foro18 banner acta 1000x132 v2

divisor 10x70 blanco

vetia 480x90 marzo19divisor 10x70 blancosyva 480x90 junio19divisor 10x70 blanco

foro19 ovigen 480x90 2018divisor 10x70 blancoforo19 msd 480x90 2

foro19 banner boletín 1000x30

Mostrando publicaciones por etiqueta: Trashumancia

Alumnos de la Universidad de Zaragoza cuentan sus experiencias durante la trahumancia. Día 1 - 1 de noviembre "Las dos herramientas del pastor son el garrote y la navaja (lo demás son complementos)".

A las 5:30 nos suena el despertador, algunos amanecen mejor que otros, pero todos con muchas ganas de comenzar la vereda y algunos otros con ganas de terminarla (los pastores, según Ismael).

A las 6 de la mañana con 6 grados bajo cero y una rosada que daba gusto de ver, “Chemari” nos sirve el desayuno, mostrando su esbelto torso y el tatuaje del lince que luce en su hombro derecho. Tras este desayuno, salimos a cargar y emprendemos la marcha.burro

Después de un viaje en coche y algunos mareos más tarde (debido a diversos factores que no vamos a mencionar) llegamos a Los Chorros, donde comienza nuestra gran aventura. Los pastores nos esperan y al cabo de un rato, empieza la caminata.

El recorrido transcurre campo a través en compañía de los pastores, las ovejas y el burro, que se llama “Problemas”, aunque no dio demasiados (a parte de los clásicos mordiscos que siempre intenta lanzar contra los pantalones de los estudiantes). Algunos valientes incluso se dieron una vuelta montados en su lomo, con resultados diversos.

Cerca de un puente sobre el río Júcar, nos reciben las mujeres de los pastores con un rico re- desayuno a base de café y rosquillas caseras.

A partir de aquí comenzamos el ascenso al Collado del Aire, a la retaguardia del rebaño acompañando a Vidal, quien nos deleitaba con sus adivinanzas, refranes, anécdotas y algún que otro chiste. Al pie de este cerro tuvimos el gran placer de conocer y escuchar a Jesús Garzón, que nos habló de la importante función ecológica que cumplen los rebaños trashumantes: además de limpiar el campo, producen nueve toneladas de abono cada día y trasladan y clavan semillas de distintas especies de plantas a lo largo de toda la vereda, fomentando la biodiversidad.

Durante la subida, nos sorprendimos de la potencia del silbido de Vidal e intentamos imitarlo, sólo para darnos cuenta de que las dotes de los pastores requieren años y años de experiencia.

Cuando llegamos a la cima, ya nos estaban esperando Urbano y los compañeros, con todo preparado para hincarle el diente a una ansiada y esperada comida: chorizo, salchichón, mortadela, queso y tortilla del día anterior, al compás de la bota de vino.

Tras descansar un rato al sol mientras las ovejas se dedicaban a rumiar, despedimos a parte de los acompañantes y comenzamos a bajar de nuevo del cerro, adentrándonos en un precioso valle cubierto por los pinos.campamento

Escuchando de nuevo las historias de Vidal, fuimos siguiendo el contorno de la Loma Travesá hasta toparnos, casi de repente, con una acogedora hoguera cerca del campamento donde íbamos a dormir esa noche. Después de dejar las esterillas y los sacos colocados dentro de las tiendas y las ovejas dentro de su redil, nos sentamos en torno a la hoguera mientras nos pasábamos la bota para espantar el frío.

Un poco más tarde, Urbano y los demás pastores empezaron a hacer la cena, que consistió en una buena ensalada de tomate, ajo y bacalao y un delicioso arroz caldoso con pollo, pimiento y cebolla.

La cena se sirve en una cazuela, colocada en el centro, y todos alrededor damos “cucharada, paso atrás y tuuuso fuera”. Ya está todo oscuro y aprovechamos el calor de la hoguera y las últimas fuerzas que nos quedan para charlar en torno a ella, compartiendo historias, anécdotas y habilidades ocultas (J.S corrió el riesgo de “trasconejarse”). A las 9 de la noche todo el mundo nos retiramos a nuestras tiendas a descansar.

En este primer día aprendimos muchas cosas, no sólo de las ovejas sino también de la vida. A nosotros en particular, la vereda nos brinda la oportunidad de conocer diferentes modos de pensar, ir haciendo preguntas que sólo alguien que de verdad está involucrado en este mundo sabe responder. Es un privilegio tener 24 horas del día a nuestra disposición tanto a los pastores como a las profesoras para resolver cualquier duda o escuchar consejos.rio jucar

Primero nos gustaría destacar que solo yendo al campo se descubren los problemas reales que tiene la ganadería, de modo que en un futuro si nos toca formar parte de la administración y elaborar o ejecutar leyes, éstas sean con un conocimiento y un fin que garantice el futuro y el bienestar de los pastores, y no como son muchas actualmente: demasiado estrictas en algunos aspectos y “sin sentido” en otros.

Y ahora vamos a hablar de lo más importante de todo el viaje: LAS OVEJAS y la actividad puramente pastoril. El rebaño se compone de 3.000 cabezas, de la variedad Merino de los Montes Universales. Se diferencia del Merino español en: el tamaño (son más compactas); la lana deja libre las carrilleras y las patas, tiene menor producción de lana y son más rústicas.

No nos olvidamos de la fundamental labor de los perros. Llevan 9 perros, de dos razas distintas: mastines y careas, cada cual con su función. Los primeros se encargan de la protección del rebaño, tanto de las alimañas como de otros perros, para que no haya agresiones contra las ovejas. Los segundos son los que recogen y dirigen al ganado: cuando las ovejas se empiezan a dispersar más de la cuenta, basta un corto chiflido de Vidal para que los perros las muevan hasta donde están el resto. Es increíble comprobar hasta qué nivel llega la obediencia de estos canes. Tan sólo con paciencia y dedicación se puede conseguir algo así.

 Autores: Oihane Alzuguren, Tomás Barrio, Leyre Casasús, Vanessa González, Irene Gracia, Ana Salvador, Raquel Sánchez, Jessica Soria

Alumnos de la Universidad de Zaragoza cuentan sus experencias durante la trashumancia. Día 0 - 31 de octubre "El rebaño nunca se pierde":

Quedamos a las 10:00 en la Facultad de Veterinaria donde las profesoras Delia y Marian se estaban tomando a "relaxing" café con leche en la Plazoleta. En el punto de encuentro deberían haber estado los reporteros de La Madriguera (programa de Aragón Televisión) y tras media hora de espera aparecieron para comenzar nuestra ajetreada jornada.canada real

Antes de emprender el viaje, teníamos que grabar la salida y alguna entrevista para este programa: entre planos cortos, planos generales, microfonar el ambiente, grabar recursos, cargar el hato, descargar el hato, volver a cargar el hato, subir a la furgoneta, bajar, volver a subir..., salimos de la facultad hacia Guadalaviar a las 12:30.

En todo este tiempo aprendimos un poco cómo funciona el mundo detrás de las cámaras. Lo que en la televisión dura 15 minutos supone todo un día de grabación. Pero la simpatía y frescura del equipo (Arantxa, David, Santiago Gracia y Eduardo) nos sacó en más de una ocasión una sonrisa.

En el camino hicimos una breve parada en Orihuela del Tremedal, y a partir de allí, seguimos directamente hasta Guadalaviar (“pueblo inconsiguiente y negado a todo principio de razón”, en palabras del regidor de Albarracín en 1600), mientras el equipo de La Madriguera continuaba rodando el recorrido. Una vez allí, pasamos por el bar El Teleclub, que nos había cedido una sala para dormir por la noche.

Tras estirar las piernas, partimos en coche en dirección al Barranco del Judío, donde nos acabamos encontrando, primero con el rebaño de 3000 merinos de los Montes Universales, y después, con los tres pastores, Ismael, Vidal y Urbano. Con todas las ovejas reunidas, iniciamos el descenso del barranco por una pendiente repleta de piedras sueltas en la que más de uno acabó con el culo por los suelos. Las primeras fueron O.B., la chica del burro, M.R. y D.L., quien al perder una apuesta nos deberá una ronda.  “Según lo visto y lo ocurrido, las ovejas resultaron tener más habilidad que las profesoras, porque todas las ovejas llegaron a punto de majada con el culo intacto”, resumió Ismael. foto chozo

Tras finalizar el descenso del barranco, cerramos a las ovejas en “el Huerto de Chamela”, situado en Los Chorros, pues al día siguiente comenzaríamos desde allí nuestro camino. La primera impresión, tanto de los pastores como del rebaño es muy buena, y estamos deseando que llegue el día siguiente para empezar la vereda.

De vuelta en Guadalaviar visitamos el Museo de la Trashumancia. Humi, la hermana de Ismael y Vidal, nos hizo una visita guiada en la que aprendimos muchas cosas sobre esta de forma de vida, recorriendo aspectos sobre la alimentación, alojamiento, sanidad, utensilios... vinculados con el pastoreo.  Una de las cosas que más nos llamaron la atención fueron los “leguis”, una prenda para proteger las piernas del frío y que estaba hecha con piel de perro u oveja. También nos gustaron los remedios caseros que la risueña Humi nos contaba.
Después de esto entramos en el teleclub de Guadalaviar (que iba a ser nuestro dormitorio, aunque gracias a la alcaldesa dormimos en otra casa más caliente), donde cenamos y pasamos una agradable velada. Comenzó con una estupenda cena a base de caldo caliente, tortillas de patata y embutido, todo ello regado con unos vinos de la tierra, y continuó con unas partidas de futbolín, en las que, para decir verdades como puños, alguno de los profesores nos dio una paliza interesante y nos mandó a “los de los pueblos al autobús”. Un rato más tarde los profesores se retiraron y ahí comenzó la verdadera fiesta, en la que, tras varias cervezas y chupitos (gentileza de “Chemari”), perreos varios y fotos mil, pasamos media madrugada disfrutando de nuestra noche de Halloween. Unas cuantas cervezas después, tras varios canastos recogidos, varios “shhhhh” hechos para tocar la moral y chistes a última hora que no nos dejaban dormir, acabó nuestro primer gran día.

Autores: Oihane Alzuguren, Tomás Barrio, Leyre Casasús, Vanessa González, Irene Gracia, Ana Salvador, Raquel Sánchez, Jessica Soria

Página 20 de 20

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder