcanzó un máximo de 4.645 animales afectados, mientras que en 2017 fueron 3.839 y en 2018, 3.317.
La especie más perjudicada sigue siendo el equino, como en años anteriores, seguida del ovino.
El programa de actuaciones establece un cupo máximo de extracción de 42 ejemplares en las diferentes zonas de gestión: noroccidental (5), El Palo-Esva (6), suroccidental (6), Centroccidental (7), central (6), centroriental (8) y Picos (4).
En esta última, se excluye el territorio del Parque Nacional de los Picos de Europa, que cuenta con su propio programa de control, derivado de su legislación específica, y que se realizará en el marco de la coordinación interautonómica.
También se han presentado en el comité consultivo las nuevas líneas de actuación y criterios de valoración de las bases reguladoras que regirán la concesión de ayudas para la prevención de daños a la ganadería, que está previsto que se publiquen antes de fin de año. 

ovejas bebiendo aguaLa Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural ha convocado ayudas para facilitar el acceso al agua a las explotaciones ganaderas en régimen extensivo de aprovechamiento de pastos, ante la situación de sequía prolongada en la campaña agrícola 2018-2019.

Pueden ser beneficiarios de estas ayudas los titulares de explotaciones ganaderas cuyo sistema de explotación pueda considerarse extensivo, que tengan un censo igual o superior a 10 UGM y que estén inscritas en el Registro de Explotaciones Agrarias de Castilla y León. También pueden recibir las ayudas los gestores de pastos comunales que acrediten la disponibilidad de dichos pastos.

Se subvencionan:

  1. Estructuras para el abastecimiento de agua: balsas de almacenamiento, abrevaderos, conducciones para abastecimiento de los mismos, etc.
  2. Equipos para mejora del abastecimiento de agua al ganado: cisternas móviles o abrevaderos móviles.
  3. Servicios de abastecimiento de agua a explotaciones ganaderas en régimen extensivo.

El plazo para la realización de las actividades subvencionables será el comprendido entre el 1 de junio de 2019 y el 30 de mayo de 2020.

En un anexo de la orden de convocatoria se desarrolla el listado de actividades subvencionables y no subvencionables.

El presupuesto total para la convocatoria de estas ayudas es de 2.000.000 €. Para los servicios de abastecimiento de agua a explotaciones ganaderas en régimen extensivo se destinará como máximo el 30% de este presupuesto.

El importe máximo de ayuda por beneficiario son 4.000 euros, sin superar el 50% de la inversión subvencionable.

Estas ayudas se conceden en régimen de concurrencia competitiva, por lo que si las solicitudes de ayudas superan el presupuesto se priorizarán las solicitudes aplicando el baremo establecido en la orden.

El plazo de presentación de solicitudes finaliza el 7 de octubre de 2019.

Se puede pedir, junto a la solicitud de ayuda, un anticipo de hasta el 50%. El porcentaje restante se pagará una vez justificado el gasto.

 

oviaragon

 

De entre las enfermedades parasitarias que afectan al ganado ovino, los nematodos gastrointestinales destacan por las pérdidas económicas que suponen al ganadero, por las altas prevalencias de las infecciones y por la dificultad de su control. Tienen especial importancia los nematodos de la familia ‘Trichostrongylidae’, los cuales pueden encontrarse en la mayoría de los rebaños que salen al pasto, y que afectan tanto a los corderos como a los animales adultos. Los animales nunca desarrollan una inmunidad completa, necesitando así tratamientos antiparasitarios de por vida. Debido al mal uso prolongado en el tiempo de las moléculas antihelmínticas, actualmente hay una distribución mundial de resistencias a los principales productos. Es por ello que se deben mejorar las pautas de control químico, así como aumentar la utilización de técnicas de manejo del rebaño, realizando una lucha integral frente a esta parasitosis, que no favorezca la selección de cepas resistentes.

Partiendo de esta base, se ha realizado un trabajo con una encuesta distribuida entre veterinarios de ovino con actividad profesional en Aragón y Castilla-La Mancha, con la que se pudo conocer el grado de concienciación e implicación de los profesionales en la prevención de resistencias a los antihelmínticos. Los veterinarios demostraron ser conocedores del problema y de las diferentes pautas de control que permiten tratar adecuadamente a los animales, sin favorecer la aparición de resistencias. No obstante, algunos todavía realizaban un mal uso de las moléculas, y mostraron desconocimiento de ciertas técnicas de manejo que pueden ayudar en el control de esta parasitosis.

Este trabajo de Fin de Grado ha sido realizado por Mar Martínez Novoa y presentado ante la Universidad de Zaragoza con el título de ‘Profilaxis como prevención de aparición de resistencias a antiparasitarios en ovino extensivo’.

 

Documento completo: https://zaguan.unizar.es/record/71139/files/TAZ-TFG-2018-1739.pdf 

El Consejo de Gobierno de la Junta de Extremadura ha autorizado este martes la convocatoria de ayudas a la mejora en bioseguridad de las explotaciones ganaderas extensivas de las especies bovina y/o caprina para el año 2019, por un importe de 4 millones de euros cofinanciados en un 75% por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader).

“La sanidad animal es un pilar básico sobre el que se asienta la competitividad de las explotaciones ganaderas de Extremadura, siendo fundamental para el desarrollo económico de las mismas y con un impacto positivo y directo en el crecimiento y consolidación del medio rural”, destaca la administración autonómica extremeña.

De acuerdo con la orden de convocatoria, serán objeto de ayudas aquellas inversiones productivas que contribuyan a adaptar el manejo de la explotación ganadera con el fin de posibilitar la coexistencia entre las explotaciones ganaderas extensivas de bovino y caprino con la fauna silvestre, especialmente las especies cinegéticas de caza mayor en el ecosistema de la dehesa.

Podrán acceder a estas ayudas las personas titulares de explotaciones ganaderas que se comprometan a ejercer la actividad ganadera durante un periodo mínimo de cinco años desde la certificación de realización de inversiones, así como al cumplimiento de diversos compromisos y obligaciones contemplados en la convocatoria.

La ayuda tendrá la forma de subvención de capital y será equivalente al 50% de la inversión, con un límite de 30.000 euros por explotación. Entre los requisitos que deberán formalizar quienes soliciten estas ayudas se encuentra el cumplimiento de los programas nacionales de erradicación de enfermedades de los animales o presentar un programa de bioseguridad de la explotación ganadera, suscrito por el veterinario de la explotación, con un compromiso expreso de ejecución.

De acuerdo con la orden de convocatoria, se considerará subvencionable la adquisición de bienes de equipo, entre los que se mencionan los comederos específicos para ganado y los bebederos específicos fijos o portátiles, incluidos los dosificadores para higienizar el agua, así como la adquisición de maquinaria de limpieza y desinfección con agua caliente o fría y depósito para desinfectante.

También serán subvencionables los gastos en instalaciones como los cerramientos que delimiten áreas para la alimentación suplementaria y/o manejo de los animales; mejora de infraestructuras en comederos, bebederos y charcas; instalaciones de adaptación y construcción de nuevas charcas ganaderas; instalaciones y conducciones de agua, y pozos de sondeo.

En este apartado se incluyen también las inversiones en preparación y adaptación del terreno para cultivos preventivos de mejora de hábitat.

El plazo máximo para la ejecución de las inversiones será de 8 meses para todo tipo de inversiones, a contar desde el día siguiente al de la notificación de la resolución de la concesión.

Página 1 de 38

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder