Mostrando publicaciones por etiqueta: Fiebre Q

 

La fiebre Q es una zoonosis causada por la bacteria intracelular ‘Coxiella burnetii’. En Europa, los pequeños rumiantes son la principal fuente de fiebre Q humana. Los pequeños rebaños de rumiantes pueden ser infecciosos durante varias temporadas de parto. Sin embargo, no está claro cómo se mantiene la infección en un rebaño y qué papel juegan los animales no preñados en la transmisión de ‘C. burnetii’. Por lo tanto, se inocularon cabras nulíparas con ‘C. burnetii’, aislado del brote de fiebre Q en los Países Bajos, para comprender mejor el papel de las cabras no preñadas.

 

La seroconversión y la excreción de ‘C. burnetii’ se monitorizaron después de la inoculación. Para estudiar el efecto de la reproducción en la excreción de ‘C. burnetii’, las cabras fueron criadas y monitoreadas naturalmente durante la gestación y después del parto.

 

Los resultados indican que la infección por ‘C. burnetii’ antes de la reproducción no dio lugar a la infección de la placenta ni a la duración de la gestación ni al número de animales nacidos. Sin embargo, uno de los diez excretó ‘C. burnetii’ en el calostro postparto y la bacteria se detectó en la glándula mamaria y los ganglios linfáticos asociados en la necropsia.

 

Este resultado indica que las cabras no preñadas pueden desempeñar un papel en el mantenimiento de la fiebre Q en un rebaño de cabras como portadores persistentes de infección.

 

El artículo se ha publicado en la revista científica internacional BMC Veterinary Research y está firmado por los siguientes autores: Hendrik I.J. Roest, Annemieke Dinkla, Ad P. Koets, Jacob Post y Lucien van Keulen.

 

 

 

El brote de fiebre Q desarrollado en humanos en la localidad riojana de Jalón de Cameros se ha cerrado con un total de 22 personas afectadas y sin sanciones por parte de la administración autonómica. El brote epidémico afectó a personas de

Los hechos se desarrollaron durante el mes de noviembre. El hecho de que varias personas fueron hospitalizadas en hospitales de Vizcaya levantó la alarma. Progresivamente fueron apareciendo más casos, todos ellos vinculados con excursiones durante varios fines de semana en los apartamentos turísticos El Maguillo de Jalón de Cameros, señalado como presunto foco de la enfermedad, según refleja la web de noticias NueveCuatroUno.

La Consejería de Salud del Gobierno de La Rioja no confirmó el origen de la enfermedad ni han abierto expedientes sancionadores relacionados con este caso. El pasado mes de diciembre sí se explicaba que se habían puesto en contacto con la propietaria del alojamiento rural para facilitar las recomendaciones que debe seguir. Entre otras, la eliminación adecuada de los restos de partos o abortos del ganado, así como evitar el contacto de turistas con animales de la granja.

 

El Gobierno del País Vasco ha publicado su Plan de Vigilancia y Control de la Fiebre Q en Euskadi, con el objetivo de establecer acciones que permitan reducir la prevalencia de la fiebre Q en rumiantes domésticos y la reducción del riesgo de aparición de brotes en la población vasca. Para ello, se establecerán iniciativas dirigidas al seguimiento de la enfermedad en la cabaña ovina y caprina del País Vasco, a la implantación de medidas para disminuir el riesgo en las explotaciones ganaderas y, por último, a la formación y sensibilización del personal en contacto con los animales.

El programa se aplicará a todas las explotaciones de ovino y caprino del País Vasco.

 

Programa de vigilancia

Para el sistema de vigilancia en explotaciones, se establece una vigilancia pasiva de abortos y una vigilancia activa, mediante análisis de leche de tanque y de sueros:

-Vigilancia pasiva. Cuando se declaren abortos, se investigará sistemáticamente la presencia de ‘Coxiella burnetii’

- Vigilancia activa. Encaminada a la detección de C. burnetii en explotaciones no sospechosas. Se realizará análisis de muestras de suero en todas las explotaciones y muestras de leche de tanque. También se realizará análisis de leche de tanque para la búsqueda de infección activa por ‘C. burnetii’ en explotaciones lecheras.

 

Calificación de los rebaños

En función de la sintomatología observada en los rebaños y de los resultados obtenidos en los análisis laboratoriales, los rebaños se calificarán según las siguientes categorías:

- Rebaño positivo (rebaño no calificado). Cuando la infección está activa en el rebaño, cumpliéndose al menos dos de las siguientes condiciones: existe sintomatología, se detecta ADN de la bacteria en placentas y/o fluidos uterinos y/o leche de tanque y se detectan anticuerpos en más del 20% de los animales muestreados por serología.

- Rebaño dudoso (rebaño no calificado). Se detectan anticuerpos en más del 5% de hembras en multíparas y/o primalas o se detectan anticuerpos en leche de tanque.

- Rebaño negativo (rebaño calificado).

Se establecen seis categorías de rebaños, en función de la clasificación anterior y del estado de vacunación del rebaño.

 

Plan de control

- Rebaño negativo. Es importante mantener el estatus de negatividad. Se realizarán controles periódicos en función de la situación epidemiológica. Se realizarán controles de suero de 30 animales, aunque se puede sustituir el control serológico por una muestra de leche del tanque. También se aplicarán medidas de bioseguridad.

- Rebaño dudoso. Se repetirá el control en la siguiente campaña sanitaria, se intensificará la vigilancia de abortos y se reforzarán las medidas de bioseguridad.

 

El Ayuntamiento de Villajoyosa (Alicante) ya ha recibido el informe final del brote de fiebre Q ocurrido en la zona conocida como ‘partida Gasparot’, elaborado por los técnicos de la Unidad de Epidemiología del Centro de Salud Pública de Benidorm de la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública de la Comunidad Valenciana.

Los datos del informe recogen la cronología del brote y las actuaciones realizadas para la prevención y control del mismo. Dado el tiempo transcurrido sin aparición de nuevos casos, Salud Pública ha procedido al cierre epidemiológico del brote. El informe finalmente concluye que se trató un brote de fiebre Q con siete casos confirmados, todos ellos adultos entre 33 y 44 años.

El contagio estuvo asociado a la exposición a un foco de ganado caprino cercano al lugar de residencia (seis personas eran del mismo edificio) o que frecuentaban la zona (una persona). El análisis positivo de una de las cabras confirmó el foco de infección sin detectarse otros focos de animales. Desde la Unidad de Epidemiología, en el informe final se indica que todos los afectados evolucionaron favorablemente, aunque dadas las características de la enfermedad, algunos continúan en seguimiento para descartar cronicidad.

Tras realizar el tratamiento de desinfectación y desinsectación por parte de una empresa especializada, se procedió a la señalización de las parcelas posiblemente afectadas y al posterior desbroce y quema de la maleza de las parcelas supuestamente afectadas por la bacteria, así como a la limpieza del estiércol y restos de heces. A fecha de hoy, dicho estiércol permanece recogido en sacas para facilitar su posterior retirada una vez que la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica ultime los trámites adecuados para gestionar este tipo de residuos.

El informe concluye destacando que las medidas preventivas implantadas resultaron eficaces para el control del brote infeccioso.

La Consejería de Salud del Gobierno de La Rioja ha confirmado cuatro nuevos casos de fiebre Q en la comunidad autónoma. Tres de los contagiados están ingresados en el Hospital San Pedro de Logroño con una neumonía leve y el cuarto, en un hospital de Málaga. Al parecer, el contagio se produjo en una excursión celebrada el 16 de noviembre en el entorno de Jalón de Cameros, el mismo lugar donde se registraron otros nueve casos de personas diagnosticadas de fiebre Q que ya se habían conocido con anterioridad.

Según publica el diario La Rioja citando a El Correo, el grupo afectado pasó a principios de mes un fin de semana en La Rioja, en concreto en el entorno de esa localidad de la comarca de Cameros y todos estuvieron en contacto directo con cabras recién nacidas en el alojamiento rural donde se hospedaron. Los afectados comenzaron a sufrir fiebre elevada hace una semana, y tras pasar por urgencias, se les diagnosticó neumonía.

Según señala la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), la bacteria ‘Coxiella burnetii’ se disemina en la leche, orina y heces. Pero las mayores concentraciones de las bacterias se detectan durante la parición, pudiendo alcanzar hasta 1.000 millones por centímetro cúbico en el líquido amniótico y la placenta. Además, debe tenerse en cuenta que la fiebre Q es una zoonosis peligrosa debido a su elevada infectividad en seres humanos que amenaza a veterinarios, personal de laboratorios y mataderos, así como a criadores. Menos del 50% de las personas infectadas contrae la enfermedad y la mayoría de las infecciones son leves. Pero los casos humanos pueden presentar fiebre alta, cefalea, dolores musculares, dolor de garganta, náuseas, vómitos, así como dolores de pecho y estómago. La fiebre puede perdurar entre 1 y 2 semanas y provocar neumonía y trastornos hepáticos, siendo necesario un tratamiento antibiótico de larga duración.

El Departamento de Sanidad Animal de Neiker participó en la investigación de un brote de fiebre Q entre los trabajadores de una empresa de transporte urgente que además del trabajo habitual de reparto de mercancías, también disponía de autorización para el transporte de animales.

En total hubo diez casos confirmados de fiebre Q (15,6%) y seis probables (9,4%), siendo por lo tanto la tasa de ataque del 25% (16/64). Nueve de los trabajadores (ocho casos confirmados y uno probable) mostraron síntomas de fiebre Q, principalmente neumonía (cinco casos). Se tomaron muestras ambientales (polvo de diferentes superficies) en la plataforma para investigar la presencia de ADN de ‘Coxiella burnetii’. Todas las muestras de polvo fueron positivas en la PCR a tiempo real, correspondiendo los valores de Ct más bajos (mayor carga bacteriana) en el polvo recogido en el interior de la mascotera, confirmando así que el origen del brote había tenido su origen en animales transportados recientemente y que habían pasado unas horas en dicha mascotera. El genotipo identificado en el polvo fue SNP1/MST13, uno de los genotipos previamente encontrados en cabras y ovejas en el País Vasco.

Aunque la fuente origen del brote no pudo ser identificada, el transporte de rumiantes fue suprimido en la empresa, y la fiebre Q se incluyó entre los riesgos para la salud asociados al trabajo.

Este estudio pone de relevancia la importancia de investigar el estatus sanitario de los animales transportados para evitar riesgos asociados a las zoonosis.

La ciudad de Pamplona acogió durante los pasados días 7 y 8 de noviembre el XXIV Simposio de la Asociación de Especialistas en Diagnóstico Laboratorial Veterinario (Avedila). Este evento anual sirve para exponer las últimas innovaciones relacionadas con el diagnóstico de enfermedades animales.

Ion I. Zendoia, investigador del Departamento de Sanidad Animal de Neiker-Tecnalia, acudió con una presentación que tenía por título ‘Análisis de muestras de polvo para evaluar la presencia de ‘Coxiella brunetii’ en explotaciones de pequeños rumiantes’. En este trabajo se muestra que el análisis de muestras de polvo es un método no invasivo y sencillo que permite detectar la presencia de ADN de ‘C. burnetii en el entorno de las explotaciones y hacer un cribado inicial del estatus de infección’ activa, reciente o pasada) de los rebaños.

Además, el uso de herramientas de Sistema de Información Geográfica (GIS) permite posicionar geográficamente el estatus de infección por ‘C. burnetii’ de los rebaños, identificando aquellas zonas en las que se podría implantar un plan de control de la fiebre Q.

La bacteria intracelular ‘Coxiella burnetii’ causa fiebre Q, una enfermedad zoonótica que tiene una distribución global. El ganado rumiante es reservorio común de ‘C. burnetii’ y se vierte en grandes cantidades en los desechos de animales infectados y se transmiten por inhalación de aerosoles contaminados. Este estudio se realizó para evaluar la prevalencia de la infección por ‘C. burnetii’ en animales domésticos y garrapatas en áreas de Eslovenia asociadas con antecedentes de brotes de la enfermedad de fiebre Q.

Los resultados indican que las garrapatas, aunque no son la fuente primaria de la bacteria, están infectadas con ‘C. burnetii’ y pueden representar una fuente potencial de infección para humanos y animales. Probablemente se encontró que las garrapatas recolectadas de los animales albergan ADN de ‘C. burneti’i, y la infección no se perdió durante la muda. La persistencia y distribución de patógenos en bovinos y ovinos indica que ‘C. burnetii’ está constantemente presente en Eslovenia.

El artículo se ha publicado en la revista científicas BMC Veterinary Research y está firmado por los siguientes autores: Natasa Knap, Diana Zele, Urska Glinsek Biskup, Tatjana Avsic-Zupanc y Gorazd Vegust.

El Ayuntamiento de Villajoyosa ha comenzado las labores para limpiar la parcela en la que se originó el brote de fiebre Q que se ha declarado en la localidad alicantina. Las autoridades municipales señalan que el brote comenzó en una finca en la que, desde el año 2017, se cría ganado y otra clase de animales en “condiciones inadecuadas”.

Las labores de limpieza comenzaron con la desinsetación de la zona. Según publica el diario Información, con esta actuación se pretende eliminar garrapatas y otra clase de parásitos que pudieran propagar la bacteria ‘Coxiella burnetii’, que es la causante de la enfermedad. Así, el personal de una empresa fumigadora recorrió las parcelas en las que se encuentra el foco del contagio, así como algunas fincas colindantes, rociando insecticida para intentar eliminar parásitos que pudieran ser portadores de la fiebre Q.

José Carlos Gil, concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Villajoyosa, explicó que esta es la primera fase de tres. Los siguientes pasos a seguir serán el desbroce de las parcelas y, por último, el tratamiento de los excrementos de los animales, entre otros residuos.

Para poder actuar en estas parcelas, el Ayuntamiento ha contado con la autorización expresa de los propietarios. Gil señala que las edificaciones de las mismas se encuentran en estado ruinoso, por lo que se requerirá a los propietarios que se adopten medidas para evitar que se repitan situaciones de estas características. En lo que respecta a los animales que se encontraban en esas propiedades, la Conselleria de Agricultura ha requerido a los propietarios a que los trasladen a fincas acondicionadas para la explotación de la ganadería, donde además se llevan a cabo los controles veterinarios pertinentes, para evitar la proliferación de esta y otras enfermedades transmitidas por la fauna.

La conselleria valenciana de Sanidad ha informado este jueves de la existencia de un brote de fiebre Q en Villajoyosa (Alicante) con seis casos declarados, todos ellos en buen estado de salud, mientras que hay otras cuatro personas más "en estudio".
Según Sanidad, de los seis casos dentro de este brote que continúa en investigación, tres necesitaron de ingreso hospitalario y ya han recibido el alta médica.
La fiebre Q es una zoonosis (enfermedad propia de los animales) causada por la bacteria "Coxiella burnetti".
Se declara un brote cuando hay dos o más casos de una misma enfermedad en los que se evidencia una relación epidemiológica, y el actual se dio por existente el pasado 5 de septiembre, cuando se confirmó el segundo paciente, y se comunicó inmediatamente al Ayuntamiento de Villajoyosa y a la consellería de Agricultura.
Ante la clínica inespecífica que presentan estos enfermos, la norma para el diagnóstico confirmado de la enfermedad aguda es la demostración de un incremento al cuádruple de los anticuerpos en dos muestras de suero obtenidas con un intervalo mínimo de 15 días, siendo tomada la primera en la fase aguda de la enfermedad.
La fiebre Q es una zoonosis causada por un bacilo denominado "Cloxiella burnetii" que clínicamente se comporta como una enfermedad febril aguda que se caracteriza por escalofríos, cefalea, malestar general, mialgias y sudoración profusa, según Sanidad.
El periodo de incubación es de entre 14 y 39 días, y su gravedad y duración varían considerablemente.
La principal vía de contagio es la transmisión aérea producida por la inhalación de gotas aerosoles y polvo contaminado por el contacto con animales infectados.
También es posible, aunque mucho menos frecuente, la transmisión vía alimentaria por el consumo de leche cruda de animales contaminados, seguida de regurgitación y aspiración.
El tratamiento habitual consiste en la administración de antibióticos (doxiciclina) por vía oral.
No existe profilaxis ante la fiebre Q pero, no obstante, hay que tener en cuenta que la transmisión persona-persona es excepcional.
Las actuaciones sobre los animales se están llevando desde el Servicio de Protección a la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) y la Consellería de Agricultura con el apoyo de la policía local de Villajoyosa. 

FOTO: sh-sci.org

Página 1 de 3

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder