Mostrando publicaciones por etiqueta: Tuberculosis

 

 

José Luis Sáez Llorente, jefe del Área de Programas Sanitarios y Zoonosis del Ministerio de Agricultura, participó en una jornada sobre sanidad y fauna silvestre, organizada por la propia entidad ministerial, en el que presentó la ponencia titulada ‘Nuevo enfoque cooperativo integrado para combatir las enfermedades que afectan a los animales domésticos y la fauna silvestre: tuberculosis’.

En su intervención, aseguró que la gran variedad de sistemas productivos de rumiantes y las numerosas condiciones medioambientales hacen que la epidemiología de la enfermedad, que afecta de forma importante al ganado caprino, resulte complicada en la mayoría de las ocasiones. El pastoreo común, incluso con animales de varias especies, implica retos adicionales, por lo que las medidas deben aplicarse durante mucho tiempo antes de poder afrontar la erradicación. Todo ello sin olvidar que la enfermedad supone restricciones importantes a la sostenibilidad de la producción de rumiantes. Además, su control ofrece incuestionables beneficios a la sociedad, al tratarse de una zoonosis.

En este sentido, Sáez Llorente aseguró que el control de la tuberculosis debe basarse en cuatro pilares fundamentales:

- Extensa revisión de toda la evidencia científica sobre el papel de la fauna silvestre en la transmisión y el mantenimiento de la tuberculosis en España. Trabajo con universidades y centros de investigación. De esta forma, se obtiene información sobre los principales reservorios salvajes (jabalí, ciervo y gamo) y niveles de riesgo geográfico y por sistema de producción.

- Actualización del Programa Nacional de Vigilancia en Fauna Silvestre.

- Opciones de intervención: medidas preventivas y de bioseguridad; posibles intervenciones sobre ‘especies reservorio’. En este sentido, se proponen una serie de propuestas: registro obligatorio de granjas cinegéticas, sistema de vigilancia específico para tuberculosis con eliminación selectiva de animales positivos, incompatibilidad del ganado y la fauna silvestre, prohibición de la alimentación suplementaria, inversión en instalaciones que evitan o reducen el contacto, aumento de cuotas de caza…

- Estrategia de comunicación con todos los interesados

 

 

La ciudad de Córdoba acogerá durante los días 17 y 18 de octubre el Congreso Nacional de Sanidad Animal, que nace con el ánimo de actualizar los conocimientos más relevantes sobre los principales aspectos que conforman la sanidad animal, dando continuidad a la primera edición celebrada el pasado año en Zaragoza.

El Congreso General de Colegios Veterinarios de España ha preparado un programa de trabajo que incluye sesiones plenarias, comunicaciones orales y posters. En ellas se abordarán temas de máxima actualidad relacionados con enfermedades de tanta repercusión como la tuberculosis, las resistencias a los antimicrobianos o las certificaciones sanitarias para la exportación.

En concreto, sobre la tuberculosis está previsto que presente una ponencia Beatriz Muñoz Hurtado, subdirectora general de Sanidad e Higiene Animal y Trazabilidad del Ministerio de Agricultura. El título de la ponencia es el siguiente: ‘La erradicación de la tuberculosis en ganado bovino y caprino en España’.

 

 

La localidad malagueña de Antequera acogió unas Jornadas Técnicas de Caprino, en el marco de Agrogant, en el que el futuro plan de tuberculosis caprina que va a poner en marcha la Junta de Andalucía fue uno de los asuntos que más interés despertó en los productores asistentes a la jornada.

Por parte de la administración autonómica asistió Manuel Fernández Morente, jefe de Servicio de Sanidad Animal. El ponente volvió a señalar en esta jornada que la norma que regirá el plan de tuberculosis y que se publicará de forma oficial próximamente en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía está en fase de estudio en los gabinetes jurídicos de la Consejería de Agricultura y Ganadería.

En el turno de preguntas y en el debate que siguió a la exposición de Fernández Morente y a una mesa redonda que contó con la participación de productores, técnicos y miembros de la administración, se puso de manifiesto la preocupación que tienen los ganaderos por las indemnizaciones que se aplicarán en este futuro plan de tuberculosis. Lo que más preocupa a los productores es saber el plazo con el que se abonarán las indemnizaciones, ya que un número de positivos importante puede provocar un gasto económico fuerte para los ganaderos.

 

 

Son varias las enfermedades infecciosas que sin estar sometidas a programas oficiales de erradicación causan graves pérdidas económicas en las explotaciones ganaderas. Una de ellas es la paratuberculosis, una enfermedad crónica de etiología micobacteriana que cursa con una enteritis granulomatosa, y supone un problema sanitario y económico de gran relevancia en las explotaciones de rumiantes a nivel mundial, según describe Neiker. A pesar de ser descrita por primera vez al final del siglo XIX, los mecanismos que regulan la interacción hospedador-patógeno en esta enfermedad no están completamente definidos. Hasta la fecha, la vacunación ha sido el único método efectivo con un coste económico asumible por los ganaderos para controlar la enfermedad a gran escala, tanto en ganado ovino como en bovino. Sin embargo, no confiere una protección absoluta y puede interferir tanto con el diagnóstico serológico de la paratuberculosis como con la prueba de rutina utilizada en el diagnóstico de la tuberculosis bovina.

En el nuevo proyecto RTA2017-00089-00-00 se pretende dar solución a estos problemas mediante el desarrollo herramientas eficaces que incluyen vacunas y probióticos que no interfieran en el diagnóstico de la tuberculosis, así como nuevos reactivos diagnósticos DIVA que permitirán diferenciar los animales vacunados de los infectados. Además, como novedad se estudiarán los posibles efectos beneficiosos no específicos derivados de la administración de estos inmunógenos mediante ensayos ‘in vitro’ en los que se enfrentarán las células inmunes de los animales vacunados a otros patógenos de origen no micobacteriano causantes de enfermedades de interés en la ganadería.

De esta manera se evaluará su capacidad de inducir una respuesta inmune ‘aprendida’, aquella respuesta que defiende al hospedador frente al mismo microorganismo en un segundo encuentro pero también frente a patógenos diferentes en posteriores encuentros (protección cruzada). En este caso en particular, vacunas diseñadas para combatir micobacteriosis se evaluarán frente a patógenos como ‘Staphylococcus aureus’, ‘Escherichia coli’ y ‘Pasteurella multocida’, entre otros. En caso de obtener resultados positivos estos serían especialmente relevantes ya que estos inmunógenos podrían suponer una alternativa al uso de antibióticos frente a ciertas enfermedades.

Además, el trabajo propuesto en este proyecto proporcionará conocimientos sobre la patogenia de la paratuberculosis aplicables a otras enfermedades inflamatorias intestinales y también información más avanzada sobre los efectos beneficiosos colaterales de la vacunación frente a micobacteriosis. Los resultados de este proyecto servirán de apoyo a la estrategia de vacunación y pueden derivar en productos y/o directrices cuya aplicación mejorará la rentabilidad de las explotaciones.

 
 
 
 

 
 
 
 En la Asociación Nacional de Criadores de Ganado Caprino de la Raza Florida (ACRIFLOR), avanzamos en Extremadura con el número de explotaciones calificadas frente a tuberculosis caprina.
Contamos ya en la Comunidad Autónoma de Extremadura con la cuarta explotación caprina con la calificación Oficialmente Indemne (TC3) de tuberculosis, la primera, además, en la provincia de Cáceres, en concreto la ganadería de José Antonio López López, cuyas siglas de inscripción en el Libro Genealógico de la Raza son “LL”, situada en el término municipal de Jaraiz de la Vera, Cáceres.  
 
Esta ganadería de jóvenes ganaderos,  desde el principio tuvo claro abordar esta enfermedad, de ahí que después del trabajo, esfuerzo e ilusión mostrada, ha conseguido su objetivo repercutiendo éste en la Rentabilidad de su rebaño. Además, actualmente se encuentran también en el programa voluntario de Scrapie.
 
El Programa de Calificación Sanitaria de los caprinos frente a la tuberculosis en la Comunidad Autónoma de Extremadura, recogido en la Orden del 2 de octubre de 2017 que se ha puesto en marcha en la comunidad, es un programa valiente y técnicamente adecuado para afrontar la lucha contra esta enfermedad de una forma integral, añadiendo a la especie caprina  al mismo, ya que pensamos que es la única forma de combatir eficazmente a  esta grave enfermedad infecciosa.
 
Por estas razones, y con la seguridad de que detrás de esta cuarta ganadería se calificarán como oficialmente indemne frente a tuberculosis muchas más, queremos transmitir nuestro ánimo para que se continúe con esta acertada decisión sanitaria, que sin duda contribuirá a que nuestros ganaderos estén mejor posicionados a la hora de defender el valor de sus productos, ya sea leche fresca, quesos o genética, tanto nacional como internacionalmente.

 

-- 

María Sánchez 

 

 

La única vacuna disponible en la actualidad contra la tuberculosis es el bacilo Calmette-Guérin (BCG), que es una cepa viva atenuada de la bacteria ‘Mycobacterium bovis’, principal causante de la tuberculosis bovina. Además del ganado vacuno, también se ha probado en pequeños rumiantes.

Por otra parte, en un estudio realizado por el IRTA-CReSA, analizado por la entidad investigadora en su página web en un artículo firmado por Bernat Pérez de Val, se ha demostrado que la vacunación de cabras con un inmunoestimulador basado en una cepa de ‘M. bovis’ virulenta inactivada por calor (HIMB) confiere un grado de protección similar al de BCG. En este estudio, a diferencia de lo que se había observado en un estudio anterior realizado en ovejas vacunadas por vía oral, la administración parenteral de la inmunoestimulador redujo las lesiones pulmonares y la carga bacteriana en cabras desafiadas experimentalmente con ‘M. caprae’.

En la actualidad, el gran obstáculo para iniciar campañas de vacunación en regiones libres de tuberculosis es que la BCG, así como los otros candidatos a vacuna contra la enfermedad, están basados en micobacterias enteras, ya sean vivos o atenuadas. El principal motivo por el que estas vacunas están actualmente prohibidas para su uso en el ganado se debe a la posibilidad de que los animales vacunados no estén totalmente protegidos contra la infección y, por tanto, puedan infectarse, no siendo posible distinguirlos de los animales vacunados no infectados. Las pruebas diagnósticas basadas en la tuberculina (prueba intradérmica de la tuberculina y ensayo del interferón gamma) detectan como positivos tanto los animales infectados como los vacunados, lo que se conoce como interferencia de la vacuna en el diagnóstico.

En las últimas décadas, los esfuerzos de investigación centrados en el desarrollo de pruebas diagnósticas compatibles con vacunas micobacterianas han sido considerables. Sin embargo, todavía no hay suficiente experiencia práctica sobre el uso estratégico conjunto de las vacunas y estas pruebas DIVA (diferenciación y de animales infectados y vacunados), para explorar la posibilidad de establecer un calendario que haga posible un posible cambio en la política actual de la UE. “Por lo tanto, nuestra misión como investigadores es proporcionar suficientes evidencias acumuladas, incluyendo ensayos de campo a gran escala, que faciliten este cambio”, señala el autor.

Así pues, teniendo en cuenta los resultados prometedores en términos de seguridad y eficacia de varios candidatos a vacuna contra la tuberculosis y los avances científicos en el desarrollo de reactivos DIVA, autorizar la vacunación como herramienta adicional para el control de la tuberculosis bovina parece un objetivo realista, especialmente en especies no bovinas, en que la vacunación no está explícitamente prohibida por la legislación de la UE.

 

 

La vacunación contra la paratuberculosis en cabras es una estrategia de control rentable, y también es eficaz en la prevención de la aparición de casos clínicos. Sin embargo, causa interferencia en las pruebas de diagnóstico utilizadas en el control de la tuberculosis.

Un grupo de 99 cabras de un rebaño sin antecedentes de tuberculosis o infección de paratuberculosis fue vacunado contra esta enfermedad a los siete meses de edad, en un estudio realizado por investigadores españoles.

Se obtuvieron varias conclusiones:

- La interferencia en las pruebas de diagnóstico basadas en celulares disminuye con el tiempo. - Pruebas intradérmicas consecutivas en animales vacunados con paratuberculosis aumentan la interferencia en las pruebas de diagnóstico basadas en anticuerpos. - Los resultados son útiles para el diseño de programas de erradicación de la tuberculosis.

Los resultados se han publicado en un artículo en la revista científica Preventive Veterinary Medicine, firmado por los siguientes autores: Álvaro Roy, José Antonio Infantes Lorenzo, Juan Carlos Blázquez, Ángel Venteo, Francisco José Mayoral, Mercedes Domínguez, Inmaculada Moreno, Beatriz Romero, Lucía de Juan, Anna Grau, Lucas Domínguez y Javier Bezos.

  

La Mesa de la Sanidad Animal celebrada este pasado jueves, día 17 de mayo, en Andalucía sirvió para que las organizaciones profesionales agrarias conocieran de primera mano las intenciones de la administración regional en la publicación del nuevo programa de tuberculosis caprina, que funcionará en la comunidad autónoma y que se ha ido retrasando durante meses en su aprobación definitiva.

Finalmente, la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía ha decidido incorporar varias reivindicaciones de los ganaderos para que este programa sea más atractivo.

En primer lugar, una de las modificaciones más interesantes es que los animales que sean calificados como positivos no tendrán que ser destruidos y eliminados de la cadena alimentaria, sino que podrán ser sacrificados en matadero.

Por otra parte, otro cambio decretado por la administración será la regulación de la vacunación contra la paratuberculosis, que no impedirá la participación en el programa de tuberculosis caprina de los ganaderos que lo deseen, sino que se dictarán las condiciones necesarias para compatibilizar la lucha contra las dos enfermedades.

Por último, se ha decidido reducir de 150 a 100 cabras el censo mínimo para poder formar parte de este programa voluntario contra la tuberculosis caprina.

 

 

Durante el pasado año 2017, hubo 218 explotaciones de caprino en Extremadura que dieron positivo a tuberculosis, entre las más de 3.500 investigadas. Por lo tanto, se trata de un índice de prevalencia acumulada por ganadería del 6% y un 3% en el caso de los animales. Así se explicó en la Mesa de la Tuberculosis, celebrada por la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio de la Junta de Extremadura, según publica La Crónica de Badajoz.

Según explica la administración regional, la mayoría de los casos positivos han estado ligados a las explotaciones lecheras, ya que la convivencia de los animales hace más fácil la transmisión de la enfermedad.

Por otra parte, en la reunión se informó de que el Ministerio de Agricultura está ultimando el borrador de un decreto que establecerá una serie de condiciones sanitarias para todas las explotaciones de especies cinegéticas.

 

 

La Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía ha convocado el jueves de la próximoa semana, día 17 de mayo, a los representantes de los ganaderos, a través de las organizaciones profesionales agrarias y las cooperativas de la región, a la Mesa de Sanidad Animal de Andalucía, con el plan de tuberculosis caprina como uno de los principales aspectos que estarán sobre la mesa de este encuentro.

Se trata de un plan llamado a luchar de forma decidida contra la tuberculosis en la comunidad autónoma española con un mayor censo del ganado caprino, de una forma sistematizada. Sin embargo, lo cierto es que está sufriendo continuos retrasos en su publicación y, por lo tanto, en su ejecución.

En un principio, se habló del mes de octubre de 2017 como primera fecha de la puesta en vigor de este plan. Se ha ido retrasando de forma progresiva hasta inicios de 2018 y posteriormente a las semanas después de Semana Santa. En este momento, los representantes de los ganaderos sólo saben que este plan sigue siendo analizando por los servicios jurídicos de la Junta de Andalucía y que en esta próxima Mesa de Sanidad Animal sabrán más novedades sobre su publicación.

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder