Mostrando publicaciones por etiqueta: Raza Payoya

Foto 6 Payoya web

Entre los trabajadores que ni en una pandemia mundial pueden dejar sus tareas y cumplir con el confinamiento al que está obligada toda la población, están los pastores y cabreros. Acostumbrados a ser invisibles y a vivir casi aislados, han puesto en marcha en Cádiz la campaña "yohoytrabajo".
"La gente no se da cuenta de la labor que hacemos los que estamos en el campo. Si los agricultores y los ganaderos nos hubiéramos paralizado ahora, si hubiéramos dejado de producir, ni los sanitarios que están en la primera línea de la lucha contra el coronavirus podrían estar haciendo su labor", asegura a Efe Pepe Millán.
A punto de cumplir 63 años, a Millán, que cuida de unas 400 cabras y 300 ovejas en Zahara de la Sierra (Cádiz), el estado de alarma apenas le ha cambiado la vida, salvo que los hombres que cada dos o tres días van a su majada, a un kilómetro y medio del pueblo, para llevarle gasóleo o recoger la leche que ordeña aparecen con guantes y mascarilla y ya no se paran como antes a charlar con él.
Pepe Millán cuida sus rebaños de ovejas y cabras en la sierra de Cádiz desde niño. Sólo lo dejó, y a la fuerza, los 18 meses que tuvo que ir a la mili y el tiempo que le costó después volver a tener su majada.
"Trabajo los 365 días del año, las 24 horas al día, no se lo que es una semana de vacaciones", cuenta a Efe casi con orgullo.
Y, por supuesto, tampoco ha parado cuando casi todo el mundo lo ha hecho para afrontar la pandemia del COVID-19 con un confinamiento de la población mundial que ni los autores de ciencia ficción se habían atrevido a imaginar.
Acostumbrado a la soledad de su jornada, en medio del campo, Pepe Millán y su mujer, su única compañera de trabajo, no han parado porque tanto los rebaños de los que cuidan, como los humanos a los que alimentan, en este caso con los afamados quesos artesanales de las cabras y ovejas payoyas de la Sierra de Cádiz, necesitan de sus manos.
Son, como los pequeños agricultores o los pescadores artesanales, el eslabón menos visible de la cadena que alimenta al mundo, también ahora en tiempos de pandemia y confinamiento.
Pepe Millan, como sus colegas, dice que tiene "una espinita clavada" porque, ni antes ni ahora, se valora el esfuerzo de quien está detrás de unos quesos que se degustan en los mejores restaurantes. "La gente en general no se dan cuanta de la labor que hacemos los que estamos en el campo", dice este ganadero.

LOS QUESOS
Jose María Fernández, presidente de la Asociación de Criadores de Raza Payoya, que engloba a 43 ganaderos que se dedican a esta raza autóctona y cuida, también con su mujer, de una explotación de 250 cabras, 120 ovejas y 40 vacas a nueve kilómetros de Grazalema, cuenta que aunque, de momento, el estado de alarma no les ha afectado y las queserías siguen recogiendo la leche como siempre, la situación puede cambiar en breve.
"Si el de la quesería vende un ochenta por ciento menos, porque los restaurantes y bares están cerrados, pues llegará un momento en el que no tienen espacio en las cámaras para guardar queso y no vendrán a por la leche", explica.
Al cierre de bares y restaurantes que compran sus quesos se une que, tanto en ciudades como en pueblos, el miedo al coronavirus hace que la gente prefiera surtirse en las grandes superficies y ya no vaya a las tiendas y mercados locales, su principal vía comercial de venta al público.

#YOHOYTRABAJO
De Ahí que los pastores y ganaderos que forman parte de esta asociación hayan emprendido una campaña con la etiqueta #yohoytrabajo", con la que visualizan que ellos, al contrario que la mayoría de la sociedad, no se quedan en casa porque las cabras y ovejas no entienden de alarmas ni decretos y necesitan salir al monte a alimentarse, ser cuidadas y ordeñadas a diario, unos cuidados sin los que podría enfermar y morir.
La asociación ha editado un pequeño vídeo, difundido en sus redes sociales, para animar a los consumidores a seguir consumiendo sus quesos.
El estado de alerta ha pillado además en primavera, cuando los rebaños producen más leche porque pueden pastar más y mejor en los campos. "Casi todos los ingresos de los ganaderos se producen ahora, no es una época que se pueda postergar", explica a Efe Olga González Casquet, una de las veterinarias que gestionan el programa de cría de esta raza.
Para seguir el control de calidad de la especie estos técnicos visitan una vez al mes los rebaños. Su visita es una de las que no recibirán durante el estado de alarma los pastores, cabreros y ganaderos.
"Los laboratorios con los que trabajamos han cerrado. Podríamos ir y, por ejemplo, seguir midiendo la cantidad de leche, pero tenemos miedo a ser un vector de contagio entre ellos, no tenemos medidas de protección. Nosotros somos jóvenes, pero ellos suelen ser mayores, son ganaderías familiares, si se ponen enfermos no habrá nadie para cuidar de los animales", explica.

EL IMPACTO DEL CORONAVIRUS
El caso de estos pastores podría trasladarse a muchas otros productores locales del sector primario.
La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) establece que unas 25.000 explotaciones se están viendo ya afectadas por la caída de ventas.
Greenpeace España ha pedido que en este tiempo se garantice que el sector agrícola, ganadero y pesquero local siga funcionando como una "apuesta de futuro" y para que la crisis sanitaria no se convierta también en una crisis del mundo rural.
La organización ecologista recuerda que asegurar la supervivencia de este sector es luchar también por un mundo más sostenible.
"Las emisiones de gases de efecto invernadero del sector agroalimentario, en su conjunto, son ya entre el 21 % y el 37 % de las emisiones globales totales. Esto se debe en gran medida a un modelo agroalimentario cada vez más industrializado, donde la pequeña y mediana agricultura tiene poca cabida, a pesar de que cuida de la naturaleza" y de que es el principal arma para fijar población al mundo rural, explica Luís Ferreirim, responsable de agricultura de Greenpeace.
Fuera de datos y perspectivas, con la sabiduría de su oficio, Pepe Millán se ocupa sin más de seguir cada día con su rutina y la de sus ovejas y cabras.
"Aunque el cuerpo no lo tengo tranquilo", comenta este hombre que ahora, cada noche, cuando vuelve al pueblo para dormir, saluda a su hija con distancia, él sin bajarse del coche y ella sin salir de la puerta de su casa, y se da cuenta de que hay razones para no tenerlo. 

Isabel Laguna

La Asociación de Criadores de la Raza Payoya recuerda que el estado de alarma decretado por el Gobierno de España ha recluido a gran parte de la población en sus domicilios, proponiéndose el teletrabajo como alternativa laboral y facilitando ayudas a aquellos que pierdan sus empleos o fuentes de ingresos. “Sin embargo, los ganaderos y ganaderas de la cabra Payoya, como tantos otros, saldrán hoy también a trabajar. Las cabras no entienden de alarmas ni decretos. Necesitan salir al monte a alimentarse, deben ser cuidadas y ordeñadas a diario, necesitan unas atenciones sin las cuales padecerían e incluso podrían enfermar y morir. Por eso los ganaderos trabajan hoy, todos ellos, como cada día”, señala la asociación.

En ese mismo comunicado, la asociación de criadores recuerda que la cabra Payoya no se cría de forma intensiva, sino que pasta libremente en el monte. Saliendo a trabajar, los ganaderos se aseguran de que la leche de la cabra Payoya llegue a las queserías y mercados como todos los días, en perfectas condiciones. “Es importante recordar que el consumo de productos lácteos, y en particular la leche de cabra refuerza el sistema inmune, es hipoalergénica y rica en vitaminas (A, D, B1, B2, B12), así como en calcio y fósforo”, asegura el comunicado.

 

La trama es recurrente. ¿Quién no ha pensado en un momento determinado que tiene que dar un giro de 180 grados a su vida para enfocarlo por otro camino profesional? Pedro García sintió que había llegado el momento apropiado. Después de prácticamente dos décadas de trabajo en la banca y en el sector inmobiliario, este economista supo que su vocación de trabajar con ganadería extensiva tenía que comenzar a cumplirse. Y lo hizo. “No quería que pasaran más años porque todavía me veía con fuerza física”, relata el propio protagonista. Por eso, ya estaba decidido a ser ganadero cuando se cruzó en su camino un anuncio de la tercera edición de la Escuela de Pastores de Andalucía, que en el año 2013 se celebró en Grazalema (Cádiz). Desde su domicilio en la localidad malagueña de Ronda, pudo asistir a esta escuela todos los días y seguir con su actividad laboral.

“Yo no venía de familia ganadera y no tenía conocimientos de esta actividad ni ninguna experiencia. Por lo tanto, para mí la Escuela de Pastores tuvo muchísima utilidad, tanto las clases teóricas como las prácticas. Además, me sirvió para tejer una red de relaciones profesionales muy buena para ayudarme a resolver los problemas que se pueden tener en una explotación”, afirma García. Su vinculación con la Escuela de Pastores de Andalucía no se quedó en ser un alumno de la promoción de 2013, sino que ya desde el año siguiente, cuando tenía en marcha su negocio ganadero, ejerció como tutor de algunos alumnos. “No sé si puedo enseñarles mucho de ganadería, pero sí pueden verme como ejemplo de una persona que también dio el paso de incorporarse a la actividad como quieren hacerlo ellos”, reflexiona.

Este economista reconvertido a ganadero comenzó con ovejas de raza Segureña en una finca agreste de 600 hectáreas que se encuentra en la localidad gaditana de Villaluenga del Rosario. Hace tres años, decidió cambiar el ganado ovino por el caprino y comenzó a trabajar con cabras de raza Payoya, en un sistema de explotación totalmente extensivo. De hecho, las cabras únicamente están en la nave a mediodía, cuando pasan por el único ordeño diario que se realiza en la explotación. Además, no hay ordeño entre los meses de noviembre y febrero, ya que las cabras son sometidas a un ciclo reproductivo natural. Para completar su apuesta, cuenta con el certificado de producción ecológica y de libre de antibióticos, al no utilizar ninguno de estos medicamentos en su producción. “Trabajamos mucho en prevención y además en extensivo no hay una transmisión tan fácil y directa de las enfermedades como ocurre en intensivo”, señala.

Además del ganado caprino, este productor malagueño también cuenta en su finca gaditana con ejemplares de vacuno de carne de la raza Retinta y unas pocas hembras reproductoras porcinas de raza Ibérica.

La formación de García como economista se traslada a la gestión que realiza de su explotación. “Me gusta el campo y tengo vocación por la ganadería extensiva, pero las decisiones se tienen que tomar en base a criterios económicos y no sentimentales. Intento llevar la ganadería como un negocio”, apunta.

Respecto al futuro, plantea una visión pesimista y optimista al mismo tiempo: “Creo que no hay mucho futuro, porque en términos generales, el consumidor no valora los productos que vienen de la ganadería extensiva y los precios de los productos son los mismos que los que reciben los ganaderos de intensivo. Sin embargo, esta tendencia está comenzando a cambiar en los últimos años con los productos ecológicos y las industrias comienzan a pagar un poco más”. De hecho, relata que la industria a la que vende la leche de cabra destina su producción final a Estados Unidos, mercado que exige que la producción ecológica esté certificada como libre de antibióticos. Por esa calidad extra y esa certificación, el ganadero recibe un plus en el precio de la leche. “Si hay valorización de nuestros productos, habrá futuro. Y también tenemos que comenzar a vender nosotros para avanzar en la cadena de valor”, concluye.

thumbnail Foto - Pedro García 1

La Asociación de Criadores de la Raza Caprina Payoya ya publicado su VIII Catálogo de Sementales y Hembras de Raza Payoya, con la inclusión de los animales más destacados de la raza. “La asociación cuenta con unos objetivos muy claros, que son la conservación, la mejora y la promoción de la raza Payoya, y, desde que se creó, este grupo de ganaderos han ido dando pasos persiguiendo estas metas, teniendo claro que la conservación de esta raza pasa por la mejora, es decir, que la cabra Payoya responda a las necesidades de los ganaderos que las crían, sin olvidar que estamos ante una raza lechera que se maneja y se desarrolla en unos sistemas muy ligados a la tierra y al aprovechamiento de los recursos naturales disponibles, fortaleza que la diferencia de otras razas lecheras y que queremos seguir conservando”, destaca el documento elaborado por la asociación de criadores de esta raza autóctona.

Partiendo de esa premisa, se trata de identificar aquellos animales que le son al ganadero más rentables y, además, que transmiten estas buenas cualidades a su descendencia. Esta información es aportada por el denominado ‘valor genetico’, que puede ser positivo, cero o negativo para un carácter estudiado.

La distribución de los animales, en este catálogo de raza Payoya editado en el pasado mes de septiembre, es la siguiente:

- Sementales con fiabilidad mayor al 85%. 7 sementales. Ganaderías de origen: Centro Experimental Agrícola y Ganadero de la Diputación de Cádiz, de El Bosque (2); José Miguel Sanz Lirio, de Grazalema (1); Volceuta SL, de Olvera (1); Hermanos Domínguez Menacho, de Grazalema (1); Jorge Antonio Puerto Nieto, de Alcalá de los Gazules (1); José Antonio Chaves Ramírez, de Grazalema (1).

- Sementales con fiabilidad del 75% al 85%. 5 sementales. Ganaderías de origen: José Antonio Chaves Ramírez, de Grazalema (3); Lucía Gil Bergillos, de Pruna (1); Juan Antonio Gómez Gómez y Antonio Gamarro Durán, de Olvera (1).

- Sementales con fiabilidad del 50% al 75%. 11 sementales. Ganaderías de origen: Jorge Antonio Puerto Nieto, de Alcalá de los Gazules (2); Lucía Gil Bergillos, de Pruna (1); José Antonio Chaves Ramírez, de Grazalema (2); Daniele Hinojo Antille, de Prado del Rey (2); Centro Experimental Agrícola y Ganadero de la Diputación de Cádiz, de El Bosque (2); José María Fernández Castro, de Grazalema (2).

- Sementales en prueba. 4 sementales. Ganaderías de origen: José Agustín Chacón Nieto, de Morón de la Frontera (1); Jorge Antonio Puerto Nieto, de Alcalá de los Gazules (2); José Antonio Chaves Ramírez, de Grazalema (1).

- Hembras. Se presentan las 50 mejores hembras por valor genético de kilos de leche, kilos de grasa y kilos de proteína. Ganaderías de origen: José Agustín Chacón Nieto, de Morón de la Frontera (12); Jorge Antonio Puerto Nieto, de Alcalá de los Gazules (8); José María Fernández Castro, de Grazalema (10); José Millán Pino, de Zahara de la Sierra (4); Juan Antonio Gómez Gómez y Antonio Gamarro Durán, de Olvera (5); Lucía Gil Bergillos, de Pruna (9); Centro Experimental Agrícola y Ganadero de la Diputación de Cádiz, de El Bosque (1); José Antonio Chaves Ramírez, de Grazalema (1)

La Asociación de Criadores de la Raza Caprina Payoya celebra el próximo jueves, día 26 de septiembre, una jornada técnica titulada ‘Sistema de autocontrol del programa de cría: valoraciones genéticas y selección de reproductores en la raza caprina Payoya’. Este evento se celebrará en el Hotel Villa de Grazalema, en la localidad gaditana del mismo nombre.

El sistema de autocontrol será el aspecto sobre el que gire la jornada técnica, según explica Olga González Casquet, técnica veterinaria de la asociación de Payoya: “Según la nueva normativa europea puesta en marcha, los libros genealógicos y los programas de mejora se funden en los programas de cría, que implican una serie de controles por parte de las administraciones. Además, las asociaciones de raza tienen que instaurar sistemas de autocontrol para facilitar ese control”. Por lo tanto, la responsable de la raza Payoya señala los cambios fundamentales que se van a aplicar a la gestión de los datos genéticos: “Se va a sistematizar la revisión de datos, los ganaderos van a tener que consolidar sus compromisos en aspectos genéticos y se van a articular una serie de plazos”.

 

Jueves, 26 de septiembre

11.45 horas. Presentación y apertura del curso. Carlos Javier García Ramírez, alcalde de Grazalema (Cádiz); y José María Fernández Castro, presidente de la Asociación de Criadores de la Raza Caprina Payoya.

12.00 horas. ‘Valoraciones genéticas en la raza caprina Payoya’. Francisca Benítez González, técnica veterinaria de la Asociación de Criadores de la Raza Caprina Payoya.

13.00 horas. ‘Selección de los reproductores en la raza caprina Payoya’. Francisca Benítez González, técnica veterinaria de la Asociación de Criadores de la Raza Caprina Payoya.

14.30 horas. Comida.

17.00 horas. ‘Sistema de autocontrol del programa de cría: qué controlar y cómo controlarlo’. Olga González Casquet, técnica veterinaria de la Asociación de Criadores de la Raza Caprina Payoya.

18.00 horas. ‘Sistema de autocontrol del programa de cría: comunicaciones a las ganaderías de las desviaciones del cumplimiento y medidas a tomar’. Olga González Casquet, técnica veterinaria de la Asociación de Criadores de la Raza Caprina Payoya.

19.00 horas. Clausura del curso. José María Fernández Castro, presidente de la Asociación de Criadores de la Raza Caprina Payoya.

Un estudio ha estimado por primera vez en España los parámetros genéticos de los caracteres reproductivos relacionados con la fertilidad en caprino, utilizando los datos reproductivos de dos razas con diferente nivel de intensificación, como son Payoya y Florida. Este estudio se presentó en forma de póster en el pasado Foro Nacional del Caprino, en la sesión organizada en colaboración con la International Goat Association (IGA).

Para este trabajo se han utilizado 215.516 partos controlados (72.514 de Payoya y 143.002 de Florida), de 73.726 cabras (22.603 Payoya y 51.123 de Florida) del núcleo de control lechero de ambas razas. Se estimaron los componentes de la varianza y se calcularon los parámetros genéticos de diferentes criterios de selección para fertilidad analizados: edad al primer parto (EPP), intervalo entre el primer y segundo parto (ISP), intervalo entre el segundo y tercer parto y el resto (ITP) y el intervalo entre todos los partos (IEP).

A pesar de su limitada magnitud, las heredabilidades son suficientemente elevadas para asegurar un progreso genético adecuado si son utilizados como criterios de selección en ambas razas. En ambas razas se recomienda la utilización de los parámetros de edad al primer parto e intervalo entre el primer y segundo parto.

En los próximos meses se pretende presentar la primera valoración genética para caracteres reproductivos en ambas razas e incorporar dicha información al catálogo actual o a uno específico en función de los sementales mejorantes que se determinen.

Los autores de la investigación son E. Muñoz Mejías (Universidad de Las Palmas de Gran Canaria), C. Ziadi (Universidad de Córdoba), O. González Casquet (Asociación de Criadores de la Raza Payoya), M. Sánchez (Universidad de Córdoba), M.D. López (Acriflor) y A. Molina (Universidad de Córdoba).

La raza Payoya cuenta con catorce sementales mejorantes en su último catálogo

 

La Asociación de Criadores de Raza Caprina Payoya cuenta con un total de catorce sementales mejorantes en su último catálogos, aunque únicamente ocho de esos animales tienen una fiabilidad por encima del 85%.

“La asociación cuenta con unos objetivos muy claros, que son la conservación, la mejora y la promoción de la raza Payoya, y, desde que se creó, este grupo de ganaderos han ido dando pasos persiguiendo estas metas, teniendo claro que la conservación de esta raza pasa por la mejora, es decir, que la cabra Payoya responda a las necesidades de los ganaderos que las crían, sin olvidar que estamos ante una raza lechera que se maneja y se desarrolla en unos sistemas muy ligados a la tierra y al aprovechamiento de los recursos naturales disponibles, fortaleza que la diferencia de otras razas lecheras y que queremos seguir conservando”, señala la propia asociación en el catálogo.

En el catálogo se pueden encontrar las siguientes categorías de sementales:

- Sementales con fiabilidad mayor al 85%. 8 animales. Criadores: Centro Experimental Agrícola y Ganadero de la Diputación de Cádiz (3); José Miguel Sánchez Lirio (1); Volceuta SL (2); Luis Salguero Naranjo y Gonzalo Oliete Sánchez de Alva (1); Hermanos Domínguez Menacho (1).

- Sementales con fiabilidad del 75% al 85%. 1 animal. Criadores: Jorge Antonio Puerto Nieto (1).

- Sementales con fiabilidad entre el 50% y el 75%. 5 animales. Criadores: Daniele Hinojo Antille (1); José Antonio Chaves Ramírez (1), Jorge Antonio Puerto Nieto

(1); Juan Antonio Gómez Gómez – Antonio Gamarro Durán (1); Santiago Ropero Fuentes (1).

Por otra parte, se cuenta con un total de 4 sementales en prueba, que podrían pasar a la categoría de mejorantes en el futuro. También se incluye un catálogo de las mejores hembras.

 

benaocaz-merina-grazalema

El Certamen, que tendrá lugar entre el 11 y el 14 de octubre, acogerá, además, una exposición de ejemplares de tanto de esta raza como de Montesina y Payoya

El Certamen de Benaocaz (Cádiz), que tendrá lugar del 11 al 14 de octubre, es el escenario escogido por la Asociación de Criadores de la Raza Ovina Merina de Grazalema (AMEGRA) para llevar a cabo el Concurso Morfológico Nacional de la raza, evento en el que participarán, según las previsiones, 14 machos y 112 hembras.

Además, habrá otro macho y ocho hembras en exposición y se llevarán a cabo otros actos relacionados con la raza como la demostración de elaboración artesanal de queso y requesón o la degustación de caldereta de cordero Merino Grazalemeño con Logotipo Raza Autóctona 100%.

La Feria también contará con la presencia de ejemplares de la raza ovina Montesina, que participa en el certamen con 10 hembras en exposición, y con siete machos y 48 hembras de raza caprina Payoya.

Puede consultar el programa completo haciendo clic aquí.

WEB FEAGAS

VII CONCURSO MORFOLÓGICO NACIONAL DE LA RAZA CAPRINA PAYOYA
 
El Concurso Morfológico Nacional de la Raza Caprina Payoya tendrá lugar el Sábado 19 de mayo a las 11:30h. de la mañana
 
 
Participaran animales de 4 ganaderías: Ganadería Siete Sayos, Olvera (Cádiz), cuyos titulares son Juan Antonio Gómez y Antonio Gamarro; Ganadería La Torita, Grazalema (Cádiz), cuyo titular es Jose Mª Fernández Castro; Ganadería Pasada la Llana, Gaucín (Málaga), titular Juan José Calvente Cózar y Ganadería Puerto Don Fernando, Benaocaz (Cádiz) cuyo titular es Miguel Ángel Mangana.
 
UBICACIÓN
 
Recinto Ferial de Ronda "Ángel Harillo"
Ctra. de Ronda. 29400 Ronda.
Málaga, España.
 
MÁS INFORMACIÓN
 
Asociación Nacional de Criadores de la Raza Caprina PAYOYA
calle Arco 23. 11680 Algodonales (Cádiz)
Teléfono: 956 138 412
Página 1 de 5

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder