Mostrando publicaciones por etiqueta: Tuberculosis

El coordinador regional en Castilla y León de la Unión de Campesinos (UCCL), Jesús Manuel González Palacín, ha abogado hoy en Salamanca por otra forma de hacer el saneamiento ganadero y ha puesto "en duda" la fiabilidad de los métodos para diagnosticar las enfermedades del ganado.

González Palacín, que ha presentado en una rueda de prensa la jornada "Campañas de saneamiento ganadero. ¿A dónde nos dirigimos?" que tendrá lugar en Salamanca el próximo jueves, día 29, ha dudado de la fiabilidad de los métodos de diagnóstico y ha sostenido que "la obsesión" de las instituciones por erradicar las enfermedades "está llevando a unos límites inaguantables".

El máximo responsable de la UCCL se ha referido a las pérdidas que sufren los propietarios de los animales en las campaña de saneamiento, daños que ha cifrado entre 10.000 y 15.000 euros por ganadero cada vez que las reses quedan inmovilizadas por tuberculosis.

Ha opinado que el mayor problema del vacuno de carne en Castilla y León es el "saneamiento ganadero" por lo que ha abogado por "darle la vuelta entera", algo que, en su opinión, es cuestión "de voluntad política".

La jornada contará con las intervenciones del profesor de Producción Animal de la Universidad de Córdoba Vicente Rodríguez, del veterinario Óscar García Barrero y del ganadero Rafael de Frutos.

Finalmente, González Palacín ha confiado en que las exposiciones de los expertos puedan concretarse en una solución alternativa con la que acudir a la Consejería de Agricultura y Ganadería y poder negociar nuevas fórmulas de saneamiento ganadero.

La tuberculosis es una zoonosis de origen bacteriano que representa un importante problema tanto en las especies de abasto como en animales salvajes, así como para la salud pública. ‘Mycobacterium bovis’ y ‘M. caprae’ son las especies que mayor importancia tienen en la tuberculosis en animales en España. Ambas se agrupan en el taxón ‘complejo M. tuberculosis’.

En animales de abasto, la tuberculosis da lugar a importantes pérdidas económicas debidas a gastos generados en la erradicación, compensaciones a los propietarios por el sacrificio obligatorio (en los casos de tuberculosis bovina y determinados casos de tuberculosis caprina), al descenso en la producción y el aprovechamiento de nutrientes y decaimiento progresivo y a las limitaciones al comercio de los animales y sus productos a las que dan lugar.

La infección en animales salvajes es importante puesto que éstos representan un reservorio de la tuberculosis, y la infección en especies protegidas y en peligro de extinción conlleva un aumento de la morbididad y mortalidad.

Por último, también constituye un problema para la salud pública, sobre todo en los alimentos sin pasterizar.

Para aclarar cuestiones que pueden afectar a su control y erradicación, la investigadora Sabrina Rodríguez Campos ha recogido en su tesis doctoral ‘Epidemiología molecular de mycobacterium bovis y mycobacterium caprae en España’ varios trabajos realizados en el centro Visavet, de la Universidad Complutense de Madrid, referido a estos aspectos.

‘Mycobacterium caprae’ es el agente principal de la tuberculosis caprina en España, y aunque actualmente no existen datos oficiales sobre su prevalencia debido a la no existencia de un programa nacional. Su identi ficación inicial se basa en la ausencia de los espaciadores 1, 3 a 16, 28 y 39 a 43 del perfil de espoligotipo, no obstante, se recomienda la identificación molecular adicional mediante reacción en cadena de la polimerasa (PCR) dirigida a la región de diferencia (RD).

 

Documento completo: http://eprints.ucm.es/17870/1/T33786.pdf

El Gobierno de Canarias puso en marcha hace unos meses una experiencia práctica en un rebaño de ganado caprino para comprobar si una vacunación contra la paratuberculosis podría interferir en las pruebas de diagnóstico de la tuberculosis. El resultado realizado en una granja caprina de la isla de Fuerteventura fue francamente satisfactorio, ya que la vacunación contra la paratuberculosis no dio falsos positivos en la prueba de la tuberculina posteriormente realizada a los animales.

Así lo explicaron Pedro Peláez Puerto, jefe del Servicio de Sanidad Animal y Laboratorio de la Dirección General de Ganadería del Gobierno de Canarias, y José Luis García Gómez-Nieves, veterinario de la ADS Tinea, en la pasada celebración de las Jornadas Técnicas del Caprino con motivo de la última edición de la feria Feaga en Fuerteventura. La ponencia ofrecida por ambos expertos se tituló ‘Paratuberculosis y prevención sanitaria’ y esta experiencia práctica también contó con la colaboración de Marisa Andrada, profesora de Anatomía Patológica de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Esta experiencia de campo estuvo promovida por el propio Gobierno de Canarias, con el objetivo de descartar la interferencia con el diagnóstico de la tuberculosis y aprobar en el futuro la utilización de la vacuna contra la paratuberculosis en el territorio insular.

La presencia de esta patología en Canarias es cada vez más evidente, con un mayor número de diagnósticos, lo que ha llevado a la administración y los veterinarios a movilizarse para intentar reducir su prevalencia.

 

‘Tuberculosis caprina: estudio de la respuesta inmune y aportaciones a su diagnóstico’, tesis doctoral realizada por Javier Bezos Garrido en la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid, sigue siendo años después de su publicación una de las obras de referencia sobre la tuberculosis caprina en España.

A continuación, se recogen las conclusiones de la tesis.

1. El sistema de infección experimental intrapulmonar con M. caprae a través de la pared costal es una alternativa eficaz y sencilla a otros sistemas de infección, permitiendo reproducir las lesiones que se observan en la infección natural.

2. La prueba de detección de IFN-γ empleada para el diagnóstico de la tuberculosis caprina se confirma como una herramienta útil para la rápida detección de cabras infectadas, demostrándose su capacidad para diagnosticar animales 15 días después de la infección experimental. El estudio de la respuesta inmune durante un periodo prolongado ha permitido observar fluctuaciones significativas en la producción del IFN-γ específico por parte de los linfocitos sensibilizados a lo largo del tiempo

3. La co-infección con M. caprae y M. avium subsp. Paratuberculosis en ganado caprino puede ser origen de interferencias diagnósticas, reduciendo la sensibilidad de la IDTBc y de la prueba de detección de IFN-γ debido a una mayor respuesta a la PPD aviar.

4. En cabras infectadas de forma natural con M. caprae, existe gran variabilidad respecto a las proporciones de las distintas poblaciones celulares estudiadas (polimorfonucleares, monocitos y linfocitos), aunque hay que destacar un incremento del ratio CD4+/CD8+ en sangre periférica y en las lesiones granulomatosas, lo que se relaciona con una mayor producción de IFN-γ.

5. Existen grandes diferencias respecto a las proporciones de las diferentes poblaciones celulares entre las lesiones granulomatosas y las lesiones cavitarias en la tuberculosis caprina por M. caprae. Las lesiones cavitarias presentan una elevada proporción de neutrófilos y un incremento significativo de los linfocitos T CD8+ y células Tγδ en detrimento de los linfocitos T CD4+. La mayor expresión de iNOS en las lesiones cavitarias acompañado de una elevada carga bacteriana y destrucción tisular sugiere la incapacidad de esta enzima para controlar por sí sola la infección y pone de manifiesto la importancia desde este tipo de lesiones desde el punto de vista de la transmisión. La similitud entre las lesiones cavitarias en ganado caprino y en humanos sugiere la utilidad de este modelo animal como base para estudios al respecto en humanos.

6. La presencia del fenol, empleado como conservante, a la concentración en que se encuentra en las tuberculinas comerciales no afecta negativamente a los resultados de la prueba de detección de IFN-γ. Sin embargo, la diálisis de las tuberculinas para la eliminación de este fenol afecta negativamente a la sensibilidad de la técnica, debido probablemente a la pérdida de antígenos de bajo peso molecular durante el proceso.

7. Un retraso superior a 8 horas en el procesado de las sangres tras su extracción, origina una disminución significativa de la sensibilidad de la prueba de detección de IFN-γ. Se recomienda, por tanto, la estimulación de las mismas con los antígenos antes de transcurrido ese tiempo para unos resultados óptimos.

8. El empleo del punto de corte de 0,05 (D.O) en la prueba de detección de IFN-γ permite incrementar la sensibilidad de la técnica diagnóstica respecto al de 0,1 sin apenas detrimento de la especificidad, por lo que está especialmente recomendado en regiones o rebaños con alta prevalencia de tuberculosis.

9. La sensibilidad de las técnicas diagnósticas de tuberculosis en ganado caprino puede variar entre rebaños dependiendo de las condiciones epidemiológicas existentes. La sensibilidad de la técnica de detección de IFN-γ empleando PPDs o ESAT-6/CFP-10 es similar cuando se aplica en rebaños con características epidemiológicas parecidas.

10. En cabras con tuberculosis infectadas de forma natural, la producción de IFN-γ específico frente a las PPDs se correlaciona positivamente con el grado de lesión. Aún así, esta correlación es menor que la obtenida con animales infectados experimentalmente. Este fenómeno no se observa al emplear los antígenos ESAT-6/CFP-10.

11. Las pruebas de diagnóstico de tuberculosis en rebaños de ganado caprino libres de tuberculosis presentan globalmente una especificidad elevada. Sin embargo, la vacunación frente a la paratuberculosis y la infección por C. pseudotuberculosis tienen un impacto negativo en las pruebas diagnósticas más sensibles, IDTBs con interpretación severa y la prueba de detección de IFN-γ, provocando hasta un 30% de falsos positivos. En estas situaciones y una vez confirmada la ausencia de tuberculosis, el empleo de la IDTBc minimiza estos efectos negativos, convirtiéndose en la mejor alternativa diagnóstica.

 

El director general de Medio Ambiente, Pedro Muñoz, ha afirmado hoy que "los sectores cinegético, ganadero y agrícola deben ir de la mano para que no haya enfrentamientos" en cuestiones como la tuberculosis ganadera.
En una rueda de prensa en Mérida, Muñoz ha informado de los asuntos tratados en la reunión entre la consejera de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio, Begoña García, y representantes de la Mesa de la Caza, que le han presentado el "Decálogo para el futuro de la Caza en Extremadura" con motivo del primer año de actividad de la Mesa.
Según el director general, se trata de una reunión de la Mesa en el seno del proceso de diálogo con el sector cinegético.
Ha agregado que se han planteado cuestiones como la recuperación de la caza menor con medidas como los proyectos "Life", el tratamiento de los proyectos cinegéticos, el apoyo económico y el control de predadores como el meloncillo y de las especies invasoras.
También ha señalado el director general que se trabaja en el control de la tuberculosis.
"Los sectores cinegético, ganaderos y agrícola deben ir de la mano para que no haya enfrentamientos" en cuestiones como la tuberculosis ganadera.
Ha añadido que la Junta apoya al sector de la caza en temas como la recuperación de la caza menor. 

El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León ha autorizado, a propuesta de la Consejería de Agricultura y Ganadería, la licitación de la campaña de saneamiento ganadero que se desarrollará a lo largo del año 2017, con un presupuesto de 4.544.118 euros, junto con la contratación del servicio de suministro de material para la realización de pruebas analíticas a la cabaña ganadera durante 2016.

Los programas de vigilancia, prevención, control y erradicación de enfermedades tienen como objetivo último la calificación sanitaria del territorio de Castilla y León. Esta calificación supone, por una parte, la eliminación de un riesgo para la salud humana, por tratarse en algunos casos de zoonosis (tuberculosis y brucelosis) y,

por otra, la posibilidad de acceder al libre comercio de los animales que, de otro modo, estarían inmovilizados o con destino únicamente a sacrificio, lo que facilita la promoción de los productos de origen animal de la comunidad autónoma por su alto nivel de seguridad alimentaria.

Además, Castilla y León destaca que únicamente esta comunidad autónoma y Murcia mantienen un programa de saneamiento específico para esta cabaña y, a fecha actual, únicamente el 1% de las explotaciones caprinas han tenido algún animal positivo de las explotaciones analizadas dentro del programa

Por otra parte, Castilla y León fue declarada en 2013 libre de brucelosis ovina y caprina, única región de las consideradas de alto censo ovino que ha conseguido esta distinción.

“Estos resultados tan favorables suponen un impulso y unas garantías sanitarias para la cabaña ganadera de Castilla y León, situándola en unos niveles muy alejados de las comunidades autónomas competidoras en cuanto a producción de carne, y ponen de manifiesto el gran trabajo y la seriedad en sanidad animal de todos los agentes implicados, empezando por el propio sector ganadero”, según señala la Junta de Castilla y León en un comunicado.

El Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) ha establecido un cambio en el programa para la erradicación de la tuberculosis caprina en esta comunidad autónoma. “Durante estos años se han publicado diversos estudios sobre la eficacia de la prueba de intradermotuberculinización comparada y la evaluación de ésta en relación con la intradermotuberculinización simple en rebaños de Castilla y León. Los buenos resultados del programa en las explotaciones de Castilla y León permiten adoptar las medidas necesarias para aumentar la sensibilidad de las pruebas diagnósticas”, según asegura el preámbulo de la Orden.

La prueba diagnóstica que se utilizará la primera vez que se actúe en una explotación será la intradermotuberculinización comparada. Las explotaciones que ya hayan sido sometidas al menos una vez a las pruebas de intradermotuberculinización comparada, en las siguientes revisiones se realizará la prueba de la intradermotuberculinización simple.

Todos los animales diagnosticados como positivos serán marcados y sacrificados en la explotación.

Aquellas explotaciones que tengan programa de vacunación de paratuberculosis, el tiempo de espera entre la vacunación y las actuaciones para la detección de la tuberculosis caprina deberá ser de un mínimo de ocho meses. Con el fin de facilitar la programación de las actuaciones para el diagnóstico de la tuberculosis, los ganaderos que vacunen deberán comunicarlo a la Unidad Veterinaria correspondiente en un plazo no superior a siete días, indicando la identificación individual, fecha de nacimiento y fecha de vacunación de los animales vacunados.

No obstante, en el momento de la lectura de la prueba, en caso de que el ganadero pueda acreditar mediante la comunicación previa a la Unidad Veterinaria o la anotación en el libro de registro de la explotación ganadera (con su correspondiente copia de receta cumplimentada en todos sus aspectos, firma del veterinario vacunador e identificación de los animales vacunados) que el 100% de los animales que han resultado positivos han sido vacunados en los últimos 12 meses contra la paratuberculosis, se marcaran como positivos y se sacrificarán un 10% de los reaccionantes, con un número mínimo de cinco animales y un máximo de diez animales, seleccionando siempre los de mayor diferencia de grosor de piel.

 

Orden AYG/415/2016, de 11 de mayo, por la que se modifica la Orden de 29 de abril de 2002, de la Consejería de Agricultura y Ganadería, por la que se establecen las normas que han de regular la ejecución de la campaña de saneamiento ganadero para la erradicación de la tuberculosis caprina en Castilla y León.

 

Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl)

23 de mayo de 2016

 

 

http://bocyl.jcyl.es/boletines/2016/05/23/pdf/BOCYL-D-23052016-3.pdf

La tuberculosis caprina, causada principalmente por las bacterias ‘Mycobacterium bovis’ y ‘Mycobacterium caprae’, es responsable de pérdidas económicas importantes debido a que implica limitaciones comerciales y obliga a la realización de vacíos sanitarios en muchas de las explotaciones infectadas. Además, recientemente se ha evidenciado que las cabras infectadas pueden ser una fuente de infección por tuberculosis en las explotaciones de bovino.

Un equipo de investigación del IRTA-CReSA, liderado por Bernat Pérez de Val, ha realizado un ensayo en condiciones de campo para evaluar la seguridad en la especie caprina de la vacuna BCG, una cepa atenuada (que ha perdido la virulencia) de ‘Mycobacterium bovis’, que es la única vacuna actualmente disponible contra la tuberculosis en humanos. Anteriormente el mismo equipo de investigación ya había demostrado la eficacia de la vacuna para conferir protección en cabras infectadas experimentalmente con la bacteria causante de la tuberculosis.

El estudio de seguridad se llevó a cabo con cabras productoras de leche y cabritos en la granja experimental de la Universidad Autónoma de Barcelona. La vacuna no fue detectada ni en la leche ni en las heces de ninguno de los animales durante todo el estudio, que duró 24 semanas. Posteriormente los animales fueron eutanasiados y se realizó una necropsia completa de los animales para hallar la presencia de la vacuna en el organismo. Tras esta evaluación exhaustiva, solamente se detectaron pequeños nódulos en el punto de inoculación de la vacuna en algunos animales. Las reacciones adversas fueron, por lo tanto, locales y prácticamente insignificantes. El cultivo bacteriológico demostró que en estos animales la vacuna era ya biológicamente inactiva y no tenía capacidad para generar ningún efecto virulento.

No obstante, la respuesta inmunológica generada por la vacuna se detectó tras la vacunación y se mantuvo hasta el final del estudio, indicando que los animales estaban correctamente inmunizados frente a la tuberculosis.

 

Los resultados de este estudio indican que la vacunación con BCG es segura para su uso en caprinos, para el medio ambiente y para el consumo.

Jorge Llorente, director general de Producción Agropecuaria e Infraestructuras Agrarias de la Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, ha mantenido una reunión con las organizaciones profesionales agrarias y la Unión Regional de Cooperativas Agrarias de Castilla y León (Urcacyl) para darles a conocer el balance de la Campaña de Saneamiento Ganadero 2015.

Respecto a la tuberculosis caprina, en la reunión se resaltó que sólo esta comunidad autónoma y Murcia mantienen en la actualidad un programa de saneamiento específico para esta cabaña y, a fecha actual, únicamente el 1 % de las explotaciones caprinas ha tenido algún animal positivo en Castilla y León

 

Como ha señalado Llorente, “estos buenos resultados nos impulsan a seguir trabajando con rigurosidad, en estrecho contacto con el sector, avanzando en flexibilidad de pruebas y restricciones comerciales pero siempre garantizando la sanidad de la cabaña ganadera castellana y leonesa, que es el mejor patrimonio de los propios ganaderos”.

El Ordial (Guadalajara) ha acogido una jornada técnica organizada por la Asociación de Defensa Sanitaria Ganadera (ADSG) Atienza-Sierra de Pela, centrada de manera monográfica en informar sobre la tuberculosis, especialmente en el ganado bovino. A la jornada han asistido ganaderos de toda la comarca de la Sierra Norte, según publica Guadaque.

 

Javier Bezos, del centro Visavet, también se ha encargado de informar a los asistentes sobre la tuberculosis en ganado caprino.

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder