La Junta de Castilla y León y la Asociación para el Desarrollo Zamora10 han organizado un curso de esquileo de ovejas en Zamora para evitar que la provincia española con mayor censo de ovino de leche dependa del exterior para realizar esta tarea.

La Escuela Internacional de Industrias Lácteas de Zamora impartirá a partir del próximo 16 de julio el primer curso de formación especializada de esquiladores.

Está dirigido a jóvenes y todas aquellas personas interesadas en un "importante" nicho de empleo, según ha explicado este viernes en rueda de prensa la delegada territorial de la Junta en Zamora, Clara San Damián.

Diez personas podrán realizar el primer curso en la provincia, con una duración de 120 horas lectivas y que cuenta con el apoyo del Centro de Selección y Mejora Genética de Ovino y Caprino de Castilla y León (Ovigen) y Esquiladores Montaña de León.

Los alumnos cursarán ocho horas teóricas y el resto del tiempo la formación será práctica en explotaciones de la provincia en las que se realice el esquileo.

Clara San Damián ha asegurado que el curso es una respuesta "rápida y muy eficaz" al problema surgido por la demanda de mano de obra especializada durante la crisis sanitaria para el esquileo de 500.000 ovejas en la provincia durante abril y mayo.

Según ha explicado San Damián, ciudadanos uruguayos, polacos y rumanos han venido realizando estas labores en Zamora, pero el problema surgió debido al cierre de fronteras impuesto por la crisis sanitaria de la Covid-19.

Finalmente, se trasladaron a la provincia cuarenta trabajadores para realizar esta labor, que de no llevarse a cabo supondría un "grave" problema de bienestar y sanidad animal.

A partir de esta situación, la Junta valoró la posibilidad de formar a zamoranos interesados en ser especialistas en el esquileo de ovejas, un curso que cuenta con el patrocinio de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural.

La delegada de la Junta ha destacado el nicho "muy importante" de empleo que supone el esquileo, ya que los profesionales uruguayos que han realizado esta labor en 500.000 cabezas de ganado ovino "han ganado en dos meses para vivir todo el año".

El objetivo, según ha explicado Clara San Damián, es no depender de trabajadores extranjeros en una labor de campo que puede dar lugar a beneficios y que abre la puerta a jóvenes desempleados, que podrán realizar el curso de forma gratuita.

El gerente de Zamora10, Francisco Prieto, ha asegurado que hay profesiones como el esquileo o el ordeño que hay que dignificar porque son una fuente de ingresos y un yacimiento de empleo que puede beneficiar a la provincia.

Zamora, con 1.500 explotaciones y 630.000 ovejas, es la provincia de Castilla y León líder en cabezas de ganado ovino y la Comunidad, a su vez, es la que más ovejas registra de todo el país.

Publicado en Noticias

Una cuadrilla de esquiladores uruguayos ha llegado a la Finca La Cocosa de la Diputación Provincial de Badajoz para comenzar la temporada de esquila, que este año se ha tenido que retrasar a causa de la alerta sanitaria.

La Institución provincial ha explicado en nota de prensa que, durante tres días, pasarán por sus manos unas 1.800 cabezas de ganado con las que se generará unos 5.400 kilogramos de lana a través de la técnica australiana, que permite trabajar sin sufrimiento alguno para el animal.

La llegada del contingente uruguayo ha sido coordinada por la Cooperativa Agropecuaria Fovex, S.A.T., que como cada año se ven en la obligación de importar esquiladores uruguayos para poder salvar la campaña ante el elevado censo de animales que se encuentran en la provincia, que con solo los esquiladores de la misma no se podría cubrir toda la demanda.

La campaña de esquila se realiza una vez por año en la época primaveral, con los primeros calores, ya que la esquila, además de permitir conseguir la lana, resulta para las ovejas un beneficio y un medio de mejora y de higiene para la época estival.

"La finca trabaja desde el año 2016 para convertirse en un ejemplo de sostenibilidad y responsabilidad en la gestión de explotaciones agroganaderas", agrega la nota.

Publicado en Noticias

Los 250 esquiladores uruguayos que han sorteado el coronavirus y llegado este pasado miércoles a España, para atender la demanda de mano de obra especializada en el país, han iniciado este viernes la campaña en Zamora, la provincia española con mayor censo de ovino de leche.

Esta provincia castellanoleonesa censa unas 550.000 ovejas de ordeño, que sumadas a las de carne pueden suponer entre 600.000 y 700.000 cabezas de ganado ovino a las que tendrán que quitar la lana en las próximas semanas, ha explicado este viernes el responsable de COAG en Zamora, Lorenzo Rivera.

Los trabajos han comenzado en la localidad de Coreses, a diez kilómetros de la capital zamorana, donde una cuadrilla ha demostrado su habilidad con la máquina al pelar unas 180 ovejas al día cada uno de sus integrantes, lo que les reporta unos beneficios que rondan el euro por cada cabeza trabajada.

Estos esquiladores han llegado contratados por la empresa del sector más importante de Castilla y León, Esquiladores Montaña de León, con dieciocho años de oficio y cuyo responsable, Ignacio Fidalgo, ha explicado que la campaña arranca esta temporada con 150.000 ovejas de retraso.

La tardanza en la llegada de los esquiladores uruguayos se ha debido a las dificultades de tramitación burocrática debido al cierre de fronteras impuesto por la crisis sanitaria de COVID-19.

Fidalgo, que ha empleado a 39 de los 250 temporeros llegados de Hispanoamérica y cuenta con otros catorce especialistas en el oficio contratados previamente, ha indicado que la campaña de este año se prolongará hasta el 20 de julio, más tarde de lo habitual por culpa del coronavirus.

Este empresario ha explicado que la falta de mano de obra española se debe a que "nadie quiere hacerlo" porque es un trabajo duro que requiere práctica y destreza, por lo que el problema que se ha planteado esta primavera por el cierre de fronteras podría repetirse a finales de verano, cuando se efectúa el segundo esquileo del año.

Se ha quejado además que las ocho grandes empresas españolas que han fletado el avión para la llegada de los esquiladores de Uruguay han tenido que abonar 2.115 euros por el billete de cada trabajador, cuando después la aeronave ha sido aprovechado también para traer repatriados que únicamente han abonado 400 euros por el viaje.

Durante los próximos dos meses, los esquiladores viajarán de pueblo en pueblo, de ganadería en ganadería, para dejar las ovejas frescas de cara al verano, una labor tradicional que se mantiene no por el precio de la lana, que es simbólico y apenas reporta ingresos a los ganaderos, sino por cuestión de saneamiento.

Desde COAG han insistido en ese aspecto, ya que lo que les pagan por la lana es "insignificante", pero el esquileo antes del verano evita la sarna y otros parásitos del ovino y además mantiene a las ovejas más frescas, lo que influye en su rendimiento lácteo.

La falta de mano de obra que ha tenido en vilo al sector del ovino hasta la llegada de los esquiladores uruguayos puede repetirse en los próximos meses en otros sectores del campo, según han recordado desde la Coordinadora Agraria.

Esta organización ha expresado su preocupación con lo que pueda ocurrir en junio con la campaña de recogida de ajos, para la que también se emplea mayoritariamente a trabajadores de otros países ante la ausencia de españoles que quieran a hacerlo o que aguanten más de una jornada realizando esa labor por las duras condiciones. 

 

Publicado en Noticias

 

Este lunes aterrizó en Madrid un avión con 250 esquiladores procedentes de Uruguay. Medio centenar será para explotaciones de ovino situadas en Extremadura. “Sin ellos hubiera sido imposible quitar la lana a las más de tres millones de cabeza de ovino que tenemos en Extremadura, donde está el mayor censo de España. Imposible», asegura Marco Antonio Calderón gerente de Comercial Ovinos, cooperativa integrada en EA Group, con sede en Villanueva de la Serena, según publica el diario Hoy.

Calderón ha sido el coordinador que ha posibilitado que seis empresas españolas y los gobiernos de España y Uruguay hayan hecho posible que un vuelo chárter con 250 esquiladores sudamericanos lleguen finalmente para esta campaña, una medida bloqueada por el cierre de fronteras a causa de la pandemia. «Esta es la prueba de que se necesita esa mano de obra. Si no, ni España ni Uruguay se hubieran puesto de acuerdo», sentencia.

La llegada de los esquiladores uruguayos se espera en prácticamente todo el territorio nacional, ya que así podrán realizar una actividad esencial en las ganaderías en esta época del año, ya que facilita el bienestar animal de las ovejas ante las altas temperaturas.

Publicado en Noticias

Ganaderos salmantinos se han unido a las opiniones expresadas por productores de toda la geografía nacional sobre los problemas de sanidad animal y bienestar en las ovejas que puede ocasionar la falta de esquiladores por la situación del estado de alarma.

“Me preocupa casi más que las ventas porque a las ovejas no las podemos dejar sin esquilar y no sabemos cómo hacer”, denuncia Rafael García, productor de ganado ovino de la localidad salmantina de Villamayor, según publica La Gaceta de Salamanca.

“La gente de la zona que antes lo hacía es muy mayor, los jóvenes no quieren hacer este trabajo y la gente que venía de fuera a hacerlo ahora no pueden moverse”. En referencia a su situación asegura que “nosotros hemos llamado a dos empresas de Uruguay y nos dicen que esperemos a mayo, que están con los trámites a ver si pueden venir, pero aquí estamos todos a la expectativa de ver qué pasa. Hay mucha incertidumbre”, afirma.

Publicado en Noticias

El consejero de Agricultura y Ganadería de Castilla y León, Jesús Julio Carnero, ha pedido al Gobierno de España que facilite y flexibilice la entrada en España de los trabajadores extranjeros que habitualmente desempeñan labores necesarias y especializadas como es el esquileo de la cabaña ovina. 

En el caso de Castilla y León es habitual la presencia de migrantes procedentes de Uruguay y de diversos países del este de Europa, principalmente Polonia, para un trabajo "que no puede hacer cualquiera", subrayó durante una comparecencia informativa vía telemática.

En cuanto a la inminente recogida de productos perecederos en el campo, a cargo de trabajadores temporeros contratados al efecto, Carnero se ha referido a la patata y zanahoria, pero también a la poda en verde como otra actividad necesaria durante esta época, mientras que la vendimia, dijo, "queda más en la lejanía".

"Para entonces, estamos convencidos de que la vendimia se realizará en unas condiciones normales", reflexionó en este punto antes de recordar el consenso y comunicación permanente, dentro del asunto de los temporeros, con la Delegación del Gobierno, sindicatos (UGT y CC.OO), organizaciones profesionales agrarias y consejerías de Agricultura y Ganadería, y de Empleo e Industria.

De acuerdo con las instrucciones del Gobierno de España, deben ser las comunidades autónomas las que fijen el límite de movimientos que, tras las conversaciones celebradas entre las partes implicadas, en el caso de Castilla y León será el de cada una de las provincias.

Si por razones geográficas hubiera que acceder a otra, el límite orientativo sería de treinta kilómetros, matizó antes de aclarar que en Castilla y León aún no existen cálculos sobre el número de trabajadores que hacen falta para esta labor recolectora.

Otra cosa "totalmente distinta" son los huertos, distinguió al recordar la existencia de una instrucción del Ministerio del Interior que admite, como una excepción al Estado de Alarma, la  recogida de frutos "para casos de subsistencia" si se hace con las debidas medidas de seguridad, lo cual comparte Castilla y León.

"No se infringe la cuarentena si hay autoabastecimiento. En este punto ha existido una falta de claridad importante. No podemos dar soluciones urbanas a los problemas rurales", advirtió.

Preguntado por la incidencia de la COVID-19 en el sector del vino, ante la Conferencia Sectorial de este próximo jueves (30 de abril), el consejero mostró su preocupación por el excedente generado a raíz del cierre del sector hostelero y la paralización de las exportaciones.

Ante este exceso de demanda, Castilla y León defenderá en la Conferencia Sectorial la posibilidad de cosecha en verde y la fórmula denominada "destilación en crisis", pero en todo caso siempre de acuerdo con las denominaciones de origen de Castilla y León.

"El sector del vino necesita un importante aporte económico", ha resumido en este punto.

Al analizar la cosecha de cereal, debido a las abundantes y finas lluvias de abril unido a la escasez y virulencia de las heladas, el consejero ha pronosticó un buen año: "lo que hace falta es que se mantenga así", ha apostillado.

Por último, sobre la coordinación con el Gobierno de España en la adopción de resoluciones y aplicación de medidas, reiteró la prioritaria "lealtad institucional" ya manifestada desde el inicio de la crisis social y sanitaria de la COVID-19.

"Aquí nos va la vida a todos. Debemos trabajar todos a una. Mantenemos la lealtad institucional con el Gobierno de España para informar pero también para la toma de decisiones. Con el Ministerio de Agricultura realizamos un trabajo fluido", concluyó. 

Publicado en Noticias

Juan Antonio Moreno, presidente de la Asociación de Ganaderos Criadores de la raza ovina Lojeña del Poniente Granadino (Acrol), teme que se demore más de la cuenta por la ausencia de esquiladores uruguayos. La crisis sanitaria obliga a los ganaderos a recurrir a la escasa mano de obra nacional que hay en este oficio artesanal, con lo que el ‘pelado’ de los animales es más que probable que se retrase, lo que podría afectar a la salud y bienestar de estos animales.

La esquila ya ha comenzado en otras provincias como Córdoba, Sevilla, Málaga o el Levante, sin embargo, en esta zona de la provincia de Granada de alta montaña, el esquileo comenzará en unos meses cuando se vaya el frío: “Si esquilamos antes a los animales se podrían resfriar”, advierte este ganadero. Juan Antonio Moreno teme que la esquila se demore más de la cuenta por la ausencia de esquiladores uruguayos.

La primavera ha llegado con algunas lluvias y el pasto comienza a extenderse como una alfombra entre los almendros y los riscos de la sierra: “Afortunadamente podemos sacar a pastar a las corderillas y reducir el consumo de pienso ecológico”, explica Moreno.

 

Publicado en Noticias

Cuando terminen las parideras y llegue el calor comenzará la esquila de las ovejas en la Sierra de Loja (Granada) si la cuarentena lo permite, porque las restricciones en la movilidad de los temporeros han impedido a ganaderos y pastores contratar a esquiladores -vienen principalmente de Uruguay- para desnudar a estos rumiantes de sus frondosos vestidos.

La crisis sanitaria obliga a los ganaderos a recurrir a la escasa mano de obra nacional que hay en este "oficio artesanal", con lo que el "pelado" de los animales es más que probable que se retrase, lo que podría afectar a la salud y bienestar de estos animales.

Un problema más a la maltrecha ganadería extensiva que vive un futuro incierto, explica a Efeagro el sector.

Juan Antonio Moreno tiene en plena Sierra de Loja un paraje de alta montaña agreste donde la raza autóctona de la oveja lojeña se encuentra cómoda.

La esquila ya ha comenzado en otras provincias como Córdoba, Sevilla, Málaga o el Levante, sin embargo, en esta zona de la provincia de Granada de alta montaña, el esquileo comenzará en unos meses cuando se vaya el frío: "Si esquilamos antes a los animales se podrían resfriar", advierte este ganadero.

Juan Antonio Moreno teme que la esquila se demore más de la cuenta por la ausencia de esquiladores uruguayos: "No es un trabajo que guste porque se hace arrodillado durante horas y se pasa mucho calor", reconoce.

Por eso, teme que los "barberos" de los alrededores no den abasto con las más de 45.000 ejemplares de la oveja lojeña, una especie autóctona en peligro de extinción que es criada por un puñado de ganaderos de localidades como Loja, Salar, Alhama de Granada, Zafarraya y otros puntos de Andalucía.

La primavera ha llegado con algunas lluvias y el pasto comienza a extenderse como una alfombra entre los almendros y los riscos de la sierra: "Afortunadamente podemos sacar a pastar a las corderillas y reducir el consumo de pienso ecológico", explica Moreno, que preside la asociación de ganaderos de la oveja lojeña.

Hasta la llegada de la pandemia, el cordero lojeño se vendía como una delicatesen en establecimientos especializados en forma de embutidos, jamones, salazones e incluso productos de quinta gama en Francia, Libia y Estados Unidos.

En apenas un mes, el cordero se ha convertido en un producto gurmé sin demanda.

"Los corderos no se venden", lamenta Moreno, a quien la crisis sanitaria le ha sorprendido con más de 700 animales preparados para su consumo: "No hay ventas salvo pedidos muy puntuales y a los animales hay que seguir cuidándolos, realizándoles sus controles sanitarios y alimentándolos", afirma contrariado.

Además de la primavera, que traerá pasto a su rebaño, los ganaderos de la ovino lojeña tienen las esperanzas puestas en el Ramadán.

"Para la fiesta del Cordero, a finales de junio, hemos apalabrado un envío a Marruecos", explica Moreno, que confía en que el mercado árabe y los países del Golfo, importantes consumidores de cordero, reactiven las ventas.

La explotación de Juan Antonio tiene un millar de ovejas, y dos pastores le ayudan en el cuidado del ganado.

Ha llegado la época de las parideras y pronto la cabaña se incrementará con nuevos corderos. Y "¿qué hacer con ellos?", se pregunta contrariado.

Los ganaderos están acostumbrados a sacar adelante sus explotaciones en momentos difíciles gracias a su ingente esfuerzo y al continuo cuidado de sus animales.

Aunque esta vez solo les queda esperar pacientemente una mejoría de la situación para que sean sus ovejas, y no ellos, quienes salgan trasquilados.

Yolanda Aguilera-EFEAGRO

Publicado en Noticias

El Consejo de Colegios Veterinarios de Castilla y León ha pedido al Gobierno central y a la Junta de Castilla y León que faciliten, con el debido control y regulación, el ejercicio de su actividad a los esquiladores de ovejas que residen en nuestro país, así como el acceso de los esquiladores procedentes cada año de fuera de España, para efectuar esta tarea necesaria por razones de sanidad animal y salud pública.

Tal y como recuerda el Consejo autonómico, la primavera es el momento en el que las ovejas precisan, con el cambio de estación, del natural esquileo para prevenir dermatitis y graves zoonosis como sarna, pulicosis y dermatofitosis, entre otras. Por ello, y para procurar el necesario bienestar animal, es necesario librar al ganado ovino de la lana que le ha protegido de las bajas temperaturas invernales, que llega a alcanzar un peso de hasta 5 kilos en los machos y 3 en las hembras.

“Es por ello que el esquileo es una práctica imprescindible desde el punto de vista del bienestar animal, la sanidad animal y la salud pública y por lo tanto se convierte en una labor absolutamente esencial”, recuerda el presidente del Consejo de Colegios de Veterinarios de Castilla y León, Luciano Díez.

Díez advierte de que “la coincidencia de esta necesidad con la grave pandemia que ha provocado el COVID-19 y la interpretación de las restricciones laborales impuestas, ha provocado que se haya puesto en conocimiento del Consejo de Colegios de Veterinarios de Castilla y León que se está dificultando a veces esta actividad, denegando el acceso de esquiladores profesionales, de los pocos que hay aquí, a explotaciones ganaderas de ovino, por no considerar esta actividad como esencial. Además, las medidas tomadas por la pandemia, como el cierre de fronteras, impiden la entrada de los esquiladores que todos los años vienen a esta Comunidad desde otros países”.

Este hecho, recuerda el presidente del Consejo autonómico, obliga a reclamar que esta atención sanitaria sea permitida, siempre que se observen las especiales medidas anti-contagio entre personas, por lo que se recomienda que se practique de forma más escalonada y sin aglomeración de individuos, como exigen las condiciones especiales dentro del estado de alarma decretado.

 

Publicado en Noticias

El Real Decreto-Ley 10/2020, publicado el 29 de marzo, vuelve a confirmar el esquileo de las ovejas como labor esencial. Esta actividad ya estaba contemplada en el primer Real Decreto-Ley, publicado el 14 de marzo, por el que se declaró el estado de alarma y las excepciones que regulaban el desplazamiento a los lugares de trabajado.

Uno de sus anexos que recoge este último Real Decreto-ley 10/2020, incluye que pueden realizarse desplazamientos de los centros, servicios y establecimientos de atención sanitaria de animales, así como aquellas imprescindibles para el mantenimiento de las actividades productivas de la industria manufacturera que ofrecen suministros, equipos o materiales necesarios para el correcto desarrollo de estas profesiones.

El principal motivo por el que se permite llevar a cabo el esquileo de las ovejas es para garantizar, en primer lugar, el bienestar de los animales y, por tanto, su atención sanitaria al estar preparando al ganado para la llegada del verano y la subida de temperaturas. Una labor que garantiza reducir el estrés térmico, el riesgo de proliferación de enfermedades causadas por ectoparásitos, así como la realización de tratamientos antiparasitarios, podológicos y reconocimientos sanitarios individualizados.

Por otra parte, Interovic ha hecho un llamamiento al Gobierno de España para que facilite la entrada de personal extranjero especializado en las labores del esquileo, ya que si esto no sucede se prevé que podría quedar el 60% de las ovejas de toda España sin esquilar. Según el presidente de la interprofesional, Raúl Muñiz, “podría provocar importantes alteraciones sanitarias sobre la cabaña ganadera española y la merma en el bienestar de los animales”.

(Firma de la foto: Jonathan Tajes Olgos)

 

 

Publicado en Noticias
Página 1 de 6

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder