foro18 banner acta 1000x132 v2

divisor 10x70 blanco

vetia 480x90 marzo19divisor 10x70 blancosyva 480x90 junio19divisor 10x70 blanco

foro19 ovigen 480x90 2018divisor 10x70 blancoforo19 msd 480x90 2

foro19 banner boletín 1000x30

'Tantos como sea necesario, tan pocos como sea posible': Los servicios veterinarios de Agropal contribuyen al uso responsable de los antibióticos

agropal antibioticos
 

Los medicamentos veterinarios juegan un papel crucial en el cuidado y control de la sanidad animal. Los ganaderos, veterinarios y todos aquellos involucrados en el cuidado de animales tienen el deber legal de proteger su salud y su bienestar. Para ello es necesario que puedan tener acceso a las herramientas necesarias para hacerlo, incluidos los antibióticos.

El uso responsable de antibióticos es, hoy por hoy, un tema de máxima actualidad, ya que se trata de un problema de Salud Pública debido a las resistencias a antimicrobianos que están apareciendo en los últimos años en multitud de microorganismos patógenos para las personas y animales.

El término antimicrobiano, casi siempre, es sinónimo de antibiótico y con él se describen las sustancias que matan o inhiben el crecimiento de las bacterias. La resistencia a los antimicrobianos es la capacidad que desarrollan microorganismos de ciertas especies para sobrevivir e incluso crecer en presencia de una concentración dada de un antimicrobiano.

Más y más bacterias se vuelven resistentes a los antibióticos. Es decir, cada vez mayor número de antibióticos existentes se vuelven ineficaces, a lo que se une el hecho de que se desarrollan muy pocos antimicrobianos nuevos, que pone en un serio peligro la Salud Pública.

Al utilizar los antibióticos de forma inadecuada, estamos acelerando la aparición de resistencias a ellos en los microorganismos. Las infecciones por patógenos resistentes a los antibióticos son más complejas y difíciles de tratar, y pueden afectar a cualquier persona de cualquier edad en cualquier país.

Como causas de la aparición o desarrollo por parte de los microorganismos de estas resistencias, podemos citar las siguientes:

* Prescripción de un antibiótico inadecuado.

* Dosificación irregular de un antimicrobiano adecuado.

* Falta de respeto del periodo de tratamiento recomendado.

* Abuso de su utilización en momentos en que no es adecuado su empleo.

Como consecuencia de esta situación sobrevenida, la Comisión Europea, junto con otras instituciones internacionales, consideran la lucha contra las resistencias a los antibióticos como un asunto prioritario, siendo la Unión Europea la región mundial líder en esta lucha.

En este sentido, la Oficina Internacional de Epizootias (OIE), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) se han unido en una alianza tripartita, cada una con sus responsabilidades establecidas, para coordinar la lucha contra enfermedades de gran impacto sanitario y económico, fundamentalmente frente a las zoonosis, enfermedades animales transmisibles a las personas. Fruto de esta actuación conjunta y coordinada es el nacimiento y desarrollo del concepto “UNA SOLA SALUD”, que hace referencia a la evidente interconexión existente entre la salud humana, animal y medioambiental y tiene por objetivo concienciar e involucrar a todos los sectores relacionados directa o indirectamente con ellas.

De esta acción conjunta y del desarrollo del concepto “UNA SOLA SALUD” se desprenden una serie de recomendaciones acerca del empleo responsable de antimicrobianos.

- Restricción completa de su utilización como estimulantes/promotores del crecimiento, prohibido en Europa desde el año 2006.

- Restricción de su empleo de manera preventiva; en ausencia de enfermedad, por lo tanto.

- Empleo prioritario en sanidad animal de aquellos antibióticos que no sean considerados de importancia crítica para la salud humana.

- Reserva para su aplicación en medicina humana los antibióticos de nueva generación desarrollados o por desarrollar.

En la Unión Europea la situación en cuanto al consumo de antibióticos, tanto en personas como en animales, es diferente entre los países miembros. En relación con este consumo en animales, España tiene el dudoso honor de encabezar el ranking de ventas de antimicrobianos de uso veterinario. Más del 95% de ellos se consumen en forma de premezclas medicamentosas en piensos animales y polvos y soluciones de administración oral. El 5% restante se trata de antibióticos inyectables.

Ante esta situación, desde la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) se ha puesto en marcha el Plan Nacional de Resistencia a Antibióticos (PRAN) con el objetivo de reducir la contribución de uso inadecuado de los antibióticos al desarrollo de resistencias bacterianas, tanto en medicina humana como veterinaria. Dentro de este plan se han desarrollado varios acuerdos voluntarios de reducción del uso de antibióticos con diferentes sectores, como el porcino, vacuno lechero o el sector de la cunicultura.

El PRAN basa su acción en la monitorización del consumo de antibióticos veterinarios por especies y a nivel de granja. Una herramienta fundamental en este control es la “receta electrónica” recientemente implantada, apoyada en plataformas informáticas compatibles con la base de datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y que las Comunidades Autónomas proporcionan a los veterinarios prescriptores.

La responsabilidad de la utilización prudente de antibióticos es compartida entre la persona que extiende la receta, el veterinario prescriptor, y la persona que los administra, el ganadero.

Los antibióticos solamente pueden ser prescritos por el veterinario, quien justificará esta prescripción en un diagnóstico previo, que amparará su actuación. No se recetarán antimicrobianos que no sean necesarios y cuando lo sean deberán seguirse exactamente las indicaciones del veterinario, respetando estrictamente la dosis y duración del tratamiento.

Para conseguir una reducción del uso de antibióticos con éxito, es necesario poner el foco en mejorar aspectos, cuya importancia a veces pasa desapercibida, como son:

● El manejo, en el que se incluyen la alimentación de los animales, instalaciones, etc.

● Bioseguridad, estableciendo medidas que impidan o dificulten la entrada de enfermedades a las explotaciones.

● Buenas prácticas de higiene en las explotaciones ganaderas.

● Planes sanitarios enfocados a la prevención de enfermedades.

En resumen, los antibióticos deben emplearse “tan poco como sea posible y tanto como sea necesario” y siempre bajo prescripción veterinaria.

 

 

Deja un comentario

Asegúrate de incluir la información requerida (*). HTML Básico está permitido.

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder