Mostrando publicaciones por etiqueta: Tuberculosis

 

 

El Ministerio de Agricultura está trabajando en el borrador de una nueva norma básica para adoptar actuaciones sanitarias en especies cinegéticas y de fauna silvestre en relación con la tuberculosis, según publica la Unión de Agricultores, Ganaderos y Silvicultores de la Comunidad de Madrid (Ugama). “El Ministerio admitiría así, de alguna manera y como ha defendido nuestra organización durante estos años, que el papel de la fauna silvestre como fuente de contagio de la tuberculosis bovina a la ganadería merecía de la adopción de medidas específicas y urgentes, porque el aumento de la incidencia de la enfermedad está demostrando que lo hecho hasta ahora no era suficiente”, señala la organización agraria.

La nueva norma, que de salir adelante prevé un horizonte de entrada en vigor en enero de 2019, introduce el elemento de la salud pública en el tratamiento de este problema, lo que permitiría que las actuaciones se decidan a nivel del Estado. Al mismo tiempo admite que la tuberculosis presenta implicaciones también sobre la economía, la biodiversidad y la calidad de las especies cinegéticas.

El Ministerio considera que las medidas incluidas en el Programa de Erradicación de la Tuberculosis no son suficientes, al actuar solamente sobre el ganado bovino, y que deben ampliarse a otras especies domésticas y silvestres y contar con la implicación de todos los actores y agentes implicados: administraciones, sectores ganaderos, cinegéticos, conservacionistas, científicos…

La norma establecería una nueva estructura de actuación, de manera que se identifican los factores de riesgo que en un determinado espacio contribuyen a hacer más peligrosa la enfermedad. Estos factores de riesgo incluyen estudios sobre presencia de especies silvestres sensibles, factores ambientales, evidencias de transmisiones entre ganado y fauna salvaje, estado de la enfermedad en el ganado, sistemas de manejo…

En función de la combinación de estos factores cada comarca o unidad epidemiológica se clasificaría en función de su nivel de riesgo (bajo, moderado o especial) y las medidas a implantar serían proporcionadas a dicho nivel, que afectarían tanto al ganado doméstico como a fauna cinegética y silvestre.

 

 

Con la autorización obtenida por el matadero Cárnicas Coviher, ubicado en la localidad sevillana de Los Corrales, son ya tres los establecimientos andaluces habilitados para el sacrificio de los animales reaccionantes positivos a las pruebas de calificación frente a tuberculosis en la especie caprina. Anteriormente habían sido habilitados los mataderos Gesesur, en Sevilla; y Miguel Ángel Puerta Marín, en Andújar (Jaén). Es por ello que Asaja Málaga quiere mostrar su satisfacción por la repercusión en la agilidad en el sacrificio de pequeños rumiantes que conllevará esta ampliación.

El pasado 28 de junio entró en vigor la Orden que desarrolla el programa de calificación de las explotaciones caprinas andaluzas frente a la tuberculosis. “Este programa, ampliamente demandado por el sector, puede suponer un importantísimo avance en la situación sanitaria de la cabaña caprina andaluza, la más importante en cuanto a número a nivel nacional. Sin embargo, para mantener esta supremacía es necesario que nuestras explotaciones cuenten con un estado sanitario adecuado que las hará más competitivas al incrementar los parámetros productivos de las explotaciones a la vez que facilitará la comercialización de los productos que cuenten con una calificación oficial avale su garantía sanitaria”, según señala la organización agraria.

Dado el carácter voluntario de este programa, desde Asaja consideran que es fundamental que el ganadero perciba que su aplicación se efectúa con la agilidad y eficacia adecuadas. Uno de los puntos clave en la ejecución de cualquier programa sanitario es la rápida eliminación de las explotaciones de los animales reaccionantes positivos. Contar con una adecuada oferta de establecimientos de sacrificio acortará los plazos desde que se detecta algún animal enfermo hasta que abandona la explotación, disminuyendo así la posibilidad de que se sigan produciendo contagios dentro del rebaño.

“Nos congratulamos por tanto con la autorización obtenida por este nuevo establecimiento, a la vez que instamos a la Consejería de Salud de la que depende la obtención de estas autorizaciones, para que se siga avanzando en la habilitación de nuevos establecimientos. Al mismo tiempo, animamos a todos aquellos ganaderos que aún no estén participando en el programa a que incluyan sus explotaciones ya que en un mercado cada vez más exigente y complicado, sólo tendrán viabilidad aquellas explotaciones que puedan ofrecer las máximas garantías”, afirma Asaja Málaga.

 

 

Transcurrido un mes desde la puesta en marcha de la campaña de erradicación de la tuberculosis caprina, COAG Andalucía valora positivamente esta iniciativa “necesaria” de la Consejería de Agricultura, pero considera que es importante mejorar algunos aspectos para que su funcionamiento sea óptimo y facilite la gestión de las explotaciones ganaderas.

En este sentido, el secretario de sectores ganaderos de COAG Andalucía, Antonio Rodríguez, reconoce que la Orden “incorpora cuestiones que llevábamos años reclamando, como la posibilidad de sacrificar a los animales positivos en los mataderos que soliciten formar parte del programa”. No obstante, considera por ejemplo que pasa demasiado tiempo desde que se hacen las pruebas a los animales y salen de la explotación. Igualmente, señala Rodríguez, sería importante que la campaña contara con personal suficiente para agilizar las actuaciones, ya que los retrasos, unidos al carácter voluntario del programa, no motivan a los ganaderos a sumarse.

 

El presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, firmó reformas a dos decretos para declarar el combate oficial a las enfermedades brucelosis y tuberculosis, que afectan al sector ganadero del país.
"Este cambio es necesario para reforzar las medidas de control para ambas enfermedades a nivel nacional, con el fin de bajar el nivel de presencia de ellas en el hato nacional y así lograr su erradicación", dijo el director general del Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa), Federico Chaverri.
Alvarado firmó los documentos en el Consejo de Gobierno celebrado hoy en Nicoya, provincia de Guanacaste, en la conmemoración del 194 aniversario de la anexión de esa región a Costa Rica.
Los nuevos reglamentos serán regidos y fiscalizados por el Senasa, en coordinación con instituciones públicas, organizaciones no gubernamentales, médicos veterinarios oficializados o privados y productores pecuarios.
Estas enfermedades son contagiosas y afectan especies domésticas y silvestres, y causan impactos productivos y económicos, entre ellos al comercio internacional de animales vivos.
La brucelosis es una enfermedad infecciosa del ganado caprino, vacuno y porcino que se transmite al hombre por la ingestión de sus productos, en especial los derivados lácteos.
Los veterinarios y empleados de mataderos también están expuestos cuando manipulan animales infectados o bien fetos o placentas tras un aborto.
El último estudio de prevalencia realizado en el país en el año 2014 determinó que la brucelosis tiene una prevalencia del 4,98 % en los hatos nacionales.

 

 

La Junta de Extremadura aprobó en el pasado mes de octubre un plan para luchar contra la tuberculosis caprina, que guarda una serie de evidentes diferencias con el más reciente de Andalucía, publicado oficialmente hace menos de una semana.

Las diferencias más significativas son las siguientes:

- Plan obligatorio en Extremadura. El plan aprobado en Extremadura asegura que la realización de pruebas para el diagnóstico es obligatoria, con el objetivo de conocer el estado sanitario de la cabaña ganadera. Se aplica de forma rutinaria la intradermotuberculinización de comparación en caprinos de seis meses o más de edad. La prueba sencilla se aplica a los caprinos de 45 días o más de rebaños sometidos a programas de calificación.

- Programa de calificación. Es voluntario en Andalucía para todos los ganaderos de caprino. En el caso de Extremadura, es obligatorio para aquellos rebaños caprinos que convivan con bovinos.

- Vacunación contra paratuberculosis. Se admite en Andalucía. En Extremadura se admite en varios supuestos, pero no en el caso de los rebaños que se sometan a la intradermotuberculinización sencilla. Si los caprinos han sido vacunados, deberán haber transcurrido al menos seis meses antes de realizar la prueba de diagnóstico.

- Vacío sanitario. La Junta de Extremadura podrá decretar el vacío sanitario si en una explotación hay un mínimo del 15% de positividad en animales, se han notificado zoonosis, se comercializa leche para elaborar productos con leche cruda o se convive con bovinos.

 

Las autoridades españolas y francesas han celebrado el 58 encuentro hispano-francés de sanidad animal y vegetal, junto con Andorra, en el que se han abordado la cooperación técnica para afrontar la lengua azul y la tuberculosis entre otros asuntos.
En el encuentro, que ha concluido hoy en Bayona (Francia), han participado también los presidentes de los colegios veterinarios nacionales de Francia y España, representantes de las comunidades autónomas de Aragón, Cataluña, País Vasco y Navarra, y de los departamentos franceses fronterizos, según ha detallado el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en un comunicado.
También se ha debatido sobre los nuevos reglamentos sanitarios que actualmente se están discutiendo en la Unión Europea (UE), como la Ley de Sanidad Animal, la Ley de Sanidad Vegetal y el futuro Reglamento de Controles Oficiales.
En este punto, los representantes de ambos países han destacado la importancia de fijar posiciones y estrategias para la defensa de intereses comunes en Bruselas. 

 

 

Rodrigo Sánchez Haro, consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, ha asegurado que el nuevo programa de calificación de explotaciones de tuberculosis caprina ha nacido como resultado de la “interlocución permanente y el consenso” con los profesionales y los veterinarios, con el objetivo de mejorar la aplicación del plan y su grado de implantación en la comunidad autónoma.

La norma, enriquecida por la “gran participación” y la “alta cantidad de sugerencias recibidas”, incorpora, además, como ha anotado Sánchez Haro, la posibilidad del sacrificio de animales positivos en los mataderos que soliciten formar parte del programa, algo, bajo sus palabras, “fundamental” para el éxito del mismo.

Sánchez Haro ha hecho alusión, además, a la inclusión del coste de la prueba diagnóstica de la tuberculosis caprina (anteriormente a cargo del titular de la explotación) dentro de los 19 millones de euros de ayudas asignados a las Agrupaciones de Defensa Sanitaria Ganadera (ADSG). En esta misma línea de colaboración, la administración autonómica también ha adquirido los medios necesarios para el diagnóstico de la tuberculosis caprina, que están a disposición de los veterinarios que realizan las pruebas.

Asimismo, ha diseñado un módulo específico para el Sistema Integrado de Gestión Ganadera de Andalucía (Siggan) que permite, desde la óptica de Sánchez Haro, la mejora en la gestión del programa de calificación de rebaños.

 

 

El programa de calificación de las explotaciones de Andalucía en función de la tuberculosis caprina ya es oficial desde este miércoles, día 27 de junio, fecha en la que se publicó en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA). Después de este trámite oficial, la administración autonómica está intensificando los contactos y las reuniones de coordinación con los servicios periféricos de la Junta para trasladar a la práctica el programa de tuberculosis caprina, teniendo en cuenta además las necesidades de una comunidad autónoma con una gran superficie y un elevado número de oficinas comarcales agrarias y veterinarios implicados en la lucha contra esta enfermedad.

Manuel Fernández Morente, jefe de Sanidad Animal de la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía, es la persona encargada de realizar todas estas labores de coordinación.

La parte que requiere una mayor coordinación es el diagnóstico de la tuberculosis en las explotaciones caprinas que participen en el programa. La ejecución de las pruebas diagnósticas podrá ser efectuada por el personal veterinario de las Agrupaciones de Defensa Sanitaria Ganadera (ADSG) o personal veterinario autorizado.

La prueba oficial diagnóstica autorizada para el diagnóstico oficial de la tuberculosis caprina para rebaños que vacunan frente a paratuberculosis y que no estén calificados será la intradermotuberculinización de comparación. Para rebaños que no vacunan frente a paratuberculosis y que no estén calificados, será la intradermotuberculinización simple.

 

 

El sector caprino andaluz se muestra esperanzado con el nuevo programa de control de tuberculosis caprina en esta comunidad autónoma, que fue publicado de forma oficial el día 27 de junio, aunque también se encuentra a la espera de saber cómo se van a articular algunos puntos de esta nueva normativa, como son los plazos en el pago de las ayudas para los animales que sean objeto de sacrificio obligatorio.

Antonio Rodríguez, representante del sector en la organización agraria COAG Andalucía y ganadero malagueño de caprino de leche, explica cómo ha sentado en los productores la publicación de esta nueva normativa: “La Orden sobre el papel es extraordinaria, ya que recoge todas las demandas que ha realizado el sector. Lo que falta por resolver es que debe ir acompañada de un buen presupuesto y que se paguen a tiempo los sacrificios obligatorios que deban realizarse. Creemos que es fundamental que, antes de que llegue el siguiente saneamiento a los cuatro meses, los ganaderos ya hayan percibido las indemnizaciones anteriores. Es un buen programa, pero estamos a la espera de ver el manejo que se hace con él”, concluye Rodríguez.

El representante de la organización agraria también consideró muy positivo que se haya autorizado la vacunación contra paratuberculosis para poder participar en este programa.

Después de unos trámites que se han demorado durante varios meses, el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía publica este miércoles, día 27 de junio, la Orden por la que se desarrollan las normas de calificación de explotaciones en la especie caprina frente a tuberculosis en la comunidad autónoma, además de regular la vacunación contra la paratuberculosis.TCAPRINO 22-NEGRA SERRANA F2 web

Así, se establecen las normas para la ejecución del programa voluntario de calificación de explotaciones caprinas frente a tuberculosis, así como el procedimiento para la obtención de la calificación de la explotación como oficialmente indemne a la misma.

El control de la distribución de los antígenos utilizados para el diagnóstico de la tuberculosis caprina se realizará exclusivamente y con carácter gratuito por la Consejería competente en materia de ganadería. Queda prohibida la comercialización y venta de estos productos, así como su tenencia, con excepción de las entidades elaboradoras y los laboratorios oficiales.

Todos los animales reaccionantes positivos y aquellos que se consideren infectados o sospechosos serán sacrificados en el plazo máximo de quince días naturales desde la notificación de la resolución de sacrificio obligatorio. Los ganaderos tendrán derecho a percibir una indemnización por cada uno de los animales sacrificados acuerdo con el baremo establecido al efecto que se encuentre en vigor en la normativa nacional en el momento del sacrificio. En el caso de que no se haya establecido un baremo específico para la tuberculosis caprina, se utilizará supletoriamente el baremo establecido para el sacrificio de caprinos sacrificados por brucelosis por ‘Brucella melitensis’.

Por otra parte, se regula para todos los rebaños caprinos de Andalucía la vacunación frente a paratuberculosis. Se aplicarán por el personal veterinario de la explotación, o bajo su supervisión. En este sentido, queda prohibido todo tratamiento terapéutico, desensibilizante o aquellas prácticas que pudieran alterar o interferir en el diagnóstico de la tuberculosis caprina, sin perjuicio de la vacunación frente a paratuberculosis caprina.

 Orden de 22 de junio de 2018, por la que se desarrollan las normas de calificación de explotaciones de la especie caprina frente a tuberculosis en Andalucía, se regula la vacunación de paratuberculosis en caprino en Andalucía y por la que se modifica la Orden de 29 de noviembre de 2004 que desarrolla las normas de ejecución de los programas nacionales de vigilancia, prevención, control y erradicación de las enfermedades de los animales en Andalucía.

 Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA). 27 de junio de 2018

 http://www.juntadeandalucia.es/boja/2018/123/BOJA18-123-00016-11123-01_00138446.pdf

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder