Mostrando publicaciones por etiqueta: Pastos

 

Los pastos de las sierras de Urbasa y Andía han sido incluidos en el certificado de producción ecológica de Navarra, tras la solicitud realizada en su momento por el Gobierno foral para ambos montes de utilidad pública.
Se trata de 15.794 hectáreas en las que podrá pastar el ganado ecológico de Navarra, sin que suponga limitaciones a los profesionales de producción convencional, ha informado el Ejecutivo foral en una nota.
La consejera de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, Isabel Elizalde, ha recibido del presidente del Consejo de la Producción Agraria Ecológica de Navarra (Cpaen-Nnpek), Edorta Lezaun, el certificado de operador ecológico para el Departamento, que ampara las 15.794 ha de ambos montes, lo que supone un incremento del 21 % de las hectáreas ecológicas de la Comunidad Foral, con lo que ya son 72.962 las ha certificadas en ecológico.
La certificación de estos pastos comunales supone simplificar los trámites burocráticos que debían hacer ganaderas y ganaderos ecológicos para que sus animales pudieran hacer uso de ellos, sin que suponga limitaciones a los profesionales de producción convencional.
Las producciones certificadas incluyen diferentes aprovechamientos de pastos a diente por cabezas de ganado, principalmente ovino, bovino y equino.
Así, la certificación avala que la gestión de estos aprovechamientos cumple con la reglamentación de producción ecológica que define y describe un sistema general de gestión agrícola y producción de alimentos que combina las mejores prácticas ambientales, un elevado nivel de biodiversidad y la preservación de recursos naturales.
Se aplican normas exigentes conforme a las preferencias de determinados consumidores y consumidoras por productos obtenidos a partir de sustancias y procesos naturales.
Las 15.637 hectáreas de superficie que suman Urbasa y Andía están ocupadas principalmente por hayedos y pastizales, catalogados como hábitats de interés comunitario incluidos dentro de la Red Natura 2000 de Navarra.
El ganado que pasta en estas sierras varía según los años, pero se calcula que son unas 27.000 ovejas -17.000 de raza latxa- y 10.000 de rasa Navarra-, 4.300 vacas y 3.300 yeguas, lo que equivalente aproximadamente a unas 12.000 UGM (unidades de ganado mayor), y que pertenecen a unas 390 explotaciones ganaderas de Navarra.
La presencia de ganado en Urbasa y Andía está autorizada entre el 15 de abril y el 15 de diciembre, salvo algunas pocas explotaciones residentes que pueden permanecer en dichos montes todo el año. Sin embargo, el periodo de permanencia de la mayor parte del ganado es inferior, y en la práctica suele ser entre 4 y 6 meses.

 


El “Reglamento Ómnibus” aprobado recientemente por el Parlamento Europeo y el Consejo, reconoce a los árboles y arbustos como productores de alimento para los animales, no pudiéndose restar admisibilidad en las hectáreas incluidas en la PAC.

Desde las distintas asociaciones y organizaciones sectoriales se va a solicitar al Gobierno de España que se aplique la corrección del CAP correspondiente a la parte del territorio nacional afectada, fundamentalmente en aquellas zonas de dehesa y sierra.

Después de varios años de intenso trabajo y reivindicaciones por parte de la Federación Española de la Dehesa (Fedehesa), la Federación de Asociaciones Forestales de Castilla y León, la Asociación de Gestores de Dehesas de Extremadura, la Plataforma por la Ganadería Extensiva y el Pastoralismo, así como por distintas organizaciones del sector agroganadero y forestal que han trabajado intensamente en ello, por fin en el “Reglamento Ómnibus” aprobado recientemente por el Parlamento Europeo y el Consejo, se reconocen a los árboles y arbustos como productores de alimento para los animales, no pudiéndose restar admisibilidad en las hectáreas que son objeto de subvención en la Política Agraria Comunitaria (PAC), según lo dispuesto en el Real Decreto 27/2018, de 26 de enero.

En los años 2012 y 2013, las entidades y organizaciones del sector al conocer los borradores de la reforma de la PAC alertaron de ello, puesto que dichos documentos indicaban que para mantener el máximo de hectáreas nacionales admisibles habría que reducir de alguna forma, y con la disculpa de las sanciones por declaraciones de pastos irreales, una reducción de hectáreas aplicando el sistema técnico “Lidar”, que restaba aquellos elementos que recogían los reglamentos europeos como eran peñas, roquedales, pendiente y matorral impenetrable. Pero como dicho sistema no discriminaba a los árboles y arbustos de más de 40 cm de altura, se comprobó que estos también eran objeto de eliminación, considerando que debajo de la copa de los árboles no existía hierba, y sin tener en cuenta que además muchos de ellos producen bellotas y ramo que sirve de alimento esencial para la ganadería. Todo ello suponía una penalización al árbol, elemento fundamental en todas las políticas medioambientales y que debía ser objeto de ayuda al propietario para su mantenimiento y no por el contrario de penalización, perjudicando claramente a las superficies de dehesa y arboladas de sierra, y por ende a la ganadería extensiva, tratándose ésta de un sistema de producción generadora de beneficios medioambientales incuantificables. Para corregir dicho despropósito desde el conjunto de asociaciones y organizaciones se han mantenido continuas reuniones con el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y Comunidades Autónomas insistiendo en la incoherencia e injusticia de restar hectáreas admisibles por el hecho de ser superficies arboladas o arbustivas, reivindicándose los derechos de los productores y ganaderos, a los cuales se les aconsejó que realizaran alegaciones al SIGPAC. 

El Parlamento Europeo y el Consejo en el reciente “Reglamento Ómnibus” han establecido que no pueden restarse los árboles y arbustos, y el Gobierno de España así lo ha tenido que recoger en el reciente Real Decreto 27/2018, reconociendo esas hectáreas admisibles a los ganaderos que realizaron alegaciones al SIGPAC. Aunque esta normativa reciente indica que los árboles y arbustos no restan admisibilidad y debe considerarse toda la superficie como pastos permanentes, lo cierto es que previsiblemente desde la administración estatal no se va a elaborar una nueva capa en el SIGPAC fijando un nuevo CAP (Coeficiente de Admisibilidad de Pastos), pero la administración si tendrá que admitir que el productor que reclame revisión del CAP, mediante alegaciones al SIGPAC, será atendido en su declaración de la PAC del presente año 2018.

El “Reglamento Ómnibus” establece un plazo límite hasta el 31 de marzo de 2018 para que los Estados Miembros notifiquen a la Comisión cualquier decisión sobre esta cuestión, esperando que el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente adopte una decisión adecuada, ya que de lo contrario habrá que continuar trabajando en la reivindicación y reclamación de esas hectáreas injustamente restadas en la admisibilidad, por un CAP incorrecto, que debe corregirse para la aplicación de la PAC en los próximos años. Desde las distintas asociaciones y entidades se va continuar insistiendo y  solicitando al Gobierno de España, que se aplique la corrección del CAP correspondiente a la parte del territorio nacional que proceda según los criterios actuales, sin restar árboles y arbustos, fundamentalmente en aquellas zonas de dehesa y sierra con el objetivo de corregir los derechos de PAC  y reconocer la superficie a los productores y ganaderos afectados.

 

 

‘Crepis lacera’ es una planta de la familia ‘Asteraceae’ que es común en la región mediterránea. Los agricultores creen que esta planta puede ser mortal para los pequeños rumiantes en áreas del sur de Italia. Sin embargo, faltan pruebas científicas y no existen pruebas de que ‘C. lacera’ sea tóxico para los rumiantes. Sin embargo, las necropsias realizadas en cuatro ovejas revelaron lesiones en sus hígados y riñones. Por esa razón, investigadores italianos realizaron un estudio en el que se describió el envenenamiento de las ovejas y los metabolitos secundarios aislados de ‘Crepis lacera’ para evaluar la actividad biológica de los metabolitos tanto in vitro como in vivo. El estudio fitoquímico de las porciones aéreas de ‘Crepis lacera’ condujo al aislamiento de cinco lactonas sesquiterpénicas y dos compuestos fenólicos.

Estos resultados validan la hipótesis de que ‘C. lacera’ es potencialmente peligrosa cuando se ingiere en grandes cantidades al pastoreo de pequeños rumiantes domésticos. Se necesitan más estudios para aclarar los mecanismos moleculares.

Esta investigación ha sido publicada en la prestigiosa revista científica BMC Veterinary Research y está firmada por los siguientes autores: Rosario Russo, Brunilla Restucci, Antonio Vassallo, Laura Cortese, Massimiliano D’Ambola, Serena Montagnaro, Roberto Ciarcia, Salvatore Florio, Nunziatina de Tomáis y Lorella Severino.

 

 

Los protozoos del rumen producen hidrógeno, que puede ser utilizado por los metanógenos para producir metano entérico (CH4) que es una pérdida de energía digerida y tiene un impacto ambiental adverso como un gas de efecto invernadero. Por lo tanto, se ha realizado un estudio con el objetivo de examinar el efecto de la ausencia de protozoos ruminales en la ingestión de pastos, la fermentación ruminal y la producción de CH4 entérico y el rendimiento de ovejas en pastoreo.

Las ovejas sin protozoos ruminales exhibieron una menor concentración de amoníaco en el rumen (P = 0.01), pero concentraciones similares de ácidos grasos volátiles totales en el rumen en comparación con las ovejas con protozoos.

El artículo ha sido publicado en la revista Small Ruminant Research y está firmado por los siguientes autores: Son Hung Nguyen, Huyen Duong Thi Nguyen, Graeme Bremmer, Roger Stephen Hegarty.

 

 

Las infecciones por helmintos del tracto gastrointestinal y los pulmones pueden conducir a pérdidas económicas devastadoras para la producción animal basada en el pastoreo. Los animales de granja pueden sufrir malnutrición, daño tisular y pérdida de sangre, lo que da como resultado características de producción y parámetros de reproducción alterados. En Austria, los pastos pastoreadas por ovejas, cabras y ganado se solapan con los hábitats de varias especies de cérvidos salvajes (corzo, ciervo, sika, gamo) y bóvidos (muflón, gamuza, cabra montés) y la transmisión de parásitos entre diferentes especie de rumiantes parece probable.

Por esa razón, se ha realizado una investigación, en la que se presenta una visión general completa y actualizada de la ocurrencia de helmintos de rumiantes domésticos y salvajes en Austria. El ‘índice de responsabilidad’ se aplicó para identificar las especies de rumiantes que muy probablemente transmiten parásitos entre sí. Se calculó un grado para la especificidad del hospedador para cada especie de parásito en función de la distancia taxonómica promedio de su especie huésped. De las 73 especies de helmintos identificadas, se encontraron 61 helmintos que infectaban a más de una especie hospedadora, y se encontraron cuatro en las diez especies de rumiantes investigadas. De estos análisis se puede concluir que una cantidad de parásitos helmintos del tracto gastrointestinal y los pulmones se transmiten potencialmente entre rumiantes domésticos y salvajes en Austria.

La preferencia del huésped de diferentes genotipos de la misma especie de parásito puede tener un efecto de confusión en la evaluación de transmisión cruzada. Se necesitan más estudios centrados en la transmisión cruzada experimental y la caracterización genética para definir las posibles consecuencias para la epidemiología de esos parásitos, el bienestar animal y el impacto económico.

Este artículo está publicado en la revista Frontiers in Veterinary Science y está firmado por los siguientes autores: Jacob Winter, Steffen Rehbein y Anja Joachim.

 

Los responsables políticos deberían acometer "cambios fundamentales" en la actual Política Agraria Común (PAC) y orientarla hacia un modelo de pagos agrarios basado en resultados agroecológicos, según el informe de la Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Ecológica (Ifoam-UE).
Ifoam-UE señala que una nueva PAC alineada con la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible y centrada en recompensar resultados tangibles, ambientales y sociales de la producción agraria ayudaría a mantener a los productores en activo, un medio rural vivo y combatiría el cambio climático.
Sería, a su juicio, un modelo de "pago emblemático" que compensaría el esfuerzo de los productores para mitigar y adaptarse al cambio climático, pero también el realizado por ofrecer otros bienes públicos relacionados con la biodiversidad, la calidad del suelo y del agua, el capital social y la viabilidad del campo.
El estudio "Producción ecológica, mitigación del cambio climático y más", traducido al castellano por Ecovalia, habla de la necesidad de abordar un enfoque sistémico para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) vinculadas a la producción y consumo de alimentos en la Unión Europea (UE).
Para la entidad, hay que ayudar al sector agrario a adaptarse al cambio climático, sin poner en peligro la seguridad en el abastecimiento de alimentos para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible.
Reconoce que "es invevitable" que la producción agroalimentaria tenga efectos sobre el medio ambiente, pero considera que la "producción agraria ecológica puede reducir esos efectos en comparación con la convencional".
Un aumento lineal de la presencia de la producción eco en la superficie agraria de la Unión Europea (UE), del 6 % en 2016 al 50 % en 2030, reduciría las emisiones acumuladas de GEI de la producción agraria durante ese periodo en un 7,5-8,5 %, mediante el aumento del secuestro de carbono en el suelo (-5,5 %) y la reducción de la proporción de fertilizantes nitrogenados aplicados (entre -2 y -3%).
Según sus datos, conduciría a una reducción de las emisiones vinculadas a la producción de fertilizantes minerales, equivalente al 4-5 % de las emisiones relacionadas con la agricultura.
Además, apunta que un mayor uso de los pastos europeos y la reducción de la dependencia de materias primas importadas reducirían significativamente las emisiones vinculadas a la producción de piensos y al cambio del uso de la tierra, en los países donde se producen dicho alimentos animal.
Sin embargo, estos beneficios podrían producirse a costa de la reducción de rendimientos agrarios, que se necesitara más superficie para producir la misma cantidad, por lo que una mayor producción eco y de ganadería basada en pastos debería ir de la mano de cambios en los patrones de consumo, con una evolución hacia dietas basadas en proteína vegetal y una reducción en el desperdicio de alimentos.
Insiste el informe en la incorporación de "fondos públicos para bienes públicos" requeriría que "cambios fundamentales en la actual PAC con la introducción de un modelo de pago emblemático para estimular los servicios ambientales y socioeconómicos prestados a nivel de explotación.

 

 

Investigadores del Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas, centro mixto de la Universitat Politècnica de València y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC – España), han desarrollado una nueva técnica de ingeniería metabólica que activa la producción de proantocianidinas, un potente antioxidante que elimina los radicales libres de las células, en plantas de especies de Nicotiana. Los resultados del trabajo, que podría servir para producir plantas forrajeras que no hinchen el estómago de los animales.

Las proantocianidinas son compuestos bioactivos con efectos importantes tanto para la salud de los humanos como para la agricultura. Su producción en plantas de cultivo mediante ingeniería metabólica permitiría el diseño de alimentos con propiedades farmacéuticas.

El profesor de investigación del CSIC José Pío Beltrán explica que “sería muy útil para los ganaderos introducir proantocianidinas en plantas como la alfalfa, ya que así se podría combatir una enfermedad conocida como hinchamiento de los pastizales’, que produce, con frecuencia, un exceso de gases de efecto invernadero en el estómago de los rumiantes debido a la fermentación de las proteínas que se hallan en el forraje. Una alfalfa con esta mejora podría aumentar la eficiencia de la conversión de proteína vegetal en proteína animal y, por tanto, el rendimiento de las explotaciones ganaderas”.

Luis Cañas, también investigador del CSIC en el Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas, señala que “la principal novedad de nuestro trabajo es que, en lugar de emplear las técnicas tradicionales de transferencia de genes, que son laboriosas y poco eficaces, hemos desarrollado una herramienta multigénica que permite transferir simultáneamente a la planta varias unidades genéticas ensambladas en la misma cadena de ADN. Hemos utilizado el sistema denominado ‘GoldenBraid 2.0’, y lo hemos empleado en experimentos con las plantas Nicotiana tabacum y Nicotiana benthamiana, pudiendo comprobar que activan la producción de antocianinas provocando un color púrpura en las hojas infiltradas y también la producción efectiva de proantocianidinas”.

“Nuestra técnica, ha permitido incorporar en un sólo paso cuatro genes, mejorando la capacidad de integración de los nuevos genes en la planta, sus niveles de expresión y la heredabilidad de sus propiedades en posteriores generaciones”, concluye Beltrán.

Actualmente, la dieta del ganado debe complementarse con sustancias especiales o mezclarse con forraje que contenga niveles moderados de proantocianidinas, para favorecer su digestibilidad, lo que supone un coste elevado. Una alfalfa rica en proantocianidinas mejoraría la eficacia del sector pecuario y reduciría el porcentaje de gases de efecto invernadero de producción animal, que constituyen una fuente importante de emisión en todo el mundo.

 

 

El Boletín Oficial de Cantabria publica hoy la Orden por la que se regula y se convoca la presentación de la declaración de pastos y pastizales permanentes de titularidad pública y uso común situados en Cantabria para 2018.
La declaración tiene por objeto que las entidades titulares de dichas superficies en Cantabria comuniquen a la Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación la adjudicación de los aprovechamientos comunales que han concedido para el año 2018 a efectos de la declaración de superficies a incluir en las solicitudes de ayudas de la PAC.
Se entiende por pastos y pastizales permanentes las superficies utilizadas para la producción de hierbas y otros forrajes herbáceos naturales (espontáneos) o cultivados (sembrados) y que no han sido incluidas en la rotación de cultivos durante cinco años o más.
Pudiendo incluir otras especies arbustivas y arbóreas que pueden servir de pastos y otras especies tales como arbustos y árboles que producen alimentos para los animales.
Cuando la superficie del pasto presente características que impidan un aprovechamiento total del mismo a consecuencia de la presencia de elementos improductivos, una elevada densidad arbórea y arbustiva o afloramientos rocosos, la superficie admisible será la resultante de aplicar un coeficiente que refleje el porcentaje de admisibilidad a nivel de recinto del Sistema de Información Geográfica de Parcelas Agrícolas (SIGPAC).
En este caso, la superficie máxima admisible será la superficie del recinto multiplicada por dicho coeficiente. En caso de disconformidad con el coeficiente anterior, el titular del pasto podrá presentar una alegación motivada al SIGPAC.
Los recintos arbustivos o arbolados de los pastos comunales de titularidad pública donde las gramíneas o forrajes herbáceos no son predominantes, se considerarán admisibles para las ayudas de la solicitud única en base a prácticas locales comprobadas de pastoreo tradicional.
La entidad local deberá tener a fecha de finalización del plazo de presentación de declaraciones una ordenanza de aprovechamiento de los pastos comunales declarados, aprobada por la Consejería de Medio Rural.
También se admitirán proyectos de ordenanzas presentadas para su aprobación cuya tramitación no haya caducado y la justificación de las entidades que cuenten con una ordenanza histórica (antigüedad mayor a 50 años).
Los pastos comunales designados como 'medioambientalmente sensibles' por la Dirección General de Medio Natural serán objeto de una protección específica y no se podrán labrar ni roturar. En cualquier caso, tendrán dicha consideración los pastos comunales de titularidad pública ubicados en red natura con práctica local tradicional reconocida.
En caso de que la entidad, por sí misma o a través de terceros, incumpla la obligación de no roturar dichas parcelas, se informará de la obligación de reconvertir dicha superficie en pastos permanentes nuevamente antes de que finalice la campaña de solicitud única del año siguiente.
Las entidades titulares de superficie de pasto de titularidad y uso común deberán presentar una declaración gráfica por cada monte del que sean titulares (total o parcial), indicando las adjudicaciones de superficie que hayan realizado para el año 2018.
Las declaraciones gráficas irán asociadas a los diferentes 'recintos ficticios' que declaren las Entidades Locales. En la adjudicación de superficies la Entidad Local emitirá el certificado de adjudicación de superficie correspondiente a cada adjudicatario en el recinto ficticio asociado al monte comunal y al municipio donde estén situados los recintos Sigpac que configuran dicho monte conforme al modelo del anexo II.
No se considerarán admisibles para el pago de las ayudas PAC, los recintos afectados por incendios forestales cuya exclusión para el pastoreo haya sido notificada por la Dirección General de Medio Natural.
Los ganaderos que declaren superficies forrajeras de aprovechamiento en común para las ayudas de la solicitud única, podrán exigir de la entidad local que gestiona la adjudicación un reparto proporcional al número de animales efectivamente desplazados por el que se autoriza el aprovechamiento.
El plazo de presentación de la declaración de superficies de pasto de titularidad pública y uso común comenzará el día 1 de febrero de 2018 y terminará el 15 de marzo de 2018. 

 

- Las mayores indemnizaciones corresponden a las comunidades autónomas de más contratación: Extremadura y Andalucía

- Todos los asegurados han tenido siniestro

La sequía registrada a lo largo del año 2017 ha causado daños en los pastos en prácticamente todas las comunidades autónomas. Todos los ganaderos que han contratado el seguro de compensación por pérdida de pastos han tenido siniestro, y Agroseguro ha pagado un total de 49,16 millones de euros por este concepto.

Las mayores indemnizaciones corresponden a las comunidades autónomas que tradicionalmente cuentan con mayor volumen de contratación:

- Extremadura supera los 32 millones de euros, correspondiendo a la provincia de Badajoz más del 80% de esa cifra. Las zonas que más contratan son la central y oriental de Badajoz y sobre todo comarcas como Don Benito, Castuera, Azuaga o Puebla de Alcocer.

- Andalucía, cuya indemnización asciende a más de 8 millones de euros, destacando las comarcas en las que más se contrata, y en particular la zona de Los Pedroches limítrofe con Badajoz. También hubo siniestros en la zona noroeste de Jaén y sur de Granada.

Distribución de indemnizaciones por pérdida de pastos por provincia (ejercicio 2017)

COMUNIDAD AUTÓNOMA INDEMNIZACIONES (Millones de euros)

Extremadura         32,28

Andalucía               8,24

Cataluña                 3,20

Aragón                   2,02

Castilla-La Mancha 1,76

Resto CC. AA.       1,67

TOTAL                49,16

Determinación de las indemnizaciones

El seguro de compensación por pérdida de pastos es un seguro indexado, por lo que no hay proceso de peritación propiamente dicho, sino que la existencia o no de siniestro y su intensidad, y por tanto el importe a indemnizar, se determinan a partir de un índice de vegetación (NDVI) cuya medición se realiza mediante un satélite.

 

- Abierta la consulta pública de las bases de las ayudas para el control de vegetación natural en zonas estratégicas ligadas a la prevención de incendios

- La medida incentivará la ganadería extensiva y el desarrollo de la economía rural

La conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural ha abierto el plazo de consulta pública de una orden de ayudas para incentivar el control de vegetación natural en zonas estratégicas para prevenir incendios forestales.

Esta vía de financiación se enmarca en el Plan de Desarrollo Rural 2014-2020 con el fin de ampliar y mantener la red de áreas cortafuegos y otras infraestructuras de prevención (puntos estratégicos de gestión, depósitos de agua, observatorios y pistas forestales, entre otros).

En su texto, se considera el pastoreo una práctica agro-forestal sostenible, en la que el ganado colabora reduciendo los riesgos de incendio forestal mediante el control del desarrollo de la vegetación, y generadora de biodiversidad, debido a la dispersión de semillas.

Asimismo, el aprovechamiento ganadero es tenido en cuenta como un elemento clave en la revalorización y gestión multifuncional de los montes de la Comunitat Valenciana, por lo que la orden entiende el pastoreo en estas zonas como una herramienta útil en la prevención de incendios forestales.

Se trata de una medida preventiva a largo plazo, que reduce la vulnerabilidad de las masas forestales al disminuir su continuidad y disponibilidad, fomenta la ganadería extensiva e impulsa el desarrollo sostenible de la economía rural.

El texto se puede consultar en el siguiente enlace: http://www.agroambient.gva.es/documents/162218839/165199800/Ficha+consulta+publica+previa+CAST.pdf/905f99e0-7439-4ea4-8494-6cb4aa675366 

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder