Quesos Tierra de Sabor

Mostrando publicaciones por etiqueta: Tuberculosis

Santiago de Compostela ha acogido la 54ª reunión Hispano-Lusa, que constituye uno de los puntos más importantes de encuentro y coordinación entre las autoridades portuguesas y españolas en sanidad animal y vegetal, según señala la Junta de Castilla y León. El principal objetivo de este encuentro es reforzar las actuaciones preventivas que impidan o limiten la entrada de las enfermedades y/o plagas vegetales que tengan repercusión en las producciones agrarias y, por lo tanto, en la economía de las regiones de ambos territorios.

Uno de los puntos que se tratan en la reunión es el nuevo proyecto de Real Decreto que establece la normativa básica en materia de actuaciones sanitarias en especies cinegéticas y de fauna silvestre en relación con la tuberculosis.

También se ha puesto en común la situación actual de la lengua azul y las estrategias de vacunación llevadas a cabo por los dos países en aras de evitar la expansión de la enfermedad y facilitar los intercambios comerciales entre España y Portugal con los animales inmunizados.

El papel de los cerdos domésticos en la epidemiología del complejo ‘Mycobacterium tuberculosis’ (MTC) se considera limitado debido a las características de los sistemas de producción intensiva. Sin embargo, en el suroeste de España, los cerdos ibéricos generalmente se crían bajo sistemas de manejo extensivo, compartiendo su hábitat con otras especies domésticas y silvestres, como es el caso del caprino, algunas de las cuales pueden actuar como reservorios.

En este contexto, Visavet ha participado en un estudio con el objetivo de determinar la seroprevalencia, los factores de riesgo y la distribución espacial. Una de las conclusiones más llamativas es que la presencia de rebaños de cabras vecinas es un factor de riesgo. Además, los investigadores creen que deben implementarse programas de vigilancia y control basados en el riesgo en este tipo de granjas en España y su interacción con otras especies como el caprino.

El artículo ha sido publicado en la revista Preventive Veterinary Medicine y está firmado por los siguientes investigadores: D. Cano Terriza, M.A. Risalde, P. Rodríguez Hernández, S. Napp, M. Fernández Morente, I. Moreno, J. Bezos, V. Fernández Molera, J.L. Sáez e I. García Bocanegra.

Diferentes veterinarios conocedores de la realidad del campo andaluz coinciden en señalar que la campaña de control de la tuberculosis caprina puesta en marcha durante este año por la Junta de Andalucía ha tenido una notable diferencia en los datos sobre el sacrificio de animales en esta comunidad autónoma, que se conocieron durante la pasada semana.

Así, en el pasado mes de agosto, último de estadísticas actualizadas y periodo en el que ya estaba en marcha la campaña de sacrificios de los animales que dieran positivo a tuberculosis, pasaron por los mataderos andaluces un total de 27.543 caprinos. Además de un aumento de alrededor de 2.600 animales respecto al mismo mes del ejercicio anterior, lo cierto es que el peso medio de la canal se ha incrementado en un 20,2%, lo que indica un mayor sacrificio de animales adultos, lo que coincide con este aspecto del sacrificio por tuberculosis, ya que se someten a control las cabras adultas. Además, desde el sector veterinario y cooperativo de Andalucía no dudan en señalar que esos 2.600 animales más sacrificados coinciden con animales derivados de la campaña de tuberculosis.

La campaña de control en Andalucía es voluntaria, pero está teniendo una notable aceptación entre los ganaderos debido a las indemnizaciones puestas en marcha por los animales sacrificados.

Neiker acogió la reunión final del proyecto ‘Estimation of performance characteristics for Mycobacterium avium paratuberculosis (Map) detection methods in dairy products’. Este proyecto ha sido financiado por Nestlé y han participado investigadores del Departamento de Sanidad Animal de Neiker y del Istituto Zooprofilattico Sperimentale della Lombardia e dell’Emilia Romagna (Izsler), en Italia.

El proyecto surge del interés mostrado por Nestlé en contar con una técnica de detección de ‘Mycobacterium avium subsp. paratuberculosis’ (Map) cuyos parámetros de comportamiento se hayan establecido según la norma UNE-EN-ISO 16140-2:2016. Map es el agente causal de la paratuberculosis o enfermedad de Johne en rumiantes y también ha sido relacionado con la Enfermedad de Crohn en humanos, aunque su papel como agente etiológico de esta enfermedad no ha sido aún aceptado y resulta controvertido. El proyecto de I+D+i, por tanto, tiene como objetivo desarrollar y validar procesos tecnológicos que permitan proporcionar evidencia científica ISO 16140-2 de tres métodos analíticos para la detección de Map en diferentes tipos de leche: qPCR, cultivo y ensayo de micobacteriófagos. Para evaluar las técnicas se ha llevado a cabo un estudio ciego en el que participaban Neiker e Izlser, laboratorio de referencia italiano.

En esta reunión se discutieron los resultados y se extrajeron las conclusiones finales del estudio que serán incluidas en un manuscrito para su envío a una revista especializada. Estos datos serán probablemente compartidos con la Federación Internacional Lechera - International Dairy Federation (IDF) para que evalúen la posibilidad de desarrollar un método de referencia a partir de los mismos.

Ignacio García Bocanegra, profesor titular del Área de Sanidad Animal de la Universidad de Córdoba, fue el encargado exponer la que, a juicio del Comité Científico, fue elegida como mejor comunicación presentada al II Congreso Europeo de Sanidad Animal.

Una de las conclusiones de esta comunicación fue es que la elevada prevalencia de explotación y la presencia de espoligotipos compartidos entre ganado y fauna silvestre, ponen de manifiesto que sería conveniente evaluar, en función de la situación epidemiológica y de los métodos diagnósticos oficiales disponibles, la posibilidad de incorporar sistemas de vigilancia en algunas explotaciones extensivas de otras especies diferentes al vacuno.

Además, los resultados indicaron que el jabalí juega un papel relevante en la epidemiología de la tuberculosis en algunas zonas de España.

Beatriz Muñoz Hurtado, subdirectora general de Sanidad e Higiene Animal y Trazabilidad del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), disertó sobre los planes de erradicación de la tuberculosis bovina y caprina en España en el II Congreso de Sanidad Animal celebrado en Córdoba.

Tras años de buenos resultados, en los últimos ejercicios, particularmente en 2015, se produjo un incremento de los rebaños y animales positivos, focalizado principalmente en dos comunidades autónomas, como son Andalucía y Extremadura; un estancamiento en otras regiones junto con una continúa mejora en los indicadores epidemiológicos en otras con censos importantes, como Galicia y Castilla y León. Esta tendencia de incremento ha cambiado en 2017, año en que se ha producido una notable mejora en todos los indicadores epidemiológicos.

Ya en un estudio científico realizado en el año 2014 se identificaron como principales causas de la aparición de nuevos brotes de la enfermedad tanto la existencia de infecciones residuales que no eran detectadas por las pruebas de diagnóstico como el creciente papel que juegan determinadas especies de la fauna silvestre en ciertas zonas o el movimiento de animales procedentes de zonas de alta prevalencia, entre otras. Por ello, el Programa Nacional se reforzó a partir de ese año para tratar de limitar en la medida de lo posible todos los factores de riesgo identificados.

Así, se ha puesto especial hincapié y esfuerzo en la actualización de la formación, tanto teórica como práctica, de todos los veterinarios que participan en el programa, ya sean veterinarios privados o contratados que efectúan las pruebas de diagnóstico de rutina, ya sean veterinarios oficiales que realizan las actividades de control oficial.

A ello hay que añadir la creciente implantación de las nuevas de pruebas de diagnóstico molecular sobre las cepas de la bacteria que son aisladas, lo que ha aumentado la eficacia de los estudios epidemiológicos que permiten identificar rebaños relacionados epidemiológicamente con los rebaños infectados así como los casos o zonas en que la fauna silvestre juega un papel creciente como reservorio de la enfermedad para el ganado doméstico.

Cerca de 250 profesionales y estudiantes de veterinaria asistieron al II Congreso Nacional de Sanidad Animal celebrado los pasados días 17 y 18 de octubre en el Parador La Arruzafa de Córdoba. En este Congreso, organizado por el Consejo General de Colegios Veterinarios y por el Colegio de Veterinarios de Córdoba, se analizaron los últimos avances y conocimientos sobre Sanidad Animal en España y en el ámbito de la Unión Europea. Durante dos dos intensas jornadas se abordaron temas de máxima actualidad relacionados con enfermedades como la tuberculosis o la peste porcina africana, las resistencias a los antimicrobianos o las certificaciones sanitarias para la exportación. Para ello, los Comités Organizador y Científico habían seleccionado los ponentes más cualificados en cada ámbito.

Representantes de la Administración estatal y autonómica intervinieron en el acto inaugural junto a los presidentes del Consejo General de Colegios Veterinarios y del Colegio de Córdoba.

Juan José Badiola, presidente del Consejo General, tras elogiar la raigambre veterinaria de la Universidad Córdoba y el prestigio académico del presidente del Colegio de Córdoba, el profesor Antonio Arenas, puso en valor la repercusión económica y social que tiene la Sanidad Animal en España. “Si no cuidamos la sanidd animal no tendremos futuro en las exportaciones”, afirmó Badiola. “Los veterinarios tenemos un papel fundamental en al seguridad alimentaria, por lo que tenemos una responsabilidad ante los consumidores”, añadió para destacar que la sanidad animal se dirige al producto primario y, por ello, es la base de la seguridad alimentaria. El presidente del Consejo subrayó a este respecto que Europa y España en concreto, están a la vanguardia de Seguridad alimentaria.

Tras describir lo avances en la vigilancia de la salud animal y de las zoonosis (unas 300 enfermedades transmisibles), los logros en la erradicación de buena parte de las tuberculosis, brucelosis, enfermedad de Aujeszky, etc, Juan José Badiola advirtió que no hay que bajar la guardia porque pueden volver otra vez, y puso el ejemplo de la PPA o la lengua azul.

Badiola concluyó su intervención haciendo mención expresa a la importancia de la sanidad animal en Andalucía que, por su geografía, es una zona fronteriza con regiones que carecen de los estándares de sanidad animal europeos.

 

 

Conclusiones del Congreso

1. La sanidad debe abordarse desde una perspectiva One Health integrando la sanidad animal, la salud pública, y la medioambiental. Los veterinarios son profesionales perfectamente cualificados para evaluar los diferentes aspectos de la cadena alimentaria y debemos tender a realizar funciones de auditoría más que de inspección en la cadena alimentaria.

2. La tuberculosis animal sigue siendo un problema actualmente si bien la implicación de los diferentes sectores para abordar el control de la enfermedad desde una perspectiva integral está permitiendo obtener resultados positivos en el Programa Nacional de Erradicación. Sin embargo es necesario seguir trabajando en esta dirección incrementando el control sobre otras especies domésticas y silvestres que puedan estar interfiriendo en la buena consecución del Programa.

3. La peste porcina africana es un problema de gran importancia en Europa. Debido al riesgo de entrar en España es necesario implementar medidas de vigilancia exhaustivas así como otras medidas relacionadas con la bioseguridad y el control de poblaciones de jabalíes, principales factores implicados en la expansión geográfica del virus.

4. España cuenta con una red de laboratorios con elevados estándares de calidad. La colaboración de los laboratorios con el resto de los servicios veterinarios es fundamental para comunicar adecuadamente el valor de las pruebas y establecer diagnósticos correctos.

5. Es fundamental reducir el consumo de antibióticos globales y críticos. Aunque los esfuerzos realizados los últimos años están dando sus frutos, es necesario seguir insistiendo en su disminución en las diferentes especies animales.

6. La OIE, desde 1924, es la encargada de la sanidad animal a nivel mundial y sigue modernizándose y actualizándose para mantener la sanidad animal en unos niveles óptimos.

La Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio de la Junta de Extremadura ha publicado un cambio de la normativa sobre el programa de control de la tuberculosis en bovinos y caprinos, después de que la Asamblea de Extremadura instara al Gobierno regional a establecer el derecho de los ganaderos al contraanálisis.

Contrastación de prueba de intradermotuberculinización

Tal como se establece en el Programa de Erradicación de la Tuberculosis 2018-2019, la prueba de diagnóstico ‘intradermotuberculinización’ (IDT) es única en el tiempo, por lo que una misma prueba no puede ser repetida en idénticas condiciones ni epidemiológicas ni de trabajo, y, por tanto, no puede ser objeto de contraanálisis.

No obstante, el titular de una explotación de animales en la que se hubiera determinado la realización de la prueba IDT, ya sea en bovinos o en caprinos, podrá notificar al Servicio de Sanidad Animal, con un mínimo de siete días de antelación la realización de la prueba IDT con la presencia de un técnico veterinario de parte nombrado por él para la contrastación de la misma. En dicha notificación el titular de la explotación de animales identificará al técnico veterinario que nombra para que esté presente en la aplicación de la prueba.

El Servicio de Sanidad Animal atenderá la notificación del titular de la explotación y, a estos efectos, además del equipo de campo designado que actuará en la explotación designará adicionalmente un veterinario/a oficial de entre los que tengan realizado el curso normalizado sobre aspectos teóricos, prácticos y de base legal en el diagnóstico de la tuberculosis, para estar presente en la aplicación de la prueba.

El equipo de campo para actuar como perito de parte propuesto por el titular de la explotación deberá presentar ante el Servicio de Sanidad Animal, a través de la correspondiente Oficina Veterinaria de Zona, justificación de estar habilitado para el ejercicio profesional por un Colegio Oficial de Veterinarios de España, de haber superado un curso normalizado sobre aspectos teórico, prácticos y de base legal en el diagnóstico de la tuberculosis, y en su caso, tenerlo actualizado, y de no estar en proceso de suspensión o retirada de la habilitación para la realización de la prueba IDT.

El Servicio de Sanidad Animal comprobará que el equipo de campo propuesto como perito de parte cumple con lo requerido en el punto anterior. En caso de que no fuera así, el titular de la explotación será informado de ello y de la imposibilidad de realizar la prueba IDT con la presencia de equipo veterinario de parte, mediante notificación personal en la Oficina Veterinaria de Zona. No obstante, el titular de la explotación tendrá una nueva y última opción de proponer de forma inmediata un segundo equipo de campo que cumpla las condiciones requeridas.

Tanto el equipo de campo que actúa como perito de parte como el veterinario/a oficial designado, estarán presentes en la recepción de la tuberculina por parte del equipo de campo designado en la Oficina Veterinaria de Zona correspondiente; no obstante, el veterinario perito de parte podrá, si así lo desea, renunciar a este acto de recepción, siempre que la renuncia se exprese por escrito ante los servicios veterinarios de la Oficina Veterinaria de Zona. La no presencia del veterinario perito de parte en la recepción de la tuberculina a la hora convenida, sin renuncia expresa para ello, dará por verificada de forma correcta esta parte inicial de la prueba IDT.

La contrastación de la prueba oficial IDT se realizará en un acto único y será llevada a cabo por el equipo de campo designado por el Servicio de Sanidad Animal, en el marco del programa de erradicación de la tuberculosis, y en ella estarán presentes tanto el veterinario perito de parte designado por el titular de la explotación de animales como el veterinario oficial designado también por el Servicio de Sanidad Animal tras la solicitud de contrastación. Estos últimos sólo podrán verificar la metódica de trabajo del equipo de campo inicial, en ningún momento, repetir sus acciones.

Todo el material empleado en la prueba IDT deberá contar con certificado de calibración con arreglo a un procedimiento según la norma UNE-EN ISO 17.025, certificación que deberá ser realizada por una empresa certificadora autorizada por AENAC.

Una vez realizada la prueba sanitaria IDT, el equipo de campo inicial emitirá dictamen con arreglo a la interpretación establecida en la normativa de aplicación.

El veterinario que actúa como perito de parte emitirá siempre juicio sobre la actuación sanitaria y el dictamen del equipo de campo designado, ya sea a favor o en contra, especificando en este último caso y de forma clara, los criterios técnicos y legales en los que sustenta su posición.

En el caso de que exista juicio en contra emitido por el perito de parte, será el veterinario/a oficial designado el que emitirá dictamen de valoración de la prueba, que incluirá un diagnóstico definitivo que dará por finalizada la contrastación, surtiendo los efectos sanitarios y legales correspondientes.

El veterinario perito de parte deberá estar presente en la totalidad de la prueba IDT, desde los inicios preliminares de primer día de actuación, hasta la cumplimentación final del acta normalizada una vez acabado el trabajo del segundo día de actuación, de tal manera que con su ausencia en cualquier fase de la prueba se dará por desistido el derecho a la prueba de contrastación; en este último caso, la actuación sanitaria se completará sin su presencia y el diagnóstico final será el determinado por el equipo de campo designado, que surtirá los efectos sanitarios y legales correspondientes.

El veterinario oficial designado deberá estar presente en toda la prueba de contrastación, desde la recepción de la tuberculina hasta el levantamiento final del acta referida en el punto siguiente.

Del dictamen emitido por el equipo de campo inicial, del pronunciamiento a favor o en contra del veterinario perito de parte y de su propio dictamen, en caso de que fuera necesario, o de cualquier otra circunstancia considerada relevante, el veterinario oficial levantará siempre acta normalizada, que será firmada por los tres técnicos actuantes y que será remitida al Servicio de Sanidad Animal de forma inmediata; copia de la misma se entregará al titular de la explotación.

En el caso de que el equipo de campo inicial nombrado para realizar la prueba IDTB fuera un veterinario oficial, el Servicio de Sanidad Animal designará un segundo veterinario oficial para que esté presente en la prueba y emita, de ser necesario, diagnóstico definitivo.

 

Diario Oficial de Extremadura

Jueves, 18 de octubre de 2018

http://doe.gobex.es/pdfs/doe/2018/2030o/18050471.pdf 

La tuberculosis caprina no está sujeta a un Plan Nacional de Erradicación, y únicamente algunas Comunidades Autónomas han implantado sus propios programas de control. En el inicio de estos programas, en regiones donde no se dispone de datos previos, es probable que pueda existir una alta prevalencia, con un consecuente elevado número de reactores sacrificados. Esto puede suponer un problema para ciertas razas autóctonas en peligro de extinción y de alto valor genético, así como grandes pérdidas económicas para el ganadero.

Por ello, investigadores españoles pertenecientes a CZ Veterinaria y al centro Visavet, dependiente de la Universidad Complutense de Madrid, han realizado un estudio que propone un sistema de segregación como medida de control y erradicación de la tuberculosis en un rebaño de alta prevalencia, conservando la producción y la genética de la ganadería, y reduciendo el riesgo de entrada de otras infecciones.

El estudio se realizó en un rebaño infectado de cabras de la raza Guadarrama de aproximadamente 400 animales, con una prevalencia aparente a las pruebas diagnósticas. El sistema de segregación consistió en separar los animales al nacer y criarlos de forma artificial en el rebaño segregado. Para evaluar el funcionamiento del programa, se realizó un seguimiento de un grupo de animales nacido en el rebaño inicial infectado y otro en el rebaño segregado a los 6, 12, 18 y 24 meses. La exposición ambiental se determinó mediante la recogida de esponjas prehidratadas para detectar la presencia de micobacterias del Complejo Mycobacterium Tuberculosis.

En el grupo de seguimiento del rebaño segregado, se observó una reducción significativa en el número de animales reactores con respecto al rebaño inicial en todos los tiempos. Se detectaron muestras ambientales positivas en comederos y salas de ordeño de ambos rebaños, considerándose puntos críticos.

En conclusión, los resultados obtenidos en este estudio reflejan la utilidad de la segregación para el control de la tuberculosis, conservando la producción y la genética, y pudiendo ser además un modelo funcional para el control de otros patógenos.

Este estudio se ha presentado en forma de póster en el II Congreso de Sanidad Animal y está firmado por los siguientes investigadores: Álvaro Roy, José Antonio

Infantes, Lucas Domínguez, Sergio González, Francisco Lozano, Beatriz Romero, Lucía de Juan y Javier Bezos.

La Junta de Extremadura ha editado un documento en el que se informa a los productores sobre las medidas de la tuberculosis, con una parte específica para las medidas sanitarias que deben tomarse en las especies bovina y caprina.

En estas especies, los Programas Nacionales de Erradicación se han demostrado eficaces para atajar el avance de la enfermedad. Establecen como eje de actuación el análisis individual mediante una técnica de alergia cutánea, la conocida intradermotuberculinización (IDTB), la eliminación del medio natural de los animales infectados y el establecimiento de unos estatus sanitarios (las clásicas calificaciones sanitarias) diferentes en función de los resultados a la IDTB, así como un condicionante de movimiento pecuario en función de estas calificaciones.

La aplicación rigurosa de los programas nacionales de erradicación ha permitido que más del 90% de los rebaños de nuestra comunidad estén libres de enfermedad, mejorando la productividad y competitividad de las explotaciones, y favoreciendo un escenario libre de restricciones al movimiento pecuario y de libre comercialización de los productos de origen animal, lo que contribuye, de forma decisiva, al asentamiento y desarrollo sostenible de la población rural en las comarcas con marcado carácter ganadero.

Para asegurar la completa eliminación de los animales positivos, además, se han puesto en marcha una serie de medidas adicionales:

- Incremento de pruebas anuales en las explotaciones, tanto de intradermotuberculinización (saneamientos cada seis meses), como aplicación de gamma interferón sobre muestras de sangre.

- Aislamiento de animales reaccionantes positivos una vez detectados como tales y su sacrificio en un plazo no superior a 15 días.

- Aplicación de medidas de limpieza y desinfección en instalaciones tras la detección de animales positivos.

- Inspección de las canales en mataderos para la detección de animales en avanzado estado de la enfermedad y que no se detectan por las pruebas in vivo.

- Colaboración eficaz con los técnicos de la Administración en la realización de estudios epidemiológicos que permitan identificar en cada caso el origen de la enfermedad.

- Formación continuada a servicios veterinarios oficiales, equipos que realizan el diagnóstico en campo y ganaderos.

Las medidas sanitarias a aplicar en Extremadura son las mismas que establecen los programas nacionales pero, al ser una región de alta prevalencia, es necesario aplicar medidas adicionales que tiendan a aumentar la sensibilidad diagnóstica para detectar y eliminar del medio natural los bovinos y caprinos infectados en el menor tiempo posible.

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder