Mostrando publicaciones por etiqueta: Bienestar animal

Cobadu materializó las recientes certificaciones en bienestar animal y trazabilidad para sus granjas de porcino en una gala a la que acudieron más de 130 ganaderos. La apertura y moderación del acto corrió a cargo de Alberto Megía, responsable de porcino de Cobadu, quién agradeció el “trabajo en equipo y el gran esfuerzo de ganaderos y compañeros”. Megía destacó el hecho de que la cooperativa sea pionera en España en poseer la certificación PAED y destacó además que es la tercera entidad nacional con las tres fases de la certificación auditadas. Se dirigió también a los ganaderos para animarles a mantener los certificados y afrontar con trabajo los nuevos retos en Bienestar Animal.

La siguiente en intervenir en la jornada fue Sandra Montejano, gerente de alimentación de Aenor, que se dirigió tanto a los ganaderos como a la parte técnica de Cobadu para pormenorizar y desgranar el contenido de los certificados y aclarar los resultados de las auditorias efectuadas en las granjas. Sandra puso en valor la buena conexión entre los veterinarios y técnicos con los ganaderos y sus animales observada en las auditorías y animó a seguir trabajando en la misma línea para seguir a la vanguardia del sector.

El director de Anprogapor, Miguel Ángel Higuera, no pudo acudir a la jornada por problemas de agenda pero si quiso estar presente a través de un vídeo en el que transmitió su enhorabuena a todos los presentes. Higuera dio su apoyo tanto a los ganaderos como a toda la cooperativa para que sigan trabajando por conseguir la excelencia en su sistema productivo e ir todos acordes superando los retos actuales del sector.

Inmaculada García, gerente de Aenor en Castilla y León, entregó las certificaciones a Rafael Sánchez en nombre de toda la cooperativa. “El día de hoy significa un paso trascendental que debe también considerarse un punto y seguido, un impulso para ganaderos y técnicos para seguir avanzando en esta materia, y por seguir a la vanguardia del sector”, explicó el director general de Cobadu. “Éste es un compromiso no solo con el Bienestar Animal, sino con la sociedad en general, ya que a través de estos certificados ofrecemos una mayor información y transparencia al consumidor”.

La Red Nacional de Granjas Típicas (Rengrati) ha realizado un informe en el que analiza la estructura de los costes de producción de una selección de granjas típicas españolas y se compara con una selección de granjas típicas ubicadas en otros países relevantes en la producción analizada, tanto de la Unión Europea como de terceros países.

En el análisis se trata de estudiarcon detalle los costes asociados a cada granja típica, y la repercusión de los condicionantes del modelo europeo de producción en los costes de los sistemas de producción de España y la comparativa con los sistemas y los costes de otros países.

El promedio del total de costes de la selección de granjas europeas de ovino de carne fue de 417 €/100 kg peso vivo, un 82% superior al promedio internacional.

Los costes más altos, con valores que superaron los 450 €/100 kg peso vivo, se registraron en uno de los modelos del Reino Unido (UK_400) y en el modelo de Argelia. Por otro lado, los costes más bajos (inferiores a 250 €/100 kg peso vivo), correspondieron a modelos del hemisferio sur (Uruguay, Australia y Nueva Zelanda).

Los modelos españoles, con valores entre los 350 y 400 €/100 kg peso vivo, registraron costes similares a los registrados a otros modelos cercanos como el francés.

 Costes de sanidad y bioseguridad

El promedio del total de costes relacionados con la sanidad y la bioseguridad de la selección de granjas europeas fue de 231 €/100 kg peso vivo, un 226% superior al promedio internacional. Los costes más altos (por encima de 450 €/100 kg peso vivo), se registraron en un modelo de Reino Unido (UK_400), mientras que los valores más bajos, se registraron en las granjas típicas de Uruguay, Argelia y Nueva Zelanda, con valores inferiores a los 100 €/100 kg peso vivo.Los modelos españoles, con valores que oscilaron entre los 150 y 200 €/100 kg peso vivo, estuvieron en la línea de los modelos de Irlanda. En 2017 los modelos españoles, registraron unos costes de seguros, tasas y otros costes variables un 28% por encima de la media de los modelos europeos y de más del doble conrespecto alos modelos internacionales.

 Costes de alimentación

El promedio del total de costes relacionados con la alimentación animal de la selección de granjas europeas fue de 150 €/100 kg peso vivo, un 15% superior al promedio internacional. El valor más elevado se registró en el modelo ubicado en Argelia, con más de 350 €/100 kg peso vivo. Le siguieron las granjas típicas españolas, con unos costes de alimentación entre los 200 y 250 €/100 kg peso vivo, es decir los valores más altos de los modelos europeos

 Bienestar animal

El promedio del total de costes relacionados con el bienestar animal de la selección de granjas europeas en el año 2017 fue de 222 €/100 kg peso vivo, un 238% superior al promedio internacional. Los costes más elevados,se registraron en uno de los modelos del Reino Unido (UK_400) con valores superiores a 450 €/100 kg peso vivo. Por el contrario,los valores más bajos, por debajo de 50 €/100 kg pesovivo, correspondieron con los modelos de Uruguay, Argelia y Nueva Zelanda.

 Medio ambiente

El promedio del total de costes relacionados con el medio ambiente de la selección de granjas europeas fue de 142 €/100 kg peso vivo, un 205% superior al promedio internacional. Los costes más elevados de la comparativa, correspondieron a los modelos de Francia y del Reino Unido, con valores superiores a 150 €/100 kg peso vivo, mientras que los valores más bajos se registraronen las granjas de Uruguay, Argelia y Nueva Zelanda.

El Diario Oficial de la Unión Europea recoge la Resolución del Parlamento Europeo sobre la situación actual y perspectivas de futuro de los sectores ovino y caprino en la Unión Europea, según publica Eurocarne. En este texto en referencia a los mataderos, se señala que los procesos de concentración en mataderos aumentan cada vez más, lo cual se traduce en que “los grupos empresariales que procesan la carne controlan toda la cadena del sector cárnico, desde los animales vivos hasta la carne fresca envasada, y esto no solo conduce a trayectos de transporte más largos para los animales vivos, sino también a costes mayores”.

Ante esto, desde el Parlamento Europeo se pide a la Comisión que identifique medidas de apoyo para la creación de puntos de sacrificio y la simplificación de los procedimientos de autorización. De esta forma, se busca favorecer el bienestar animal. Además, también se pide a la Comisión y a los Estados miembros que se esfuercen por desarrollar “redes locales que tengan un efecto palanca para aumentar las rentas facilitando la creación de mataderos locales e itinerantes, indispensables para la estructuración de esos sectores”.

Las cojeras en las ovejas son la principal causa de preocupación, relacionada con la sanidad y el bienestar animal, en algunos países productores de ovino de carne. Uno de esos países es el Reino Unido, en el que se están realizando una serie de investigaciones para desarrollar un sistema de detección automatizada de las cojeras. Se ha constatado que la mejor práctica para la cojera se basa en un tratamiento rápido. Sin embargo, no hay medidas objetivas de detección de cojera en ganado ovino, mientras que los acelerómetros y giroscopios se han utilizado ampliamente en estudios de actividad humana y su uso se está volviendo cada vez más común en el ganado.

En un estudio realizado por investigadores británicos, se utilizaron 23 conjuntos de datos (10 no cojos y 13 ovejas cojas) de un sensor de oído basado en acelerómetro y giroscopio con una frecuencia de muestreo de 16 Hz para desarrollar y comparar algoritmos que pueden diferenciar la cojera en tres actividades diferentes (caminar, de pie y acostado). Se constató por primera vez que las características extraídas de las señales del acelerómetro y el giroscopio pueden diferenciar entre ovejas cojas y no cojas mientras están de pie, caminando o acostadas.

Por lo tanto, las diferencias de comportamiento entre ovejas cojas y no cojas en las tres actividades podrían usarse para desarrollar un sistema automatizado para la detección de cojeras.

Este artículo científico ha sido publicado por The Royal Society con la firma de los siguientes expertos: Jasmeet Kaler, Jurgen Mitsch, Jorge A. Vázquez Diosdado, Nicola Bollard, Tania Dottorini y Keith A. Ellis.

 
Nave de ovejas web
TEXTO ELABORADO POR LOS SERVICIOS TÉCNICOS DE AGROPAL
 
La importancia del alojamiento en pequeños rumiantes
 
Las ovejas tradicionalmente han sido gestionadas en condiciones extensivas. Actualmente, la situación es muy diferente ya que la intensificacion de las producciones en el ganado ovino ha conducido al diseño de alojamientos e instalaciones adaptados a sus necesidades, tanto fisiológicas como de comportamiento, que permiten mejorar su bienestar y con ello su producción

Partimos de la idea clara de que la “nave” es el lugar donde viven los animales, su hogar. Por esta razón, estas instalaciones deben asegurar unas condiciones ambientales y de bienestar que permitan a los animales alimentarse, beber, expresar sus comportamientos naturales y descansar de forma apropiada.

Los alojamientos deben responder a una serie de necesidades en función de las características de explotación:

  • Tipo y número de animales.
  • Número y sistema de parideras.
  • Número de lotes en los que se va a organizar el rebaño.
  • Sistema de alimentación que vamos a implantar.

¿QUÉ ESPACIO NECESITAN?

Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta en los alojamientos del ganado ovino es el espacio mínimo disponible por animal, refiriéndonos no solamente a los metros cuadrados de superficie que tengan a su disposición, sino también referido al tamaño/número de comederos y bebederos que permitan un adecuado acceso al alimento y al agua en función de sus necesidades.

En lo que respecta a la superficie de suelo disponible por animal, las necesidades mínimas varían en función de varios factores como la especie, el estado productivo del animal, etc. A modo de ejemplo de la influencia de la especie, en general, podemos decir que las cabras necesitan más espacio que las ovejas, debido a que tienen diferencias importantes en cuanto a su comportamiento espacial. Durante el descanso las cabras raramente lo hacen en contacto con otras cabras. Por el contrario, las ovejas sí descansan unas contra otras debido a su mayor comportamiento gregario. Aunque también existen similitudes, tanto ovejas como cabras prefieren descansar contra una pared en vez de en medio del aprisco debido a que se sienten más seguras y cómodas que en una zona abierta debido a su adaptación antidepredadora en ambas especies.

El espacio disponible por animal influye de forma clara sobre su comportamiento. En ovejas estabuladas se ha comprobado que el incremento de 1,5 m2 a 3 m2 disponible por animal se traduce en un aumento del tiempo que los ovinos están caminando y se reducen de forma significativa las agresiones. Por el contrario, densidades animales elevadas afectan negativamente a comportamientos naturales asociados a un adecuado bienestar animal, como son el acicalado, poder tumbarse, darse la vuelta, estirar las patas, etc.

El estado productivo de los animales influye de forma decisiva en sus necesidades espaciales. Un ovino en mantenimiento necesita un espacio mínimo de 1,2 m2, que se incrementa hasta los 2 m2 en el caso de se trate de una oveja parida.

Como hemos comentado anteriormente, en el diseño de una nave ganadera es fundamental tener en cuenta el acceso al alimento y al agua de todos los animales. Es decir, el tamaño y número de los comederos y bebederos debe permitir que todos los animales puedan comer al mismo tiempo y que no le falte acceso al agua de bebida de forma prolongada a ninguno de ellos. Para ello, es imprescindible considerar las necesidades de alimentación y bebida de nuestras ovejas, de nuevo, en función de su estado productivo.

Como referencia se pueden considerar los siguientes parámetros:

Comederos:

  • Altura/adultos: 50-55 cm.
  • Altura/corderos: 40 cm.
  • Anchura de cinta de alimentación: 60-68 cm.

Bebederos:

  • Número de ovejas/bebedero tipo cazoleta: 25-35.
  • Número de corderos/bebedero tipo cazoleta: 10.
  • Número de ovejas/bebedero tipo nivel constante: 70.
  • Altura/animales adultos: 70-80 cm.
  • Altura/corderos: 40 cm.

En el caso del acceso al agua, estos números vienen determinados por datos conocidos como el consumo medio en ovejas expresado en litros de agua por kilogramo de materia seca ingerida, a una temperatura ambiental de 15ºC, que se muestra en la tabla siguiente.

ESTADO PRODUCTIVOLITROS AGUA
Crecimiento - Cebo2
Mantenimiento - Inicio de gestación2 - 2,5
Final gestación1 feto: 3 - 3,5
2-3 fetos: 3,5 - 4,5
LactaciónPrimer mes: 4 - 4,5
Resto: 3 - 3,5

Por tanto, no solo es importante el espacio disponible para los animales, sino también su distribución y diseño.

CÓMO DEBE SER LA VENTILACIÓN Y LA TEMPERATURA

La ventilación y la temperatura del alojamiento de nuestras ovejas, influye decisivamente sobre su salud, productividad y bienestar. Por lo que es fundamental controlar ambos parámetros con un diseño correcto de las instalaciones.

Una adecuada ventilación de nuestras naves nos va a permitir eliminar el aire contaminado con gases tóxicos (en especial metano y amoniaco) procedentes de la respiración y digestión de las ovejas, el exceso de humedad presente en el interior del alojamiento y aportar el oxígeno necesario a los animales, además de regular la temperatura interior del aprisco.

Conseguir estas condiciones de ventilación y temperatura dependerá en gran medida de la orientación de la nave. Como norma general, la orientación de la instalación debe ser siempre perpendicular en su eje principal, o eje largo, a la dirección de los vientos dominantes de la zona en que se encuentre localizada. De esta manera, además, conseguiremos una adecuada velocidad de aire en el interior de la nave, que influirá de manera determinante en el bienestar de nuestras ovejas y corderas y corderos, evitando problemas patológicos respiratorios.

Los parámetros teóricos óptimos de ventilación y temperatura para nuestros animales son los siguientes:

  • Temperatura óptima de confort en ovejas adultas: 10-15 ºC.
  • Temperatura óptima de confort en corderas: 18-20 ºC.
    *Se deben evitar extremos de temperatura ambiental, establecidos de forma general en -8 ºC de temperatura mínima y 30 ºC de temperatura máxima.
  • Velocidad óptima de aire en ovejas adultas: 0,5 a 1,8 m/sg.

Por otra parte, los m3/hora de aire contaminado evacuados dependen de múltiples factores:

  • Diferencia de temperatura entre el exterior e interior de la nave.
  • Diferencia de altura entre la entrada y salida de aire de la nave.
  • Diferencia entre la superficie de entrada y salida de aire. Esta relación debe ser de 2:1.
  • Efecto chimenea, si se ventila a través de la cumbrera de la nave.
  • Efecto viento, es decir, de lado a lado, cuando la orientación del aprisco es perpendicular a los vientos dominantes.

EL CONTROL DE LA LUZ EN LA NAVE

La luz, o más bien, los ciclos diarios de luz y oscuridad, y su duración, influyen en muchas funciones biológicas de nuestras ovejas importantes desde el punto de vista productivo. Estos ciclos de luz y oscuridad controlan, entre otras funciones, las secreciones hormonales, de gran importancia en hembras poliéstricas estacionales, como son las ovejas. Este último aspecto es fundamental cuando se pretenda inducir un fotoperiodo de manera artificial.

Es importante tener en cuenta también la intensidad de la iluminación de nuestras naves. Se ha comprobado que niveles inadecuados de iluminación dan lugar a alteraciones en el comportamiento de los animales. Condiciones de baja iluminación originan una disminución de la ingesta e inactividad de las ovejas. Por el contrario, una iluminación excesiva provoca una evidente hiperactividad de los ovinos. En la medida de lo posible, intentaremos que los animales tengan acceso a la luz del sol. Como norma sencilla, durante las horas del día, la intensidad de la iluminación, natural o artificial, debería permitir a los animales alojados en la nave ver y ser vistos con claridad.

CONTROLAR LOS NIVELES DE RUIDO

Es importante tener en cuenta que la maquinaria empleada en nuestra explotación, así como los sistemas de ventilación, son una fuente de ruido que a menudo supone una causa de estrés para los animales.

Por ello, debemos, en la medida de lo posible, minimizar al máximo el nivel de ruido en el interior de la nave, evitando sobre todo ruidos repentinos y fuertes.

Existen estudios en los que se ha comprobado que un aumento del nivel de ruido de 45 dB a 95 dB se tradujo en una reducción del tiempo de ingesta y un incremento del comportamiento inactivo de las ovejas, mostrando signos de sufrimiento, que podría derivar en disminuciones de la producción o incluso hacer a los animales más susceptibles al padecimiento de enfermedades.

CONCLUSIONES

  • La forma en la que diseñamos los alojamientos e instalaciones de ganado ovino influye decisivamente tanto en el bienestar como en la salud y productividad de estos animales.
  • Todos los equipos, incluidos comederos y bebederos, luces, ventiladores, máquinas de ordeño, etc, deben ser inspeccionados regularmente y mantenerse en buenas condiciones de limpieza y uso.
  • La luz debe ser lo suficientemente intensa como para que permita una adecuada inspección de los animales y de los equipos.
 

 

‘Anaplasma phagocytophilum’, el agente causante de la anaplasmosis humana y la fiebre transmitida por garrapatas en las ovejas, se considera actualmente como una enfermedad emergente. En un estudio realizado entre investigadores franceses y españoles del CSIC, se describió el establecimiento de un modelo de infección por ovejas de ‘A. phagocytophilum’ utilizando la cepa ovina variante 2 de Noruega más conocida en Europa (NV2O) propagada en células de garrapatas.

Dos ovejas fueron inoculadas con células de garrapatas infectadas con el ‘A. phagocytophilum NV2Os’. Cuatro días después de la inoculación, ambas ovejas desarrollaron infección según lo determinado por PCR y la presencia de fiebre, observación de mórulas en granulocitos a 6 días después de la infección y detección de anticuerpos de ‘Anaplasma’ a 14 días después de la infección. Las necropsias realizadas permitieron detectar ‘A. phagocytophilum’ por inmunohistoquímica en secciones de piel, así como por PCR en piel, pulmón, intestino delgado, hígado, bazo, útero y ganglios linfáticos mesentéricos. A 6 días después de la infección, durante la fase aguda, una oveja se infestó con larvas, ninfas y adultos de ‘Ixodes ricinus’ de una colonia libre de patógenos. Como se esperaba, no se encontró transmisión transovarial.

Finalmente, se demostró que la sangre infectada de ovejas recolectada a 14 días después de la infección puede infectar las células de garrapatas ISE6 permitiendo la infección de dos ovejas adicionales que desarrollaron signos clínicos similares a los infectados previamente. Uno de los animales murió y el otro permaneció infectado persistentemente hasta 115 días después de la infección cuando fue sacrificado. Esta oveja transmitió la bacteria durante la infección persistente.

El establecimiento de este modelo experimental permite abordar preguntas de investigación sobre una bacteria transmitida por garrapatas de creciente importancia.

Este estudio se ha publicado en forma de artículo en la prestigiosa revista científica internacional Frontiers in Veterinary Science, con la firma de los siguientes autores: Consuelo Almazán, Lisa Fourniol, Clotilde Rouxel, Pilar Alberdi, Helene Huet, Christelle Gandoin, Anne Claire Lagree, Henri Jean Boulouis, José de la Fuente y Sarah Bonnet.

Nace la Red de Investigación de Sanidad Animal-RISA
 

El consorcio, coordinado por la Red de Laboratorios de Alta Seguridad Biológica (RLASB), tiene como objetivo fomentar la colaboración entre grupos de investigación y la transferencia tecnológica en sanidad animal

La red de Investigación de Sanidad Animal-RISA acaba de dar su pistoletazo de salida con el objetivo de promover la transferencia tecnológica y fomentar la colaboración entre grupos de investigación en sanidad animal. Se trata de un consorcio coordinado por la Red de Laboratorios de Alta Seguridad Biológica (RLASB) y que aglutina a personal investigador dedicado a la Sanidad Animal en todo el territorio Español. 

La red, en la que participa la Universidad de Córdoba (UCO) -representada por el profesor Juan José Garrido-, tiene como finalidad potenciar sinergias y lograr un uso más optimizado de los recursos, garantizar la sanidad animal y la salud pública. Para ello, cuenta con personal experto en disciplinas tan variadas como la entomología, la epidemiología y el bienestar animal.

Además de la UCO, entre los miembros también se incluyen el Centro de Investigación en Sanidad Animal (INIA-CISA) y el Centre de Recerca en Sanitat Animal (IRTA-CReSA), nodos que conforman el coordinador RLASB, y universidades, centros y grupos de investigación expertos en diversas disciplinas de la sanidad animal, como el Centro de Vigilancia Sanitaria Veterinaria (VISAVET) de la Universidad Complutense de Madrid, el Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario (NEIKER), el Instituto de Investigación de Recursos Cinegéticos (IREC; de la Universidad de Castilla-La Mancha y CSIC), la Estación Biológica de Doñana (EBD) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario del Principado de Asturias (SERIDA), la Universidad de Zaragoza, la Universidad de León y la Universidad de Extremadura.

Además, el consorcio cuenta con la Fundación Vet+i-Plataforma Tecnológica Española de Sanidad Animal como partner de divulgación, ya que integra a todos los agentes públicos y privados vinculados con la sanidad animal en España: las organizaciones de productores, la comunidad científica y académica, la profesión veterinaria, la administración pública y la industria de sanidad animal; facilitando en último caso la cohesión del grupo y garantizando la difusión y la internacionalización de las acciones de I+D+i en sanidad animal españolas. 

El pasado mes de febrero, la Red de Laboratorios de Alta Seguridad Biológica (RLASB), participó en la convocatoria de creación y desarrollo de Redes de Investigación, a través de la creación de la “Red de Investigación en Sanidad Animal” (RISA). Esta convocatoria, cuya resolución de concesión se publicó el 25 de noviembre, incluyendo a RISA como uno de los proyectos financiados, tiene como finalidad la puesta en marcha de actividades que mejoren y consoliden los resultados de I+D+i en un área temática de conocimiento, en el caso de RISA, en sanidad animal, que fomente la colaboración de investigadores con objetivos comunes y que requiera de una aproximación multidisciplinar. 

En los próximos meses darán comienzo las actividades programadas en la Red RISA. Las acciones, que tienen prevista una duración de 2 años, engloban una serie de iniciativas sobre distintos temas relacionados con la investigación en sanidad animal como la innovación o la seguridad biológica. 

Está coordinada por RLASB y cuenta con la participación de universidades, centros de investigación y la Fundación Vet+i, para promover la transferencia tecnológica y la divulgación científica en sanidad animal

El pasado mes de febrero, la Red de Laboratorios de Alta Seguridad Biológica (RLASB), una Infraestructura Científica y Técnica Singular de España (ICTS), participó en la convocatoria de creación y desarrollo de Redes de Investigación, a través de la creación de la “Red de Investigación en Sanidad Animal” (RISA). Esta convocatoria, cuya resolución de concesión se publicó el 25 de noviembre, incluyendo a RISA como uno de los proyectos financiados, tiene como finalidad la puesta en marcha de actividades que mejoren y consoliden los resultados de I+D+i en un área temática de conocimiento, en el caso de RISA, en sanidad animal, que fomente la colaboración de investigadores con objetivos comunes y que requiera de una aproximación multidisciplinar.

Esta Red, que aglutina a numerosos investigadores dedicados a la Sanidad Animal en España, se crea con la intención de potenciar las sinergias existentes entre los distintos grupos de investigación en sanidad animal españoles, contando con expertos en disciplinas tan variadas como son la entomología, la epidemiología y el bienestar animal, entre otras, todas ellas complementarias, para lograr un uso más racional, responsable y optimizado de los recursos, garantizar la sanidad y bienestar animal y por ende, la salud pública.

Entre los miembros se encuentran el Centro de Investigación en Sanidad Animal (INIA-CISA) y el Centre de Recerca en Sanitat Animal (IRTA-CReSA), nodos que conforman el coordinador RLASB, y también a universidades, centros y grupos de investigación expertos en diversas disciplinas de la sanidad animal, como el Centro de Vigilancia Sanitaria Veterinaria (VISAVET) de la Universidad Complutense de Madrid, el Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario (NEIKER), el Instituto de Investigación de Recursos Cinegéticos (IREC; de la Universidad de Castilla-La Mancha y CSIC), la Estación Biológica de Doñana (EBD) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario del Principado de Asturias (SERIDA), la Universidad de Zaragoza, la Universidad de León, la Universidad de Extremadura y la Universidad de Córdoba. Además, cuenta con la Fundación Vet+i, Plataforma Tecnológica Española de Sanidad Animal, como partner de divulgación, ya que integra a todos los agentes públicos y privados vinculados con la sanidad animal en España: las organizaciones de productores, la comunidad científica y académica, la profesión veterinaria, la administración pública y la industria de sanidad animal; facilitando en último caso la cohesión del grupo y garantizando la difusión y la internacionalización de las acciones de I+D+i en sanidad animal españolas.

En los próximos meses, darán comienzo las actividades programadas en la Red RISA, que tienen prevista una duración de 2 años, entre las que se llevarán a cabo una serie de iniciativas sobre temas de gran relevancia para la investigación en sanidad animal (innovación, seguridad biológica, One Health, etc).

Unos 70 alumnos del Grado de Veterinaria de la Universidad de Extremadura acudieron a la tercera sesión de la asignatura Salidas Profesionales, que en esta ocasión tuvo como tema central la gestión de explotaciones ganaderas y la clínica de campo y contó con José María Plaza Rubio y Ángel de Vicente Báez como ponentes. Por su parte, Juan Antonio Vicente Báez, presidente del Colegio de Veterinarios de Cáceres, inauguró la jornada e instó a los alumnos a que defiendan las competencias de los veterinarios ante el intrusismo laboral.

José María Plaza Rubio aprovechó su presentación para poner en valor el trabajo preventivo del veterinario en las explotaciones ganaderas que “cuando se hace bien puede llegar a pasar desapercibido porque se están evitando los problemas”. Señaló que cuando se está diseñando y desarrollando un programa sanitario en una explotación ganadera se debe hacer en concordancia con los problemas sanitarios del entorno y adaptarse a las peculiaridades de dicha explotación, ya sea de bovino u ovino, según informa la Organización Colegial Veterinaria Española.

En Extremadura, las enfermedades de ovino contra las que se debe estar preparado un programa sanitario eficiente son, principalmente, enterotoxemias, pasterela, clamidias y lengua azul.

En la segunda charla de la jornada, Ángel de Vicente Báez apuntaba en la misma dirección con la idea de que “el mejor veterinario es un buen manejo” de la explotación tanto al nivel de alimentación, vacunas, desparasitación o selección y genética. Por otro lado, recordó a los alumnos que la rentabilidad económica de una explotación ganadera se va a mantener gracias a la PAC y, por tanto, el veterinario debe estar al día de estas políticas y sus novedades, además de otros aspectos como los requisitos y plazos que imponen la administración para garantizar el control, salud y bienestar animal.

La fiebre del Valle del Rift está causada por un arbovirus que puede afectar gravemente a diferentes especies de rumiantes domésticos y salvajes, incluyendo ovejas, vacas, cabras, camellos, y también a los seres humanos. La enfermedad se encuentra distribuida principalmente por el este y sur de África, si bien también se ha descrito en otros países subsaharianos, como Madagascar, Egipto y Mauritania. En el año 2000 se confirmó la presencia de la enfermedad por vez primera fuera del continente africano, en Arabia Saudí y posteriormente en Yemen, confirmando la posibilidad de la expansión de la FVR a otras regiones, principalmente de Asia y Europa, especialmente debido a los cambios climáticos.

Desde comienzos de 2019 han sido resueltos focos en Chad y Kenia y se encuentran en situación estable (aunque no resueltos) focos en Sudán del Sur y Uganda, mientras que actualmente existen focos declarados en Ruanda y Sudán. Así lo señala el último informe de actualización de la enfermedad publicado en su página web por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), con datos del pasado mes de noviembre.

Los mayores brotes epizoóticos de la enfermedad surgen relacionados con una pluviometría en la región superior a la normal, debido a la mayor proliferación de distintas especies de mosquitos que actúan como vector. La fiebre del Valle del Rift se manifiesta a menudo por brotes de epizootias seguido de fases de silencio interepizoótico que pueden durar varios años.

El mayor riesgo de la enfermedad para España está en la posible llegada del virus al norte de África, vinculada a la importación de animales infectados procedentes de zonas endémicas durante el movimiento comercial o trashumancia, o como resultado de los conflictos socio-políticos. Por otra parte, debido a la creciente demanda de alimentos, los cultivos de regadío se han incrementado significativamente en los últimos años en los países del Magreb, proporcionando lugares adicionales de cría y descanso para vectores potenciales del virus de la fiebre del Valle del Rift.

Además de los aspectos económicos, el desafío relacionado con el control de la enfermedad es la preservación de la salud humana y animal. La única medida eficaz es la vacunación de los animales sensibles con el fin de interrumpir el ciclo epidemiológico vectores-rumiantes y limitar la transmisión a los seres humanos. Incluso con la disponibilidad de vacunas veterinarias fiables, las irregularidades en el espacio y el tiempo de los brotes de fiebre del Valle del Rift hace improbable la organización eficiente de campañas de inmunización masiva. En estas circunstancias, es necesario establecer una estrategia regional definitiva para la alerta temprana, la vigilancia y el control basado en el riesgo de un brote.

Página 1 de 22

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder