Mostrando publicaciones por etiqueta: Pequeños rumiantes

La peste de los pequeños rumiantes es una enfermedad viral de gran importancia económica en ovino y caprino. Generalmente se sabe que las cabras son más susceptibles a la enfermedad. Sin embargo, la cronología de la infección, la circulación del virus y la detección temprana de la enfermedad deben entenderse mejor.

En este contexto, se realizó un estudio en el que se evaluó el tropismo tisular y la patogénesis de peste de los pequeños rumiantes después de la infección experimental de cabras usando un virus de linaje IV, el más dominante en el mundo y originario de Asia. La infección por el virus se indujo experimentalmente en cuatro cabras de seis meses de edad por vía intranasal e intravenosa de suspensión de virus celular.

Los signos clínicos de infección estaban presentes: pirexia, descargas nasales serosas-mucopurulentas, tos, diarrea y astenia. El genoma del virus se detectó en hisopos y tejidos con signos clínicos dominados por ataque pulmonar y síntomas digestivos secundarios.

Por lo tanto, los resultados de este estudio muestran que el virus de la peste de los pequeños rumiantes es una infección invasiva en animales que en un período corto, menos de diez días, invade todos los órganos vitales. En animales vivos, el diagnóstico precoz puede realizarse fácilmente en hisopos lagrimales y rectales.

Esta investigación realizada en Marruecos ha sido publicada en forma de artículo en la prestigiosa revista científica internacional BMC Veterinary Research, con la firma de los siguientes investigadores: Z. Bamouh, F. Fakri, M. Jazouli, N. Safini, K. Omari Tadlaoui y M. Elharrak.

La brucelosis, causada por varias especies de ‘Brucella’, como la bacteria ‘Brucella melitensis’, se considera una de las enfermedades zoonóticas más graves en todo el mundo. No solo afecta a las poblaciones de animales rumiantes, lo que genera una carga financiera considerable para los ganaderos, sino que también plantea graves problemas de salud pública. Durante casi cuatro décadas en el sur de Europa y en otros lugares, la erradicación de la enfermedad se ha basado en programas ambiguamente efectivos, lo que hace que el saneamiento masivo del ganado sea urgente e indispensable. La terapia génica, que se ha demostrado efectiva en la clínica, podría constituir una opción alternativa hacia una cura permanente para la brucelosis, ayudando a la eliminación o inactivación de genes asociados con la replicación de ‘Brucella’ dentro de las células huésped.

En este sentido, un grupo de investigadores griegos ha desarrollado un estudio para simular la interacción célula huésped/microorganismo ‘in vitro’. Se demostró una disminución significativa en la carga bacteriana por célula. En espera de la verificación ‘in vivo’ de estos hallazgos, los resultados pueden resultar críticos para el tratamiento de la brucelosis.

Este estudio se ha publicado en la prestigiosa revista científica BMC Veterinary Research, con la firma de los siguientes autores: Garyfalia Karponi, Spyridon K. Kritas, Gina Papadopoulou, Elissavet Kalliopi Akrioti, Eleni Papanikolau y Evanthia Petridou.

La peste de los pequeños rumiantes continúa activa en países como Argelia, Israel o Turquía, con una importante cabaña de ovino en la cuenca mediterránea, lo que supone un riesgo para la reintroducción de la enfermedad en la Unión Europea, después de que en junio del año 2018 se confirmara su presencia en Bulgaria. Es una de las principales conclusiones del informe actualizado con fecha de 27 de noviembre de la presencia de la peste de los pequeños rumiantes en el mundo, elaborado por la Subdirección General de Sanidad e Higiene Animal y Trazabilidad del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

La peste de los pequeños rumiantes es una enfermedad vírica cuyos hospedadores naturales son las ovejas y las cabras, aunque también se ha descrito la enfermedad en otras especies de ungulados salvajes, como gacelas y órices. Además, puede infectar también a ganado bovino, búfalos, camellos y cerdos, en los que no se desarrollan signos clínicos y no pueden transmitir la enfermedad a otros animales. Desde su identificación inicial en Costa de Marfil en 1942, esta enfermedad se ha descrito de forma endémica en el África Subsahariana, Oriente Medio y sur de Asia. Se ha expandido rápidamente en los últimos 15 años y está presente en alrededor de 70 países.

En Argelia, las autoridades veterinarias notificaron a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) un total de seis focos de la enfermedad localizados en tres regiones al norte del país, que afectaron en total a 22 ovinos y 8 caprinos. Desde entonces hasta finales de noviembre de 2019, se han decclarados 105 focos, afectando a 430 caprinos y 2.737 ovinos. Paralelamente, se ha desarrollado una campaña nacional de vacunación frente a la peste de los pequeños rumiantes.

Por lo que respecta a Israel, el 24 de julio de 2019 se declaró un foco en Hebron, en una explotación con un censo de 300 caprinos y 100 ovinos, entre los que hubo 100 caprinos afectados y 50 de ellos murieron. Se trataba de ganado lechero y los signos clínicos observados fueron diarrea, problemas respiratorios y lesiones bucales, principalmente en cabritas. Las ovejas y los corderos no se vieron afectados. La explotación había sido vacunada en julio de 2017. El 29 de octubre, Israel comunicó a la OIE un nuevo foco en una explotación mixta de Hazafon con un censo de 150 animales, entre los que sólo afectó a las ovejas (30). El rebaño no había sido vacunado antes de la aparición de la enfermedad y se aplicó la misma durante el brote.

Por último, en Turquía se considera una enfermedad endémica y, según asegura el propio Ministerio de Agricultura en su informe, supone junto a Marruecos el mayor riesgo de entrada de la enfermedad en Europa. Durante el presente año 2019, se han notificado un total de 84 focos de la peste de los pequeños rumiantes.

 

Documento completo: https://www.mapa.gob.es/es/ganaderia/temas/sanidad-animal-higiene-ganadera/informeppr_tcm30-111349.pdf 

Investigadores polacos han realizado un estudio que tuvo como objetivo determinar la expresión de citocinas, que está asociada con la respuesta inmunológica de las cabras lecheras contra lentivirus de pequeños rumiantes (SRLV). El estudio se realizó en 26 cabras lecheras en su segunda a sexta lactancia, que se dividieron por raza y paridad en dos grupos: animales infectados de forma natural por SRLV y no infectados. Todas las cabras en el estudio fueron asintomáticas. Las muestras de leche y sangre, que sirvieron como material estudiado, se tomaron los días 7, 30, 120 y 240 de la lactancia. La expresión de genes y proteínas de varias citocinas se estudió utilizando métodos de PCR en tiempo real y Elisa.

La expresión de INF-β e INF-γ estaba regulada negativamente en las células somáticas de la leche (MSC) de cabras infectadas con SRLV. Sin embargo, se observó una mayor concentración de INF-β en el MSC en cabras infectadas. Por lo tanto, los lentivirus de los pequeños rumiantes probablemente influye en el sistema inmunitario de los animales infectados, al desregular la expresión de las citocinas.

Además, los estudios epigenéticos pueden aclarar los mecanismos por los cuales los lentivirus de los pequeños rumiantes regulan la expresión de genes y proteínas del huésped.

El estudio se ha publicado en la revista científica BMC Veterinary Research con la firma de los siguientes autores: Justyna Jarczak, Danuta Sloniewska, Jaroslaw Kaba y Emilia Bagnicka.

La ciudad de Pamplona acogió durante los pasados días 7 y 8 de noviembre el XXIV Simposio de la Asociación de Especialistas en Diagnóstico Laboratorial Veterinario (Avedila). Este evento anual sirve para exponer las últimas innovaciones relacionadas con el diagnóstico de enfermedades animales.

Ion I. Zendoia, investigador del Departamento de Sanidad Animal de Neiker-Tecnalia, acudió con una presentación que tenía por título ‘Análisis de muestras de polvo para evaluar la presencia de ‘Coxiella brunetii’ en explotaciones de pequeños rumiantes’. En este trabajo se muestra que el análisis de muestras de polvo es un método no invasivo y sencillo que permite detectar la presencia de ADN de ‘C. burnetii en el entorno de las explotaciones y hacer un cribado inicial del estatus de infección’ activa, reciente o pasada) de los rebaños.

Además, el uso de herramientas de Sistema de Información Geográfica (GIS) permite posicionar geográficamente el estatus de infección por ‘C. burnetii’ de los rebaños, identificando aquellas zonas en las que se podría implantar un plan de control de la fiebre Q.

La cooperativa Agropal ha publicado en su página web un reportaje sobre la importancia del alojamiento en pequeños rumiantes en explotaciones extensivas, en el que se describen una serie de pautas en diversos aspectos para preservar el bienestar animal del ganado ovino y, por lo tanto, favorecer su producción y rentabilidad.

 Espacio

Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta en los alojamientos del ganado ovino es el espacio mínimo disponible por animal, tanto los metros cuadrados de superficie, como el referido a comederos y bebederos.

El estado productivo de los animales influye de forma decisiva en sus necesidades espaciales. Un ovino en mantenimiento necesita un espacio mínimo de 1,2 metros cuadrados, que se incrementa hasta los 2 metros cuadrados en el caso de se trate de una oveja parida.

Por otra parte, es importante que todos los animales puedan comer al mismo tiempo y que no le falte acceso al agua de bebida. Como referencia, se pueden considerar los siguientes parámetros de comederos: altura/adultos (50-55 cm), altura/corderos (40 cm) y anchura de cintas de alimentación (60-68 cm). Por lo que respecta a los bebederos, los parámetros son los siguientes: número de ovejas/bebedero tipo cazoleta (25-35), número de corderos/bebedero tipo cazoleta (10), número de ovejas/bebedero tipo nivel constante (70), altura/animales adultos (70-80 cm) y altura/corderos (40 cm).

 Ventilación y temperatura

Una adecuada ventilación de las naves permitirá eliminar el aire contaminado con gases tóxicos (en especial metano y amoniaco) procedentes de la respiración y digestión de las ovejas, el exceso de humedad presente en el interior del alojamiento y aportar el oxígeno necesario a los animales, además de regular la temperatura interior del aprisco.

La orientación de la instalación debe ser siempre perpendicular en su eje principal, o eje largo, a la dirección de los vientos dominantes de la zona en que se encuentre localizada.

La temperatura óptima de confort de las ovejas adultas está entre 10 y 15 grados centígrados, mientras que en el caso de las corderas se sitúa entre 18 y 20 grados centígrados. De todos modos, se deben evitar temperaturas extremas. La velocidad óptima del aire en ovejas adultas debe estar entre 0,5 y 1,8 metros por segundeo.

 Luz y ruido

Niveles inadecuados de iluminación dan lugar a alteraciones en el comportamiento de los animales. Se debe intentar que los animales tengan acceso a la luz del sol. Durante las horas del día, la intensidad de la iluminación debería permitir a los animales alojados en la nave ver y ser vistos con claridad.

Respecto al ruido, se debe minimizar el interior de las naves, evitando sobre todo ruidos repentinos y fuertes.

Aunque ‘Streptococcus suis’ ha atraído la atención pública como uno de los principales patógenos porcinos y humanos, esta bacteria también se ha aislado de otros animales, incluidos los rumiantes. Sin embargo, estudios taxonómicos recientes revelaron la existencia de otras especies previamente identificadas como ‘S. suis’, y algunos de estos aislamientos se reclasificaron como la nueva especie ‘Streptococcus ruminantium’. En algunos países, ‘S. suis’ identificado bioquímicamente se aísla frecuentemente de rumiantes enfermos; sin embargo, tales aislamientos aún no se han identificado con precisión, y su importancia etiológica en rumiantes no está clara.

Por lo tanto, para comprender la importancia de ‘S. suis’ y las bacterias similares en los rumiantes, se ha elaborado un estudio en Japón para reclasificar los aislados de ‘S. suis’ de los rumiantes de acuerdo con la clasificación actualizada e investigar su diversidad genética.

Aunque los dos patógenos se aislaron de rumiantes sanos y enfermos, la mayoría de los aislamientos de animales enfermos fueron ‘S. ruminantium’, lo que implica que probablemente está más asociado con la enfermedad de rumiantes que ‘S. suis’. Sin embargo, los aislados de animales enfermos se clasificaron en diversos genotipos en lugar de pertenecer a ciertos grupos clonales.

Por su parte, el análisis de la secuencia del genoma de 20 aislados de ‘S. ruminantium’ proporcionó información sobre la resistencia a los antibióticos, la virulencia potencial y la diversidad serológica de esta especie. Se desarrolló un ensayo de PCR específico de ‘S. ruminantium’ para ayudar en la identificación de esta bacteria. La información obtenida y el método establecido en este estudio contribuyen al diagnóstico preciso de las infecciones estreptocócicas de rumiantes.

El artículo se ha publicado en la revista científica internacional Veterinary Research con la firma de los siguientes autores: Masatoshi Okura, Fumito Maruyama, Atsushi Ota, Takeshi Tanaka, Yohei Matoba, Aya Osawa, Sayed Mushtaq Sadaat, Makoto Osaki, Atsushi Toyoda, Yoshitoshi Ogura, Tetsuya Hayashi y Daisuke Takamatsu.

La afección pulmonar es la forma de enfermedad más grave y generalizada causada por los lentivirus de pequeños rumiantes en las ovejas. La infección implica contacto directo entre animales y la ruta de infección más importante es por vía respiratoria. De esta premisa parte un artículo publicado en una revista científica internacional por un grupo de investigadores españoles, que analizan diversos aspectos de esta patología.

La enfermedad es insidiosa y puede verse en animales de un año en adelante. La disnea no productiva es el signo clínico más común y la neumonía intersticial con aumento de tamaño y volumen pulmonar son los puntos de referencia patológicos. La detección temprana de animales infectados es un paso clave para el diagnóstico y se logra mejor mediante Elisa de tercera generación que incluyen un diseño de múltiples trenes para detectar genotipos divergentes. El diagnóstico diferencial debe establecerse con adenocarcinoma pulmonar ovino, la forma visceral de linfadenitis caseosa ovina, complejo respiratorio ovino, neumonía gangrenosa e infecciones bacterianas y parasitarias, como es el caso de ‘Dyctiocaulus filaria’ o ‘Oestrus ovis’.

El control se logra combinando medidas serológicas y de manejo y se basa en el sacrificio total o selectivo de animales infectados y el reemplazo con corderos no infectados. La segregación serológica y el reemplazo con la descendencia de ovejas seronegativas también es una opción adecuada para el control. La selección de ovejas resistentes podría ser una opción futura. Por último, la afección pulmonar por lentivirus de los pequeños rumiantes en ovejas debe tenerse en cuenta ante una disnea crónica no productiva.

El artículo se ha publicado en la revista Small Ruminant Research y está firmado por investigadores del Departamento de Patología Animal de la Universidad de Zaragoza, del CITA de Aragón y del Instituto de Agrobiotecnología – CSIC de Navarra. Se trata de Lluis Luján, Martín Pérez, Damián de Andrés y Ramsés Reina.

La Organización Interprofesional del Ovino y Caprino (INTEROVIC) y la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) suman sus fuerzas en la película documental “Barbecho”, que destacará el papel de ovejas, cabras y ganaderos frente al despoblamiento.

España tiene hoy en día algunas de las zonas con menor densidad de población de toda Europa. En contraposición a esta realidad, las grandes ciudades siguen creciendo y afrontan multitud de problemas asociados a la superpoblación. Mientras, los pocos que apuestan por vivir en pueblos deben luchar contra viento y marea para poder desarrollar un proyecto de vida en un pequeño municipio. Muchos de ellos son agricultores y ganaderos.

El sector primario se postula como la mayor posibilidad de futuro para repoblar zonas despobladas, así como para evitar el despoblamiento de áreas en peligro de abandono. La producción de alimentos, el respeto al medio ambiente, la prevención de incendios o el cuidado del paisaje rural son las claves sobre las que debe pivotar la conformación de un modelo de futuro sostenible para la sociedad europea.

Sobre estas premisas está elaborando la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos su película documental “Barbecho. En el corazón del despoblamiento”, a la que ahora ha sumado sus fuerzas la Organización Interprofesional del Ovino y Caprino (INTEROVIC).

Ovejas, cabras y ganaderos frente al despoblamiento

Desde INTEROVIC han explicado la conveniencia de esta alianza, dado que una de las claves del sector del ovino y caprino es su capacidad para generar oportunidades, empleo y vida en las zonas rurales y así fijar población en las áreas con mayor riesgo de despoblación.

El documental analizará las especiales características del sector de ovino y caprino y su capacidad para luchar contra la despoblación en la España vaciada, para ello el equipo de producción ha viajado a diversas zonas de interés y realizados múltiples rodajes y entrevistas a ganaderos, ganaderas y pastores.

INTEROVIC se suma así al proyecto, que da ya sus últimos pasos antes del estreno de la próxima semana en el cine Paz de Madrid. El plazo de inscripción para asistir a la presentación ya está abierto al público y se puede realizar desde esta página web.

Más información: http://barbecho.es  

 

Ovejas-DOCU BARBECHO

La bacteria intracelular ‘Coxiella burnetii’ causa fiebre Q, una enfermedad zoonótica que tiene una distribución global. El ganado rumiante es reservorio común de ‘C. burnetii’ y se vierte en grandes cantidades en los desechos de animales infectados y se transmiten por inhalación de aerosoles contaminados. Este estudio se realizó para evaluar la prevalencia de la infección por ‘C. burnetii’ en animales domésticos y garrapatas en áreas de Eslovenia asociadas con antecedentes de brotes de la enfermedad de fiebre Q.

Los resultados indican que las garrapatas, aunque no son la fuente primaria de la bacteria, están infectadas con ‘C. burnetii’ y pueden representar una fuente potencial de infección para humanos y animales. Probablemente se encontró que las garrapatas recolectadas de los animales albergan ADN de ‘C. burneti’i, y la infección no se perdió durante la muda. La persistencia y distribución de patógenos en bovinos y ovinos indica que ‘C. burnetii’ está constantemente presente en Eslovenia.

El artículo se ha publicado en la revista científicas BMC Veterinary Research y está firmado por los siguientes autores: Natasa Knap, Diana Zele, Urska Glinsek Biskup, Tatjana Avsic-Zupanc y Gorazd Vegust.

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder