Quesos Tierra de Sabor

Mostrando publicaciones por etiqueta: Tuberculosis

El tejón ha sido reconocido como uno de los reservorios de la tuberculosis, enfermedad que tiene importancia en el caso del ovino y el caprino, y como principal transmisor de la infección al ganado vacuno en países como el Reino Unido.

En ensayos previos, llevados a cabo por el consorcio Neiker-Irec-Visavet se vio que un prototipo vacunal elaborado a partir de una cepa de ‘Mycobacterium bovis’ inactivada por calor era eficaz en el control de la tuberculosis en jabalí y ciervo. Esta observación se hizo teniendo en cuenta principalmente el tamaño, número y localización de las lesiones encontradas, así como la carga bacteriana. Teniendo en cuenta que el jabalí es el principal reservorio de tuberculosis dentro de la fauna silvestre se consideró un avance significativo.

Más recientemente este estudio se ha llevado a cabo en tejón. El objetivo ha sido evaluar dos vacunas orales frente a la tuberculosis en un modelo de infección en tejón. Todos los animales fueron infectados experimentalmente con ‘M. bovis’ por la vía endobronquial, con el objetivo de llegar al lóbulo medio del pulmón derecho. Durante el transcurso del estudio se evaluaron parámetros clínicos, bacteriológicos, inmunológicos y patológicos. Cabe destacar que dos vacunas confirieron protección frente a la infección en términos de reducción de la severidad y tamaño de las lesiones. A la luz de estos resultados, la vacuna MBIC parece ser un candidato prometedor para la vacunación oral frente a tuberculosis en tejones en países endémicos.

Este trabajo ha sido fruto de la colaboración entre el Serida y el Departamento de Sanidad Animal de Neiker, en el marco del proyecto ‘Estrategias de control de la tuberculosis bovina en reservorios silvestres (tejón y jabalí) y domésticos (ovino)’.

 

El pasado 5 de marzo se reunieron en Madrid los miembros del Grupo Operativo Supraautonómico (Gostu) con el objetivo de planificar la ejecución de las próximas actuaciones previstas en el marco del proyecto innovador, entre las que se incluyen, además de las actuaciones realizadas en explotaciones ganaderas y fincas y cotos de caza, varias jornadas de formación dirigidas a profesionales de ambos sectores. Estos encuentros contribuirán a mejorar los conocimientos de ganaderos y gestores cinegéticos sobre la importancia de una adecuada gestión ambiental de la tuberculosis, también en el ganado caprino, para contribuir a su erradicación mediante una lucha integrada.

El proyecto, que pretende ser un referente en los próximos años para ganaderos y gestores que busquen mejorar la sanidad de sus explotaciones, fincas y cotos de caza, comenzó el pasado año ante la convocatoria por parte del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de subvenciones para la ejecución de proyectos de innovación de interés general por grupos operativos de la Asociación Europea para la Innovación en materia de productividad y sostenibilidad agrícolas (AEI-agri), según recoge la web de Feagas.

 

La Junta de Extremadura asegura que están aplicando “todos los protocolos” establecidos en la Unión Europa y España ante la situación de la tuberculosis así como que “los índices de sensibilidad y especificidad de las pruebas” que se realizan para su detección “son absolutamente fiables”, según publica 20 minutos.

Así lo destacó el director general de Agricultura y Ganadería, Antonio Cabezas. Por lo que respecta al ganado caprino, ha destacado que la evolución también “ha sido muy buena” en 2019 ya que se estaba “por encima del 6% de las explotaciones afectadas” y ahora es “un 2,8%”. “Muchas veces cuando se escuchan por ahí noticias de que hay que sacrificar alguna explotación o que hay vacas o cabras que sacrificar parece que es un problema generalizado, que todo el mundo tiene esa situación, pero no es así”, aseveró.

Así, Cabezas apuntó que van “avanzando” y que van a “seguir trabajando” para “reducir esa prevalencia y la incidencia en animales”. Además, señaló que ahora tienen “un arma nueva” con el Real Decreto aprobado el 13 de febrero en el Ministerio de Agricultura que “va a permitir realizar también actuaciones sanitarias sobre la población cinegética y ordenar todos los recursos cinegéticos desde el punto de vista sanitario”.

Del mismo modo, recordó que en 2015 la Junta creó la Mesa de la Tuberculosis a través de la que se han hecho “multitud de acciones” para “eliminar el problema”, así como que también se han puesto en marcha convenios con la Universidad de Extremadura o líneas de ayudas en bioseguridad.

 

Un estudio concluye que las ovejas representan un importante reservorio de tuberculosis, y ha determinado la eficacia de una nueva prueba serológica para la detección de anticuerpos de Mycobacterium tuberculosis

Un estudio publicado en la revista Research in Veterinary Science ha demostrado la efectividad de una nueva prueba serológica—P22 ELISA— para la detección de anticuerpos frente a Mycobacterium tuberculosis en ovejas, según publica Animal’s Health.

El equipo ha estado formado por investigadores del Centro de Vigilancia Sanitaria Veterinaria (Visavet) de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos IREC (CSIC-UCLM-JCCM), de la Unidad de Inmunología Microbiana del Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III y del Departamento de Sanidad Animal de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de León.

El motivo de llevar a cabo esta investigación, explican los científicos, es que recientes estudios habían desvelado que las ovejas podrían ser consideradas como reservorios de los agentes causantes de la tuberculosis animal. Por esto, apuntan que es necesario desarrollar nuevas pruebas para esta especie de rumiantes, ya que el rendimiento de las pruebas de diagnóstico no está establecido.

A estos puntos habría que sumarle que la información sobre la prevalencia de la tuberculosis es escasa, por lo que los investigadores españoles se pusieron como objetivo evaluar P22 ELISA para la detección de anticuerpos específicos contra Mycobacterium tuberculosis, y evaluar la seropositividad de 3.998 ovejas, de rebaños del Atlántico español muestreados en áreas de puntos críticos de la enfermedad con una baja prevalencia de tuberculosis en bovinos.

Los resultados de la investigación, basados en el estudio de 80 ovejas con un estado de infección conocido, sugieren una altísima sensibilidad y especificidad, del 100% y el 98% respectivamente, incluso en la detección de M. avium susbsp. paratuberculosis en un rebaño infectado. En cuanto a la seroprevalencia observada de tuberculosis, fue del 17,96%.

Por último, el estudio ha determinado que la prueba serológica ELISA P22 “puede constituir una buena opción para la detección de TB a nivel de rebaño en ovejas” y, además, que las ovejas son un importante huésped. Por ello, los programas de control deben implementarse al menos en puntos críticos o cuando conviven con otras especies infectadas, es decir, bovinos y caprinos.

La organización agraria Unión de Uniones analiza el Real Decreto 138/2020, de 28 de enero, por el que se establece la normativa básica en materia de actuaciones sanitarias en especies cinegéticas que actúan como reservorio de la tuberculosis, que dispone medidas para luchar contra la expansión de esta enfermedad, no sólo sobre el ganado doméstico, sino también en fauna salvaje que sirven de propagadoras o mantenedoras de la infección.

“Más allá de la efectividad de la norma, que está aún por ver, para Unión de Uniones esto supone casi un cambio de paradigma en el tratamiento de la enfermedad por parte de la administración. Ante los aumentos en estos pasados años, muy importantes, de la prevalencia y la incidencia de la enfermedad en nuestro ganado, desde el Ministerio hasta hace muy poco ser argumentaba, contrariamente a lo defendido por nuestra organización, que el papel de la fauna salvaje como elemento de infección no era significativo y que había que intensificar las actuaciones del programa de lucha y erradicación en las granjas. Ello ha sido así, a pesar de que el Plan Nacional de Vigilancia de la Fauna Silvestre, implantado en 2011, ha venido reflejando en sus informes anuales que especies como el jabalí y los cérvidos representan un riesgo real de expansión de la enfermedad”, señala la organización agraria.

Esta normativa tiene repercusión en pequeños rumiantes, ya que las explotaciones caprinas que comparten pastos o tienen alguna relación epidemiológica con rebaños de ganado vacuno pasan a ser analizadas por las campañas de saneamiento ganadero.

 

La portavoz de Unidas Podemos en Extremadura, Irene de Miguel, realizó hace unos días unas declaraciones en las redes sociales sobre el sistema sanitario ganadero español y las estrategias de erradicación de tuberculosis en animales. En este sentido, de Miguel defendía a un ganadero de caprino que había tenido que sacrificar todo su rebaño de cabras por segunda vez en tres años, siguiendo el actual protocolo contra la tuberculosis, según publica Animal’s Health.

“Esto es un sinsentido, una injusticia”, apuntó la portavoz, calificando los saneamientos ganaderos de ser “completamente injustos” y de condenar la ganadería extensiva a “desaparecer”.

En esta misma línea señaló que la tuberculosis (enfermedad zoonótica) “no es un problema de salud pública”. Sin embargo, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, especifica claramente que, la transmisión de tuberculosis al ser humano “constituye un problema de salud pública”.

La Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural del Gobierno de Castilla-La Mancha ha celebrado una reunión con ganaderos de la comarca de la Sierra Norte de Guadalajara, para explicar algunos aspectos relativos a la ganadería en esta zona de Castilla-La Mancha.

Así, en el encuentro se analizaron diversas cuestiones relacionadas con la sanidad animal, como es el caso de la tuberculosis bovina, que tiene su implicación en el caso del caprino con los animales que comparten pastos o tienen relación epidemiológica con vacuno, que es una cuestión que tiene relativa importancia en esta comunidad autónoma.

Cruz Ponce, directora general de Agricultura y Ganadería, recordó que se están alcanzando mejoras en la gestión de los programas sanitarios y en el conocimiento de esta enfermedad, gracias a la creación de un Grupo de Trabajo de Tuberculosis, que ha celebrado varias reuniones desde que se creó en enero de 2019 por parte del Consejo Agrario de Castilla-La Mancha. En este grupo de trabajo participan, además de la propia Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, representantes de las organizaciones profesionales agrarias, de Cooperativas Agroalimentarias, asociaciones de ganaderos, técnicos del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC), el centro Visavet de la Universidad Complutense de Madrid y personal de la Consejería de Desarrollo Sostenible con competencias en caza, que actúa como reservorio de la enfermedad.

Barreras previas para evitar que las cabañas ganaderas se contagien de tuberculosis y reducir el número de sacrificios de animales que provocan graves daños a los ganaderos. Estos dos fueron los principales objetivos de una manifestación de ganaderos que se desarrolló este miércoles, día 5 de febrero, en la Plaza Mayor de Garganta la Olla, localidad perteneciente a la comarca de La Vera, en la provincia de Cáceres. Esta manifestación se desencadenó por el sacrificio de todas las cabras de un ganadero de la localidad al dar positivo en tuberculosis bovina.

Lo cierto es que la zona veterinaria de Navalmoral de la Mata, en la que se integra buena parte de la comarca de La Vera, está siendo especialmente castigada por la tuberculosis, tal y como reconocen desde la Consejería de Agricultura. Sin embargo, también apuntan que los datos son “esperanzadores”. De hecho, señalan que en caprino se puede demostrar una bajada sustancial en la prevalencia de rebaño, ya que ha bajado del 18,5% en 2017 al 6,9% de 2019, según publica el diario Hoy. Además, las cabras identificadas como positivas llegaron al 1,27% en esta comarca veterinaria, frente al 0,58% del total de la región extremeña.

No es la misma sensación que hay en la zona. “Queremos que se tomen medidas preventivas, que se trabaje en vacunas, porque están acabando con la cabaña ganadera de La Vera”, dice Antonio Muñoz, alcalde de Garganta la Olla, que pone el foco en la labor positiva para el monte que realizan los rebaños de cabras y que evitarían, por ejemplo, situaciones como los incendios que ha sufrido su término municipal en los últimos veranos.

Por otra parte, en el presente año 2020 se han modificado los protocolos de control de la tuberculosis. “Los animales positivos deben sacrificarse en un plazo máximo de 15 días”, informan desde la administración pública.

El proyecto HNV Link, participado por la Fundación Entretantos, ha analizado los problemas ligados a las campañas de erradicación de la tuberculosis bovina y que afectan de forma específica a la ganadería extensiva de caprino en la comarca de La Vera, al norte de la provincia de Cáceres.

“Se da la circunstancia que este tipo de saneamientos se han puesto en marcha, ahora hace algo más de tres años, con unos resultados más que impactantes en el sector. En estos tres años son miles los animales que han sido sacrificados por ser positivos en las pruebas, los vacíos sanitarios son bastante comunes y, aunque no es posible encontrar datos estadísticos claros, atendiendo a los datos generales que proporciona la administración y especialmente a la percepción de los cabreros, no solo no está disminuyendo el número de animales sacrificados sino que se mantiene una cierta tendencia al alza”, analiza el proyecto.

Entretantos considera que concurren varias circunstancias socioeconómicas:

- El sector no entiende ni acepta la gestión de estos saneamientos. Se trata de un sector en general poco formado y limitado en su acceso a la información. La forma en que se están desarrollando las políticas sanitarias no está teniendo en cuenta esta carencia y los cabreros perciben el saneamiento como una agresión.

- No existe protocolos de ningún tipo de apoyo informativo, espacio de comunicación o acercamiento, ni de asesoramiento veterinario preventivo previo o posterior a los saneamientos. En la actualidad, las medidas preventivas que se realizan en las explotaciones de extensivo son inexistentes, en gran medida, debido a que ningún cabrero siquiera acepta los resultados de estos saneamientos, que consideran arbitrarios y faltos de rigor. Los cabreros que ven sacrificadas sus cabras creen que en realidad “están completamente sanas” y nadie les ofrece una explicación válida. Esto hace que se genere un clima de conflicto entre cabreros y servicios veterinarios.

- El sistema de indemnizaciones está completamente desfasado de la realidad económica. Los cobros oscilan entre los 30 y los 80 euros (una media de 55) dependiendo de la edad del animal, y de su vocación lechera o para carne.

- Esta situación alrededor de la tuberculosis está generando también una tensión en relación con la coexistencia entre ganadería extensiva y fauna silvestre.

 

Recomendaciones para la administración regional

- Paralizar la aplicación del programa de calificación sanitaria de los caprinos frente a la tuberculosis en Extremadura o, al menos, se excluya de su aplicación completa a las ganaderías extensivas de montaña, atendiendo a su especificidad y valor ambiental y social y mientras se elabora un programa específico adaptado a su realidad.

- Que los saneamientos que se realizan en explotaciones se adapten al calendario de los rebaños: parideras, cría, movimientos estacionales…

- Que, dada la gran prevalencia de la enfermedad en ungulados silvestres, se contemple la posibilidad de que en las zonas de montaña y para rebaños extensivos en que la prevalencia de tuberculosis en fauna silvestre es superior a la de ganado caprino, los saneamientos se realicen de manera voluntaria.

- Que se genere un programa de apoyo y mejora sanitaria de la explotación específico, que estará dirigido a cabrerías en extensivo y dotado económicamente y de recursos humanos.

- Que se desarrolle un programa informativo y formativo dirigido específicamente al colectivo de cabreros y cabreras, adaptado a sus características sociales y laborales en relación a la tuberculosis y a la sanidad animal en general.

- Que se facilite la creación de un espacio de diálogo permanente entre la administración sanitaria y los colectivos de cabreros en extensivo.

Cooperativas Agro-Alimentarias Extremadura ha trasladado una extensa propuesta con medidas de vital importancia para mejorar el funcionamiento del seguro agrario a la Comisión Territorial de Seguros Agrarios de Extremadura.

Para la garantía de la tuberculosis caprina, es necesario adecuar los requisitos de las condiciones especiales. Una de las obligaciones que no puede cumplir el asegurado por falta de coordinación entre administraciones, es que al contratar el seguro deberá declarar la calificación en vigor de su explotación y así como los resultados de las dos últimas pruebas oficiales de saneamiento realizadas en su explotación

Esta condición es imposible de cumplir en Extremadura, pues las explotaciones caprinas no se están calificando porque la administración está realizando la prueba comparada y no la simple que es con la que se llega a la calificación de indemne o libre. Por lo que no pueden elegir la Garantía Adicional de Saneamiento Ganadero por Tuberculosis ya que al contratar la póliza deben tener la calificación de ‘C3’.

De este modo, Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura ha solicitado a la Comisión Territorial de Seguros que las pruebas realizadas en la cabaña caprina de Extremadura que hayan obtenido negativo a tuberculosis en las dos últimas pruebas tengan la posibilidad de poder contratar esta nueva garantía tan importante para el sector.

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder