Mostrando publicaciones por etiqueta: Tuberculosis

Beatriz Muñoz Hurtado, subdirectora general de Sanidad e Higiene Animal y Trazabilidad del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), analizará la erradicación de la tuberculosis en ganado bovino y caprino en el marco de una ponencia que impartirá en el II Congreso de Sanidad Animal, que se celebrará el 17 y 18 de octubre en Córdoba.

En su ponencia, Beatriz Muñoz repasará el Programa de Erradicación de la Tuberculosis Bovina desde que comenzó a implementarse de forma homogénea en todo el territorio nacional a principios de los 90, pasando por el reforzamiento del programa que se produjo en 2014, hasta llegar a la elaboración del Programa de Actuación frente a la Tuberculosis en Fauna Silvestre (Patubes) que se está impulsando a raíz de que los estudios epidemiológicos hayan permitido identificar casos o zonas en que la fauna silvestre juega un papel creciente como reservorio de la enfermedad para el ganado doméstico. También se analizará el destacado papel de esta enfermedad en ganado caprino.

Aunque el principal reservorio de la enfermedad es el ganado bovino, en ciertas zonas los animales silvestres, infectados a partir del ganado, está participando en la epidemiología de la enfermedad de forma activa, sobre todo en situaciones de sobreabundancia, cada vez más frecuentes en amplias zonas de la península Ibérica.

El ADN de la bacteria de la tuberculosis determina la eficacia de los medicamentos para tratar esta enfermedad, según un estudio que demuestra que los perfiles de resistencia a partir del dato genómico puede predecir si un paciente será o no resistente a un fármaco, según publica La Vanguardia.

El trabajo, publicado en la revista New England Journal of Medicine, investiga la susceptibilidad de los pacientes de tuberculosis a distintos medicamentos mediante el estudio del ADN de la bacteria, en unos descubrimientos que pueden tener su efecto en el ganado, ya que se trata de una zoonosis.

En este proecto, se decidió evaluar si la secuenciación del ADN de la bacteria ‘Mycobacterium tuberculosis’ podría servir para predecir con precisión los perfiles de susceptibilidad a los fármacos antituberculosos de uso más común. Los investigadores han analizado secuencias de genoma completo de un total de 10.209 cepas de tuberculosis aisladas de pacientes en 16 países distintos de los seis continentes. El estudio demuestra que los perfiles de resistencia a partir del dato genómico pueden predecir con alta sensibilidad las resistencias a un determinado tratamiento.

 

 

Los chequeos en Andalucía por el nuevo plan de tuberculosis caprina que comenzó a funcionar en esta comunidad autónoma ya están en pleno funcionamiento desde hace varias semanas, con resultados por ahora muy dispares dependiendo de cada explotación.

Según señalan varias fuentes veterinarias consultadas, se están dando casos de explotaciones que no han tenido ningún caso de tuberculosis confirmada en sus animales, mientras que en otros casos se están dando prevalencias muy elevadas dentro de una misma explotación, lo que obliga al sacrificio inmediato de esos animales, según figura en la normativa de la comunidad autónoma. Todo ello se confirmará una vez que la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía facilite datos oficiales de la evolución de este plan de tuberculosis, según se espera desde el sector productor.

La ejecución de las pruebas diagnósticas puede ser efectuada por el personal veterinario de las Agrupaciones de Defensa Sanitaria Ganadera (ADSG) o personal veterinario autorizado. La prueba oficial autorizada para el diagnóstico oficial de la tuberculosis caprina para rebaños que vacunan frente a paratuberculosis y que no estén calificados es la intradermotuberculinización de comparación. Para rebaños que no vacunan frente a paratuberculosis, es la simple.

 

 

La ciudad griega de Larissa acogió a finales de agosto la ‘13th European Wildlife Disease Association Conference’, organizada por la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Thesaly. El tema de la conferencia ‘Wildlife health and conservation: expectations in a challenging era’ ha puesto el foco en la necesidad de promover la gestión de las enfermedades de la fauna silvestre y la conservación de una manera más efectiva en un entorno de grandes desafíos. Así, los más de 200 investigadores participantes han presentado y discutido los más recientes avances en la investigación en este campo en las distintas sesiones programadas: tuberculosis de la fauna silvestre: epidemiologia y control; enfermedades transmitidas por vectores; enfermedades emergentes y reemergentes; salud y conservación de especies desatendidas (murciélagos); asociación genética-enfermedad, animales acuáticos y ecosistemas; salud, manejo y conservación de la fauna silvestre; fauna silvestre y salud pública; evidencia de infección directa entre especies en la interfaz entre ser humano, fauna silvestre y ganadería en Europa. Desde el departamento de Sanidad Animal de Neiker han asistido tres investigadoras que han presentado los resultados de algunos de los proyectos que están en curso en este campo. Concretamente se han presentado los resultados de prevalencia de anticuerpos frente a hepatitis E en jabalíes, la distribución temporal y espacial de anticuerpos frente a tuberculosis en jabalíes y resultados de la eficacia de una vacuna inactivada frente a tuberculosis en un modelo de tejón europeo.

El Plan de Vigilancia Sanitaria de la Fauna Salvaje de Cataluña, que se inició en el año 2012, indica una casuística baja de la tuberculosis en las principales especies de ungulados, según refleja un texto del investigador Bernat Pérez del Val publicado en la web del instituto investigador CReSA.

Así, por ejemplo, en cuanto al jabalí, de un total de 4.268 sueros analizados durante los últimos seis años, 157 (3,7%) han resultado positivos y de un total de 1.396 tejidos analizados, se ha confirmado tuberculosis en 54 (3,9%), mientras que en el caso del ciervo se han obtenido 9 sueros positivos de 533 (1,7%) y se ha confirmado la enfermedad en 2 de 115 tejidos analizados (1,7%).

os datos obtenidos en Cataluña contrastan radicalmente con las prevalencias de tuberculosis en el sur de España, que en cuanto al jabalí llegan al 50, 60, 70, 80, 90 e, incluso en algunas áreas, casi al 100% de los animales muestreados. Estos resultados están claramente relacionados con un manejo diferente de la fauna cinegética y el contacto con ganadería extensiva (puntos de agua y de alimento compartidos).

Así pues, la situación en España es radicalmente distinta en función del área geográfica y el manejo que se hace de la fauna silvestre en cada territorio. Mientras que las actuaciones de respuesta son urgentes para tratar de bajar la prevalencia en la fauna silvestre y los animales domésticos en comunidades como Andalucía, Extremadura o Castilla-la Mancha, en Cataluña la estrategia debe pivotar más sobre la vigilancia, la prevención y la bioseguridad.

El IRTA organiza una jornada titulada ‘Tuberculosis en fauna silvestre. ¿Qué implica’, que se va a celebrar el próximo 10 de octubre en el campus de Bellaterra (Barcelona), en concreto en el salón de actos de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Autónoma de Barcelona, en la localidad de Cerdanyola del Vallès.

El objetivo de esta jornada es transferir y compartir conocimientos con el sector y la sociedad en general sobre la situación de la tuberculosis en la fauna silvestre en Cataluña y en el entorno Mediterráneo, el papel de la fauna silvestre en la tuberculosis de los animales domésticos y las implicaciones que tiene en los programas de control y erradicación de la enfermedad en estas especies. 

La jornada está dirigida a ganaderos y ganaderas de explotaciones de bovino y de pequeños rumiantes, a veterinarios y veterinarias oficiales de saneamiento y de salas de tratamiento de carne de caza, a grupos de cazadores, miembros del Cuerpo de Agentes Rurales y a todas las personas interesadas en la situación y el control de esta enfermedad en general.

PROGRAMA

9.00 horas. Inscripciones y entrega de documentación.

9.15 horas. Presentación de la jornada.

9.25 horas. ‘Evolución de la población de ungulados en Cataluña y actuaciones en relación a la contención de la tuberculosis’. Jordi Ruiz (subdirector general de Actividades Cinegéticas y Pesca Continental del Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Generalitat de Cataluña).

10.10 horas. ‘Planes de vigilancia sanitaria y de actuación en la fauna silvestre’. Albert Sanz (veterinario del Servicio de Prevención en Salud Animal del Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Generalitat de Cataluña).

10.45 horas. ‘Diagnóstico anatomopatológico y vigilancia en las salas de tratamiento de carne de caza’. Enric Vidal (investigador del IRTA-CReSA).

11.15 horas. Pausa.

11.45 horas. ‘Resultados de seis temporadas de vigilancia de la tuberculosis en la fauna silvestre de Cataluña’. Bernat Pérez de Val (investigador del IRTA-CReSA).

12.30 horas. ‘Interacción entre animales domésticos y silvestres: bioseguridad en la ganadería extensiva y medidas de prevención’. Ana Balseiro (investigadora del Serida de Asturias).

13.15 horas. ‘Interacción entre animales domésticos y silvestres: estudio del foco del Barranco de Lloret (2004-2012)’. Roser Velarde (investigadora del SEFaS de la Universidad Autónoma de Barcelona).

13.45 horas. Clausura de la jornada.

 

 

La reunión convocada por la Asociación de Ganaderos 19 de Abril y la organización Asaja Salamanca con motivo del incremento de explotaciones positivas a tuberculosis congregó a numerosos ganaderos de la comarca de Ciudad Rodrigo, “preocupados e inquietos” por la situación en la que se insta a admitir como premisa que la fauna silvestre “sirve de transmisora y de portadora de la enfermedad” para “adoptar la misma política sanitaria para ambas especies, bien la de control o bien la de erradicación”, según recoge la web Salamanca 24 Horas.

“Desde el 2017, año en el que se publicó el Plan de actuación sobre tuberculosis en especies silvestres, no se ha realizado ninguna modificación de la política sanitaria, siendo los ganaderos de vacuno y caprino los únicos que soportan todo el peso de la aplicación de la política sanitaria y los sacrificios que conlleva”, explica la Asociación de Ganaderos 19 de Abril.

La organización agraria también subraya que ante la situación en la que se encuentran los ganaderos “algunos incluso manifestaron su deseo de adoptar medidas similares a las de los inicios de la brucelosis, con manifestaciones o bloqueos de saneamientos, aunque tanto desde la 19 de Abril como desde Asaja se habló y apostó por la vía del diálogo”.

La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía ha dispuesto cuatro millones de euros en ayudas para la puesta en marcha desde este mes de septiembre de programas sanitarios en la ganadería andaluza a través de las Agrupaciones de Defensa Sanitaria Ganadera (ADSG). La finalidad de esta partida es subvencionar los gastos de determinadas actuaciones sanitarias (pruebas diagnósticas, adquisición y aplicación de vacunas, tomas de muestras o actuaciones veterinarias) en enfermedades con importancia para la rentabilidad de las explotaciones ganaderas, la sanidad de los animales y sus productos o el acceso a los mercados.

Estas actuaciones están enmarcadas en los programas sanitarios que se realizan para luchar contra enfermedades del ganado como tuberculosis caprina y lengua azul. También se incluye la agalaxia contagiosa ovina y caprina, siempre que el programa sanitario de la ADSG aprobado por la autoridad competente contemple las actuaciones sanitarias objeto de ayuda.

Una muestra de las medidas contra este tipo de enfermedades es que la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural adquirió 14,5 millones de dosis de vacunas contra la lengua azul con el fin de asegurar la inmunización de las cabañas ganaderas bovina y ovina en 2017 y 2018 en el marco de los programas de vacunación obligatoria. De este modo, la Junta ha puesto a disposición de los veterinarios de las distintas ADSG ocho millones de dosis frente al serotipo 1 de la enfermedad y 6,5 millones de dosis frente al serotipo 4.

En la actualidad, Andalucía cuenta con 78 ADSG que reúnen a más de 27.000 explotaciones. “Es un ejemplo de éxito de colaboración público-privada desde el que se realiza una importante labor de control sanitario de la cabaña ganadera que se traduce, a su vez, en una mejora de la producción, de la sanidad animal, la salud pública y el acceso de los animales y productos a los mercados”, señala la Junta de Andalucía en un comunicado.

Estas agrupaciones están constituidas por ganaderos para la elevación del nivel sanitario-zootécnico de sus explotaciones mediante el establecimiento y ejecución de programas colectivos y comunes de profilaxis, lucha contra las enfermedades de los animales y mejora de sus condiciones higiénicas, medidas que permiten mejorar el nivel productivo y sanitario de sus productos.

 

 

El Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Generalitat de Cataluña ha publicado una Orden por la que se convocan ayudas para la ejecución de los programas de sanidad animal realizados en las explotaciones de la comunidad autónoma.

El objeto de las ayudas que establece la Orden es compensar a los ganaderos por los costes derivados de la ejecución de programas y actuaciones sanitarias dirigidos al control y la prevención de enfermedades de los animales.

Pueden ser entidades solicitantes y perceptoras de la ayuda las Agrupaciones de Defensa Sanitaria que estén reconocidas como tales, o que estén en trámite de reconocimiento.

En el caso del ganado ovino y caprino, se subvencionará el 80% del gasto en servicios veterinarios facturados a la ADS por el cumplimiento del Programa Sanitario para la Calificación de Explotaciones Caprinas de Leche como Oficialmente Indemnes de Tuberculosis. Por su parte, en el caso del Programa Nacional de Vigilancia, Control y Erradicación de la Agalaxia Contagiosa 2018-2020, se subvencionará el 80% del gasto en difusión y asesoramiento del programa, el 80% del gasto veterinario y también el 80% del gasto en analíticas realizadas.

Orden ARP/147/2018, de 17 de agosto, por la que se aprueban las bases reguladoras de las ayudas destinadas a la ejecución de programas de sanidad animal en los sectores del porcino, de la cunicultura, del ovino y el caprino y de la producción de moluscos.

Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña 22 de agosto de 2018

http://portaldogc.gencat.cat/utilsEADOP/PDF/7690/1692240.pdf 

 

 

El Ministerio de Agricultura está trabajando en el borrador de una nueva norma básica para adoptar actuaciones sanitarias en especies cinegéticas y de fauna silvestre en relación con la tuberculosis, según publica la Unión de Agricultores, Ganaderos y Silvicultores de la Comunidad de Madrid (Ugama). “El Ministerio admitiría así, de alguna manera y como ha defendido nuestra organización durante estos años, que el papel de la fauna silvestre como fuente de contagio de la tuberculosis bovina a la ganadería merecía de la adopción de medidas específicas y urgentes, porque el aumento de la incidencia de la enfermedad está demostrando que lo hecho hasta ahora no era suficiente”, señala la organización agraria.

La nueva norma, que de salir adelante prevé un horizonte de entrada en vigor en enero de 2019, introduce el elemento de la salud pública en el tratamiento de este problema, lo que permitiría que las actuaciones se decidan a nivel del Estado. Al mismo tiempo admite que la tuberculosis presenta implicaciones también sobre la economía, la biodiversidad y la calidad de las especies cinegéticas.

El Ministerio considera que las medidas incluidas en el Programa de Erradicación de la Tuberculosis no son suficientes, al actuar solamente sobre el ganado bovino, y que deben ampliarse a otras especies domésticas y silvestres y contar con la implicación de todos los actores y agentes implicados: administraciones, sectores ganaderos, cinegéticos, conservacionistas, científicos…

La norma establecería una nueva estructura de actuación, de manera que se identifican los factores de riesgo que en un determinado espacio contribuyen a hacer más peligrosa la enfermedad. Estos factores de riesgo incluyen estudios sobre presencia de especies silvestres sensibles, factores ambientales, evidencias de transmisiones entre ganado y fauna salvaje, estado de la enfermedad en el ganado, sistemas de manejo…

En función de la combinación de estos factores cada comarca o unidad epidemiológica se clasificaría en función de su nivel de riesgo (bajo, moderado o especial) y las medidas a implantar serían proporcionadas a dicho nivel, que afectarían tanto al ganado doméstico como a fauna cinegética y silvestre.

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder