Mostrando publicaciones por etiqueta: Peste

Cada vez hay más pruebas de que varias especies de fauna salvaje pueden infectarse con el virus de la peste de los pequeños rumiantes. Esto tiene importantes consecuencias para el mantenimiento potencial del virus en comunidades de huéspedes susceptibles y la amenaza que pueda representar para la conservación de las poblaciones de vida silvestre y la resiliencia de los ecosistemas.

Lagunas significativas de conocimiento en la epidemiología del virus en toda la comunidad de rumiantes (vida silvestre y doméstica), y la comprensión de la infección en la vida silvestre y otros grupos de especies hospedadoras atípicas obstaculizan la capacidad para aplicar el control integrado de enfermedades necesario y intervenciones de manejo en la interfaz fauna-ganado.

La ciudad de Roma acogió la reunión internacional ‘Control de peste de los pequeños rumiantes en la interfaz ganado-vida silvestre’, en el que un gran grupo que representa a instituciones nacionales e internacionales discutió los avances recientes en nuestra comprensión del virus de la peste de los pequeños rumiantes en vida silvestre, identificó brechas de conocimiento y prioridades de investigación, y formuló recomendaciones.

La necesidad de una mejor comprensión de la epidemiología del virus de la peste de los pequeños rumiantes en la interfaz de vida silvestre-ganado para apoyar la integración de la vida silvestre en los esfuerzos de erradicación de la enfermedad se destacó al reunir a los participantes junto con el recordatorio de que la erradicación de peste de los pequeños rumiantes y la conservación de la vida silvestre no deben verse como prioridades en competencia, pero deberían en cambio constituyen dos requisitos de sistemas socioecológicos saludables.

Con este motivo, se ha publicado un artículo en la prestigiosa revista científica internacional Frontiers in Veterinary Science, con la firma de los siguientes expertos: Amanda E. Fine, Mathieu Pruvot, Camilla Benfield, Alexandre Caron, Giovanni Cattoli, Philippe Chardonnet, Maurizio Dioli, Thomas Dulu, Martin Gilbert, Richard A. Kock, Jeffrey C. Mariner, Stephane Ostrowski, Satya Parida, Sasan Fereidouni, Enkhtuvshin Shiilegdamba, Jonathan Sleeman, Claudia Schulz, Jean Jacques Soula, Yves van der Stede, Berhe G. Tekola, Christian Walzer y Felix Njeumi. Representan a instituciones de investigación de Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Mozambique, Austria, Sudán, Kenia, Mongolia, Alemania e Italia.

La peste de los pequeños rumiantes (PPR) es una enfermedad contagiosa aguda causada por un morbilivirus de la familia ‘Paramyxoviridae’, que afecta a los pequeños rumiantes, especialmente a las cabras, que son muy susceptibles y, ocasionalmente, a otras especies de ungulados salvajes.

Para la transmisión de la enfermedad se requiere un estrecho contacto entre los animales infectados y los susceptibles. El virus se puede encontrar en las secreciones nasales y oculares, en expectoraciones y en todas las secreciones y excreciones de los animales enfermos o en periodo de incubación.

La peste de los pequeños rumiantes se ha descrito de forma endémica en Oriente Medio (Península Arábiga, Turquía, Irán e Irak), el sur de Asia (India, Nepal y Bangladesh) y África, donde a excepción de Egipto, la enfermedad se encontraba acantonada en los países al sur del Sahara, hasta que en julio de 2008 Marruecos notificó oficialmente a la Organización Mundial de la Sanidad Animal (OIE) la aparición de la enfermedad en su territorio, dispersándose rápidamente después por todo el país.

“La aparición de esta enfermedad en Marruecos resulta especialmente peligrosa ya que clínicamente puede enmascararse con otras enfermedades existentes en el país, como la lengua azul, corriendo el riesgo de que se haga enzoótica en la región y diseminarse a los países vecinos”, señala el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA). Por esa razón, el organismo ministerial ha decidido actualizar su ‘Manual práctico de operaciones en la lucha contra la peste de los pequeños rumiantes’.

Posteriormente, en julio de 2015, Marruecos declaró el primer foco de peste de los pequeños rumiantes desde el año 2009, en la región Nord Ouest, en una explotación con un censo de 11.000 ovinos, de los que se afectaron 40. Como respuesta al foco se llevó a cabo la vacunación del ganado ovino en esa región. Además, la peste de los pequeños rumiantes es actualmente endémica en Turquía y supone, junto con Marruecos, el mayor riesgo de entrada de la enfermedad en Europa. La principal vía de entrada en Europa desde Turquía podría ser por la transmisión a través de los animales salvajes.

En España nunca se han declarado focos de peste de los pequeños rumiantes, aunque dado el riesgo que supone la presencia de la enfermedad en Marruecos, se ha publicado el citado manual.

En este documento del Ministerio de Agricultura se establecen las cuestiones prácticas de la enfermedad relativas en diversas circunstancias, como es la sospecha de su presencia en una explotación, su confirmación, los métodos de sacrificio y eliminación, y la limpieza y desinfección.

Documento completo: https://www.mapa.gob.es/es/ganaderia/temas/sanidad-animal-higiene-ganadera/manualpracticopprnov2019_tcm30-111348.pdf 

La peste de los pequeños rumiantes es una enfermedad viral de gran importancia económica en ovino y caprino. Generalmente se sabe que las cabras son más susceptibles a la enfermedad. Sin embargo, la cronología de la infección, la circulación del virus y la detección temprana de la enfermedad deben entenderse mejor.

En este contexto, se realizó un estudio en el que se evaluó el tropismo tisular y la patogénesis de peste de los pequeños rumiantes después de la infección experimental de cabras usando un virus de linaje IV, el más dominante en el mundo y originario de Asia. La infección por el virus se indujo experimentalmente en cuatro cabras de seis meses de edad por vía intranasal e intravenosa de suspensión de virus celular.

Los signos clínicos de infección estaban presentes: pirexia, descargas nasales serosas-mucopurulentas, tos, diarrea y astenia. El genoma del virus se detectó en hisopos y tejidos con signos clínicos dominados por ataque pulmonar y síntomas digestivos secundarios.

Por lo tanto, los resultados de este estudio muestran que el virus de la peste de los pequeños rumiantes es una infección invasiva en animales que en un período corto, menos de diez días, invade todos los órganos vitales. En animales vivos, el diagnóstico precoz puede realizarse fácilmente en hisopos lagrimales y rectales.

Esta investigación realizada en Marruecos ha sido publicada en forma de artículo en la prestigiosa revista científica internacional BMC Veterinary Research, con la firma de los siguientes investigadores: Z. Bamouh, F. Fakri, M. Jazouli, N. Safini, K. Omari Tadlaoui y M. Elharrak.

La peste de los pequeños rumiantes continúa activa en países como Argelia, Israel o Turquía, con una importante cabaña de ovino en la cuenca mediterránea, lo que supone un riesgo para la reintroducción de la enfermedad en la Unión Europea, después de que en junio del año 2018 se confirmara su presencia en Bulgaria. Es una de las principales conclusiones del informe actualizado con fecha de 27 de noviembre de la presencia de la peste de los pequeños rumiantes en el mundo, elaborado por la Subdirección General de Sanidad e Higiene Animal y Trazabilidad del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

La peste de los pequeños rumiantes es una enfermedad vírica cuyos hospedadores naturales son las ovejas y las cabras, aunque también se ha descrito la enfermedad en otras especies de ungulados salvajes, como gacelas y órices. Además, puede infectar también a ganado bovino, búfalos, camellos y cerdos, en los que no se desarrollan signos clínicos y no pueden transmitir la enfermedad a otros animales. Desde su identificación inicial en Costa de Marfil en 1942, esta enfermedad se ha descrito de forma endémica en el África Subsahariana, Oriente Medio y sur de Asia. Se ha expandido rápidamente en los últimos 15 años y está presente en alrededor de 70 países.

En Argelia, las autoridades veterinarias notificaron a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) un total de seis focos de la enfermedad localizados en tres regiones al norte del país, que afectaron en total a 22 ovinos y 8 caprinos. Desde entonces hasta finales de noviembre de 2019, se han decclarados 105 focos, afectando a 430 caprinos y 2.737 ovinos. Paralelamente, se ha desarrollado una campaña nacional de vacunación frente a la peste de los pequeños rumiantes.

Por lo que respecta a Israel, el 24 de julio de 2019 se declaró un foco en Hebron, en una explotación con un censo de 300 caprinos y 100 ovinos, entre los que hubo 100 caprinos afectados y 50 de ellos murieron. Se trataba de ganado lechero y los signos clínicos observados fueron diarrea, problemas respiratorios y lesiones bucales, principalmente en cabritas. Las ovejas y los corderos no se vieron afectados. La explotación había sido vacunada en julio de 2017. El 29 de octubre, Israel comunicó a la OIE un nuevo foco en una explotación mixta de Hazafon con un censo de 150 animales, entre los que sólo afectó a las ovejas (30). El rebaño no había sido vacunado antes de la aparición de la enfermedad y se aplicó la misma durante el brote.

Por último, en Turquía se considera una enfermedad endémica y, según asegura el propio Ministerio de Agricultura en su informe, supone junto a Marruecos el mayor riesgo de entrada de la enfermedad en Europa. Durante el presente año 2019, se han notificado un total de 84 focos de la peste de los pequeños rumiantes.

 

Documento completo: https://www.mapa.gob.es/es/ganaderia/temas/sanidad-animal-higiene-ganadera/informeppr_tcm30-111349.pdf 

La peste de los pequeños rumiantes está circulando ampliamente en zonas de África y Asia. Esta patología tiene importantes consecuencias para la economía y el desarrollo de los países afectados y en África oriental se considera endémica. Por lo tanto, se realizó un estudio por parte de científicos franceses para valorar el riesgo de introducción de la enfermedad en algunas zonas cercanas.

Se desarrolló una evaluación de multicriterios basada en el Sistema de Información Geográfica (SIG). Los factores de riesgo de aparición y propagación de la peste de los pequeños rumiantes, y su importancia relativa, se identificaron mediante la revisión de la literatura y el conocimiento basado en expertos. Los datos geográficos correspondientes se recopilaron, estandarizaron y combinaron en base a una combinación lineal ponderada para obtener mapas de idoneidad.

Los resultados destacan la eficiencia del método GIS-MCE, que puede aplicarse a diferentes escalas geográficas: continental, nacional y local. Los mapas resultantes proporcionan herramientas de apoyo a la decisión para la implementación de medidas de vigilancia y control de enfermedades, contribuyendo así al objetivo de erradicación de la peste de los pequeños rumiantes de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para 2030.

El artículo se ha publicado en la revista científica Frontiers in Veterinary Science y está firmado por los siguientes autores: Anne Sophie Ruget, Annelise Tran, Agnès Waret Szkuta, Youssouf O. Moutroifi, Onzade Charafouddine, Eric Cardinale, Catherine Cetre Sossah y Veronique Chevalier.

Los pequeños rumiantes son un medio importante para mejorar los medios de vida en diversas partes del mundo a través de la generación de ingresos, especialmente para las mujeres y los jóvenes. Desafortunadamente, las oportunidades para los ganaderos de aprovechar estos recursos para el crecimiento económico se ven obstaculizadas por la alta carga de enfermedades endémicas, como es el caso de la peste de los pequeños rumiantes.

Un componente clave para el control de la peste de los pequeños rumiantes es la vacunación. Sin embargo, la baja participación de los productores en la vacunación se identificó como una restricción clave para los programas de vacunación exitosos. En este sentido, investigadores de Malí desarrollaron un estudio que se implementó en el marco de un proyecto que tenía como objetivo mejorar la cadena de valor del ganado doméstico de rumiantes en el país africano mediante la ampliación de intervenciones comprobadas en salud animal, piensos y alimentación y comercialización de ganado. Los objetivos del estudio fueron revisar el contexto de la vacunación del ganado y evaluar el impacto de las plataformas de innovación como un medio para involucrar a las partes interesadas en el proceso de vacunación.

Se desarrollaron planes de trabajo e implementaron actividades centradas en mejorar la interacción entre los principales interesados en la entrega de la cadena de vacunas, como los productores, veterinarios privados, fabricantes de vacunas, líderes locales y servicios veterinarios públicos; involucrarlos en la planificación, implementación y evaluación de programas de vacunación y fomentar el intercambio de conocimientos, la comunicación y el desarrollo de capacidades entre ellos. Después de dos años de implementación de estos programas, la cobertura de vacunación para los pequeños rumiantes aumentó significativamente en las comunidades, así como una reducción de la prevalencia.

Un artículo sobre este estudio se ha publicado en la revista científica Frontiers in Veterinary Science, con la firma de los siguientes autores: Michel M. Dione, Ibrahima Traoré, Hamidou Kassambara, Ahmadou Nouh Sow N. Sow, Cheick Oumar Touré O. Touré, Cheick Abou Kounta Sidibé A. Sidibé, Amadou Séry Séry, Awa S. Yena, Barbara Wieland, Martin Dakouo, Omar Dial, Mamadou Niang, Modibo Traoré, Cheick O. Fomba y Abdou Fall.

En el sur de África, los pequeños rumiantes son una fuente importante de nutrición e ingresos para los pequeños productores de escasos recursos. Después de extenderse de África occidental a África central y oriental, la peste de los pequeños rumiantes también se ha extendido a algunas zonas del sur del continente, como son los casos de la República Unida de Tanzania, Angola, la República Democrática del Congo y las Comoras. Las estrategias para el control de la enfermedad en la zona sur de África ha sido analizada en un artículo de investigación publicado por diferentes expertos internacionales.

La enfermedad puede causar una morbilidad y mortalidad considerables en poblaciones ingenuas de ovejas y cabras e impactar severamente los medios de vida rurales, particularmente los de las mujeres. Todavía existen lagunas en el conocimiento de la epidemiología de la peste de los pequeños rumiantes, particularmente en torno al papel del movimiento de pequeños rumiantes y el papel de la abundante vida silvestre en el sur de África. La capacidad de los servicios veterinarios para llevar a cabo la vigilancia y el control de la enfermedad es heterogénea dentro de la región, y la vacunación es limitada.

La estrategia panafricana para el control y la erradicación de la peste de los pequeños rumiantes refleja la estrategia global y proporciona el marco para que la región de la Comunidad de Desarrollo del África Meridional (SADC) cumpla con el objetivo de erradicación para 2030. Cinco países y una zona dentro de Namibia están oficialmente libres de la enfermedad según los estándares de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE). La mayoría de los países han desarrollado estrategias nacionales para el control y la erradicación de la peste de los pequeños rumiantes.

Para fortalecer los objetivos del programa nacional y regional de erradicación de la enfermedad, existe la necesidad de una vigilancia regional basada en el riesgo adaptada a los países infectados, de alto riesgo y de bajo riesgo que permita un control específico y eficiente, una respuesta rápida a las incursiones y la prevención de la propagación a medida así como una mejor preparación. Será necesario un apoyo internacional y nacional continuo que incluya diagnósticos de laboratorio y una mayor capacidad de vigilancia para evitar una mayor propagación hacia el sur del continente.

El artículo se ha publicado en la revista Frontiers in Veterinary Science y está firmado por los siguientes autores: Andrea Britton, Alexandre Caron y Berhanu Bedane.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), en concreto la Subdirección General de Sanidad e Higiene Animal y Trazabilidad, ha elaborado recientemente una ‘Guía de actuación en explotaciones en caso de sospecha de peste de los pequeños rumiantes’. Se trata de un documento práctico que puede ser utilizado como guía de campo por los servicios veterinarios oficiales encargados de visitar las explotaciones en caso de sospecha o confirmación de peste de los pequeños rumiantes.

 

Sospecha de presencia de la enfermedad

La decisión de considerar sospechosa una explotación se basará en una serie de observaciones clínicas y/o patológicas en animales susceptibles (ovinos y caprinos), como las siguientes:

- Aparece fiebre de 40-41°C, que dura de 5 a 8 días, para posteriormente volver a valores normales de temperatura con recuperación del animal, o bien disminuir por debajo de lo normal poco antes de la muerte del animal.

- Descarga nasal y ocular sero-mucopurulenta, que puede llegar a formar costras que obliteran los orificios nasales o pegar los párpados.

- Bronconeumonía y alteraciones respiratorias con disnea y estornudos.

- Inflamación de la mucosa gastrointestinal causante de diarreas no hemorrágicas, anorexia y emaciación.

- Abortos.

- Aparato digestivo con inflamación y necrosis en boca, faringe y tracto gastrointestinal.

- Aparato respiratorio, con petequias y erosiones en mucosa nasal, cornetes, laringe y tráquea, pleuritis e hidrotórax.

- Linfadenitis y bazo congestivo, ligeramente aumentado de tamaño.

También se utilizarán una serie de observaciones epidemiológicas, como el caso de que los animales de las especies sensibles hayan estado en contacto directo o indirecto con una explotación que haya estado infectada con peste de los pequeños rumiantes. También cuando estos animales se mantienen en régimen de semilibertad en una zona en la que se haya declarado algún caso de la enfermedad.

 

Por último, la confirmación se basará en observaciones derivadas de los resultados de pruebas serológicas.

 

Actuaciones del veterinario en la primera visita

- Registro, identificación y censado de los animales presentes en la explotación sospechosa. El censo será mantenido al día e incluirá el recuento de animales enfermos y muertos.

- Examen clínico de los animales, necropsia y toma de muestras oficiales de animales sensibles presentes en la explotación sospechosa. Todas las muestras serán enviadas al Laboratorio Nacional de Referencia para la confirmación oficial.

- Encuesta epidemiológica, cuyo objetivo es obtener la información necesaria para establecer un listado de los posibles orígenes o contactos ascendentes del virus, así como de los posibles destinos o contactos descendentes a partir de la explotación sospechosa. Será importante al realizar la encuesta que se establezca una priorización en base al riesgo de los contactos detectados.

 

Requisitos en la explotación

Se comunicará al propietario/responsable de la explotación las condiciones de inmovilización, aspectos de bioseguridad y condiciones de confinamiento del ganado presente en la explotación, que se aplicará mediante:

- La prohibición de todo movimiento de entrada y salida de la explotación sospechosa de animales de especies sensibles, salida de carnes o canales, productos cárnicos, leche o productos lácteos, esperma, óvulos o embriones de animales de las especies sensibles, piensos, utensilios, objetos u otros materiales tales como lana, pieles, pelo o desperdicios animales, purines, estiércol, o cualquier cosa que pueda transmitir el virus de la peste de los pequeños rumiantes.

- El establecimiento de restricciones a la salida y entrada de animales de especies no sensibles, personas y vehículos de la explotación.

Estas medidas se podrán hacer extensivas a aquellas explotaciones en las que se sospeche de una posible contaminación debido a su situación, estructura o datos epidemiológicos, así como a mataderos, mercados de ganado, puestos fronterizos de inspección y medios de transporte. Según el caso, se comenzarán las visitas de las explotaciones de contacto antes incluso de recibir la confirmación oficial del Laboratorio Nacional de Referencia.

peste caprino

 

En el sur de África, los pequeños rumiantes son una fuente importante de nutrición e ingresos para los pequeños agricultores de escasos recursos. Después de extenderse de África occidental a África central y oriental, la peste de los pequeños rumiantes surgió en la República Unida de Tanzania en 2008 y desde entonces se ha informado en Angola, la República Democrática del Congo y las Comoras. La enfermedad puede causar una morbilidad y mortalidad considerables en poblaciones ingenuas de ovejas y cabras y afectar gravemente los medios de vida rurales, especialmente las mujeres. De esta premisa parte un artículo de divulgación publicado sobre la enfermedad en la revista científica internacional Frontiers in Veterinary Science.

Todavía existen lagunas de conocimiento en la epidemiología de la peste de los pequeños rumiantes, en particular con respecto al alcance de los movimientos de animales de pequeños rumiantes y el papel de la abundante vida silvestre en el sur de África. La capacidad de los servicios veterinarios para llevar a cabo la vigilancia y el control de la peste de los pequeños rumiantes es heterogénea dentro de la región, y la vacunación es limitada.

La estrategia panafricana para el control y la erradicación de la enfermedad refleja la estrategia mundial y proporciona el marco para que la región de la Comunidad de Desarrollo del África Meridional cumpla con el objetivo de erradicación para 2030. Cinco países y una zona dentro de Namibia están oficialmente libres de la patología según los Estándares de la OIE. La mayoría de los países han desarrollado estrategias nacionales para el control y la erradicación de la peste de los pequeños rumiantes.

Para fortalecer el programa nacional y regional de erradicación, existe la necesidad de una vigilancia regional basada en el riesgo adaptada a los países infectados, de alto riesgo y de bajo riesgo que permita un control específico y eficiente, una respuesta rápida a las incursiones y la prevención de la propagación a medida así como una mejor preparación. Será necesario un apoyo internacional continuo que incluya diagnósticos de laboratorio y mejorar la capacidad de vigilancia para evitar una mayor propagación hacia el sur en el continente.

El artículo está firmado por los siguientes investigadores: Andrea L. Britton, Alexandre Caron y Berhanu Bedane.

Muchas campañas históricas de erradicación de enfermedades se han caracterizado por una movilización a gran escala y campañas de vacunación masiva a largo plazo. A medida que aumenta la duración de un programa, el costo total también aumenta, pero la efectividad y la sostenibilidad disminuyen, lo que a veces resulta en una pérdida prematura del apoyo de los interesados, fatiga o retrocesos importantes.

En contraste con este enfoque de guerra de trincheras, el investigador francés Angus R. Cameron propone en un artículo publicado en la revista científica Frontiers in Veterinary Science una estrategia de erradicación modelada en tácticas de guerrilla. Para la erradicación de la peste de los pequeños rumiantes, esto significa un alejamiento de la vacunación masiva a largo plazo, centrándose en cambio en abordar algunos de los desafíos que han plagado los programas de erradicación anteriores: la vigilancia ineficaz y la gestión del movimiento.

Los desarrollos recientes en la vigilancia han demostrado que ahora es posible capturar información sobre casi todos los casos de enfermedades, todos los movimientos y todas las actividades de control, de toda la población en tiempo real. El desarrollo de sistemas de vigilancia potentes, efectivos y sostenibles es un requisito previo esencial para la erradicación rápida y asequible de la peste de los pequeños rumiantes.

La peste de los pequeños rumiantes puede eliminarse rápidamente de poblaciones pequeñas al lograr niveles muy altos de cobertura de vacunación por solo un corto período. El desafío clave es, entonces, prevenir la reintroducción de la enfermedad a medida que disminuye la inmunidad y responder de manera rápida y efectiva en el caso de nuevos brotes locales. Una comprensión integral de los patrones de movimiento y sus impulsores permitirá implementar una erradicación progresiva rápida. La población se puede dividir en unidades manejablemente pequeñas, dirigidas secuencialmente para la vacunación de alta cobertura y corta duración, y luego pasar a la siguiente unidad en la dirección del flujo de animales. Este enfoque optimiza el uso de los recursos disponibles y minimiza el desafío y la interrupción de la gestión del movimiento retrógrado de las áreas infectadas a las no infectadas. Se requieren altos niveles de participación de la comunidad para lograr la calidad de la vigilancia, la gestión del movimiento y la respuesta rápida necesaria para el éxito.

Página 1 de 3

Foros de discusión

  • Sección en construcción
Copyright 2013 © OVIESPAÑA - Paseo Arco de Ladrillo, 90 - 47008 - Valladolid - España oviespana@tierras-digital.com | Tel: +34 983 477 201 - Fax: +34 983 476 304 Soluciones web epoint.es

Acceso usuarios registrados o Registrarse

Acceder