Quesos Tierra de Sabor

Mostrando publicaciones por etiqueta: Tuberculosis

El secretario general de UPA-UCE de Extremadura, Ignacio Huertas, ha manifestado hoy su satisfacción por la petición de la Asamblea a la Junta de que haya ayudas "de mínimis" para los ganaderos afectados por la tuberculosis  caprina pero ha exigido a las administraciones "compromisos" para erradicarla.
En una nota, se ha referido así al hecho de que el Pleno de la cámara haya aprobado hoy instar a la Junta a crear esa ayuda para los productores que están afectados por la aplicación de programas sanitarios.
A juicio de la organización profesional es necesaria la coordinación con el Gobierno central para lograr una actuación efectiva en la lucha contra la tuberculosis caprina.
Ha explicado Huertas que la iniciativa parlamentaria es positiva pero que "sigue siendo insuficiente", a lo que ha agregado que los ganaderos llevan años trabajando para erradicar la tuberculosis pero que se sienten "muy solos en esta batalla" y que "arruina" las explotaciones.
En este sentido, ha exigido "compromisos" a las administraciones públicas y recuerda que a finales del pasado año el Gobierno central dijo que iba a estudiar una subida en los baremos de indemnización, que "no son realistas".

UPA ha pedido al Ministerio de Agricultura un plan “ambicioso y potente” de mejora del saneamiento ganadero. “Sólo matando ganado no acabaremos con la tuberculosis y sí se llevará a la desaparición a los ganaderos”, han señalado. “Los productores somos los más interesados en que el estado sanitario de nuestro ganado sea el mejor”, pero confiesan su “enorme preocupación” porque los planes están diseñados ignorando el daño -a veces irreparable- que causan a las explotaciones.

Representantes de la organización ganadera UPA acudieron ayer a la sede del Ministerio de Agricultura a pedir un plan de actuación que no pase en exclusiva por el sacrificio de animales y que alivie las dificultades diarias de los productores. La organización ha explicado que han logrado el compromiso del departamento que dirige Isabel García Tejerina para revisar y mejorar las llamadas “medidas de saneamiento ganadero”.

“Hace semanas que esperábamos esta reunión”, ha declarado Román Santalla, secretario de Ganadería de UPA, que ha explicado a los representantes del Gobierno las “enormes dificultades de los ganaderos” con los saneamientos. En especial los problemas con el manejo del ganado en las explotaciones extensivas -donde los saneamientos entrañan una especial dificultad-, así como con el retraso en los cobros, el largo periodo de tiempo que pasa hasta que se recupera una calificación positiva, las dificultades en entender nuevas pruebas más sensibles y el sacrificio masivo de animales “a veces por falsos positivos”.

Santalla, y el secretario general de UPA Cantabria, Alberto Pérez Quintial, que también ha acudido a la reunión, han pedido un “plan de auxilio” a los ganaderos que no pase sólo por el sacrificio masivo de animales y por dificultar los movimientos, sino que tenga presupuesto suficiente para el pago de la inmovilización de vacas o cabras, que incluya el pago real de las pérdidas por sacrificio hasta la entrada en producción posterior y que facilite el movimiento de los animales dentro de la explotación afectada.

UPA ha planteado además la necesidad de flexibilizar los movimientos hasta los doce meses de edad y no hasta ocho como actualmente y acortar los plazos a 60 días para la realización de una segunda prueba para facilitar el cambio de categoría de la explotación. Así mismo ha hecho hincapié en el “pronto pago” y ha exigido una mejora de las indemnizaciones por sacrificio obligatorio, de modo que se aumenten en cuantía y se acompañen de lucro cesante y ayudas a la reposición. El ministerio ha reconocido que en este punto “hay margen para la mejora”.

Así mismo, UPA ha demandado un estudio epidemiológico y otro específico de las zonas afectadas, de modo que si en algún caso es preciso realizar un vaciado sanitario el ganadero pueda cobrar una indemnización justa. UPA ha pedido también un plan de ayuda económica para la alimentación de las ganaderías extensivas o trashumantes que no puedan mover los animales pues estos modelos de explotación dependen de la búsqueda de zonas de pasto.

UPA también ha pedido que las explotaciones con buena calificación sanitaria no tengan que pasar dos procesos anuales de saneamiento ganadero, acotando esa práctica a las zonas afectadas o dudosas.

Por último UPA ha hecho llegar al Ministerio su preocupación por la interacción entre fauna silvestre y ganadería extensiva. “Es necesario testar la sanidad de la fauna silvestre para tener resultados comparables entre comunidades autónomas, el control de las vísceras de las piezas de caza y la puesta en marcha de medidas en explotaciones cinegéticas”, han explicado. Desde UPA consideran que en algunas zonas muchos contagios son debidos a fauna silvestre, especialmente jabalíes.

UPA ha insistido al director general de Sanidad de la Producción Primaria, Valentín Almansa, y a la subdirectora de Sanidad animal, Beatriz Muñoz, sobre la necesidad de que los programas de control y erradicación de las enfermedades objeto de las campañas de saneamiento ganadero avancen a través de medidas de flexibilización que alivien la “extrema situación de muchos ganaderos”.

El Servicio de Sanidad Animal de la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio de la Junta de Extremadura ha editado un documento en el que se explican los aspectos más relevantes sobre el control de la tuberculosis bovina que se está llevando a cabo en el ganado caprino de la región extremeña.

¿Por qué es necesario controlar la enfermedad de la tuberculosis bovina en el ganado caprino?

Para responder a esta pregunta primero hay que comprender las particularidades de la epidemiología de esta enfermedad, la transmisión de la enfermedad en entre especies domésticas y salvajes, y las repercusiones, tanto sanitarias como económicas, que le suponen a los rebaños afectados.

¿Qué es la tuberculosis?

La tuberculosis es una enfermedad grave de los animales y del hombre (zoonosis), provocada por una bacteria, que en el caso de los mamíferos, pertenece al Complejo Mycobacterium tuberculosis. Es una enfermedad infecciosa, contagiosa, de curso crónico, que deprime el sistema inmunológico de los animales, haciendo que enfermen más fácilmente frente a otras enfermedades; el continuo deterioro del estado de salud, a la larga, provoca la muerte del animal.

Es una Enfermedad de Declaración Obligatoria (EDO), con considerables pérdidas de producción en los rebaños afectados, que provoca restricciones comerciales con otros países y que, en la medida en que los rebaños caprinos se vayan calificando, provocará restricciones de movimiento de animales procedentes de rebaños no calificados.

¿Cómo se transmite y propaga la enfermedad?

La principal vía de infección es la aerógena, mediante la inhalación de gotículas infectadas que un animal enfermo expulsa al toser (esputos y aerosoles); también los animales jóvenes y el hombre se pueden contagiar al ingerir leche cruda (sin tratamiento térmico) precedente de hembras infectadas.

Dado que es una enfermedad de evolución lenta, pueden pasar años hasta que un animal infectado muera, por eso, un solo ejemplar puede transmitir la enfermedad a muchos otros antes de manifestar los primero síntomas de la enfermedad. De ahí que las principales vías de diseminación sean a través de animales infectados asintomáticos y el contacto con animales salvajes infectados.

¿Qué riesgos implica para la salud pública?

Aunque la tuberculosis en humanos está provocada principalmente por su propia micobacteria (M. tuberculosis), se calcula que hay países donde hasta un 10% de las personas afectadas son por tuberculosis transmitidas por los animales.

¿Cuál es la sintomatología y cómo se diagnostica?

Es una enfermedad de curso lento, consuntiva, que debilita al animal y que puede tardar meses, o incluso años, en aparecer los primeros síntomas; los signos clínicos más habituales suelen ser: caquexia, pérdida de apetito, pérdida de peso, fiebre fluctuante, disminución de la producción láctea, dificultad respiratoria, tos seca intermitente, etc.

El diagnóstico en un animal vivo se realiza mediante la prueba de la intradermotuberculinización (IDTB), que en el caso de los caprinos se utiliza la IDTB comparada (IDTBc), consistente en la inoculación de tuberculina bovina y aviar en cada lado del cuello, y posterior lectura a las 72 horas.

El diagnóstico postmorten se realiza mediante la observación en necropsias e inspecciones en matadero de lesiones características en ciertos órganos. Se complementan también con técnicas de aislamiento y cultivo de la micobacteria, y técnicas de secuenciación genéticas (PCR).

¿Por qué es fundamental la correcta identificación de los animales?

La identificación de los animales es básica para una adecuada trazabilidad de los caprinos desde su explotación de nacimiento, hasta su sacrificio o muerte.

También es esencial para poder desarrollar las campañas de saneamiento ganadero, así como para poder percibir, en caso de reaccionantes positivos, las indemnizaciones compensatorias por sacrifico obligatorio.

¿Qué es la paratuberculosis y cómo afecta a los rebaños sometidos a control de la tuberculosis?

La paratuberculosis es un enfermedad que afecta a muchos animales, incluidos los caprinos, y también afecta al hombre (enfermedad de Johne); se trata de una infección bacteriana del tracto intestinal, crónica y contagiosa, que provoca una pérdida progresiva de peso del animal y una diarrea cada vez más grave.

Está provocada por una micobacteria aviar (M. Avium subsp. Paratuberculosis) que puede enmascarar o interferir en los resultados de la prueba de la tuberculina, por ello, no se recomienda la vacunación de los rebaños caprinos que se van a someter a control de la tuberculosis. Se debería implementar un programa paralelo de chequeo de los animales para controlar esta enfermedad, sin el uso de la vacuna.

¿Qué medidas hay que adoptar ante animales positivos?

Separar de inmediato a los animales positivos marcados, manteniéndolos aislados del resto del rebaño hasta su sacrificio.

Es obligatorio el sacrificio de los animales positivos, debiéndose realizar en el plazo máximo de 15 días a partir de la fecha de marcado. Se pueden sacrificar en la propia explotación o en matadero autorizado. El sacrificio se ha de realizar bajo supervisión directa de los Servicios Veterinarios Oficiales (SVO). En el caso de sacrificio en la explotación, los cuerpos enteros de los animales han de ser transportados y eliminados higiénicamente en una planta mediante una empresa autorizada para ello.

Hasta que se confirme la eliminación de la enfermedad en los animales de la explotación, mediante los correspondientes chequeos, con objeto de evitar la propagación de la misma, se deberá:

- Extremar la medidas higiénico-sanitarias en el manejo de los animales, ya que la tuberculosis es una enfermedad grave transmisible al hombre; limpiará regularmente los establos, no permitiendo el acumulo de estiércol, procediendo posteriormente a una desinfección adecuada de toda la nave, comederos, beberos y resto de instalaciones en contacto con el ganado. El estiércol almacenado también será rociado con un desinfectante adecuado y conservado durante al menos tres semanas.

- El rebaño de caprinos afectados, en la medida de lo posible, no debe entrar en contacto con otros animales de la explotación, especialmente con los bovinos.

- La leche obtenida de los animales positivos no puede ir para alimentación humana, únicamente se podrá utilizar para alimentación de los animales de la explotación afectada, después de un tratamiento térmico adecuado.

- Entregar, únicamente y sin perjuicio de lo dispuesto en la normativa aplicable a la alimentación humana, la leche de su explotación (excluida la leche procedente de las cabras positivas) a una industria láctea para ser en ella objeto de tratamiento térmico adecuado; informe previamente a la empresa láctea de la positividad a tuberculosis.

¿Qué línea de ayudas hay para los sacrificios de animales positivos?

El titular de los caprinos sacrificados obligatoriamente tiene derecho a una compensación económica de acuerdo al baremo oficial establecido en el Real Decreto 389/2011.

Además, en caso de vacío sanitario, los titulares pueden solicitar una ayuda a la reposición de acuerdo al Decreto 107/2016, de 19 de julio.

¿Cuál sería el objetivo final del control de la tuberculosis en el ganado caprino?

El objetivo final de cualquier programa de control es la obtención de la máxima calificación sanitaria, es decir, el reconocimiento de, en primer lugar, rebaño libre de la enfermedad y, en último lugar, tras conseguir calificar a todos los rebaños, la obtención del estatuto de Región Oficialmente libre de Tuberculosis.

Muchos países y regiones de Europa han obtenido el estatuto de oficialmente indemne de tuberculosis, y ese debe ser nuestro objetivo final, porque lo contrario, supondrá tener restricciones de traslados de animales, restricciones en la exportación de productos lácteos de cabras, y los riesgos sanitarios que supone la tuberculosis tanto para la cabaña ganadera como para la salud humana.

Varias decenas de personas se han concentrado esta mañana en Mérida convocadas por la organización agraria La Unión de Extremadura para pedir el cese del director general Antonio Cabezas por su responsabilidad en el problema de la tuberculosis y de la multa por los pastos.
Cabezas es director general de Agricultura y Ganadería de la Junta de Extremadura y era el responsable de la PAC cuando se hizo el cálculo de los pastos en 2009, lo que ha provocado que a Extremadura se le haya impuesto ahora una multa de 79,61 millones.
La protesta se ha desarrollado frente a la sede de la Presidencia de la Junta de Extremadura y ha estado condicionada por la fuerte lluvia que ha caído en Mérida.
En declaraciones a los periodistas, el secretario técnico de La Unión, Luis Cortés, ha criticado que se sigan matando cabras que están sanas y ha reclamado que se haga una segunda prueba para confirmar si tienen la tuberculosis 
Cortés ha planteado que si el vector que contagia la enfermedad está en la ganadería silvestre, habrá que controlarla y no permitir que "campe a sus anchas".
Hay ganaderías con jabalíes que tienen hasta un 80 % de positividad, ha apuntado.
El dirigente agrario ha advertido de que se lleva 30 años matando vacas y cabras, pero del 2014 al 2015 las explotaciones afectadas se ha duplicado, al pasar de 500 a 1.000.
A su juicio, el ganadero se sigue "arruinado" mientras la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio no ha hecho nada, no atiende sus reivindicaciones y no les conceden las entrevistas que solicitan.
Por otro lado, ha planteado quién va a pagar la multa de 79,61 millones a Extremadura por el "mal" calculo de la superficie de pastos, que supone el 20 % de las ayudas que recibe la región por la Política Agraria Comunitaria (PAC).
Al contrario que otras comunidades autónomas, como el País Vasco o Cataluña, que sí aplicaron las instrucciones de la Unión Europea, Extremadura hizo caso a las recomendaciones, ha denunciado.
Cortés ha considerado a Cabezas responsable directo de estas dos negligencias.
En caso de no ser destituido, ha anunciado que pedirán la "reprobación" del presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, en la Asamblea. 

El consejero de Medio Rural, Pesca y Alimentación, Jesús Oria, ha enviado una carta a la ministra del ramo, Isabel García Tejerina, en la que solicita cambios en los protocolos de la sanidad animal para mejorar la fiabilidad de los diagnósticos de la tuberculosis y la brucelosis.
Oria plantea a la ministra abrir un debate nacional sobre la eficacia y la efectividad de las pruebas existentes, con el objetivo de mejorar la fiabilidad de las pruebas diagnósticas que se llevan a cabo para el control de las eventuales enfermedades.
Según ha informado hoy el Gobierno en una nota, el consejero se comprometió con García Tejerina, en la entrevista que mantuvieron el 20 de febrero, y con las organizaciones ganaderas a solicitar formalmente que el grupo de trabajo sobre la tuberculosis y la brucelosis discuta algunas modificaciones que atiendan las peticiones que el sector "reclama con insistencia".
En el caso de la brucelosis, plantea la posibilidad de que el programa nacional recoja, con carácter excepcional, la verificación de la existencia de brucelosis evolutiva en el rebaño antes de proceder al vaciado sanitario, estableciendo para ello todas las condiciones de vigilancia y control que sean necesarias.
También propone que aquellas comunidades en las que la prevalencia de la tuberculosis esté en torno al 1 por ciento puedan introducir en el programa un factor de estabilidad en cuanto a las estrategias de diagnóstico.
La finalidad es evitar cambios bruscos en la aplicación de estas estrategias, "cuidando siempre" que estén ajustadas a la realidad epidemiológica de cada zona.
El Gobierno recuerda que en Cantabria, al igual que en otras comunidades autónomas, se practican vaciados sanitarios de acuerdo con las pautas y según las causas que aparecen en el Plan Nacional de Erradicación de Brucelosis.
Y explica que con los cambios que el consejero traslada a la ministra, Cantabria quiere proponer al Ministerio, y al resto de comunidades, la búsqueda de nuevas alternativas que confirmen la enfermedad con fiabilidad y unas pruebas que mejoren las garantías de los diagnósticos emitidos. 

El Consejo General de Colegios Veterinarios de España organiza el Congreso Nacional de Sanidad Animal 2017, que se celebrará los próximos días 28 y 29 de marzo coincidiendo con la XIII Feria Internacional para la Producción Animal (Figan) que se desarrollará en Zaragoza.

En el congreso se contará con la participación de representantes de la Comisión Europea, la Organización Mundial de la Sanidad Animal (OIE) y el Ministerio de Agricultura, así como reconocidos expertos nacionales en sanidad animal que expondrán varios temas de interés y actualidad en la materia.

En concreto, entre los ponentes y temas a desarrollar serán los siguientes:

- Contenido y consecuencias del nuevo Reglamento europeo de sanidad animal. Representante de la Comisión Europea.

- Estrategia mundial de la OIE para la reducción de las amenazas biológicas en el mundo.

- Influenza aviar y medidas adoptadas para su control. Luis Romero, del Ministerio de Agricultura.

- Presente y futuro de la brucelosis en España y en el mundo. José María Blasco, del CITA de Aragón.

- El papel de la fauna silvestre en el control de las enfermedades de los animales domésticos. Christian Gortázar, investigador del IREC y catedrático de la Universidad de Castilla-La Mancha.

- Disentería hemorrágica porcina. Pedro Rubio, catedrático de la Universidad de León.

- Actualización de la paratuberculosis. Valentín Pérez, catedrático de la Universidad de León.

- Los vectores y su papel en la transmisión de enfermedades animales. Javier Lucientes, de la Universidad de Zaragoza.

La organización agraria ASAJA Extremadura ha anunciado hoy que llevará cabos cortes de carretera el próximo 12 de abril (Miércoles santo), para protestar por el problema de la tuberculosis que viven los ganaderos extremeños.

Los cortes se producirán en la Autovía A-5, a la altura de Navalmoral de la Mata, y la nacional N-521, en la frontera entre Portugal y Valencia de Alcántara (Cáceres).

El presidente de ASAJA Extremadura, Ángel García Blanco, ha indicado en rueda de prensa que la administración regional tiene hasta finales de marzo para dar soluciones, ya que, de lo contrario, se llevarán a cabo los cortes".

Los cortes, que por seguridad serán de cinco minutos cada uno con intervalos de quince, se producirán entre las once y las doce y media de la mañana.

García Blanco ha manifestado que se ha escogido esas dos vías por encontrarse en las zonas de influencia del Parque de Monfragüe y Valencia de Alcántara que "son las más afectadas por la tuberculosis".

Bajo el lema "Matar vacas y cabras no es la solución" los ganaderos quieren explicar a los extremeños y visitantes la situación por la que atraviesan y la nula respuesta por parte de la administración a la tuberculosis "que está arruinando las explotaciones".

En este sentido, ha criticado que de desde la protesta de hace tres meses en la Feria Agroganadera de Trujillo, se les ha convocado sólo una vez a la Mesa de la Tuberculosis.

ASAJA achaca "esta inacción" al "encabezonamiento del señor Fernández Vara, que en vez una consejería ha creado un Estado propio para la consejera de Agricultura".

Por ello, ha pedido que la consejera, Begoña García, asuma menor número de competencias, ya que tiene bajo sus atribuciones hasta espectáculos públicos, incluidos carnavales, y deje las cuatro áreas de la legislatura anterior.

Así, pide que la consejería se reduzca a Agricultura y Ganadería, Política Agraria Comunitaria, Medio Ambiente y Desarrollo Rural.

De no querer separar estas competencias, García Blanco ha propuesto "nombrar al senador del PSOE Juan María Vázquez, como consejero adjunto". 

 

 


 

 

 

La tuberculosis es una enfermedad zoonótica causada por bacterias del complejo Mycobacterium tuberculosis que afecta a diversas especies animales, incluido el ser humano. En concreto, la tuberculosis en la fauna silvestre es un problema emergente en Europa y se considera la principal causa de fracaso de los programas de erradicación de la enfermedad en el bovino. En España, el jabalí es el principal reservorio silvestre de la tuberculosis.
En un artículo publicado en la revista Transboundary and Emerging Diseases, investigadores del IRTA-CReSA, en colaboración con investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona del Servei d’Ecopatologia de Fauna Salvatge (SEFaS), han estudiado durante 7 años la tuberculosis en una población de jabalíes del Parque Natural de Els Ports de Tortosa-Beseit (Tarragona) que ha estado en contacto con un rebaño toros bravos infectados. Para ello, los investigadores han desarrollado una prueba serológica que detecta anticuerpos frente a la tuberculosis en muestras de suero de diversas especies, incluido el jabalí.
Los resultados del estudio, llevado acabo con muestras obtenidas de 173 jabalíes, evidenciaron una alta afectación de la tuberculosis en los jabalíes, ya que más de un tercio de los animales muestreados resultaron positivos (un total de 58). La mayoría de estos casos se confirmaron postmortem por presencia de lesiones tuberculosas en diferentes órganos. Así con todo, los investigadores observaron un descenso de la positividad de los jabalíes tras el vacío sanitario de la explotación de toros bravos con la que estaban en contacto.
Este estudio destaca el interés del desarrollo de métodos para el control y el seguimiento de la tuberculosis en animales silvestres y contribuye al conocimiento de las interacciones y la transmisión de enfermedades entre éstos y animales domésticos.

La identificación del trabajo publicado es la siguiente:
Transbound Emerg Dis. 2017 Feb; 64 (1):275-283. doi: 10.1111/tbed.12368. Serological Follow-up of Tuberculosis in a Wild Boar Population in Contact with Infected Cattle
. Pérez de Val B, Napp S, Velarde R, Lavín S, Cervera Z, Singh M, Allepuz A, Mentaberre G.


 

 

 

Un equipo de investigadores del Colegio de Medicina Veterinaria de la Universidad de Northwest A & F en Saanxi, China, han utilizado una versión modificada de la tecnología de edición de genes CRISPR para insertar un nuevo gen en el genoma de la vaca sin detectar efectos en la genética de los animales, un problema común cuando se crean animales transgénicos con el método CRISPR. El resultado ha sido conseguir vacas vivas con resistencia a la tuberculosis, insertando un gen llamado NRAMP1 en el genoma de la vaca, informa el autor principal de la investigación, el doctor Yong Zhang, de Northwest A & F.

 

La tecnología CRISPR se ha comenzado a utilizar ampliamente en los laboratorios en los últimos años, aunque a veces se producen cambios no intencionados en el código genético. Cuando se quiere insertar un nuevo gen en un genoma de mamífero, la dificultad puede ser encontrar el mejor lugar en el genoma para insertarlo.

Los investigadores cultivaron los óvulos en el laboratorio en embriones antes de ser transferidos a las vacas madre para llevar un ciclo normal de gestación. Los experimentos también se realizaron usando la tecnología estándar CRISPR/Cas9 como método de comparación.

Cuando se expuso a los terneros a Mycobacterium bovis, la bacteria causante de la tuberculosis bovina, los investigadores vieron que los animales transgénicos mostraron una mayor resistencia a las bacterias medida por los marcadores estándar de infección en una muestra de sangre. También encontraron que los glóbulos blancos tomados de los terneros eran mucho más resistentes a la exposición de Mycobacterium bovis en pruebas de laboratorio.


 

La Junta de Andalucía quiere dar una vuelta de tuerca a su programa de tuberculosis caprina. Desde hace unos años, esta comunidad autónoma líder en ganado caprino cuenta con un programa de lucha contra esta enfermedad, al que se acogen voluntariamente los ganaderos que así lo consideran. Sin embargo, la administración autonómica está considerando diversas herramientas para conseguir que aumente el número de ganaderos que quieren participar en este programa y, de esta forma, contribuir a la mejora de la sanidad de la cabaña.

Teniendo en cuenta que hacer obligatorio el programa puede suponer problemas para muchas ganaderías, la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía está a la espera de que la Organización Mundial de la Sanidad Animal (OIE) incluya a la tuberculosis caprina como enfermedad de declaración obligatoria y, de esta forma, se puedan destinar ayudas públicas a los ganaderos que están en el programa y deban sacrificar a los animales que den positivo. De esta forma, se considera desde la administración que se ampliaría el número de ganaderos que acceden a este programa para obtener una calificación de sus explotaciones, lo que redunda en un beneficio a la hora de vender genética.

Los objetivos del programa de erradicación de tuberculosis caprina son los siguientes: asegurar un alto nivel de salud pública y seguridad alimentaria; mejorar la competitividad, cohesión y crecimiento económico de las zonas rurales; promover prácticas de manejo en instalaciones ganaderas caprinas que eviten o dificulten la transmisión de enfermedades; facilitar el comercio de la ganadería caprina andaluza.

Los ganaderos participantes en el programa deben cumplir los siguientes requisitos: estar indemne u oficialmente indemne de brucelosis; pertenecer a una Agrupación de Defensa Sanitaria Ganadera (ADSG) o tener un veterinario responsable del programa; cumplir medidas de bioseguridad y de manejo apropiadas para la obtención de la calificación; los ganaderos que se acojan al programa de calificación están obligados a ejecutarlo durante al menos cinco años.

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder