Mostrando publicaciones por etiqueta: Tuberculosis

El I Workshop Ibérico y II Nacional de investigación en Tuberculosis Animal, celebrado en Cáceres, ha dejado clara la preocupación en el control población del jabalí como reservorio de la tuberculosis, lo que afecta a las especies domésticas como el caprino.

Durante la segunda jornada, después de las intervenciones de los representantes de los dos gobiernos estatales, se constituyeron cuatro mesas redondas de trabajo para discutir sobre diferentes aspectos: - Mesa 1. Bioseguridad y potenciación inmunitaria - Mesa 2. Avances en diagnóstico, mejoras en las técnicas vigentes - Mesa 3. Epidemiología: cómo aprovechar la información existente - Mesa 4. Puntos críticos para el control de la tuberculosis La principal preocupación de los allí presentes se centraba en el control poblacional del jabalí y de su interacción con el ganado doméstico, así como en el estudio de la posible interferencia de otras micobacterias distintas a las del complejo ‘Mycobacterium tuberculosis’ en las pruebas utilizadas en los programas de erradicación de la enfermedad, según refleja Neiker en su página web.

Finalmente, en estos momentos parece que el espoligotipado de las cepas aisladas no proporciona suficiente información para llevar a cabo estudios profundos de transmisión, por lo que en algunos casos habrá que recurrir a técnicas moleculares más sofisticadas.

Varios expertos coincidieron ayer en Cáceres en la necesidad de la unidad de acción y el trabajo conjunto de ganaderos, sector cinegético, investigadores y administraciones públicas para el control y erradicación de la tuberculosis animal en las diferentes especies. Este análisis llegó en el I Workshop Ibérico y II Nacional de Investigación en Tuberculosis Animal, organizado por la Consejería de Medio Ambiente y Rural, junto al Ministerio de Agricultura y la Universidad de Extremadura.

Unas 115 personas participan en estos talleres, entre ellos representantes de las administraciones nacionales y autonómicas con competencias en sanidad animal, salud pública, medio ambiente y empresas, así como unos 70 investigadores de España, Portugal, Reino Unido, Holanda y Alemania, según publica La Crónica de Badajoz.

El objetivo es fomentar la relación de los agentes implicados y facilitar la creación de sinergias y colaboraciones para el control y erradicación de la tuberculosis animal y para la solicitud de proyectos de investigación nacionales e internacionales.

Entre las ponencias, destaca una de José Luis Sáez Llorente, jefe del Área de Programas Sanitarios y Zoonosis del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), que imparte este viernes una charla sobre los retos derivados de la nueva legislación comunitaria en sanidad animal, unos programas de control y erradicación de enfermedades como la tuberculosis que esperan ver la luz en 2021.

El I Workshop Ibérico y II Nacional de Investigación en Tuberculosis Animal, que se celebrará en Cáceres los días 4 y 5 de abril, contará con más de 100 participantes españoles y portugueses, entre investigadores, representantes de las administraciones nacionales y autonómicas con competencias en sanidad animal, salud pública, medio ambiente y empresas.
La Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio organiza este congreso, junto al Ministerio de Agricultura y la Universidad de Extremadura (UEX).
Su objetivo es fomentar la relación de los distintos grupos de investigación nacionales y portugueses entre sí, con las administraciones y con las empresas, con el fin de facilitar la creación de sinergias y colaboraciones para el control y erradicación de la tuberculosis animal, y el diseño de nuevas iniciativas en los proyectos de investigación nacionales e internacionales.
También se dedicará a conocer los trabajos de investigación que están desarrollando los principales grupos de investigación de la península ibérica y perspectivas de futuro, según informa la Junta en un comunicado de prensa.
Y se expondrán tres ponencias por especialistas de talla internacional, en cuestiones de control vacunal (Javier Salguero, PHA, Reino Unido), diagnósticas (Douwe Bakker, Lelystad, Holanda) y de control de poblaciones de jabalí (Oliver Keuling, Universidad de Hannover, Alemania).
El día 5 se desarrollarán diversas mesas de debate sobre el desarrollo y aplicación de nuevas técnicas diagnósticas, la mejora de las existentes, el diseño de medidas de bioseguridad, manejo nutricional y sanitario en las explotaciones y fincas para evitar los contagios, la forma de enfocar nuevas normativas que faciliten la aplicación y el éxito de todas estas medidas.
Ello después de sendas ponencias de representantes de los Ministerios de Agricultura de España, José Luis Sáez, y de Portugal, Yolanda Vaz.
El encuentro servirá también para detectar las necesidades que se plantean actualmente a la administración en el desarrollo de medidas de control y erradicación de esta enfermedad, con su componente de riesgo para la salud pública, tan gravosa para las economías ganaderas nacionales y tan problemática para ganaderos y gestores cinegéticos.
Las conclusiones a las que lleguen los expertos en el congreso serán presentadas a los sectores profesionales y administración, al final del evento. 

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa crónica provocada por bacterias y se transmite por vía aérea entre animales, entre personas, de animales a personas y viceversa. El hecho de ser una enfermedad compartida entre animales y personas es un buen ejemplo del enfoque ‘Una sola salud’ o ‘One Health’, que se utiliza cada vez más en los ámbitos de la salud pública, sanidad animal y sanidad ambiental.

Habitualmente se habla de dos tuberculosis, el animal y la humana, por dos razones. Por un lado, las bacterias que afectan preferentemente los animales (‘Mycobacterium bovis’ y ‘Mycobacterium caprae’) son diferentes a la especie que afecta principalmente a las personas (‘Mycobacterium tuberculosis’). Por otra parte, los ámbitos de la prevención, el control y la lucha en la medicina humana y la veterinaria han sido tradicionalmente muy separados. Si bien el primer motivo es incuestionable, el segundo se está volviendo más poroso, por eso cada vez más se tiene más en consideración la tuberculosis zoonótica, la que afecta a los animales y que se ha transmitido a las personas, en el contexto de lucha para la erradicación de la tuberculosis en sentido general, según señala el investigador Bernat Pérez del Val en el blog del CReSA.

A pesar de que hoy en día la tuberculosis zoonótica se concentra en las regiones más empobrecidas del planeta, principalmente en África y el Sudeste Asiático, su incidencia en los países desarrollados podría esta fuerza subestimada.

Desde hace años, en las instalaciones de la unidad de Biocontención del IRTA-CReSA, que pertenecen a la Red de Laboratorios de Alta Seguridad Biológica (RLASB), se trabaja en esta dirección participando en programas sanitarios de control y erradicación de la tuberculosis animal impulsados por el Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación. El IRTA-CReSA también participa en actividades de seguridad alimentaria impulsadas por la Agencia de Protección de la Salud de Cataluña. En el ámbito de la investigación, se investiga la epidemiología y el desarrollo de nuevas herramientas de control de la enfermedad.

En las últimas décadas se ha avanzado bastante en el control de la tuberculosis bovina, pero la presencia de la enfermedad en otras especies domésticas como el ganado caprino o la fauna silvestre, hace que las bacterias culpables de la tuberculosis bovina circulen y que se mantenga el riesgo de infección a las personas. Para hacer frente a este problema, actualmente se trabaja en un proyecto de investigación sobre diagnóstico, vacunación y nuevas herramientas de lucha frente a la tuberculosis en la especie caprina financiado por el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA).

La tuberculosis es una de las enfermedades compartidas entre el ganado, la fauna silvestre y, esporádicamente, la especie humana, en la que en los últimos años se ha evidenciado el importante papel que en la transmisión y mantenimiento de la enfermedad están jugando ciertos reservorios silvestres, cuya presencia puede ser uno de los factores que están comprometiendo el progreso hacia la erradicación de la enfermedad en el ganado doméstico en determinadas zonas de nuestro país.

Gracias a las medidas de control y erradicación establecidas en la cabaña bovina y a la pasteurización sistemática de la leche, la importancia zoonósica de la tuberculosis no es tan elevada en nuestro país. No obstante, no se puede obviar que el hombre es una especie susceptible a la infección, y por tanto la tuberculosis puede plantear riesgos para la salud pública debido a su carácter zoonósico. Sin embargo, las importantes repercusiones económicas negativas que la tuberculosis animal está produciendo en el sector ganadero y cinegético, los efectos sobre la sanidad y el bienestar de los animales tanto domésticos como silvestres o sobre la calidad de las especies cinegéticas, así como el estancamiento en la evolución hacia la erradicación de la enfermedad en el ganado bovino son razones de peso que obligan a reconsiderar todos los factores implicados en la prevención, lucha, control y erradicación de la tuberculosis, entre los cuales la existencia de poblaciones animales silvestres que pueden actuar como reservorio de la enfermedad adquiere especial importancia en determinadas zonas.

Esta interacción entre especies domésticas y cinegéticas se ha visto agravada en los últimos años por la evolución de las poblaciones silvestres, cuyo incremento ha provocado la deslocalización de las poblaciones desde sus hábitat tradicionales a otros espacios sin vocación cinegética. La ausencia de disposiciones normativas a nivel de la Unión Europea y nacional, para la erradicación de la tuberculosis en otras especies animales diferentes al bovino (o al caprino, en situaciones determinadas) justifica la necesidad de elaborar un marco regulador que a nivel nacional establezca las medidas sanitarias de prevención, lucha y control de la tuberculosis a aplicar sobre especies silvestres que comparten el entorno natural con animales domésticos.

Como primera respuesta a estas recomendaciones, en 2017 ya se ha acordado un Plan de actuación sobre tuberculosis en especies silvestres (conocido comúnmente por sus siglas Patubes), documento pionero en este ámbito, al ser fruto del consenso de las distintas administraciones con competencias en la materia y los sectores interesados. El Patubes supone por tanto un compromiso en el que se refleja la necesidad de implementar actuaciones conjuntas que mantengan un equilibrio entre la situación sanitaria, la actividad cinegética y la conservación de la biodiversidad.

Ahora el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) está preparando un Decreto para actuar contra la tuberculosis en los reservorios silvestres. Este proyecto ha sido dirigido al sector para que realicen las observaciones oportunas.

Las medidas de actuación en especies silvestres deben ser proporcionales al riesgo de transmisión o mantenimiento de la infección que éstas supongan para otras especies silvestres o domésticas. La estimación de este riesgo debe estar basado en los múltiples parámetros implicados. Entre ellos los factores ambientales determinan diversas regiones geográficas, pero contamos con aspectos más objetivos, como la situación epidemiológica de la enfermedad en el ganado doméstico, la presencia o no de las especies silvestres que actúan como reservorio y los resultados de la vigilancia sanitaria en las mismas. Así mismo el análisis epidemiológico y molecular de las micobacterias causantes de la infección brinda evidencias de una posible transmisión de estos patógenos entre el ganado afectado y la fauna silvestre. De forma adicional, se hace preciso considerar otros factores de riesgo que alteran la densidad o agregación espacial de las poblaciones, favoreciendo las posibilidades de transmisión directa o indirecta o la susceptibilidad de los animales a la infección. Entre estos factores de riesgo cabe citar el sistema de manejo, tanto de los animales domésticos como de las especies silvestres presentes en los distintos tipos de granjas cinegéticas, núcleos zoológicos y en el medio natural.

 

Proyecto de Decreto: https://www.mapa.gob.es/es/ganaderia/participacion-publica/rdactuacionessanitariasespeciescinegeticasyfaunasilvestre_tcm30-505352.pdf 

La Junta de Extremadura está preparando una normativa por la que se establecen las bases reguladoras de ayudas a la mejora en bioseguridad de las explotaciones de bovino y caprino de la comunidad autónoma.

Esta futura normativa parte de la base de que la prevalencia de la tuberculosis bovina en los rebaños de Extremadura ha ido al alza, también en las explotaciones caprinas. Dentro de la epidemiología de la enfermedad, la fauna silvestre actúa como reservorio de la enfermedad, con un papel crucial en su transmisión y mantenimiento.

Por lo tanto, se apuesta por la mejora de la bioseguridad de las explotaciones ganaderas extensivas de las especies bovina y caprina radicadas en Extremadura, mediante subvención de las inversiones no productivas, contribuyendo de forma efectiva a adaptar el manejo de la explotación ganadera y, por tanto, posibilitará la coexistencia entre estas especies ganaderas y la fauna cinegética.

Así, se destinarán fondos para un reforzamientos de las ayudas a la bioseguridad de las explotaciones ganaderas, como medidas necesarias para el diagnóstico, terapéutica, prevención, control y erradicación de las enfermedades, contribuyendo a la rentabilidad de la explotación.

La Comunidad Valenciana está preparando una normativa para el desarrollo del Programa de Control y Erradicación de Tuberculosis Caprina y el procedimiento para la calificación sanitaria de las explotaciones ganaderas caprinas, según figura en la web de la comunidad autónoma. Esta disposición sería aplicable a todas las explotaciones de animales de reproducción de la especie caprina asentadas en la Comunidad Valenciana y a aquellos rebaños procedentes de otras comunidades autónomas que tengan como destino explotaciones ganaderas caprinas de reproducción de la comunidad.

 Calificaciones sanitarias

La calificación sanitaria que ostentarán las explotaciones en función de su situación en relación a la tuberculosis caprina será la siguiente:

a) Explotación TC1. Aquella explotación de la que no existen antecedentes clínicos o diagnósticos con respecto a la tuberculosis caprina.

b) Explotación TC2. Aquella explotación en las que se conocen los antecedentes clínicos y su situación en cuanto a la reacción a la prueba de la tuberculina. Se considera TC2 negativa (TC2-) la explotación en la que se conocen los antecedentes clínicos, no habiendo casos de sintomatología o lesiones compatibles, que en caso de haberlas no se ha aislado el agente infeccioso, y que en la última prueba de diagnóstico realizada a todo el censo susceptible por su edad de ser examinado, la haya superado con resultado favorable. Se considera TC2 positiva (TC2+) la explotación en la que se conocen los antecedentes clínicos y se ha observado sintomatología o lesiones compatibles, o en la que se ha aislado el agente infeccioso a partir de muestras obtenidas de un animal sacrificado, o en la que se detectaron reaccionantes positivos a la última prueba de diagnóstico realizada.

c)Explotación TC3: Explotación oficialmente indemne de tuberculosis.

d) Explotación TCR: La explotación T3 a la que se le retira la calificación de tuberculosis por haber registrado casos confirmados de tuberculosis o por no haber realizado las pruebas para el mantenimiento de calificación

 e) Explotación TCS: La explotación T3 a la que se le suspende temporalmente el estatus sanitario mientras se realizan las pruebas de diagnóstico y/o análisis oportunos para confirmar o descartar la presencia de la enfermedad.

 Calificación de pastos

Aquellos pastos compartidos por rebaños de bovinos y caprinos o compartidos por diferentes rebaños de caprinos ostentarán la calificación sanitaria frente a la tuberculosis correspondiente al rebaño con menor estatuto sanitario de los que integren el grupo.

 Frecuencia y tipo de prueba.

Todas las explotaciones de reproducción de animales de la especie caprina de la Comunidad Valenciana que participen en el programa deberán someterse al menos a un control anual frente a la tuberculosis.

- Pruebas para obtención de la calificación. Consistirán en dos pruebas de IDTB con resultados favorables a todos los animales susceptibles de ser chequeados por su edad con un intervalo mínimo de 2 meses y máximo de 4 entre ambas pruebas.

- Pruebas de mantenimiento de la calificación. Consistirá en una IDTBs anual llevada a cabo en todos los caprinos de la explotación a partir de los 4 meses de edad.

- Aquellas explotaciones que hayan obtenido un resultado no favorable con reaccionantes positivos, serán sometidas a nuevas pruebas de diagnóstico hasta conseguir resultados favorables; las siguientes pruebas se realizarán siempre entre los 60 y 90 días posteriores a la eliminación de los reaccionantes positivos.

- Cuando los rebaños caprinos compartan pastos o instalaciones con rebaños de bovinos, ambos constituirán una única unidad epidemiológica y por tanto serán sometidos a las pruebas de diagnóstico de la tuberculosis de forma simultánea cada vez que sea necesario, conforme a lo establecido en el Programa Nacional de Erradicación de Tuberculosis Bovina.

- Aquellos animales que hayan ofrecido una reacción dudosa a la prueba de IDTB serán sometidos a una nueva prueba de IDTB transcurridos un mínimo de 45 días y un máximo de 60 de la anterior con la misma técnica empleada anteriormente. Cualquier resultado que no sea negativo, será considerado positivo.

 Paratuberculosis

Con la finalidad de poder llevar a cabo una planificación efectiva de los medios necesarios para abordar cada año la ejecución del programa, deberá conocerse de forma real la situación de los rebaños participantes en el programa con respecto a la paratuberculosis. Para ello, los titulares de todas las explotaciones caprinas de la Comunidad Valenciana deberán de informar de los programas sanitarios implantados que incluyan la vacunación de paratuberculosis.

 Indemnizaciones

Los titulares de las explotaciones ganaderas incluidas en el presente programa y que, como consecuencia de la aplicación de éste deban llevar a cabo el sacrificio obligatorio de animales, tendrán derecho a una indemnización compensatoria conforme establece la normativa de la Comunidad Valenciana.

La obtención, mantenimiento, suspensión y recuperación de calificación de tuberculosis del ganado caprino se realizará en la Comunidad Autónoma de Extremadura conforme a los siguientes criterios.

 Obtención del estatuto de Explotación Caprina Oficialmente Indemne de Tuberculosis (TC3)

La autoridad competente en materia de sanidad animal otorgará el estatuto de oficialmente indemne de tuberculosis a la explotación caprina que:

- No haya registrado casos de sintomatología o lesiones compatibles con la tuberculosis en los 12 meses anteriores.

- Que se hayan realizado dos pruebas diagnósticas de intradermotuberculinización con resultado negativo, con un intervalo mínimo de 6 meses.

- En aquellos rebaños que estén realizado pruebas diagnósticas para calificación y su resultado sea negativo, pero aún no estén calificados, sólo podrán introducirse caprinos que procedan de rebaños que hayan sido controlados en el último año frente a la tuberculosis con resultado negativo (calificación equivalente a TC2 negativa) y en la que los animales de edad igual o superior a 45 días objeto de movimiento hayan sido sometidos a una prueba IDTBs previa con resultado negativo.

- En el caso de nuevos rebaños constituidos sólo de animales procedentes de rebaños TC3 (o calificación equivalente en otra Comunidad Autónoma), se mantendrá el estatus de explotación caprina oficialmente indemne de tuberculosis con una sola prueba IDTBs negativa realizada entre los 60 días y los 90 días después de la constitución del rebaño, en caprinos de edad igual o superior a los 45 días.

 Mantenimiento del estatuto de Explotación Caprina Oficialmente Indemne de Tuberculosis (TC3)

La explotación caprina oficialmente indemne de tuberculosis mantendrá el estatuto si:

- Siguen sin registrarse casos de tuberculosis en la explotación.

- Se realiza al menos una prueba anual con IDTBs, con resultado negativo, a todos los animales de edad igual o superior a 45 días.

- La prueba se realizará antes de transcurridos 12 meses de la prueba anterior calificable.

 Suspensión de la calificación sanitaria TC3 (TCs)

La calificación sanitaria TC3 será suspendida cuando la autoridad competente considere, por las pruebas practicadas, por los síntomas y/o lesiones, que algún animal puede estar afectado de tuberculosis o no se puede descartar la infección. Los caprinos sospechosos serán marcados, aislados del resto de animales y sacrificados conforme a lo dispuesto en la presente orden. Serán sometidos a examen post-morten y laboratorial con objeto de realizar estudios epidemiológicos y etiológicos que permitan la toma de decisiones posteriores. Tras eliminar los animales sospechosos, se aplicarán medidas de limpieza y desinfección. Los restantes caprinos de la explotación de edad igual o superior a los 45 días serán sometidos a una nueva prueba IDTBs al menos a los dos meses de la eliminación de los sospechosos.

También se aplicarán medidas de suspensión de la calificación sanitaria cuando se detecten entradas y/o salidas de caprinos de la explotación que no cumplen con lo establecido en esta orden, cuando se detecten en la explotación animales sin identificar conforme a la normativa, no existiendo causa justificada para ello, cuando en el rebaño existan animales cuyo estatus sanitario no haya podido ser comprobado, y cuando el titular impida o dificulte la ejecución del programa de calificación por parte de la autoridad competente.

 Retirada de la calificación sanitaria TC3 (TCr)

La calificación sanitaria TC3 será retirada cuando:

- Se incumple las condiciones sanitarias para la obtención y/o mantenimiento.

- Tras la prueba IDTBs, realizada a los caprinos de una explotación con calificación suspendida (TCs), hay algún reaccionante positivo.

- Se aísla o detecta micobacteria del Complejo Mycobacterium Tuberculosis.

- Cuando tienen relación epidemiológica con otros rebaños a los que se les ha retirado la calificación sanitaria.

- Cuando existan motivos epidemiológicos indicativos de tuberculosis o que no permitan descartarla, especialmente para evitar la difusión de la enfermedad a otras especies sensibles o su contagio al hombre.

- Cuando no se solucionen incidencias con entradas y salidas de animales.

 

 

La Dirección General de Agricultura, Ganadería y Pesca, a través del Servicio de Producción y Sanidad Animal, de la Generalitat Valenciana está elaborando un programa de control y erradicación de la tuberculosis caprina que sirva como instrumento para hacer frente a esta enfermedad y evitar su difusión en las explotaciones ganaderas de la Comunidad Valenciana. Por esa razón, se ha celebrado una jornada técnica diseñada para todos los profesionales veterinarios que directa o indirectamente intervienen en la aplicación y desarrollo de este programa con el objetivo de ofrecer una visión de la enfermedad que abarque no solo los aspectos técnicos ligados a esta patología, sino el alcance y repercusión de su aplicación.

Según apunta la administración autonómica, la cabra es un animal que influye notablemente en el mantenimiento de la tuberculosis bovina, y no sólo por ser el portador del agente responsable de la enfermedad (‘Mycobacterium bovis’), sino porque también es portador del ‘Mycobacterium caprae’, ambos pertenecientes al complejo ‘Mycobacterium Tuberculosis’, que se transmite a los bovinos, al hombre (zoonosis) y a una amplia variedad de especies silvestres que podrían actuar como reservorio de la enfermedad. “Pero la importancia de la tuberculosis caprina no solo radica en el impacto que ejerce en la epidemiología de la tuberculosis bovina; la tuberculosis caprina puede llegar a ser un grave problema sanitario en algunas explotaciones ganaderas de esta especie, pudiendo provocar grandes pérdidas de producción en los rebaños afectados y por tanto en su economía, debiendo considerar además las restricciones comerciales que sufrirán sus productos lácteos ante la aparición de esta enfermedad”, destaca la Dirección General de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Generalitat Valenciana.

El Gobierno y las Comunidades Autónomas han acordado hoy crear un grupo de trabajo para reducir la superpoblación de jabalíes salvajes que afecta especialmente a las comunidades de Aragón, Cataluña, Navarra y País Vasco.
Así lo ha asegurado el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, tras presidir el Consejo Consultivo y la Conferencia Sectorial a la que han asistido hoy en Madrid los consejeros de La Rioja, Andalucía, Asturias, Comunidad Valenciana, Extremadura, Murcia, Galicia y Aragón.
El citado grupo de trabajo se formará en mayo con la misión de comprobar los avances en la situación y establecer las líneas de actuación necesarias.
Planas ha recordado que la superpoblación de estos animales tiene distintas consecuencias y una de las más importantes es su relación con la propagación de enfermedades para los animales como la tuberculosis o la Peste Porcina Africana (PPA).
En cualquier caso, el ministro ha insistido en que en España sigue estando en fase de "vigilancia y prevención" respecto a esta enfermedad y que el foco más cercano está en la frontera entre Francia y Bélgica.
En la Conferencia Sectorial se han analizado otros asuntos como del Plan Nacional contra las resistencias antimicrobianas, que busca reducir el uso de antibióticos en el ganado, el plan de acción de calidad alimentaria, la implementación de instrumentos financieros para facilitar la incorporación de jóvenes o la modernización.
En cuanto al Consejo Consultivo, en el que se ha preparado el Consejo de Ministros del próximo lunes en Bruselas, el ministro y los consejeros han tratado el estado de los debates en torno a la futura Política Agraria Común (PAC).
El ministro ha recordado que, debido al calendario electoral, al Parlamento Europeo no le quedará margen para completar la primera lectura; a su juicio, la Comisión no debería concluir el debate sobre los reglamentos, ni siquiera los más avanzados, sin conocer el marco financiero previamente.
Los ministros comunitarios también tratarán las estrategias para avanzar en bioeconomía, un tema que en España ya se está desarrollando con un plan de tres objetivos: la reducción del desperdicio, el aprovechamiento de la biomasa y la revalorización de los supproductos.
La consejera de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural de la Comunidad Valenciana, Elena Cebrián, ha valorado la decisión de una acción conjunta contra la población de jabalíes por el "riesgo enorme" que supone para la sanidad animal, la agricultura o la seguridad vial.
Desde Aragón, su consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, ve prioritario establecer una "acción de defensa" contra el jabalí porque la superpoblación conlleva riesgos económicos, de seguridad vial y de salud pública, que en la región ya trabajan para combatir con novedades en el plan de caza, como la agilización de las autorizaciones para abatirlos.
Respecto a la PAC, Olona defiende la necesidad de trabajar para la próxima reforma, ya que, bajo su punto de vista, el hecho de que el Parlamento Europeo esté al final de su legislatura "en absoluto" es una razón para "aminorar o retrasar nada".
Por su parte, el consejero del Medio Rural de Galicia, José González, ha informado de las medidas que está adoptando la Xunta para atajar el problema de los jabalíes, como el incremento de las posibilidades de batidas y una normativa próxima para facilitar la comercialización de su carne.
En cuanto a la prevención de incendios, ha asegurado que el Gobierno autonómico, en su labor de tutela, colaborará administrativamente con todos los municipios para que dispongan de planes de prevención y extinción propios.
La consejera de Agricultura de Andalucía, Carmen Crespo, tras asistir a su primer consejo Consultivo, ha apuntado que su Gobierno apuesta por una PAC simplificada que "respete el sistema de derechos". 

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder