Mostrando publicaciones por etiqueta: Lana

El Indicador de Mercado del Este (IME) disminuyó esta semana por la fuerte baja del tipo de cambio, que se ubicó en AU$ 0,746 por dólar. En el primer remate de la semana perdió US$ 0,17 por kilo cayendo otros US$ 0,07 en el segundo y cerrando en US$ 9,79 por kilo base limpia.
En moneda australiana el IME tuvo una suba neta comparada a la semana anterior de AU$ 0,6 por kilo alcanzando los AU$ 13,11.
La oferta alcanzó 39.368 fardos, de los cuales se vendieron 37.018, el 94% del total. Se rechazó un 6% de los fardos, lo que supuso una mejor colocación que los remates de la semana pasada, cuando se rechazó el 92,8%. Para la semana entrante se estima que la oferta sea de 41.893 fardos.
En el mercado local se concretan pocos negocios con mayor interés de la demanda por lana fina. Un consignatario dijo que los precios de esta categoría son mayores a los de la zafra pasada. En lanas Corriedale se concretan negocios a precios más bajos que la anterior. 
La Unión de Consignatarios y Rematadores de Lana del Uruguay publicó en lana fina una sola referencia de US$ 6,30 grifa celeste para 21 a 21,9 micras. Corriedale continúa en US$ 3 el kilo sin acondicionar, US$ 3,20 grifa celeste y US$ 3,50 grifa verde.

Blasina y Asociados para El Observador

 

Una delegación de criadores uruguayos de la raza Merino Dohne se ha reunido con el secretario técnico de la Asociación Australiana de Criadores de Dohne (ADBA, por su sigla en inglés) y con el responsable de la base de datos de la gremial, según publica el diario uruguayo El Observador. "Vimos muy buena disposición para trabajar con nuestras instituciones, para centralizar y depurar los datos, y creemos que será algo muy práctico", comentó el presidente de la Sociedad de Criadores de Merino Dohne de Uruguay (Scmdu), Gabriel Capurro Álvarez. 
Cuando comenzó a criarse Dohne en Australia se elaboró un índice económico que se construía tras una ponderación de los diferentes componentes, que consideraba que el 60% correspondía a la lana y el 40% a la carne; luego esa relación se invirtió y el 40% del índice se componía por la lana y el 60% por la carne; y en la actualidad la carne representa 90% y la lana 10%. 
En ese sentido, la Scmdu elaborará un índice que se adapte mejor a los sistemas de producción locales. Por lo tanto, la ponderación uruguaya será diferente a la australiana, ya que los valores económicos en Uruguay son diferentes. 
La Scmdu también resolvió invitar al secretario técnico de la ADBA a que viaje a Uruguay para hacer un taller como los que se realizan en Australia, para ajustar los criterios de selección. 
Por otra parte, la Scmdu propuso crear un Comité Técnico Internacional, con un representante de cada país, que permita intercambiar información sobre lo que está sucediendo con la raza, cómo está evolucionando, los trabajos técnicos de interés que se hayan elaborado y las actividades de promoción que se estén realizando. Ese comité podría reunirse una o dos veces al año vía correo electrónico, lo que facilitaría la operativa. Capurro destacó que la propuesta fue apoyada por todos los países. 
Durante la conferencia, en la que se realizaron más de 20 presentaciones, el consultor uruguayo Roberto Cardellino fue el encargado de exponer sobre la raza en Sudamérica. Destacó la muy buena adaptación del Dohne a las diferentes condiciones ambientales de Uruguay, sur de Argentina, Chile y Perú. 

El Indicador de Mercados del Este (IME) disminuyó un centavo a US$ 9,96 por kilo de base limpia

El Indicador de Mercados del Este (IME) disminuyó un centavo a US$ 9,96 por kilo de base limpia, comparado al remate anterior y cinco centavos menos con respecto a la semana pasada. 

El dólar australiano se debilitó respecto a la moneda norteamericana para ubicarse en 0,761. El IME en moneda australiana subió del cierre de la semana pasada AU$ 12,98 hasta AU$ 13,09 en la presente. Se ofertaron 29.543 fardos un 39% menos que la semana anterior y se vendió el 96,5%. 

En el mercado local la demanda aumentó su interés por lotes finos. A medida que avanzan las esquilas y aparecen lotes se van cerrando negocios. Un operador comentó que hay diferencias en los preciospretendidos por los productores y compradores, pero se logra acercar las partes y concretar. La preferencia de los compradores se centra en lotes acondicionados con grifa verde, con marcada diferencia en el precio con lotes sin acondicionar, informó el consignatario. 

Como referencia para lana Merino grifa verde dependiendo del volumen del lote se consigue US$ 6,20 a US$ 6,30. Para lotes Corriedale esquila tradicional se cierran operaciones en el eje de los US$ 3, grifa celeste US$ 3,20 y grifa verde US$ 3,50. Para Ideal grifa verde de 24 a 24,9 micras la referencia es US$ 4,80 por kilo. 

Por Blasina y Asociados, especial para El Observador


La campaña de comercialización de la lana de ovino 2016-17 arrancará a partir del mes de septiembre con unas perspectivas de mayor tranquilidad que en la pasada campaña, cuando la escasez de este producto en el mercado internacional hizo que la lana se disparara en su cotización con precios que llegaron a alcanzar los 2,40 euros por kilogramo para la lana de mayor calidad, aunque el rango más bajo se situó alrededor de los 0,60 euros por kilo.

En esta ocasión, la situación del mercado va a ser bastante más moderada que lo que ocurrió en la anterior campaña de comercialización que se desarrolló hasta el pasado invierno. “Vamos a tener precios más bajos en lanas de mayor calidad, aunque los que estaban por debajo quizás se muevan menos”, argumenta Marco Antonio Calderón, director de Comercial Ovinos, el principal operador de lana en España.

China sigue siendo el principal mercado al que se dirige la lana producida en España de tipo Merino, debido a la boyante presencia de la industria textil en el país asiático. Después de lavar, cardar y peinar la lana, las empresas chinas son las que abastecen al resto del mercado. “En España también se realiza una parte de ese procesado, pero hay que tener en cuenta que sólo los exigentes requisitos medioambientales que tenemos nosotros provocan unos costes mayores que los costes totales que tiene un proceso similar en China”, asegura Calderón.

Comercial Ovinos es una cooperativa de ulterior grado, ya que agrupa a diversas entidades de primer y segundo grado: Oviso, Corsevilla, Ovipor, Dehesas Cordobesas, Casat y Acorex. Comercializa aproximadamente 4,5 millones de kilos de lana al año. Tiene su sede principal en la localidad pacense de Villanueva de la Serena.

 

 

Lunes, 08 Agosto 2016 12:37

Uruguay puede

Como muy bien anticipó a El Observador el presidente del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), Alejandro Gambetta, hubo mucha información en el Seminario Internacional de Producción Ovina que se desarrolló el lunes y martes pasado en el Hotel Radisson.

Eso quiere decir que también quedó un rico material para el análisis y la reflexión. En una instancia tan amplia, con más de 20 disertantes locales y extranjeros que abarcaron todos los aspectos del rubro ovino, es lógico que haya luces y sombras.

Las luces de la producción ovina ya las hemos repasado en otros artículos anteriores. Comienzan con el entusiasmo de los productores, el conocimiento de los técnicos y los logros de las industrias en los mercados, donde Uruguay es referencia en lana y en carne ovina.

En ese escenario hay también una institucionalidad agropecuaria, especialmente impulsada en los últimos seis años por el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Tabaré Aguerre, que trabaja de forma mancomunada en aras de conseguir los objetivos.

Otras luces del rubro ovino es bueno escucharlas en boca de los extranjeros que llegaron esta semana a Montevideo para participar de esta instancia en el año que el SUL festeja con una trayectoria impecable sus 50 años.

Por ejemplo, Nils Beaumond, analista de la consultora Gira en Francia, quien trazó un panorama para la carne ovina en los mercados, dijo que estaba "convencido" que a Uruguay le irá bien porque puede ofrecer "una alta garantía de calidad".

La producción de carne ovina de Uruguay, donde se destaca el cordero pesado, "la han hecho muy bien y pueden continuar así. Yo respeto mucho lo que han hecho", remarcó Beaumond.

En la producción de lanas, donde Uruguay es el tercer exportador mundial de tops, Mirko Lindner, del Südwolle Group de Alemania, que compra cada año 1.700 toneladas de la fibra en el país, resaltó la virtud de ser un producto "estándar".

En cuanto a las sombras o desafíos que tiene Uruguay, ambos visitantes señalaron la necesidad de "hacer marketing", es decir que, si lo que realiza Uruguay en carne y lana es bueno, hay que difundirlo. En el caso de la lana, Lindner aconsejó "trabajar en marketing de marca".

Recordó también que hay una tendencia al afinamiento y alertó que hay estar "en el micronaje correcto", que situó entre 18,5 micras y 20 o 21 micras. Porque planteó la duda si en tres o cinco años todavía habrá demanda por lanas más gruesas.

Y dijo una cosa muy importante, que el futuro de la lana se juega en las certificaciones. Esto es así porque si bien el Südwolle Group define su demanda, el papel de los consumidores en la decisión es cada vez más importante. "Los clientes nos dicen qué comprar y qué", dijo Lindner, quien remarcó entonces la importancia de que Uruguay salga al mundo a decir lo que hace y lo que tiene.

Algo similar ocurre con la carne ovina, donde esa "garantía de calidad" que ofrece Uruguay debe ser el buque insignia de la estrategia comercial, ya que el país nunca será un productor de volumen.

Certificaciones y marketing deben llevarnos a rebobinar la película para saber primero nosotros lo que tenemos para vender. Y enfilar todos los esfuerzos en la misma dirección. Hemos escuchado que el ovino es un buen negocio. Hay datos y experiencias que aseguran que Uruguay puede. Lo importante es no bajar la guardia y enfrentar los desafíos con entusiasmo. 

"No queremos volver a tener 25 millones de ovinos. Ese era otro país, otra realidad y el sector no tenía la pujanza de hoy", aseguró a El País el presidente del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), Alejandro Gambetta. Con una realidad diferente, con mercados de elite —como la próxima apertura de Estados Unidos para los cortes con hueso— el rubro ovino apuesta a crecer para "tener un mínimo de producción y así poder tener industrias, tanto laneras como frigoríficas, que puedan comercializar esos productos, pero siempre apostando a la calidad", remarcó Gambetta. En los años ‘50, la lana representaba el 57% de las exportaciones uruguayas y había alrededor de 23 millones de ovinos; en la crisis de los ‘90 había 25 millones de ovinos en el campo, pero la lana representaba el 22% de las exportaciones totales del Uruguay. El stock actual no llega a 7 millones de cabezas, pero se exporta lana y carne a mercados de elite y hay mucho por crecer de la mano de la certificación de procesos.

Gambetta consideró que lo más importante es que "el ovino continúa siendo un buen negocio" y agregó que hoy los animales se manejan de otra forma, mucho más tecnificadamente, con alta productividad y con mano de obra especializada y cada vez mejor capacitada para lograr incrementar la calidad de lana y carne".

En el marco del Seminario Internacional de Producción Ovina, el presidente del SUL remarcó que el sector tiene "grandes oportunidades por delante".

Por un lado, "asienta a los pequeños y medianos productores en el campo, es un fuerte generador de empleo" y hoy "es cada vez más complementario con la lechería, la forestación y la agricultura", remarcó Gambetta. Hoy se pone en marcha la gira por Florida, Soriano y Salto para mostrar esa "competitividad" que el sector apunta a elevar más.

PABLO ANTÚNEZ

Apuntando a mostrar el potencial ovino que tiene Uruguay, así como los cambios, las nuevas tecnologías y las oportunidades para el sector, se pone en marcha mañana el Seminario Internacional de Producción Ovina, organizado por el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), en el marco de sus 50 años de vida.

Con selectos panelistas locales e internacionales, la actividad se desarrollará en el Hotel Radisson Montevideo durante lunes y martes, pero del miércoles hasta el viernes, hay una gira técnica por Canelones, Florida, Soriano y Salto. La idea del SUL es mostrar el manejo moderno de ovinos, algunas experiencias de producción intensiva de carne ovina de cara a los nuevos mercados que Uruguay está conquistando (fortalezas y oportunidades), así como los avances en las investigaciones aplicadas en el sector.

En la gira se podrá apreciar el aporte de la oveja en las grandes empresas de la zona de basalto, así como la competitividad del rubro ovino en las zonas agrícolas y lecheras; también hay experiencias de pequeños productores donde la escala hace rato que dejó de ser un problema.

A nivel académico, un selecto grupo de investigadores y técnicos brindarán su aporte junto a expertos extranjeros como H. Hatcher, del Orange Agricultural Institute de Australia o P. Kenyo de la Universidad de Massey.

"Queremos demostrar que se está gestando otra forma de trabajar con la oveja en este siglo XXI y que ese proceso va creciendo". De esa forma sintetizó a El Observador Agropecuario el presidente del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), Alejandro Gambetta, los nuevos desafíos del rubro ovino en el país. Esa será la temática que sobrevolará el Seminario Internacional de Producción Ovina que se desarrollará el lunes y martes próximo, a partir de la hora 8, en el Hotel Radisson de Montevideo, con la presencia de expositores extranjeros.

Gambetta reseñó que se abordarán todas las áreas temáticas, desde la genética y la nutrición hasta la sanidad y el manejo, "con una visión de futuro". La innovación tecnológica, la investigación, la extensión y la capacitación tendrán su espacio.

Otro punto destacado del seminario será el tramo dedicado a los mercados de la lana y la carne ovina –y su incidencia en la economía– analizados por expertos de Europa, Australia y Nueva Zelanda, países referentes del rubro.

"Hay que repasar lo hecho y mirar hacia adelante. El público que concurra se llevará mucha información", dijo Gambetta, quien aseguró que el seminario será atractivo también para "aquel que quiera ingresar al rubro ovino".

Una vez concluido el martes el seminario, al día siguiente comenzará una gira de tres días por distintos establecimientos del país, donde "se mostrará la competitividad del rubro ovino", dijo a El Observador Agropecuario Adolfo Casaretto, técnico del SUL responsable de la organización.

El objetivo es "mostrar la rentabilidad, la complementariedad con otros rubros y el protagonismo que tiene el rubro ovino en predios chicos, medianos y grandes, en variedad de suelos y diferentes sistemas de producción, a través de distintos casos", agregó.

Otro de los objetivos de la gira será "mostrar alternativas tecnológicas para levantar las restricciones que plantea el rubro ovino", remarcó Casaretto

La primera visita será el miércoles próximo al establecimiento Refugio, de Echeverría, en la zona de Tornero, en Florida, que "tiene todo lo que el SUL promueve para la producción ovina", dijo Casaretto. En el mismo predio habrá una charla sobre cría intensiva en pequeños predios. Y luego la gira terminará visitando Rincón del Sauce, en Goñi, Durazno.

Lunes, 25 Julio 2016 13:25

Lana extremeña hacia India y China

Hasta no hace mucho tiempo, esquilar una oveja suponía un gasto y un quebradero de cabeza para los ganaderos. Había que pagar a los esquiladores y casi por la retirada de la lana, que se pagaba a poco o a casi nada. Hoy, aun con los precios muy bajos de esta campaña y descontando el sueldo del que esquila, cada oveja puede dar tres o cuatro euros en lana. Impensable hace años.

La situación se ha revertido, lo que antes era un gasto ahora se entiende como un valor añadido. Parte de este cambio lo explica Marco Antonio Calderón, gerente de Comercial Ovinos, una entidad formada por cooperativas de primer y segundo grado de Extremadura y Andalucía que decidieron irrumpir en el mercado textil en el año 2002.

La trayectoria que han seguido es toda una clase economía de escala. Facturan cada año entre diez y once millones de euros y se mueven en un entorno económico en el que influye desde la moda o el diseño hasta el precio del petróleo -tejido sintéticos muy baratos- o el calentamiento del planeta -este año no ha hecho frío ni en Rusia- .

Hasta la nave de la carretera de Campanario, en Villanueva de la Serena, llega lana de socios de Extremadura, Huelva, Sevilla y Córdoba más las de otros asociados de Cádiz o Portugal.

Por volumen, se puede decir que por estas instalaciones pasa la lana que cubre cada año a más de dos millones de ovejas de todo el suroeste ibérico cooperativo.

Solo en Extremadura, hay más de dos mil quinientos ganaderos que descargan aquí tras la esquila, según Hoy.es

Comercial Ovino se gestó en el 2002 como respuesta a un mercado que discriminaba por completo a los ganaderos. Hasta que llegó, la lana se vendía por subastas y los laneros de entonces acordaban antes de cada sesión las tarifas y nunca subían los precios. Con este sistema, costaba dinero deshacerse de la lana.El objetivo, recuerda Marco Antonio Calderón era cooperar y revertir el mercado, pero ninguna cooperativa tenía volumen para comercializar individualmente, por eso se optó por la agrupación. Decidieron saltarse a los intermediarios, las subastas manipuladas y saltar directamente al mercado textil. En Villanueva se negocia con el ganadero y con el empresario textil, con el primer y último eslabón de la cadena.

Rentabilizar el producto implica aglutinar mucho volumen y operar en el extranjero para acercarse a los precios que pagan los industriales chinos e indios.

A simple vista, parece un proceso sencillo y casi natural, pero al escuchar el relato de Marco Antonio Calderón se diluye esa idea. «Es muy, muy complicado», sentencia.

El primer obstáculo, recuerda el gerente, fue sortear el boicot de las empresas comercializadoras que controlaban las subastas. Se negaron a lavar y cardar la que llegaba de la cooperativa y tuvieron que hacerlo algunos años en Polonia e Italia.

La brecha en los costes de producción tan grande entre occidente y el mundo asiático hace que hoy se le gane más dinero a la venta en sucio que cardarla y plancharla en Europa. «La exportación nuestra tiene un sabor agridulce. Llegamos a mercados internacionales, pero enviamos materia prima sin tratar, porque allí es más barato que aquí. Es algo que las altas autoridades europeas deberían revisar, estamos generando empleo fuera, no aquí».

A diferencia de lo que producen las ovejas de la campiña inglesa, que se destina a alfombras y moquetas, la raza merina genera fibras más suaves y se destina principalmente para prendas de vestir.

Precios distintos

Otro problema añadido radica en la negociación de precios. No hay una tasa fija, se decide en función de la calidad del lavado y cardado y del tipo de producto. «Es como el kilo de cerdo, el jamón, la carne, el salchichón, cada producto tiene un precio. Aquí igual según la calidad de las fibras». Este abanico permite que en cada negociación haya hasta cuatro precios distintos.

Pero no solo la calidad. En el precio de la lana influyen varios factores como la moda o el petróleo.

 

Las grandes marcas textiles ponen de moda un tipo de tejido u otro, pero siempre los diseñadores buscan en sus tendencias prendas rentables. Con un petróleo barato es fácil conseguir fibras artificiales acrílicas muy baratas.

Si a la moda, influida por los precios del petróleo, se une el calentamiento global y por tanto menor venta de prendas de abrigo en todo el mundo, al final el mercado textil de la oveja merina queda reducido a un espacio muy residual, no llega al 3% del total de fibras para la industria textil.

El único elemento a favor viene por el descenso de producción global del ovino. Desde Australia a Uruguay, pasando por España, sacarle rentabilidad a la cría de ovino es casi imposible, por eso el censo mundial cae año tras año y contrarresta la bajada de precios.

Con el mercado ya posicionado y asumiendo el rol dentro de la industria textil, el futuro ahora pasa por mejorar la calidad de la lana, explican en Comercial Ovinos.

La producción en el ovino se ha centrado tradicionalmente en la carne. En la selección genética de las explotaciones no tenían en cuenta la finura y la longitud de fibra que se extrae del animal cada primavera. Es el momento de empezar para conquistar a la industria textil. Aunque haya que llegar a China o India para rentabilizarlo.

En Australia, la valorización de la moneda local permitió un buen cierre de la zafra 2015/16 que se agrega a las señales que viene recibiendo el sector ovino.
El Indicador de Mercados Australiano ganó cinco centavos en la semana. Arrancó en US$ 9,93 por kilo base limpia, llegó a US$ 10 en las ventas del miércoles pero retrocedió a US$ 9,98 el jueves en el cierre de la zafra. El mercado prolonga así a nueve meses su trayectoria ascendente desde mínimos marcados a fines de setiembre de 2015, sobre los US$ 8,60.

En la comparación anual las lanas de más de 30 micras tuvieron pérdida de valor, en las de 25 y 26 micras hay ascensos interesantes, sin cambios para las de 28 micras. Señales interesantes para quienes apuestan a afinar el Corriedale.

La persistencia en la valorización del dólar australiano puede ser el factor principal para el comienzo de la próxima zafra y para la competitividad de las lanas y carne uruguayas en lo que resta de 2016.
En las próximas semanas será interesante observar cómo siguen los precios locales tras la recuperación persistente en Australia.

 Por Blasina y Asociados, especial para El Observador

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder