Mostrando publicaciones por etiqueta: Scrapie

 

Se ha declarado un foco de scrapie o tembladera en una explotación ganadera ubicada en la localidad asturiana de Vegadeo, un municipio cercano al límite con la provincia de Lugo. Este caso tiene fecha de confirmación del pasado 21 de mayo, según la información oficial que consta en la página web de la Red de Alerta Sanitaria Veterinaria (Rasve), organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

 

Este caso es el tercero de scrapie que se notifica en España durante el presente año. Los anteriores se localizaban en Nerpio (Albacete), con fecha del 16 de abril, mientras que con anterioridad se había notificado otro caso el 4 de febrero en Sonseca (Toledo). Por lo tanto, este caso de Vegadeo es el primero que se confirma fuera de Castilla-La Mancha en el presente año.

 

Con cinco meses ya transcurridos del presente año, únicamente se han notificado tres casos de la enfermedad, en un año 2020 que se ha visto afectada por la pandemia a causa del COVID-19 y por las restricciones derivadas de la lucha contra este coronavirus.

 

 

 

Se ha notificado un caso de scrapie en España durante el pasado 16 de abril, por lo que se trata del segundo foco de esta enfermedad confirmado en territorio nacional durante el presente año, según confirman los datos oficiales de la página web de la Red de Alerta Sanitaria Veterinaria (Rasve), organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA). Se trata de un caso confirmado en una explotación del municipio de Nerpio, localizado en la provincia de Albacete, concretamente en la unidad veterinaria de Yeste. La fecha de confirmación es el pasado 16 de abril.

Con este foco, son dos los que han notificado en España de scrapie o tembladera durante el presente ejercicio 2020. El anterior se ubicó también en la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha, en concreto en la localidad de Sonseca, ubicada en la provincia de Toledo.

 

La susceptibilidad a la tembladera clásica en las ovejas se ha relacionado con tres polimorfismos en el codón 136, 154 y 171 en el gen de la proteína priónica (PRNP), mientras que la susceptibilidad a la tembladera atípica está relacionada con los polimorfismos en el codón 141. Muchas otras variantes a lo largo de la PRNP han sido estudiados. Algunas de las variantes pueden jugar papeles cruciales en la lucha contra la aparición de una nueva forma de enfermedad de tembladera. La vigilancia de la tembladera, los genotipos asociados a la tembladera y los estudios de caracterización de PRNP se han llevado a cabo en todo el mundo. Sin embargo, tales estudios en profundidad nunca han abordado las razas de ovejas del continente africano. Por lo tanto, genotipar el gen PRNP de la raza de ovejas etíopes nativas tiene méritos socioeconómicos y científicos. Este estudio tuvo como objetivo identificar variantes de PRNP en tres razas de ovejas etíopes nativas y su efecto potencial sobre la susceptibilidad a la tembladera.

Como conclusión, la rareza del haplotipo ARR y la abundancia de la variante 141 L demostraron que la población del presente estudio era menos resistente a la tembladera clásica y menos predispuesta a la tembladera atípica asociada al genotipo. Este estudio proporciona un valioso conjunto de datos que puede integrarse potencialmente en estrategias de reproducción selectiva durante el entrecruzamiento, cruzamiento y ayuda a tomar medidas de precaución contra la tembladera.

 

Las autoridades veterinarias españolas han notificado el primer caso de scrapie, enfermedad también conocida como tembladera, en el territorio nacional durante el presente año 2020. Se trata de un foco ubicado en una explotación ganadera de la localidad toledana de Sonseca, perteneciente a la comarca veterinaria de Toledo capital. Así lo muestran los datos publicados oficialmente en su página web por la Red de Alerta Sanitaria Veterinaria, organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

Este primer caso, que tiene fecha de confirmación del pasado 4 de febrero, sigue en el tiempo a los 23 focos que se notificaron de forma oficial durante el pasado año 2019. Por sus propias características, los focos de esta enfermedad se encuentran diseminados prácticamente por todo el territorio nacional, aunque las medidas puestas en marcha para seleccionar aquellos animales con alelos resistentes han provocado que la presencia de esta patología se haya reducido sensiblemente en los últimos años.

La Red de Alerta Sanitaria Veterinaria (Rasve), plataforma dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), ha notificado oficialmente este mismo jueves 13 de febrero un caso de scrapie, aún correspondiente al ejercicio 2019. Este foco de scrapie se ha confirmado en una explotación ubicada en el municipio de Poblete, ubicado en la comarca de Malagón, dentro de la provincia de Ciudad Real.

Con este caso confirmado por las autoridades veterinarias españolas, se contabilizan un total de 23 focos de scrapie durante el año 2019 en todo el territorio. La distribución regional es la siguiente:

- Castilla y León. 10 casos. Distribuidos en seis provincias de la comunidad autónoma. Las explotaciones afectadas estaban en los siguientes municipios: Villalpando (Zamora), Sancti-Spiritus (Salamanca), Campazas (León), Cabrejas del Pinar (Soria), Pozoantiguo (Zamora), Abusejo (Salamanca), Gatón de Campos (Valladolid), Valcabado (Zamora), Zamora y Fuentes de Año (Ávila).
- Aragón. 4 casos. Presencia en las tres provincias. Municipios afectados: Tauste (Zaragoza), Camañas (Teruel), Sabiñánigo (Huesca) y Teruel.
- Navarra. 2 casos. Explotaciones en Tafalla y Artajona.
- Andalucía. 2 casos. Ganaderías ubicadas en El Guijo (Córdoba) y Castril (Granada).
- Canarias. 2 casos. En los municipios de San Bartolomé de Tirajana (Las Palmas) y Haría (Las Palmas).
- Comunidad Valenciana. 1 caso. Almoradí (Alicante).
- Extremadura. 1 caso. Campillo de Llerena (Badajoz).
- Castilla-La Mancha. 1 caso. Poblete (Ciudad Real).

Las enfermedades por priones son trastornos neurodegenerativos progresivos y fatales descritos en humanos y animales. De acuerdo con la hipótesis de ‘solo proteína’, la proteína priónica codificada por el huésped normal (PrPC) se convierte en una forma patológica e infecciosa (PrPSc) en estas enfermedades. Por otra parte, los modelos de eliminación transgénica han demostrado que PrPC es un requisito previo para el desarrollo de la enfermedad por priones.

En las cabras lecheras noruegas, con las que se realizó un experimento, una mutación (Ter) en el gen de la proteína priónica (PRNP) bloquea efectivamente la síntesis de PrPC.

Como se esperaba, no se observó acumulación de PrPSc en el sistema nervioso central o los tejidos periféricos de este grupo, según lo evaluado por inmunohistoquímica, inmunoensayo enzimático y conversión inducida por temblores en tiempo real. El estudio muestra por primera vez que los animales desprovistos de PrPC debido a una mutación natural no propagan priones y son resistentes a la tembladera. El inicio clínico de la enfermedad se retrasa en cabras heterocigotas que expresan aproximadamente el 50% de los niveles de PrPC.

Esta investigación se ha publicado en la revista científica Veterinary Research con la firma de los siguientes autores: Oyvind Salvesen, Arild Espenes, Malin R. Reiten, Tram T. Vuong, Giulia Malachin, Lihn Tran, Olivier Andreoletti, Ingrid Olsaker, Sylvie L. Benestad, Michael A. Tranulis y Cecilie Ersdal.

Un total de 22 casos de tembladera o scrapie fueron declarados en España durante el pasado año 2019, lo que significa la menor cifra de focos de esta enfermedad en la serie histórica que recoge desde el ejercicio 2005 la página web de la Red de Alerta Sanitaria Veterinaria (Rasve), organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

Esta cifra de casos de scrapie es inferior a los 27 casos que hubo en el ejercicio 2018 y aún se produce una reducción mayor respecto a los 32 que se dieron en el año 2017. Lejos quedan ya los 53 focos declarados que se registraron en 2006. La selección de reproductores por resistencias y el esfuerzo de los productores a través de los diferentes programas de control planeados por la administración han ido reduciendo esa cantidad de forma paulatina.

El mapa del scrapie

Prácticamente la mitad de los casos de scrapie durante el pasado año en España se registraron en Castilla y León. En total, se detectó la presencia de tembladera en siete comunidades autónomas, con la siguiente distribución regional:

- Castilla y León. 10 casos. Distribuidos en seis provincias de la comunidad autónoma. Las explotaciones afectadas estaban en los siguientes municipios: Villalpando (Zamora), Sancti-Spiritus (Salamanca), Campazas (León), Cabrejas del Pinar (Soria), Pozoantiguo (Zamora), Abusejo (Salamanca), Gatón de Campos (Valladolid), Valcabado (Zamora), Zamora y Fuentes de Año (Ávila).

- Aragón. 4 casos. Presencia en las tres provincias. Municipios afectados: Tauste (Zaragoza), Camañas (Teruel), Sabiñánigo (Huesca) y Teruel.

- Navarra. 2 casos. Explotaciones en Tafalla y Artajona.

- Andalucía. 2 casos. Ganaderías ubicadas en El Guijo (Córdoba) y Castril (Granada).

- Canarias. 2 casos. En los municipios de San Bartolomé de Tirajana (Las Palmas) y Haría (Las Palmas).

- Comunidad Valenciana. 1 caso. Almoradí (Alicante).

- Extremadura. 1 caso. Campillo de Llerena (Badajoz).

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha presentado su ‘Programa Nacional Plurianual de Vigilancia, Control y Erradicación de la Encefalopatía Espongiforme de los Pequeños Rumiantes (Tembladera)’, enfermedad también conocida como scrapie.

Este programa, cuyo plazo de aplicación es el trieno 2020-2022, cuenta con un objetivo doble:

- Conocer la situación epidemiológica de la cabaña de pequeños rumiantes (ovino y caprino) frente a la tembladera.

- Detección de la enfermedad y puesta en marcha de las medidas para su erradicación.

El seguimiento del scrapie se realizará a través de vigilancia (activa y pasiva), pruebas laboratoriales y análisis del genotipo de animales positivos y otros elegidos al azar.

Por último, también existe una selección genética en aquellos animales que están inmersos en los programas de mejora de las diferentes razas. Así, en 2018 se consiguió que el genotipo ARR/ARR, que es el más resistente a la enfermedad, fuera el más numeroso en España, en sustitución del ARR/ARQ, que había sido el más habitual en los últimos años tras sustituir a su vez al ARQ/ARQ.

 

Documento completo: https://www.mapa.gob.es/es/ganaderia/temas/sanidad-animal-higiene-ganadera/programatembladera2020-22web_tcm30-523296.pdf

 

A finales de los años 90, Europa sufrió una de las peores crisis alimentarias debido a la encefalopatía espongiforme bovina, populamente conocida como la enfermedad de las ‘vacas locas’. En el Reino Unido, cerca de 200.000 vacas presentaron síntomas como temblores, cambios de comportamiento y pérdida del equilibrio, hasta llegar a la muerte. En España, fueron cerca de un millar. Las personas que ingirieron productos bovinos contaminados sufrieron la variante de la enfermedad de Creutzfeld-Jackob, una patología neurodegenerativa sin cura. El número de personas afectadas en Europa por esta enfermedad fue de 226, cinco de las cuales de España.

La hipótesis que se planteaba era que las vacas habían enfermado porque habían consumido pienso elaborado con harinas de carne y huesos de ovejas contaminadas con priones de scrapie clásico, una enfermedad degenerativa fatal que afecta el sistema nervioso de las ovejas y las cabras y transmisible entre animales del mismo rebaño.

Ahora, un estudio internacional, en el que han participado los investigadores Rosa Bolea y Juan José Badiola, del Centro de Encefalopatías y Enfermedades Transmisibles Emergentes de la Universidad de Zaragoza, revela que el origen de la encefalopatía espongiforme bovina habría sido el scrapie, pero no el clásico, como se había postulado hasta ahora, sino el scrapie causado por cepas atípicas, y que, a diferencia del clásico, aparecen de forma espontánea en ovejas y cabras, de forma aislada sin que se transmitan entre ellas en el rebaño.

La prestigiosa revista científica ‘Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America’ (PNAS) se hace eco de este estudio, liderado por el centro ENVT-INRA de Toulouse (Francia), en el que han participado, además de la Universidad de Zaragoza, el Centre de Recerca en Sanitat Animal (IRTA-CReSA), el Centro de Investigación en Sanidad Animal (INIA-CISA), la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), y otros centros de investigación en Noruega, Portugal y Reino Unido.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores estudiaron varios casos de scrapie atípico diagnosticados en España, Francia, Portugal y Noruega y con tejidos de esos animales se inocularon en ratones transgénicos que expresaban la proteína prión bovina (se trata de un modelo murino experimental que simula la susceptibilidad de una vaca a la proteína prión). “La sorpresa fue que estos ratones sufrían una enfermedad priónica idéntica a la encefalopatía espongiforme bovina, lo que permite afirmar que el origen de la EEB sería la contaminación de los bovinos con cepas de scrapie atípico y no clásico, como se creía hasta ahora”, destaca Rosa Bolea.

Los experimentos del estudio demuestran por primera vez que la transmisión de priones entre especies puede hacer cambiar las propiedades patobiológicas de estos agentes. En este caso el scrapie atípico, que en principio no es transmisible a las personas, cuando infecta a un huésped con proteína prión de bovino se convierte en agente zoonótico (con capacidad de transmisión a la especie humana). “Estos resultados se consideran de gran relevancia desde una perspectiva científica y de salud pública, puesto que implica que la exposición de las vacas a estos priones de pequeños rumiantes podría dar lugar a la emergencia de nuevos casos de encefalopatía espongiforme bovina”, subraya Juan José Badiola.

Por ahora no hay tratamiento ni vacunas para las enfermedades priónicas humanas ni las animales, pero los autores del estudio aseguran que este hallazgo mejorará la evaluación del riesgo de estas enfermedades en el ámbito de la sanidad animal y de la salud pública.

 

tembladera

Un nuevo foco de escrapie (tembladera o Prúrigo Lumbar) ha sido declarado en un rebaño de Villalpando (Zamora), en la zona con mayor concentración de la cabaña de ovino lechero de Castilla y León y del conjunto de España, que pertenece a la comarca sanitaria del mismo nombre. Supone el foco número 22 en el control de esta enfermedad en España, que es de declaración obligatoria, y sitúa a Castilla y León como la zona con mayor incidencia, a pesar de los esfuerzos que se han puesto en marcha y que la Administración regional ha reforzado en los últimos tiempos. En conjunto, se han declarado este año en esta comunidad 10 focos de tembladera, que suponen prácticamente el 50% de todos los que ha habido en España. En el resto del país, los focos han sido en: Aragón (4), Andalucía (2), Canarias (2), Navarra (2), Comunidad Valenciana (1) y Extremadura (1).

Según la información que ofrece en su página web la Red de Alerta Sanitaria Veterinaria (Rasve), organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), el foco fue confirmado el pasado 29 de octubre, y con él se mantiene un flujo prácticamente de un caso por cada mes, ya que el anterior se había declarado en la provincia de Salamanca a finales de septiembre. Los focos anteriores se habían declarado en Campazas (Léon), Cabrejas del Pinar (Soria) y Pozoantiguo (Zamora) en mayo de este año.  

 

 

Página 1 de 16

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder