Mostrando publicaciones por etiqueta: Tuberculosis

Juan Manuel Sánchez Piris, jefe del Departamento de Programas Sanitarios de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, estuvo presente en la jornada organizada por Asaja Málaga en la localidad de Casabermeja con una ponencia titulada ‘Campaña de tuberculosis caprina y novedades en la situación sanitaria de la brucelosis’. En su intervención, Sánchez Piris desgranó la actualidad de esta problemática: “Las explotaciones caprinas deben incorporarse al programa de la tuberculosis. Aunque sea voluntario, es muy importante para acabar con esta enfermedad, como se hizo con la brucelosis”.

Por otra parte, el sector pudo transmitir de primera mano los problemas con los que se encuentra con la aplicación de la normativa sanitaria, lo que supone un importante acercamiento entre los ganaderos y la administración.

En este sentido, Baldomero Bellido, presidente de Asaja Málaga, recordó que se han producido retrasos en los pagos de indemnizaciones, lo que supone “grandes pérdidas para los ganaderos”. “Estamos a la cola en sanidad animal respecto a otras comunidades autónomas, siendo los mayores productores. Por tanto, necesitamos que la Consejería apueste finalmente por nuestra ganadería”, remarcó Bellido. Además, transmitió la necesidad de un proyecto económico que permita a los ganaderos “trabajar bien y con seguridad”. Bellido también manifestó la necesidad de que se produzca un aumento de la indemnización por el sacrificio de hembras. “En definitiva, necesitamos seriedad y agilidad en los pagos y en los sacrificios para que se queden las cabañas sanas y limpias lo antes posible sin que se vez en este proceso gravemente comprometida la supervivencia del ganadero”, finalizó el presidente.

Por su parte, Fernando Fernández Tapia, delegado de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, recordó que Málaga tiene la mayor concentración de ganadería caprina de Europa y que desde la administración se trabaja “con empeño” para que se “simplifiquen” los trámites burocráticos y que se “refuercen” los recursos humanos para que se acorten las resoluciones de los ganaderos de la provincia. Asimismo, ha asegurado que muy pronto se podrá declarar la provincia como indemne a brucelosis.

Esta Jornada Provincial del Caprino organizada por Asaja Málaga también ha analizado otros aspectos relacionados con los pequeños rumiantes, como son la Extensión de Norma y las actuaciones realizadas por la Organización Interprofesional Láctea (Inlac), las estrategias de comercialización de productos lácteos de la cooperativa Dcoop y los trámites ambientales y de urbanismo necesarios para las explotaciones ganaderas.

Asaja Extremadura ha instado este jueves a la Junta a sumarse al principio de acuerdo alcanzado entre el Ministerio de Agricultura y esta organización agraria para cambiar el protocolo de actuación de la tuberculosis y modificar el pinchazo en el cuello del animal por el análisis de sangre.
En rueda de prensa, el presidente de la organización extremeña, Ángel García Blanco, ha informado de que el director general de Sanidad Animal del Ministerio, Valentín Almansa, ya ha dado trasladado a la Unión Europea para modificar la legislación de sanidad animal.
Una vez alcanzado el acuerdo, "solo resta que las comunidades autónomas apoyen dicho cambio", ha subrayado.
Ha explicado que el objetivo es modificar el pinchazo en el cuello en el animal por el análisis de sangre, la denominada prueba de "gamma interferón".
Asaja confía en que "ya sea posible en la próxima campaña del 2021", lo que ayudaría a rebajar "mucho" la tensión que actualmente existe en el sector.
"En manos de la consejera está la solución", ha manifestado García Blanco, para quien la determinación de la tuberculosis a través del análisis de sangre es "más factible, sencillo, y sobre todo económico".

Ha explicado que la prueba de intradermotuberculinacion, que actualmente se realiza en el cuello, consiste en inyectar un reactivo, medir a través de un cutímetro el grosor de la piel y volver a medir el mismo a las 72 horas, y "puede, en ocasiones, prestarse a interpretaciones subjetivas".
Para Asaja, este procedimiento provocan altercados, discusiones y enfrentamientos entre ganaderos y veterinarios de los servicios de la empresa Tragsa, a la que la Junta de Extremadura tiene contratada la campaña de saneamiento.
Según los datos aportados por García Blanco, el número de animales sacrificados por tuberculosis en caprino en Extremadura en lo que va de año asciende a 905 cabezas, 362 en la provincia de Badajoz y 543 en la de Cáceres.
Esta cifra supone "escasamente un 0,5% del total de animales chequeados".


La organización agraria Asaja Málaga organiza la Jornada Provincial del Caprino, que se celebrará el próximo 21 de noviembre en el Restaurante La Huerta de la localidad de Casabermeja, en la carretera hacia Colmenar.

En esta jornada técnica, la organización convocante pretende informar a los ganaderos que asistan de aspectos clave para la gestión y sostenibilidad del sector, como la Extensión de Norma puesta en marcha por la interprofesional Inlac, la situación sanitaria de las enfermedades oficiales del caprino en Andalucía, las estrategias de mercado o la posición de las explotaciones malagueñas frente a la actual ordenación del territorio.

 

Programa

10.30 horas. Recepción y presentación de la jornada.

11.00 horas. ‘Extensión de Norma y actuaciones de Inlac’. Carlos Carreira de la Fuente, representante de Asaja Nacional en el Comité Consultivo de Inlac y del Departamento de Ganadería de Asaja Málaga.

11.30 horas. ‘Campaña de tuberculosis caprina y novedades en la situación sanitaria de la brucelosis’. Manuel Fernández Morente, jefe del Servicio de Sanidad Animal de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía.

12.15 horas. ‘Estrategias de comercialización de lácteos’. Ramón Aliaga, gerente de la División de Leche de Cabra de Dcoop.

12.45 horas. ‘Explotaciones ganaderas, trámites ambientales y urbanismo’. Luis Méndez Escalante, del Departamento Técnico de Asaja Málaga.

13.15 horas. Mesa redonda y clausura.

La tuberculosis animal es una enfermedad endémica en España, pero también puede ser una enfermedad importada desde otras regiones. Recientemente, gracias a una colaboración entre el IRTA-CReSA y el Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Generalitat de Cataluña, se ha detectado el caso de un brote de tuberculosis animal en ambas bandas de la frontera entre Cataluña y el sur de Francia. Se detectaron varios casos de tuberculosis en jabalíes del Valle de Aran y el norte del Pallars Sobirà. En todos los casos, la infección era causada por la bacteria ‘Mycobacterium microti’ (o ‘Mycobacterium tuberculosis var. Microtia’). Los resultados del estudio confirman que la cepa patógena de estos jabalíes pirenaicos es la misma que afecta a los jabalíes del sur de Francia, concretamente de la zona de Ariège y Haute-Garonne, justo al otro lado de la frontera. Es una cepa que también afecta a otras especies como tejones, gatos, perros y llamas.

Se trata de un caso muy curioso, ya que hasta ahora se había descrito que ‘M. microti’ es un patógeno que infectaba principalmente roedores silvestres como el topillo rojo, el topillo agreste y el ratón de bosque. También se ha documentado que puede infectar a otras especies, como algunos ungulados o carnívoros, pero se desconoce si la infección se mantiene en su población. Tampoco se sabe de qué manera puede afectar al ganado doméstico en los rebaños de vacas, cabras u ovejas que pueden estar expuestos a esta bacteria.

De hecho, ‘M. microti’ es una bacteria muy cercano a ‘M. bovis’ y ‘M. caprae’, que son los son los principales causantes de tuberculosis en los rumiantes.

Recientemente, se ha propuesto que todas estas especies de bacterias se consideren variantes de una única especie (‘M. tuberculosis’), ya que comparten más del 99,9% de las secuencias de nucleótidos de su genoma. Esto sugiere que los rumiantes domésticos también pueden infectarse por esta bacteria o, cuando menos, si están expuestos podrían dar resultados positivos a las pruebas de diagnóstico. Este hecho es relevante si tenemos en cuenta que se trata de especies sometidas a programas de erradicación y control de la enfermedad.

La Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica de la Comunidad Valenciana ha puesto en marcha un programa de control de la tuberculosis caprina, debido a la importancia que tiene en la epidemiología de la tuberculosis bovina y al impacto que tiene en las explotaciones caprinas, suponiendo grandes pérdidas de producción y, por lo tanto, de rentabilidad.

Durante los dos primeros años de vigencia del programa, que ya está en funcionamiento oficialmente desde el pasado 19 de octubre, será un programa de aplicación voluntaria para todas las explotaciones de caprino de leche que decidan adherirse a este plan. Pasado ese tiempo, es decir el 19 de octubre de 2021, será de obligado cumplimiento para todas las ganaderías de caprino lechero de la región. Posteriormente, se analizará la posibilidad de que se incorporen al programa las explotaciones de orientación cárnica.

Todas las explotaciones que participen en el programa se someterán al menos a un control anual respecto a la tuberculosis. En el caso de que un animal dé positivo, será apartado inmediatamente del resto del rebaño y se sacrificará en el plazo de quince días desde la comunicación al titular de la explotación. Además, la leche de estos animales no podrá ser destinada a la alimentación humana. La normativa prevé que pueda decretarse un vacío sanitario, en el caso de que haya un alto porcentaje de animales afectados en una misma explotación, se haya confirmado algún problema de zoonosis o haya circunstancias epidemiológicas que así lo aconsejen. En todo caso, se dispondrán las indemnizaciones económicas para los ganaderos que establezca la normativa.

Respecto a la paratuberculosis y la incidencia que pueda tener en el diagnóstico de la tuberculosis, se deberá conocer de manera real la situación de los rebaños participantes y de las posibles vacunaciones que realicen, con el objetivo de poder llevar a cabo una planificación efectiva de la campaña de tuberculosis.

Por último, las explotaciones participantes en el programa recibirán una calificación sanitaria respecto a la tuberculosis caprina:

- Explotación TC1. No se conocen los antecedentes clínicos o diagnósticos de tuberculosis.

- Explotación TC2-. Se conocen los antecedentes clínicos, sin casos de sintomatología o lesiones compatibles. En la última prueba de diagnóstico, todos los animales dan negativo.

- Explotación TC2+. Se ha observado sintomatología o lesiones compatibles, se ha aislado el agente infeccioso, se han detectado reaccionantes positivos o se detectaron animales susceptibles.

- Explotación TC3. Explotación oficialmente indemne de tuberculosis. Se obtiene al no haber registrado sintomatología en los doce meses anteriores y tras haberse sometido a dos pruebas diagnósticas de intradermotuberculinización con resultado negativo, con un intervalo mínimo de seis meses y máximo de doce meses entre las dos pruebas.

- Explotación TCR. Se retira la calificación TC3 por haber registrado casos confirmados de tuberculosis o no realizar las pruebas para el mantenimiento de la calificación.

- Explotación TCS. Se suspende temporalmente la calificación TC3 hasta que se hagan las pruebas que confirmen o descarten la presencia de la enfermedad.

Se necesitan vacunas eficaces contra la tuberculosis para prevenir la transmisión de la enfermedad en poblaciones humanas y animales. La evaluación de las vacunas contra la tuberculosis puede facilitarse mediante el uso de modelos animales confiables que imiten la fisiopatología del huésped y la transmisión natural de la enfermedad lo más cerca posible.

En un estudio realizado por investigadores españoles se evaluó la inmunogenicidad y la eficacia de dos vacunas atenuadas, BCG y MTBVAC, después de que cada una fue administrada a 17 cabras de raza Murciano-Granadina y luego fueron expuestas durante nueve meses a cabras infectadas con ‘M. caprae’.

En general, las cabras vacunadas con MTBVAC mostraron una mayor liberación de interferón gamma que las cabras vacunadas con BCG y la respuesta fue significativamente mayor que la observada en el grupo control.

Todos los animales mostraron lesiones consistentes con tuberculosis al final del estudio. Sin embargo, las cabras que recibieron cualquiera de las vacunas mostraron puntuaciones significativamente más bajas para los ganglios linfáticos pulmonares y las lesiones totales que los controles no vacunados.

Tanto las vacunas MTBVAC como BCG demostraron ser inmunogénicas y efectivas para reducir la gravedad de la patología de la tuberculosis causada por ‘M. caprae’. Además, este modelo de transmisión natural de tuberculosis puede ser útil para evaluar y optimizar las vacunas.

Este estudio se ha publicado en forma de artículo en la prestigiosa revista científica internacional Veterinary Research y está firmado por los siguientes investigadores españoles: Álvaro Roy, Irene Tomé, Beatriz Romero, Víctor Lorente Leal, José A. Infantes Lorenzo, Mercedes Domínguez, Carlos Martín, Nacho Aguiló, Eugenia Puentes, Esteban Rodríguez, Lucía de Juan, María A. Risalde, Christian Gortázar, Lucas Domínguez y Javier Bezos. Los autores de la investigación pertenecen principalmente al centro Visavet, dependiente de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid, aunque también hay otros colaboradores de la empresa Biofabri, del Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Investigación Carlos III, del Departamento de Microbiología y Medicina Preventiva de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza, del Departamento de Anatomía y Anatomía Patológica Comparada de la Universidad de Córdoba y del grupo SaBio del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (CSIC-UCLM).

En el diagnóstico de la tuberculosis en rumiantes domésticos influyen factores inmunológicos y técnicos. En un trabajo de Fin de Grado presentado por Abel Díaz Castillo ante la Universidad Complutense de Madrid se evaluaron dos factores que podrían interferir en el mismo al utilizarse con fines fraudulentos, pudiendo afectar al avance del programa de erradicación. Por ello, los resultados obtenidos podrían servir para la mejora del programa y alcanzar el objetivo de erradicación de la enfermedad.

El objetivo de este estudio fue determinar si la presensibilización con tuberculina, así como la aplicación de corticoides a nivel local tienen efecto sobre la prueba de intradermotuberculinización y así poder mejorar el método diagnóstico de la tuberculosis. Para el estudio, se seleccionaron aleatoriamente 158 animales de un rebaño caprino con tuberculosis (con una prevalencia aparente de rebaño aproximada del 70%) distribuidos en tres grupos: presensibilizado (PS), corticoides (COR) y control (CT).

A todos los grupos se les realizó una intradermotuberculinización el mismo día. Al grupo PS se le hizo además una prueba previa 72 horas antes. Al grupo COR se le aplicó corticoide en la zona de inoculación de tuberculinas 24 horas antes de la lectura de la prueba. Posteriormente se realizó un análisis estadístico para determinar las diferencias en los resultados de la prueba en los grupos PS y COR respecto al grupo CT.

Los resultados de la presensibilización con tuberculina sugirieron que no había un efecto de positivización sobre los resultados de intradermotuberculinización simple, pero sí sobre la comparada. La aplicación de corticoides a nivel local 24 horas antes de la lectura de la intradermotuberculinización afectó de forma significativa a los resultados de la prueba, reduciendo el número de reactores positivos, demostrando que su empleo de forma fraudulenta puede afectar a la detección de animales infectados en el contexto del programa de erradicación y poniendo de manifiesto la necesidad de sistemas de detección como el aplicado en el presente estudio.

TUBERCULOSIS 1

 

La paratuberculosis es una enfermedad infecto-contagiosa de carácter crónico que está causada por ‘Mycobacterium avium subspecies paratuberculosis’ (Map). Está difundida por todo el mundo y causa importantes pérdidas económicas en la industria ganadera. Para su control, la única medida que se ha demostrado útil en términos coste-beneficio, es la vacunación. Sin embargo, posee una serie de desventajas, como es el hecho de que produce reacciones cruzadas con las pruebas de diagnóstico empleadas en las campañas de erradicación de la tuberculosis, o que la protección no es completa, ya que, aunque reduce la aparición de casos clínicos y la excreción de Map, esto no se consigue en todos los casos. Por otra parte, además de un efecto protector, hay evidencias en estudios de campo que sugieren que la vacunación podría tener un efecto terapéutico, que hasta el momento no se ha logrado demostrar. Existen, por lo tanto, muchas incógnitas sobre cuáles son los efectos de la vacunación, y ciertos aspectos relacionados con ella, sobre la patogenia de la paratuberculosis y la respuesta inmunitaria de los animales.

Su esclarecimiento es el objetivo general de una tesis doctoral presentada por Marcos Royo González ante la Universidad de León, con el título de ‘Efecto de la vacunación frente a la paratuberculosis caprina sobre la respuesta inmunitaria y la patogenia de la enfermedad’.

  Conclusiones

1.La vacunación con la vacuna inactivada Gudair ha mostrado ejercer una protección heteróloga en un rebaño caprino de leche con historial de casos clínicos de paratuberculosis, ya que el número de bajas, por cualquier causa, se redujo significativamente entre los animales vacunados (6,12%) frente a los no vacunados (14,13%) durante un periodo de estudio de 21 meses. Este efecto ha sido más manifiesto en animales vacunados con 1,5 meses de edad.

2. Hay un incremento significativo de la respuesta inmunitaria periférica celular y humoral, específicas frente a Map, asociado a la vacunación frente a paratuberculosis, que aparece entre el 1º y 2º mes tras la inmunización, y que persiste al menos entre 18 y 21 meses. Dicha respuesta se ve influida tanto por la edad a la que se vacunan los animales (más intensa y duradera cuando se practica a los 5 meses e inferior en cabras adultas), como por el estado previo de infección con Map, que provoca una reducción en su duración e intensidad respecto a los animales no infectados.

3. La vacunación frente a paratuberculosis provoca reacciones inespecíficas con la prueba de IDTB simple en el diagnóstico de la tuberculosis, como se ha comprobado en el estudio experimental. Dichas reacciones disminuirían con el tiempo, ya que a los 6 mpv no se encontraron reaccionantes positivos en el estudio de campo. El uso de las pruebas de IDTB o IGRA comparadas permite solventar dichas inespecificidades.

4. El empleo de una vacuna frente a paratuberculosis no ha impedido la infección por Map de los animales, incluso cuando se aplicó antes de la infección. Sin embargo, y solamente en aquellos infectados tras la vacunación, sí consiguió una reducción de la presencia de bacterias viables en los tejidos, al no aislarse en ningún animal, a diferencia del resto de grupos.

5. La inoculación de la vacuna antes de la infección por Map tiene un claro efecto protector valorado mediante el estudio de las lesiones, ya que logra su limitación hacia formas focales y una significativa reducción de su intensidad con el tiempo, de forma que ocasiona la regresión de los granulomas provocados por la infección.

6. No se ha podido demostrar de forma clara un posible efecto terapéutico de la vacuna, ya que se ha observado una gran variabilidad individual. Incluso, hay evidencias que sugieren que pudiera contribuir a exacerbar una infección previamente establecida, como el hecho de que el animal con mayor carga bacteriana y lesiones más graves encontrado, fuera un animal vacunado tras la infección.

7. No existe una asociación directa evidente entre la respuesta inmunitaria celular periférica, medida por la producción de IFN-γ, y la protección asociada a la vacunación, puesto que los animales con lesiones más graves han mostrado niveles de esta citoquina similares, - o incluso más elevados - que aquellos con lesiones focales, tras la estimulación de sangre circulante con PPD aviar.

8. La vacunación no ejerce ningún efecto sobre la proporción de linfocitos T CD4+ , CD8+ , δγ o células B tanto en sangre circulante como en el tejido linfoide intestinal o nódulos linfáticos yeyunales.

9. Solamente en el caso del nódulo linfático preescapular, localizado en la vecindad del punto de inoculación de la vacuna, hay un incremento de linfocitos sensibilizados frente a Map, valorados por la producción de IFN-γ tras su estimulación con PPD aviar, a los 360 días tras la vacunación. Sin embargo, ésta no induce cambios en el tejido linfoide intestinal o nódulos linfáticos yeyunales.

10. Los cócteles peptídicos PC-EC and PC-HP derivados de M. bovis pueden ser buenos candidatos para diferenciar animales vacunados de paratuberculosis de animales infectados con tuberculosis mediante la técnica IGRA, ya que no se observó ningún incremento en la producción de IFN-γ tras la estimulación de la sangre periférica con estos antígenos en las cabras vacunadas con Silirum o con Gudair, mientras que, si lo hubo al emplear PPD aviar, johnina o PPD bovina.

11. Los antígenos de Map empleados (VK 055 y VK 067) en este estudio no han mejorado la sensibilidad de la técnica IGRA en la detección de animales vacunados o infectados por Map, en comparación con las PPDs (aviar o johnina).

 

Documento completo: https://buleria.unileon.es/bitstream/handle/10612/9577/Tesis%20Marcos%20Royo.pdf?sequence=1&isAllowed=y 

La Junta de Andalucía ha abierto el plazo para presentar las solicitudes de ayudas que respaldan la ejecución de los programas sanitarios realizados bajo el amparo de las Agrupaciones de Defensa Sanitaria Ganadera (ADSG) para el periodo 2019-2020. En concreto, el presupuesto total de estos incentivos financiados en su totalidad por la Junta de Andalucía, asciende a 4,6 millones de euros.

Entre estos programas, están algunos que involucran directamente a los pequeños rumiantes como es el Programa de Calificación de Tuberculosis Caprina, el Programa de Vigilancia, Control y Erradicación de la Fiebre Catarral Ovina o Lengua Azul, el Programa de la Agalaxia Contagiosa Ovina y Caprina y el Programa de Vacunación frente el Aborto Enzoótico Ovino.

En cuanto al plazo de presentación de las solicitudes, las entidades susceptibles de beneficiarse de estas subvenciones pueden realizar el trámite hasta el próximo día 31 de agosto de 2019, que reconocen, desde el Gobierno andaluz, el importante papel de las Agrupaciones de Defensa Sanitaria Ganadera y se fomenta la adhesión de los profesionales del sector a estas entidades.

Para la concesión de estas ayudas de concurrencia competitiva, se valora tanto la cantidad de explotaciones a las que da servicio cada Agrupación de Defensa Sanitaria Ganadera solicitante como el número de Unidades de Ganado Mayor que se beneficiaría de la actuación, el personal veterinario disponible para el desarrollo de las acciones sanitarias, el porcentaje de realización de guías a través del servicio de ADSG-web y Guía Telemática de Andalucía, y la gestión de un centro de limpieza y desinfección de vehículos de transporte de animales.

Las gestiones realizadas desde el Colegio de Veterinarios de Alicante para que la veterinaria vaya ganando protagonismo y reconocimiento en el ámbito sanitario van dando sus primeros resultados. El debate multidisciplinar sobre zoonosis como la leptospirosis, la hidatidosis, la brucelosis, babebiosis o tuberculosis tendrá una mesa redonda específica en las Jornadas Iberoamericanas de Enfermedades Transmisibles que, con motivo del Bicentenario Balmis, organiza el Colegio de Médicos de Alicante y la Universidad de Alicante y que se celebrarán entre el 2 y el 5 de octubre.

Este encuentro internacional entre especialistas de uno y el otro lado del Atlántico analizará los movimientos migratorios como uno de los factores determinantes de diseminación de enfermedades transmisibles, de las llamadas enfermedades ‘importadas’.

En esta misma línea y también de la mano de la Cátedra Balmis de Vacunología (de la Universidad de Alicante) y del Colegio de Médicos, el presidente del Colegio de Veterinarios de Alicante, Gonzalo Moreno del Val, ha cerrado la incorporación del catedrático de Sanidad Animal de la Universidad Complutense de Madrid José Manuel Sánchez-Vizcaíno a unas jornadas multidisciplinares sobre vacunas. Será en el encuentro entre médicos y veterinarios en el que aún se trabaja y que está previsto que se celebre a finales de noviembre en Alicante.

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder